AMLO: el conservadurismo verdadero

Un candidato contra el progresismo

El proyecto de AMLO no es progresista, por el contrario, la evidencia lo delata como un conservador. Si no lo creen pregúntele por su postura con respecto al aborto o los matrimonios homosexuales, pongan atención a su propuesta educativa o a esa imagen para el altar del ridículo, hincado ante la infame mano bendecidora del Papa.

La educación chatarra

El progresismo tiene buena parte de su viabilidad como proyecto de desarrollo humano y social en la educación. La democracia, en concordancia, finca su solidez y calidad en ella: una sociedad que se aproxime al ideal de ser libre, igualitaria y fraterna es viable por medio de la educación, tanto como del estado de derecho en un orden republicano. Sin embargo, la educación que no es de buena calidad no es progresista. La educación es una de las dimensiones fundamentales del desarrollo humano, por lo que una educación que no es de buena calidad conculca el desarrollo a tal punto que no estaría equivocado considerar que educación que no es de buena calidad no es educación, que la buena calidad es una cualidad inherente a ella.

De modo que el progresismo está necesariamente comprometido en la promoción de la mejor calidad de la educación para todos. Caso contrario es el de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien amenaza con deteriorar la calidad de la educación, degradarla a nivel de chatarra por dos factores: el apoyo político que recibe de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y por su “alternativo” modelo de (mala) educación media superior y superior.

Lo único peor a Elba Esther Gordillo, presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), es la CNTE. Con López Obrador, el riesgo es que éste le entregue a los disidentes magisteriales posiciones de poder o decisión, que ceda a sus peticiones o que de plano haga de sus reclamos parte del plan sectorial de educación. El riesgo es que la educación que hay en Oaxaca, con esa dirigencia sindical, sea la que se vuelva nacional: el gobierno de lo peor. Se perderían así los incipientes avances que se han logrado en evaluación y la selección del profesorado por concurso de oposición en convocatoria abierta.

El progresismo, como puede constatarse en los sistemas educativos de los países más desarrollados y equitativos, apunta a la evaluación, la acreditación y la certificación que miden la calidad y la orientan a elevarla a niveles establecidos por parámetros. Se trata de una tendencia mundial en concordancia perfecta con los derechos humanos y los compromisos de las naciones para abatir la pobreza. Pero López Obrador y la CNTE van en contra de esta tendencia.

En lo que se refiere a la promesa de campaña de AMLO debe considerarse que el Sistema de Educación Media Superior del Distrito Federal, establecido durante su jefatura de Gobierno, define el tipo de educación que imparte como “gratuita, democrática, promoverá el libre examen y discusión de las ideas y estará orientada a satisfacer las necesidades de la población de la capital del país”. En primer lugar, gratuita, como si fuera lo más importante. Pero el punto es “libre examen”, esto quiere decir que los alumnos deciden su aprobación, que los maestros no califican, o sea, el paraíso de porros y burros. El “modelo educativo desarrollado por el propio instituto”, el de Educación Media Superior (IEMS) del DF, se define como “alternativo”. ¿Alternativo a qué? Pues a todas las tendencias de evaluación, acreditación y certificación internacionales, al establecimiento de parámetros que orientan las metas de las instituciones educativas y los indicadores.

El Estatuto Orgánico del IEMS, publicado en marzo de 2005, dice en su artículo 46 que las evaluaciones académicas que hagan los profesores a los estudiantes “tendrán solamente un valor diagnóstico”. Esto se debe a que la Fundamentación del Proyecto Educativo considera que “la mayoría de los sistemas de bachilleratos median su ingreso a través de mecanismos de selección y exclusión, en función de los ‘méritos’ académicos (examen o promedio obtenido en secundaria) con presumibles fines de equidad. En cambio, el ingreso de los aspirantes a cursar el bachillerato en el SBGDF se realiza mediante un sorteo de números aleatorios ante Notario Público, y en el que se asignan los lugares disponibles entre los aspirantes registrados”.

A esto, al sorteo de ingreso, en vez de una prueba de conocimientos o aptitudes o un promedio mínimo de calificación certificada en el nivel educativo previo, le llaman “política de equidad para el ingreso”. De manera congruente al abaratamiento académico del ingreso es el criterio para la permanencia y egreso certificado, a partir del aniquilamiento de la evaluación orientada a satisfacer “la necesidad de propiciar el reencuentro [sic] de los sujetos con sus utopías, las cuales no son ilusiones que contienen verdades absolutas, sino puntos en la distancia que orientan su trayecto y que por lo tanto, tienen que resignificarse continuamente”. O sea que les regalan la aprobación.

Los maestros quedan reducidos a peleles. Sin evaluación real, su autoridad se menoscaba y luego tienen que aprobar a todos para que vayan a realizar sus utopías y para liberar los espacios para que sean ocupados por las siguientes generaciones, puesto que no pueden ser dados de baja porque se les impediría realizar las mentadas utopías. Los egresados cuentan con lugar asegurado en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, un pase automático disfrazado. De ahí los muy malos resultados que se conocen de esta institución de educación superior.

Chatarrizar la educación, esa es la oferta de campaña de López Obrador, avalada con lo que hizo durante su gobierno en la Ciudad de México. Un auténtico fraude académico en perjuicio de los pobres matriculados que reciban certificados y títulos patito, así como de los contribuyentes que paguemos ese engaño. Quienquiera que se haya esforzado por obtener un título profesional o que haya sido un profesor que exigió a sus alumnos estudio y dedicación tendría que repudiar esta posibilidad.

