Abril: mes del niño MAD

Celebrando a Alfred E. Neuman

El 1 de abril se celebró otro cumpleaños número 12 de Alfred E. Neuman, la legendaria mascota de la revista MAD. Aparecido en la portada de la revista por vez primera en 1956, en el número 30, desde entonces no ha dejado de aparecer para (des)invitar a los lectores a leerla.

El célebre adolescente.

El célebre adolescente.

Alfred E. Neuman: el huérfano bastardo

De un origen confuso y diverso, Alfred, según Harvey Kurtzman, “era un niño al que no le importaba nada más que la malicia”. Antes de que fuera retomado por la revista e inmortalizado en su forma más perfecta por Norman Mingo, apareció en diversas aplicaciones sin crédito a ningún autor o compañía, un detalle que le permitió a los editores salirse con la suya y no tener que pagar por los derechos de uso del personaje. Hijo de muchos padres, lo mismo fue la imagen de una medicina de patente, ejemplo en un libro de medicina de un paciente deficiente en yodo, etcétera. Ese oscuro origen sólo sirve para fortalecer el mito de quien muchos piensan que se llama Mad.

Img 2

Para celebrar, DC Comics —la casa editorial dueña de MAD— lanzó portadas variantes de varios de sus títulos de superhéroes, pero dibujadas por artistas de la revista: John Caldwell, Peter Kuper, Tom Bunk, entre otros. La mayoría están francamente feas —un ejercicio así debería de ser épico, pero la verdad es que a la mayoría de los artistas les dio hueva hacer algo más chingón.

Y para festejar de una mejor manera, reseñamos un título para mantenernos en la órbita de MAD y Alfred E. Neuman: desde luego, Totally MAD. 60 Years of Humor, Satire, Stupidity and Stupidity.

Img 3

Desde siempre, los distintos editores de MAD han sido completamente revisionistas. No falta en ninguna librería de viejo alguna recopilación de bolsillo de las que se editan desde siempre, así que el verdadero fan ya conoce de pé a pá las viejas sátiras de cuando la publicación era cómic y después revista —A MAD Carnival, The Brother MAD, The MAD Reader, William Gaines’ Utterly MAD, etc., ad nauseam. ¿Esta edición que celebra las seis décadas de la revista se diferencia en algo de todas las ya existentes? No, porque reedita viejos materiales ya publicados a lo largo de las décadas. No hay prácticamente nada nuevo que los lectores no hayamos visto —aunque la introducción-diálogo entre Stephen Colbert y Eric Drysdale, realizada especialmente para este tomo, vale mucho la pena.

Algunas de las páginas que aparecen aquí se reproducen a un mayor tamaño que el habitual y lucen como pocas veces. Por otro lado, las portadas de la revista hasta el número 500 aparecen desfilando, aunque en un tamaño muy pequeño. Pero todo se compensa con las 12 reproducciones llamadas “The Soul of MAD”, y que son las portadas más emblemáticas de la revista según una selección de William Gaines, Nick Meglin y John Ficarra hecha en los años ochenta, comenzando con la ya mencionada, autoría de Mingo y que es fundacional de la manera en que se retrata a Alfred. La mayoría de esas ilustraciones de portadas son de Mingo, excepto una de Kelly Freas y otra de J. Fred Muggs que, obviamente, simboliza el espíritu de MAD.

¿Jamás has leído MAD? ¿Hace mucho que no compras la revista? ¿Prefieres la MAD de Harvey Kurtzman? ¿Lo tuyo es su época actual, parecida a SNL? ¿Tus hijos ven la versión caricaturizada de Cartoon Network? Cualquiera que sea tu experiencia con MAD, este libro es un buen complemento para tu —de por sí— desperdiciada vida. ®

Compartir:

Publicado en: Literatura gráfica, Marzo 2013

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.