ALBERT HOFMANN Y LA MEDICINA PARA EL ALMA

La vida es un viaje de búsqueda, ciencia y religión

Su corazón dejó de latir el 29 de abril de 2008, a los 102 años, pero en su kilometraje acumulaba milenios de conocimiento. Hofmann sintetizó el LSD y fue el primero en experimentar sus efectos. En vida gozó de cabal salud y el prestigio de un visionario en diversos ámbitos de las ciencias y las artes.

Cada individuo es un creador que debe reinventar de nuevo su propio mundo.
—Albert Hofmann

Medicina para el alma

Hofmann fue psiconauta por motivos profesionales, su búsqueda de conocimiento lo llevó a explorar otras dimensiones de la realidad. “Desconozco espíritus distintos de los que alberga la naturaleza”, declaró en su centenario, al recordar que su objetivo era encontrar una “medicina para el alma. La vida y obra científica de Hofmann está marcada por la espiritualidad. El turismo psicodélico quizá no se imagina todo lo que hay detrás de ese alegre papelito, además de la pirotecnia sensorial. Su descubridor nació en una familia pobre y religiosa de Aargau, un cantón suizo cerca de Francia, y se quedó huérfano de padre a muy temprana edad. Tuvo que trabajar durante la adolescencia para mantener a su familia, pero creció fascinado por la belleza natural que le rodeaba. A los veinte años, sin dejar su trabajo en la fábrica, estudió Química en la Universidad de Zurich y presentó una tesis doctoral sobre la quitina. En 1935 ya era director de Investigación Farmacéutica de Productos Naturales del pequeño laboratorio Sandoz, en Basilea, donde se dedicaba a estudiar el potencial medicinal de las plantas. Tres años más tarde su trabajo lo llevó a encontrarse con los espíritus que habitan en la naturaleza.

En 1938 el doctor Hofmann estudiaba los alcaloides del cornezuelo, el hongo del centeno, ergot o claviceps purpurea, en busca de un estimulante circulatorio y respiratorio para aplicarlo en obstetricia. Sabía que durante siglos el cornezuelo fue usado por las comadronas para practicar los partos rápidamente y con menos dolor al provocar una contracción activa del útero, pero también era conocido por causar el Fuego de San Antonio, una terrible enfermedad que azotaba a los campesinos por comer el pan hecho con harina infectada. Por supuesto, se sabía que en pequeñas dosis producía cambios notables en el cerebro y en el sistema nervioso. Hofmann y su asistente W. A. Kroll no ignoraban nada de esto cuando encontraron la dietilamida tartriga, el derivado número 25 que sintetizaban del ácido lisérgico; la llamaron LSD-25 pero no le encontraron ninguna utilidad después de probarla con ratones…

Cinco años después Hofmann investigaba de nuevo el cornezuelo y se reencontró con la dietilamida de manera inesperada. Sin darse cuenta absorbió la sustancia por vía cutánea y no tardó en caer dormido, fue un largo y extraño sueño espiral de formas y colores. De vuelta en el laboratorio se sometió a una prueba con 25 miligramos de LSD y al empezar a sentirse un poco extraño decidió regresar a su casa, entonces sucedió el célebre episodio del viaje fantástico en bicicleta. “Sentí que el mundo había sido creado nuevamente”, escribió en su libro My Problem Child. Desde un principio vislumbró los alcances espirituales de su descubrimiento y evitó llamarlo alucinógeno, prefirió el término enteógeno o Dios dentro de nosotros. Así estableció la diferencia entre una alucinación y una visión, más allá de la primera él siempre estuvo en pos de la segunda. La alucinación es confusa y engañosa, la visión es clara. Fue el 19 de abril de 1943, fecha que se recuerda como El Día de la Bicicleta en su honor; 63 años más tarde, al cumplir el siglo de edad, el doctor continuaba siendo un hombre profundamente religioso y consideraba que su trabajo era aprender a leer La Creación, un libro escrito por el dedo de Dios con el lenguaje de la historia natural, donde todos los seres vivos están conectados a una base espiritual común.

El papel de la historia

Escena de Naked Lunch, de David Cronenberg

Hofmann y su hallazgo han tenido un impacto considerable en la cultura: la medicina, la ciencia, la tecnología, la psiquiatría, el arte, la filosofía, la religión y la contracultura se han visto influidas por su descubrimiento. La sustancia impregnó el papel de la historia y logró seducir e inspirar a notables neurólogos, siquiatras, psicólogos, pensadores, militares, programadores, escritores, músicos, pintores y otros artistas. Antonio Escohotado señala que bajo los efectos del LSD “el pensamiento y los sentidos se potencian hasta lo inimaginable”. El autor de Historia general de las drogas emparienta la sustancia con la serotonina, un neurotransmisor que regula la temperatura del organismo, la percepción sensorial y el sueño. La considera una herramienta muy útil para acceder a pensamientos y sentimientos reprimidos u olvidados, gracias a que tiene “un potencial introspectivo inigualable”.

Por esta razón, los médicos de la mente utilizaron LSD durante los años cincuenta y sesenta para tratar casos de neurosis, alcoholismo, trastornos de la personalidad y enfermos terminales con resultados positivos. El Ejército de Estados Unidos no perdió la oportunidad de probarlo con sus soldados y luego experimentó en sus clínicas psiquiátricas, donde pagaba 75 dólares a los voluntarios que se sometieran a estas pruebas. Pero fue escupir al cielo. Como siempre, el gobierno estadounidense creyó tener un arma de poder insospechable que se volvió en su contra cuando el LSD se filtró a las calles y se popularizó causando descontrol social.