Un movimiento conservador

Durante la entrevista en el programa vacilador El Weso, en W Radio el 22 de febrero, en un ambiente de bróders, de pases a gol para lucimiento del pseudoprogresista, sus fans y grupis cometieron el error de creer que es en serio lo del progresismo y le preguntaron por su posición con respecto al aborto, los matrimonios de personas del mismo sexo y la legalización de las drogas. La respuesta fue evasiva, que “es respetuoso de todo eso”, que había que consultar a la gente y ella lo decidiera. La explicación fue que, ese movimiento que convoca a la gente por el color de su piel, según su himno, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), está integrado por millones de personas, mayoritariamente católicas y evangélicas, por lo que él como líder no podía tomar una posición al respecto, para “no faltarle al respeto a los que están en el movimiento”. O sea que para López Obrador la promoción y la defensa de los derechos humanos están supeditadas a lo electoral.

De modo que Morena no es un movimiento progresista, sino conservador. Y su líder es fiel a la identidad de su movimiento. Progresismo no es hincarse donde se hinca el pueblo, sino que el pueblo deje de hincarse. Un líder que se diga progresista debe ser el primero en decir: que nadie más se arrodille, y predicar con el ejemplo. Si AMLO fuera congruente con la moral que predica tendría que pronunciarse públicamente a favor de cualquier causa que fuese justa, aunque tuviese un costo electoral. Tendría que defender la laicidad del Estado en vez de presentarse delante del Papa en un culto religioso como un devoto más, un acto que claramente abona a la legitimidad y estabilidad del Gobierno de Felipe Calderón.

De modo que Morena no es un movimiento progresista, sino conservador. Y su líder es fiel a la identidad de su movimiento. Progresismo no es hincarse donde se hinca el pueblo, sino que el pueblo deje de hincarse. Un líder que se diga progresista debe ser el primero en decir: que nadie más se arrodille y predicar con el ejemplo.

Peor todavía, su concepto de progresismo es el trasnochado nacionalismo de los años cuarenta del siglo pasado, manifiesto en el monopolio estatal del petróleo, la política y organización de masas, el ejido, subsidios generales (regresivos), la sustitución de importaciones y cartillas morales (que es progresismo del siglo XIX, como catecismos laicos).

Votar por López Obrador es votar por el conservadurismo y el moralismo. Su diagnóstico de los problemas es el típico de lo más reaccionario: todo lo malo es el resultado de una crisis de valores, según lo cual la solución a todos los males es moral. Bastará con que quienes se dicen honestos gobiernen para que deje de haber pobreza, desempleo y criminalidad. Esto no es progresismo, son formas burdas de la política de la sinrazón: el simplismo histórico, el moralismo histórico y la teoría de la conspiración (los pobres son pobres porque un grupo de malvados-mafiosos así lo quiere).

La moral, los valores, los principios, la honestidad, la patria, la Historia, la familia, la nación, la moral, la moral y la moral. Son éstos los elementos típicos de todo discurso conservador, son por eso los de todos los discursos de López Obrador. A propósito de ello, cabe recordar que el recientemente fallecido expresidente Miguel de la Madrid es el padre del Partido de la Revolución Democrática (PRD), al haberse inclinado en la sucesión presidencial a favor de una nueva generación de políticos y su proyecto de modernización y no por los restauradores del echeverrismo. La ruptura de priistas se dio hasta el final de su sexenio, se mantuvieron en la nómina hasta el último año. Uno de ellos, Andrés Manuel, conserva una impronta delamadridística tan profunda que su promesa de campaña, 24 años después, es la Renovación Moral de la Sociedad.

Un partido contrario al progresismo

El progresismo, por definición, no puede permanecer inmutable, sino que implica renovación, actualización. Una vez que se ha logrado un avance demanda alcanzar otro y otro más. Por eso, lo que en una época puede considerarse progresista, al paso del tiempo puede dejar de serlo. El progresismo sólo puede actualizarse y renovarse constantemente para seguir siendo tal, y no estancamiento o regresión. Por eso muchas ideas que en el pasado fueron progresistas hoy ya no lo pueden seguir siendo. Ninguna dictadura, por ejemplo, puede tener legitimidad actualmente desde una perspectiva progresista (contemporánea). Precisamente, uno de los méritos intelectuales de Octavio Paz fue deslindar el pensamiento progresista con respecto a toda dictadura. Cuánta pobreza intelectual y moral, tanto tiempo después, de algunos de quienes se dicen progresistas que hacen apología a dictadores o a las dictaduras.

Por ejemplo, el socialismo cubano, la revolución y el gobierno de Fidel Castro pueden haberse considerado progreso en un periodo histórico en tanto se cumplieron objetivos en derechos sociales y que merecen el reconocimiento, como en educación y salud, pero una vez alcanzados permanece un estancamiento o rezago en derechos políticos y económicos. Por eso actualmente no puede considerarse progresista un régimen dictatorial como el de Cuba. El progresismo sólo puede verificarse en la verificación de la defensa y promoción de derechos. Una vez logrado un avance hay que ir por otro y otro y otro. Nunca conformarse o estancarse.

Que algunos cercanos colaboradores de AMLO, como Yeidckol Polevnsky —según la cual “Fidel Castro nunca va a morir. Ocupará siempre un lugar de honor en la historia mundial como el estadista del siglo XX e inicios del XXI” —es pecata minuta cuando el partido de los que se dicen progresistas, el Partido del Trabajo (PT), no ha ocultado su simpatía por regímenes totalitarios como el de Vietnam. Su líder moral, histórico y político, Alberto Anaya, entregó una estatua “de tamaño natural” a Nguyen Phu Trong, actual dictador, como homenaje al genocida Ho Chi Minh. Bastante conocido fue el triste lamento de su esquela por la muerte del dictador norcoreano Kim Jong-Il. Simpatías descaradas de morenazistas por dictadores advierte el cambio que anhelan: AMLO dictador, aunque se conformen con menos. (Muy marxistas, muy socialistas y se dicen muy progresistas, pero la diferencia salarial entre sus trabajadores con el sueldo menor respecto al del líder es de 20 veces, al igual que en Movimiento Ciudadano).

