ADIÓS, BARRIO BRAVO

Mi barrio querido, mi barrio adorado...

La Santa Muerte ríe aunque Tepito llora. Ese hermoso puerto intergaláctico de mercancías y especias ha sido sitiado: hordas de “suspiritos azules” llegaron para quedarse. Y, para no olvidar, comparto algunos momentos inolvidables de algunas andanzas con la tropa infernal, allá en el corazón de Chuy Carranza y Tenochtitlán.

1. Una vez que recorrí desde La Lagunilla hasta La Morelos no podía dejar de pensar que TODO Tepito es una fortaleza enorme e indestructible.

2. La primera vez que me lancé para ver si era chicle y pegaba me metí a una vecindad en cuyo exterior había un cartel anunciando la hora y el lugar del sepelio de un joven. Los vecinos me corrieron a insultos.

3. La gorda que surte se hace del rogar y deja al personal esperando. Carniceros, plomeros, extranjeros, fresas sabrosísimas, gente con capacidades diferentes, ratas, albañiles, adolescentes, trajeados, puercos, nazis, vestidas, señoras de mandil, sexihippies de mirada perdida, aboneros, piratas, pirañas, zombies, vampiros… Medio DF metido en una vecindad esperando a que la gorda quiera.

4. En la entrada de un lugar horrible monstruos revolotean ofreciendo cagada. Al fondo, en la cisterna, graffitis prehispánicos acompañados de un Kalimán gigante que en letra de cómic dice: ¡Ya están aquí!

5. Clásico que se andan arrebatando clientes: ya metido en el laberinto algún vampiro te ofrece llevarte con la competencia, te habla de mercancías insólitas y precios de locura. Lo ignoro, se evapora y desaparece tras una pared.

Al fondo, en la cisterna, graffitis prehispánicos acompañados de un Kalimán gigante que en letra de cómic dice: ¡Ya están aquí!

6. En el cuarto chido la decoración era muy modesta. La Santísima del tamaño de un niño grande se fuma un puro. Al fondo, dibujos santeros resaltan en tiza blanca. Al lado, un póster: Krishna aparece luchando contra un demonio con cabeza de león, mil brazos con espadas, y de su cabeza salen cobras azules.

7. Cuando le pregunto por qué tiene a ese dios hindú pegado el Don me responde: “Es cómo San Miguel Arcángel y también pelea contra el mal, es poderoso”.

8. Al llegar al punto veo en el suelo dibujados con gis un par de cuerpos que había visto en las portadas de los diarios esa misma mañana. Par de rafagueados la tarde anterior. Está feo.

9. Ocurrió un día en que mientras iba llegando un cuate, el barco pirata entró en alerta máxima. Un zombie los corrió: ¡El pedo está muy caliente, lléguenle pero ya! Se escuchó al unísono en toda el área un crujir de llaves pasando por las cerraduras. Luego se confirmó que fue una falsa alarma. En menos de cinco minutos TODO  el hormiguero vuelve a la normalidad.

10. Veo una pista de despegue como de portaaviones, naves llegan, naves se van. Motonetas de muchos colores despegan recorriendo el patio que desemboca a una puerta grande.

Al llegar al punto veo en el suelo dibujados con gis un par de cuerpos que había visto en las portadas de los diarios esa misma mañana.

11. Bellísimo atardecer en un predio. El sol poniente es recortado por siluetas de papalotes. Un gorila enorme y prieto lleno de granos y una sonrisa de oreja a oreja hace su aparición. Par de fogones en su cinto.

12. Había una enorme cocina, con estufas enormes y grandes cacerolas, una mujer también enorme meneaba con sus poderosos brazos muchos caldos a la vez. Parecía que cocinaba para un ejército, y seguro lo hacía.

13. Salir siempre fue un show. Una salida que recuerdo era así: había un hoyo en una pared, entrabas y luego un caos de cocacolas y sabritas y galletitas y productos sonrics, luego más productos, de golpe, algo como una entrada de baño de central camionera, ahí un ruco te cobraba dos pesos, cruzabas el umbral y de pronto ya estabas en la calle. ®

Archivado en Agosto 2010, Apuntes y crónicas

Tal vez también te interese:

  • http://ondafuzoo.blogspot.com betankas

    Y mejor no hablar de La Guerrero, en realidad, todo el centro de el lago muerto es una cloaca, de romàntico, pues sòlo el olor a miados y de denso, todo, empezando por el hacinamiento desde hace años, muchìsimos años. Ni glorificaciòn ni satanizaciòn, esto es lo que vieron estos ojos y tampoco vi que la gente fuera infelìz, por decirlo de algùn modo… Tepito es y punto.

  • Roberto Marmolejo

    Ni joya ni legendario ni mítico. Tepito es la suma de lo peor de la Ciudad de México: inseguridad, violencia, desgaste de las relaciones sociales, impunidad, ausencia de servicios urbanos… Quienes lo glorifican ni lo viven ni lo sufren. Nací allí. Parte importante de mi familia vive todavía en la zona y no lo describen tan románticamente.

  • Elizabeth

    Mi madre vivio en tepito y ahora, cuando nos lleva a mi hermana y a mi a visitar a mi abuelo, la verdad es que entramos a un mundo que ha ido cambiando lentamente desde la primera vez que lo vimos pero que ha mantenido ese razgo tan suyo que lo hace único. Tepito es una joya.
    Muy buen artículo!

Replicante recomienda

Suscríbete gratis a Replicante


FacebooktwitterPinterestBoletínRSS
Highslide for Wordpress Plugin