En los años sesenta pocos fueron los que no probaron el ácido, sobre todo en ciertos círculos universitarios de la sociedad donde germinó y floreció el movimiento contracultural de aquella época. Hubo dos fuentes principales a través de las cuales la sustancia de Hofmann llegó a las jóvenes mentes: una inspirada en la Costa Este por los psicólogos expulsados de Harvard, Timothy Leary, Ralph Metzner, Richard Alpert y su Liga para el Descubrimiento Espiritual (Turn on, turn in, drop out). La otra, la reventada de la Costa Oeste, por el escritor Ken Kesey, Neal Cassady, el músico Jerry Garcia y el clan de los Alegres Bromistas, los Merry Pranksters (Do it now!). Kesey fue uno de esos voluntarios que cobró en las clínicas de California por probar sustancias y conocer su potencial. Además era considerado el eslabón entre los beats y la generación de los sesenta, el último representante de aquel grupo artístico. Recorrió su país en  un camión destartalado, el Further, organizando las Pruebas de Ácido que relata Tom Wolfe en su libro The Electric Kool-Aid Acid Test, reventones lisérgicos multimedia. Sin embargo, Haight & Ashbury, las comunas, el rock psicodélico, la pintura glow, la literatura speed y el cine experimental de la época no hubieran sido posibles sin el mayor productor de ácido en aquellos días, el célebre millonario Augustus Owsley Stanley III, quien abrió una fábrica de ácido en San Francisco con la cual mantuvo aceitado al movimiento hippie y su revolución cultural. Por su parte, Hofmann lamentaba que la sustancia cayera en manos de gente irresponsable a la que más tarde aceptó con reservas. Tuvo un encuentro con Thimothy Leary, después del cual declaró que el psicólogo lisérgico era un payaso con buenas intenciones. Pero sucedió lo que más temía: el LSD fue declarado ilegal en 1967 y con la prohibición se le cerraba el paso a la investigación y a los usos terapéuticos.

Entre María Sabina, La Onda y Salvador Roquet

Hofmann influyó en México entre los años sesenta y setenta, desde la casucha de María Sabina en la sierra mazateca hasta la clínica del controvertido psiquiatra Salvador Roquet en la colonia Condesa de la Ciudad de México. Llegó a Huautla de Jiménez con el profesor Roger Heim para encontrarse con la Reina de los Hongos y el dichoso teonanácatl, motivados por el artículo de Gordon Wasson en la revista Life —1957— que revelaba al mundo la existencia de los hongos mágicos. Después de aquella expedición, Hofmann logró sintetizar la triptamina visionaria llamada silocibina. En 1962 volvió a la sierra en compañía de Wasson y le obsequió a la célebre curandera unas pastillas. Ella las probó y dio su visto bueno al afirmar que encontraba el mismo espíritu del hongo. En esos viajes el Doctor también logró sintetizar la silocina y el tetrahidrocannabinol o THC del cáñamo.

El ácido se convirtió en sustancia consentida del personal de la Onda, los jipitecas, y del no menos azotado psiquiatra Salvador Roquet, pionero de la terapia con sustancias y autor de la Sicosíntesis de Roquet, una metodología que combinaba química cerebral, psiquiatría, psicoanálisis, multimedia y misticismo. En el libro de Janine Rodiles Una terapia prohibida. Biografía de Salvador Roquet se detallan sus terapias y los factores de su fórmula: Sicodislépticos + Siquiatría + Amor + Muerte + Dios = Salud Mental.

Hofmann y Roquet se encontraron por el Prospecto Delysid de Sandoz, un proyecto para distribuir LSD con fines terapéuticos. Con el pretexto de habilitar al ser humano en la capacidad de amar, el psiquiatra abrió el Instituto de Psicosíntesis Robert S. Hartman, una clínica donde atendía a 1,500 personas en terapias grupales e individuales. A sus llamados Grupos de Amor les despachaba LSD, psilocibina, mescalina o ketamina y los sometía a un bombardeo cruel de estímulos audiovisuales que combinaba música polifónica y estridente con películas e imágenes dramáticas de todo tipo, como las Pruebas del Ácido de Kesey y los Pranksters, pero en mala onda. Según él, provocaba al inconsciente para que la persona pudiera confrontar la locura, la muerte, la nada y entrar en la etapa mística y de resurrección, lo cual significaba desintegrar la personalidad del paciente y volverla a reconstruir.

En 1974, después de un artículo de Ignacio Ramírez Belmont en el semanario Tiempo, Roquet fue acusado por delitos contra la salud y fraude, posesión, tráfico y suministro de estupefacientes. Estuvo preso en Lecumberri hasta abril de 1975, y al salir se dedicó a impartir conferencias en el extranjero y los Seminarios del Amor y la Muerte en la parroquia del sacerdote Enrique Ruiz. Murió en 1995 por complicaciones de una caída de la que no se recuperó.

Los Cien de Hofmann

Para celebrar su centenario, durante enero de 2006 se realizó un simposium en Basilea al que asistieron diversas personalidades para hablar sobre las aportaciones de Hofmann a la civilzación. The Albert Hofmann Foundation, creada en 1988, realiza desde entonces una activa difusión de su obra y pensamiento (www.hofmann.org). Al referirse a su hijo, el llamado Padre de la era psicodélica dijo: “En la evolución humana nunca antes había sido tan necesaria una sustancia como el LSD, una herramienta para ayudarnos a ser lo que se supone que somos”. ®

Compartir:

Publicado en: Destacados, Las drogas y la cultura, Mayo 2010

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.