Si de por sí no hay una orientación ideológica progresista en el PT, menos lo hay en su historial electoral, partido para el cual progresismo es también coaligarse al PRI e inclusive con priistas de la reputación menos positiva. Por ejemplo, el candidato a gobernador del PT en Oaxaca, en 2004, fue Ulises Ruiz Ortiz. El PT integró entonces, con el PRI y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), la coalición Nueva Fuerza Oaxaqueña.

En el Acuerdo del Instituto Electoral de Oaxaca del 24 de marzo de 2004 respecto de la integración de esta coalición dice textualmente: “ASI MISMO, EL PARTIDO DEL TRABAJO, EN SESION EXTRAORDINARIA DE FECHA DIECISEIS DE MARZO DEL DOS MIL CUATRO, LOS INTEGRANTES DE LA COMISION EJECUTIVA ESTATAL APROBARON LA CONFORMACION DE LA COALICION CON EL PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL Y EL PARTIDO VERDE ECOLOGISTA DE MEXICO, SE APROBO LA PLATAFORMA ELECTORAL COMUN Y LA CANDIDATURA A GOBERNADOR DEL ESTADO EN LA PERSONA DEL CIUDADANO ULISES ERNESTO RUIZ ORTIZ; AUTORIZANDO A LOS CIUDADANOS ALEJANDRO VEGA ROSAS Y DIPUTADO JUAN BAUTISTA OLIVERA GUADALUPE, PARA QUE A NOMBRE DEL PARTIDO DEL TRABAJO, FIRMARAN EL CONVENIO DE COALICION RESPECTIVO. ASI, EN SESION ORDINARIA DE LA COMISION EJECUTIVA NACIONAL DEL PARTIDO DEL TRABAJO, ERIGIDA EN CONVENCION ELECTORAL, DE FECHA DIECISIETE DE MARZO DEL DOS MIL CUATRO, ACORDO APROBAR LA COALICION DENOMINADA “NUEVA FUERZA OAXAQUEÑA”, INTEGRADA POR LOS PARTIDOS POLITICOS: REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL, VERDE ECOLOGISTA DE MEXICO Y DEL TRABAJO; ASI COMO LA RATIFICACION DEL CONVENIO DE COALICION RESPECTIVO Y LA CANDIDATURA DEL CIUDADANO ULISES ERNESTO RUIZ ORTIZ, A GOBERNADOR DEL ESTADO.”

Ahí mismo se establece el diseño del emblema de la coalición, que representa al PT tal como en su origen, como un apéndice del PRI. La cuota al PT para esta coalición quedó establecida en 6% de los votos obtenidos para cobrarlos en financiamiento y diputaciones. Su aportación a Ulises Ruiz, a cambio, fue de 50 por ciento de su tope para gasto de campaña.

Desde 1999 a la fecha el PT se ha coaligado al PRI en seis entidades para las elecciones de gobernadores: en 2003 y 2005 (extraordinaria) en Colima; en 2004, en Aguascalientes, Chihuahua, Oaxaca y Zacatecas, así como en 2005 para Guerrero. En todas ellas compitió contra el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Convergencia por la Democracia Partido Político (Convergencia, hoy con el nombre Fuerza Ciudadana) con candidatos de procedencia priista y uno panista. La competencia no fue sólo en las elecciones de gobernador, sino también en las de diputados locales y presidentes municipales. La diferencia a favor de Ruiz en el resultado de la elección fue pequeña, menos de 26 mil 500 votos, que posiblemente los petistas hubieran podido revertir.

El PT también formó parte de las coaliciones del tipo —valga la expresión— todos unidos contra el PRI junto con el PAN, el PVEM y el PRD, más los que en cada ocasión se sumaron. Así fue en las elecciones para gobernador de Nayarit y Coahuila, en 1999; Chiapas en 2000 y Yucatán en 2001. Los candidatos procedían también del PRI y uno del PAN, y el fenómeno se reprodujo igual en algunas elecciones de diputados y presidentes municipales.

De modo que el PT ha venido compitiendo históricamente contra los que se supone que son hoy sus aliados naturales “progresistas”: el PRD y Convergencia: después del PVEM, el partido con el que más coaliciones ha establecido el PRI es precisamente el PT. ¿Entonces el priista Ruiz representa o promueve los principios revolucionarios que el PT admira de los gobiernos de Corea del Norte, Venezuela o Bolivia? ¿O la moralidad juarista —austera y republicana— que hoy halla indudablemente en Andrés Manuel López Obrador? Recordemos que eran precisamente los días en que el presidente Vicente Fox alentaba un juicio de desafuero en contra del entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, cuando el PRD y Convergencia se aliaron con el PAN para impulsar la candidatura a gobernador de Oaxaca de Gabino Cué.

Convergencia, por su parte contendió en las elecciones de Quintana Roo, en coalición con el PAN y una candidata proveniente del PRI para competir contra las alianzas PRI-PVEM y PRD-PT. ¿Qué explicación tienen estos comportamientos si se supone que la identidad partidaria de quienes se presentan como “la izquierda” y “progresismo” es incompatible con la de aquellos a los que señalan como “la derecha” y “la oligarquía”?

¿Realmente le importa el progresismo al PT? ¿Realmente es progresista? Por lo expuesto, no. Para efectos del PT, López Obrador es una de dos: o un Kim Jong junior, un dictador en potencia o un UIises Ruiz plus, el que les garantiza curules y dinero. ¿O ambas? Votar por López Obrador no tiene por lo tanto sentido progresista alguno, sino el de mantener a burocracias partidarias que tienen como prioridad la rentabilidad electoral. ®

Compartir:

Publicado en: Abril 2012, Letras libertinas


Te invitamos al siguiente evento de la dibujante Diana Martín en Guadalajara.
Confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Arturo Roca

    Acerca del comentario de Hugo, no sabía que a Leonardo Boff lo habían asesinado.

  • Arturo Roca

    He estado revisando comentarios de artículos que cometen el pecado de cuestionar a AMLO y seguidores. Veo muchas cosas parecidas. Entre ellas, Dante, quien aparece en varios artículos con frases cortas y sinsentido. También aparece en el texto sobre Carmen Aristegui con dos o tres palabritas.

  • alfonso

    Toda una diatriba deformadora del discurso de AMLO, pero no fue AMLO el que fue a presentarle su nueva esposa al papa, ni fue AMLO el que dio un discurso como presidente a los evangelicos y no es morena el partido que esta asociado a los partidos cristianos del mundo

    Y en el grupo de AMLO tambien hay ATEOS, de hecho el discurso de AMLO es muy parecido al de Carl Sagan , solo ver la entrevista de este con ted turner ,http://www.youtube.com/watch?v=PRNVfZSQWOA, el discurso es mas o menos el mismo, un grupo que tiene la riqueza, lo mal que estan las cosas en la educacion en USA , hay momentos rispidos donde el entrevistador enojado acusa de comunista a Carl Sagan

    Y Amlo no es el primero que pregona la honestidad , olvidas a Felipe Calderon?, el pregonaba manos limpias, que era un politico , LIMPIO, y josefina que se decia candidata ciudadana y que no habia sido desvirgada por la sucia politica, y el del PANAL tambien se decia honesto y que no vivia de la burocraciam igual que pregonaba una especie de anarquismo sin sentido

    En cuanto a la evaluacion magisterial, es una necedad, no se puede aplicar un examen en estos momentos porque simplemente la mayoria de los maestros no pasaria, sobre todo cuando es un examen con el afan de exponerlos al escarnio publico, primero hay que elevar el nivel de los maestros, LOS EXAMENES NO ELEVAN EL NIVEL EDUCATIVO, solo lo miden y no siempre son eficaces al 100%, en niveles superiores los examenes pasan a segundo plano y se mide mas el rendimiento del alumno por los proyectos realizados, o sea primero seria llevarlos a cursos para reforzar sus conocimientos, no simplemente ponerles el examen

    Ademas porque no poner un examen a los periodistas, un examen de sus conocimientos y de que tan confiables son, los mejores paises tienen los mejores periodistas, por lo tanto para tener un mejor pais hay que tener mejores periodistas

    Que tantos periodistas como usted que publican sus columnas, son evaluados año con año para comprobar su calidad

  • Mario

    El artículo es muy interesante porque aporta muchos elementos que permiten la reflexión, el análisis y la investigación para confirmar o desmentir las afirmaciones del autor que a cada lector le parezcan más importantes.
    Lo único que no entiendo es porqué cuando se expresa algo que no embona obedientemente con el mensaje lópezobradorista y se señalan las posibles fallas o contradicciones de su propuesta, sus seguidores lo interpretan en automático como promoción del voto para Peña o para Josefina; jamás se dan la oportunidad de ejercer la autocrítica y considerar la posibilidad de mejorar ese particular proyecto de nación.
    Pensar que su opción de gobierno es infalible es algo que toca peligrosamente la frontera del fanatismo.
    Saludos.

  • JUANKEE

    Creo que el candidato ADRES MANUEL LOPEZ OBRADOR es nuestra mejor opcion ahora. El señoron CARLOS MONSIVAIS lo apoyo antes de morir al igual que CARLOS FUENTES, dos grandes escritores no pueden estar equivocados. Tambien la señora ELENA PONIATOVSCA esta apoyandolo.

    Yo no soy de nigun color paritdista, pero conozco como se mueven las corrientes en cada uno y las bases sobre las cuales fueron instituidos cada uno.

    No dejemos que el pais siga en las mismas o que vuelva a lo anterior, demos oportunidad, no al PRD, sino a ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR, a mi ver un ser muy capaz..

  • Juan Fernando

    Despues de leer este y un articulo sobre la contracultura puedo decir que resulta refrescante leer a alguien propositivo y critico, me parece que estas 2 caracteristicas son bastante escasas en nuestro pais y que nos ayudarian mucho a enfrentar estos tiempos en el que el debate de ideas es reemplazado por la descalificacion dogmatica y los insultos personales, quiero compartir algunos comentarios y espero que el autor pueda darme sus puntos de vista.

    1. Disfrute mucha leyendo el articulo de la contracultura y no pude evitar sentirme aludido, soy hijo de uno de esos primeros gringos nacidos en Mexico y creci rodeado de la cultura anglosajona y debo aceptar que a modo de diferenciarme empece a aficionarme a musicos y escritores contraculturales (me gusta el termino) de USA e Inglaterra y ni que decir tengo en un altar a Lou Reed, Bowie, Iggy Pop, John Lydon, Borroughs, Kerouc, Pallahniuk, Michael Stipes y un largo etc. Definitivamente comparto la idea del autor de que las posturas rebeldes y contestatarias de hippies y punks fueron asimiladas y utilizadas por la industria del entretenimiento para incremetar las ventas y establecer roles a ser imitados para generar un sentido de pertenecia generacional y pseudo cultural, a pesar de esto creo que lo mejor de la musica es escucharla y ejecutarla (si se tiene la habilidad). Me gustaria saber que opinas de los terminos: independiente, alternativo, DIY y del mexicanisimo tribu urbana.

    2. Desconozco la propuesta educativa de AMLO pero creo que la unica manera de asegurar que las cosas tengan un minimo de calidad es medirlas objetiva y cuantitativamente y si cualquier candidato quiere realmente hacer algo por el pais debe tener la suficiente conviccion de hacer una educacion mas exigente y no tolerar medianas en este aspecto que es vital para cualquier cambio personal y colectivo. Desgraciadamente los candidatos estan mas interesados en satisfacer a sus clientes politicos al corto plazo en lugar de trabajar en el largo plazo. De verdad me resulta muy dificil ser flexible y democratico al ensenar conceptos de matematicas y ciencias que requieren rigor, ya me imagino en clase discutiendo cuanto es 2x+3=7 y que alguien le diga al profesor que es intolerante, facista y neoliberal porque X=2
    3. Estoy de acuerdo que eso de los valores suena cursi y hasta patetico pero quiero saber por que ser honesto y honrado es ser conservador? que acaso no se puede buscar un cambio a traves de la honradez y la honestidad? estoy de acuerdo que el amor y los valores no son suficientes para un cambio pero los considero esenciales en cualquier proceso de autocritica, que le urge al pais, y en eso creo que nuevamente AMLO miente porque no es lo suficientemente honrado ni valiente (gulp) para decir que si quiere un mejor futuro para el pais debe ser inflexible sobre la calidad educativa y con las mafias de las que se rodea.

    4. A que atribuye el uso de tantos terminos como neoliberalismo, teologia de la liberacion, y referencias a economistas de la era del caldo (Hayek y Adam Smith) para expresar simpatias por AMLO y rechazo por epn y la mota (asi en minusculas) ? minimo denles la oportunidad de ser reconocidos como seres humanos

    Por cierto ninguno de los tres me parece que den soluciones a los problemas de Mexico.

  • Héctor Villarreal

    Sr. quacmayer: gracias. Aunque no faltan quienes consideren tendencioso que yo diga que el PT ha sido el mejor aliado electoral del PRI después del PVEM ni que su candidato a gobernador en Oaxaca fue Ulises Ruiz. Mira: aquí está la Memoria del proceso electoral de 2004 publicada por el Instituto Estatal Electoral: http://www.iee-oax.org.mx/biblioteca_digital/memoriasyestadisticas/Memoria%20del%20Proceso%20Electoral%202004.pdf

  • Héctor Villarreal

    Lía: tu comentario es tendencioso e impreciso.

  • Héctor Villarreal

    Héctor: gracias por tu nota sobre la teología de la liberación.
    Saludo

  • LIA

    Tu texto me parece tendencioso e impreciso, se dice mucho pero no se fundamenta con citas ni enlaces a sitios donde se corrobore porque dices lo que dices. Respecto de la educación, que yo sepa AMLO siempre ha rechazado el apoyo de la Gordillo, dicho por ella misma, y no se si la universidad a que te refieres es la UNAM, de ser asi, nada que ver, la calidad de la UNAM es buena, a pesar de ser golpeada x los intereses de los neoliberales que quieren privatizar la educacion en nuestro pais, es la universidad que mas nos representa a nivel mundial x todas sus investigaciones y la calidad de sus profesores.

  • quacmayer

    Otro gran texto Hector, desconocia mucha de la informacion que presentaste sobre el PT, muchas gracias y sigue asi

  • Héctor Villarreal

    Axa: gracias por compartir tus ideas y conocimientos. Que bueno que este texto haya sido útil para que así lo hagas. Saludos

  • Héctor Villarreal

    Joel: no, pos sí. Ta bueno tu comentario.

  • hugo

    No sé si si tu votas o no, o si tienes laguna, veo datos imprecisos. Pero si crees que con nieto o la mota nos puede ir mejor pues es solo tu muy subjetiva, yo al menos no opino así… .

  • alis

    Obviamente AMLO está siendo muy cuidadoso con lo que dice, por eso no se declara abiertamente a favor del aborto o de los matrimonios entre personas del mismo sexo, pues si lo hiciera y dijera que está a favor perdería muchos votos de parte de los sectores conservadores del país, que eso sí son muchos y en todas las clases sociales. Que no diga nada sobre estos temas no significa que esté en contra. Por el contrario, creo que durante los gobiernos del PRD en el distrito federal se han dado muchos avances en materia de derechos humanos y seguramente esta tendencia seguirá así. Además AMLO tiene mucha gente detrás que está a favor de que se discutan estos asuntos, por lo que no creo que haya un retroceso, lo cual sí sucedería con los gobiernos del PRI y del PAN, cuya postura es abiertamente en contra de los derechos humanos.
    Otra cosa, me parece que estás interpretando erróneamente la parte de “libre examen”, no creo que se refiera a un “examen” escolar, sino que está siendo utilizado como sinónimo de “análisis”.
    Con todos sus defectos, prefiero mil veces a AMLO que a los retrasados mentales y rateros hipócritas de EPN y Josefina Vazquez Mota. También me parece que la gente más avanzada del país debería de darse cuenta que no hay otra opción más que Lopez Obrador y noe s momento de empezar a buscar defectos y demás tonterías que no van a ayudar a que las cosas cambien en México. Claro que hay que criticar, pero en este momento es más importante sumar votos para evitar que el PRI y el PAN se queden con el poder, este país ya no agunta más.

  • Axa

    P.D. Me ha faltado puntualizar lo de republicano. Además de que en cuestión de la historia de los partidos políticos me resulta con una sospechosa carga moralista, en tanto reproche de no tener una imagen pulcra, idealista. Además no pude/quise desarrollar la idea de progreso, vaya es una tesis por sí sola. Pero dejaré estos y otros puntos para otra ocasión.

    De nuevo, un cordial saludo. (espero replica jejejeje)

  • Axa

    Tal vez me equivoque Héctor Villarreal pero me parece que entiendes por conservador aquel que no sigue los principios liberales. Si esto es así, claro que AMLO es un conservador, en tanto trata de regresar a una postura republicana. Esto es, dependiendo a qué tipo de liberalismo te refieras puedes encontrar muchas pugnas. El liberalismo puede tener muchas categorías. Por un lado encuentras a un universalista como F. Hayek defendiendo la libertad (económica, en sentido negativo –de libertad negativa) como valor último en una sociedad moderna industrializada. Por otro a J. Rawls volviendo a la justicia como principio rector de dicha libertad. Sin embargo, ambas tienden a la universalización de valores moderno/coloniales, en tanto que siguen manteniendo el paradigma de la tradición europea como garante de lo político. En ese sentido AMLO mantiene esa línea y sí es progresista, pero conservador jeje.
    Le tachas de conservador porque : “su concepto de progresismo es el trasnochado nacionalismo de los años cuarenta del siglo pasado, manifiesto en el monopolio estatal del petróleo, la política y organización de masas, el ejido, subsidios generales (regresivos), la sustitución de importaciones y cartillas morales (que es progresismo del siglo XIX, como catecismos laicos)”
    Si tú afirmas lo anterior, quiere decir que entonces, entiendes por progresista aquello que consiste en avanzar hacia adelante, no importa hacia dónde, siempre y cuando se avance. En este sentido, concuerdo contigo, tal como dije en el primer párrafo, en cuanto mantiene una idea de economía y política anclado en una visión eurocéntrica, es decir, mantener una economía mundo capitalista, aunque sea como un estado regulador.
    Estoy en desacuerdo, en el sentido de asumir que volver a prácticas económico-políticas anteriores signifique ser conservador. Pues qué acaso los BRICS no están utilizando la regulación estatal para salir del bache, dentro de la economía capitalista, en el que gobiernos neoliberales (ultra progresistas- ya explicaré este punto más abajo-) dejaron a sus respectivos países. Y no es una valoración positiva, sino más bien, significa más de lo mismo. Vaya, una tendencia actual , causada por ese prejuicio eurocéntrico de la universalidad de valores. Precisamente, AMLO es una respuesta entendible si vemos como lo local se ha distorsionado al punto de no encontrar propuestas políticas de corte estatal diseñadas para tal efecto. Seguir las directrices de un modelo económico-político que durante 30 años no ha servido me parece conservador, pues apuesta a lo mismo, si se siguiera tu lógica de regresión a teorías previas. En esa línea, me parece que entiendes que la intervención estatal es apostar a regresar al pasado, pero ello no es así. La regulación estatal tal y como lo hacía la URSS es ya imposible. Sin embargo, sí hay maneras de recortar la brecha entre aquellos hiper ricos (jajaj tuve que usar lo de hiper, se usa mucho entre progresistas posmodernos ajjajaj) y aquellos hiper pobres.
    Claro que sí, la moralización de lo político significa mantenerse en un discurso liberal. Pues tal y como Chantal Mouffe lo dice, eso nos lleva a no tomar decisiones políticas (de político, no de práctica)en lo referente a cuestiones no occidentales, o de minorías; además, cuando tenga que implementar políticas públicas habría que ver hasta qué punto ellas están libres de supuestos morales, tal como las que utilizan los gobiernos progresistas del PAN o del PRI. Vamos, la cuestión de lo moral en la política es una discusión de siglos. Sin embargo, tal como algunos comentaristas te dicen y tú aceptas, su campaña electoral no está exenta de un proyecto con ideales y de pragmatismo. Tiene que ganar votos, y como él mismo dijo: quiere la vía electoral. Con ello se ha ganado el rechazo del EZLN. Digo por aquello que decías de no querer tener costos políticos jeje.
    Son muchas cosas las que requieren más que un intercambio de comentarios. Pero como lector, tengo la ventaja de ir a los puntos que más me llamaron la atención. Así pues, continuo.
    Cuando dices:” Esto no es progresismo, son formas burdas de la política de la sinrazón: el simplismo histórico, el moralismo histórico y la teoría de la conspiración (los pobres son pobres porque un grupo de malvados-mafiosos así lo quiere)”
    Sí, claro que si, moralismo histórico que no lleva a soluciones. Pero estarás de acuerdo conmigo que nacer pobre no es igual que nacer rico. Yo, en mi experiencia y la de mis amigos y familiares cercanos (pero hablare por mí) hemos padecido de esa brecha moralista. He padecido el no tener una cuna de oro para ser tomado en cuenta en ocasiones en que demostraba ser más capaz que algún otro con una educación auspiciada en las escuelas privadas que, no sólo te dan un título, sino que te dan valor agregado (ya sabes por aquello de lo capitalista jajaja ). Pero bueno, esta idea está justificada en el prejuicio que los liberales neoclásicos toman de su antropología. Esto es, asumen que las capacidades (ahora les llaman competencias, para seguir hilvanando lo de la educación jajaja) como la única fuente de garantía para una libre competencia entre pares. Claro, todos los liberales saben que hay quienes no poseen la capacidad racional o biológica de hacerlo, pero para aquellos que sí poseen ambas se vuelve su argumento del por qué siguen siendo pobres, cuando hay un mercado que le permite a cualquiera ser igual que otro.
    Como tal, el argumento parece muy bueno, pero cuando tomamos su universalidad y la analizamos detenidamente, podemos encontrar que los contextos históricos no son así de simples. Por ejemplo, ¿es igual un niño nacido en una zona rural a uno nacido en la ciudad? Sí, en cuanto los liberales toman el derecho como la garantía de igual, pero si tomamos otro parámetro encontramos que tanto los valores, la alimentación, los recursos, la metafísica (en cuanto trasfondo de valores, ideas, ideología, teleología, teología) que hay detrás de cada uno vemos que no. Claro, todos tiene oportunidades en el mercado, pero el problema es que no todos quieren ese mercado como finalidad. Tan es así, que hay un ejército de liberación nacional que sigue en pie de lucha contra el Estado mexicano.
    Vaya a lo que voy, AMLO sí es un conservador, pero uno muy raro. Debido a que si bien tiene una tradición liberal de fondo, también tiene una postura que no apuesta a los valores liberales (contemporáneos) como sí lo hace JVM o EPN (va primero la candidata por aquello de ser un caballero jajaja).
    Te soy sincero, el peje es la opción en tanto que a la vista no hay una mejor opción. Moraliza su discurso, claro que sí. Ahora, habría que ver si de sus propuestas concretas, cuánto o cómo la moralidad se encuentra en ellas. Cuando dice “que el pueblo decida” sobre aborto y matrimonios no tradicionales le apuesta a lo político sin moral, cosa que los otros candidatos no, pues ellos (y ella, para no ser un machista conservador jejeje) sí dan su opinión y sus juicios (me gustaría saber si dan más argumentos que su religión o su teleprompter, perdón su formación cívico-moral). Ahí si me gustaría saber la postura del peje sin la campaña electoral de telón de fondo.
    Ya para finalizar. Me gusta saber que hay crítica seria para AMLO. Me da un gusto enorme encontrar a alguien capaz de ofrecer una argumentación, más allá de sólo citar encuestas y propaganda ideológica carente de argumentos. Ahora, no me gusta que esas críticas sean hechas desde una postura liberal económica, pues dice mucho de lo que hay de fondo en tu formación. Y no, no estoy moralizando tus juicios. Alabo tú postura, pero no concuerdo con ella. Pues para el caso, sería mejor criticarle por seguir siendo parte del sistema que proponer algo nuevo.
    Disculpa mi atrevimiento al tratarte de tú, pero de haberlo hecho en tercera persona no podría haberle respondido por tenerle demasiado respeto, a quien lo merece, pero que no viene al caso por ahora, pues una libre discusión merece trato cordial y respetuoso, cosa que a mí me cuesta cuando tengo que hacer uso de la tercera persona para dirigirme a ella.
    Espero poder seguir discutiendo. Me han salido ideas que no podía expresar, pero que gracias a ti tuve que hacerlo para poder dialogar/discutir.
    Un saludo cordial.

  • Estaría bueno que contraargumentaras, Dante, y que no te limitaras solamente a un comentario tan vacío y elemental.

  • Muy tendenciosa nota, igual que en Milenio.

  • Héctor Olguín

    Héctor: te comento que la afición por la Teología de la Liberación en la Ibero León -de la que me consta- no fue cosa de un “momento”, como sí lo fue Marcos, pues acá sólo hay un profesor que -abieramente- se declara simpatizante de Marcos y el EZLN hasta la fecha, y en cambio, con Leonardo Boff su discurso está mucho más presente en las aulas, pues lo he escuchado en un buen número de ocasiones con varios profesores que lo idolatrán y que no dudan en seguirlo inculcando y citando cada que se presenta una discusión sobre el aborto, matrimonio homo-género, la relación Dios-Ciencia, etc. Y coincido contigo en que “progresismo es liberarse de la teología”, cosa que no han entendido los seguidores de Boff, pero lo más nefasto es un teólogo que estudia y enseña desde el catolicismo o cualquier otra religión.

    Hugo: los “enrique-kraucistas” y los “hector-villarrealistas” no los encuentras en universidades jesuitas; tu comentario está completamente desubicado. Habrá un muy reducido porcentaje de profesores y alumnos que estén de acuerdo con sus posturas ideológicas. Lo que te puedo asegurar es que en la Ibero León -donde abundan profesores de la Ciudad de México, muchos egresados de la UNAM- sí les late la señora Denise Dresser, algunos hasta la ensalzan poniéndote sus videitos y obligándote a leer sus opiniones políticamente correctas. No sé donde estudies o hayas estudiado, pero en el ITESO o en alguna Ibero harías muy buenos amigos de café para toda la vida.

  • joel sachez

    NO POS AMLO ES CONSERVADOR, VOLTEEMOS LA MIRADA AL COMUNISTA DE PEÑA NIETO, Y O A LA ULTRAIZQUIERDISTA VAZQUEZ MMMM, LOPEZ OBRADOR ES TAN CONSERVADOR QUE TELEVISA LO PONE DE PUNTERO EN SUS ENCUESTAS A MODO, DICEN QUE ES DEVOTO DE MARCIAL MACIEL Y ESTUDIARA UN DOCTORADO EN LA UNIVERSIDAD ANAHUAC, YA LO APOYA INCLUSO LORENZO Y MARINELA SERVITJE, Y YA SALDRA EN TV Y NOVELAS… NO PO SI…

  • Héctor Villarreal

    Carlos: exactamente este texto es lo que dices, una simple opinión.

  • Héctor Villarreal

    “MZ”: tu comentario es visceral y falto de fuentes. Estás a punto de difamarme

  • Héctor Villarreal

    Ilya: gracias por tus comentarios. Me parecen, de verdad, muy interesantes.

  • Héctor Villarreal

    Nayeli: gracias por tu bravata y reto. Te deseo la mejor de las suertes en tu lucha contra el capitalismo.

  • Héctor Villarreal

    kris: este texto está clasificado en la sección columnas, género periodístico de opinión, no informativo. No es un paper. En el texto mismo hay varias referencias. Y tienes la opción de no quedarte con mis opiniones, por supuesto. Saludos

  • Alfonso

    Tienes razón Iraam, no esta bien dicho radical, pero no quise decir retrógrada porque tiene muchas connotaciones negativas, AMLO busca restaurar instituciones que fueron liquidadas en las últimas décadas. Quizá uno pasa de conservador a “restaurador” cuando uno ve hacia al pasado por algo más que legitimidad y busca ideas para poner en práctica. Saludos.

  • Me parece sintomático que el autor le dedique tantos artículos a AMLO, cuando el candidato puntero tendría mucha más tela de donde cortar.

    Obsesiones, les llaman.

  • Carlos Grahnam

    Esta es una simple opinion basada, en hechos reales, me pregunto yo… porque quiza valdria preguntarnos entonces que es el Proyecto de Pan o del Pri, es decir mas de lo mismo con esas mismas políticas;y mira que por donde uno se le mire a tu articulo es demasiado debil, comparado con la realidad que tenemos, y no parece ser en nada mejor, al proyecto tu criticas.

  • Ilya

    Estoy de acuerdo en que AMLO es conservador, sin duda no es una persona de principios liberales en temas de minorías y está unido a sectores religiosos pero definitivamente no es Kim Jung junior. Todo el andamiaje electoral de progresismo está armado sobre la posición cómoda de negar las posturas opuestas que existen en los tres partidos “de izquierda”. El respeto mucho mayor que tiene por el republicanismo respecto de otros políticos y partidos es lo que permitió y propició que sectores más radicales lograran llevar a cabo las reformas sobre la interrupción del embarazo y otros temas. Ebrard sin duda es mucho más liberal en estos temas.
    Lo extraño es que tú también compras la etiqueta de progresista. Progreso es una noción de sentido y dirección de la acción humana. Quien se califica de progresista supone conocer el mejor sentido del actuar humano. En términos ideales es fácil apuntar hacia los valores que queremos y creo que casi todos estaríamos de acuerdo en alcanzarlos, el cómo es el problema.
    El IEMS cumple con una función profesionalizadora del esquema educativo a través de sus mecanismos de exclusión pero ello no lo exenta de problemas, por el contrario ha generado nuevos. El IEMS no ha frenado la chatarrización de la educación privada que, sin embargo, pasa las evaluaciones. Su educación productivista enfocada al mercado laboral ha impedido que los niveles medio superior y superior participen en la formación de ciudadanía pues el caracter formativo de la escuela no termina en el nivel de secundaria. Peor que eso isntaurar el IEMS sin poder mejorar las condiciones de la educación básica ha hecho que el IEMS sea más un freno para entrar a la media superior que un medio efectivo de profesionalización y una manera de estimular la entrada al bachillerato.
    Sería una idiotez decir que la educación debe de ser según el modelo del Bachillerato y la Universidad del GDF, claro que en ese caso ocurriría un retroceso en el modelo educativo pero no está planteado en esos términos. Es una opción que corre paralela al IEMS y que debe funcionar para subsanar, aunque sea a nivel local, las deficiencias de la educación básica como de la superior. La universidad misma está planeada para no ofrecer carreras de alta demanda sino profesiones y perfiles profesionales que se necesitan en la sociedad a las que el esquema económico y productivo actual no les ha dado entrada.
    De acuerdo con tu progresismo educativo dices: “como puede constatarse en los sistemas educativos de los países más desarrollados y equitativos, apunta a la evaluación, la acreditación y la certificación que miden la calidad y la orientan a elevarla a niveles establecidos por parámetros”. Pero en México esos parámetros solamente contemplan el que el alumno absorba una serie de conocimientos sin desarrollo de habilidades ni mecanismos críticos. El IEMS no lo hace y no puede obligar a ninguna institución a hacerlo. Tu progresismo es limitado y yo diría que estéril. Vasconcelos era racista, elitista, fascistoide, entre otras cosas, pero reconoció que había que expandir la educación en múltiples modelos aún los que no le gustaban para que hubiera una sociedad formada y productiva.
    El “progresista” no tiene y no puede, por las misma renovación necesaria que le reconoces, reconocerse dueño de alguna verdad única excepto la de permitir y fomentar que las minorías (por reaccionarias o revolucionarias que éstas puedan ser) tengan un espacio político de expresión para poner sus intereses en la agenda pública. Ese es uno de los pocos lugares certeros del “progresista” pues en otros suelen ser más diferentes entre sí que con los “reaccionarios”.
    Lo que no te entiendo es cuáles son los valores de un “progresista”: “La moral, los valores, los principios, la honestidad, la patria, la Historia, la familia, la nación, la moral, la moral y la moral. Son éstos los elementos típicos de todo discurso conservador, son por eso los de todos los discursos de López Obrador.” Yo puedo acusar de moralmente reaccionario a alguien que considera que está bien pegarle a su esposa, es más, puedo inmiscuirme en la discusión de crisis de valores y estructuras morales y negar la validez final de los mismos, ¡pero no puedo dejar de tener moral! La moral no es propia de reaccionarios, siempre hay un esquema moral en toda sociedad y en toda persona progresista o reaccionaria, con mayor razón si es una de estas dos y no alguien que deja pasar la vida sin principio alguno. Ya no se diga de los valores, los principios, etc. Todo mundo políticamente pragmático o no va a esbozar en alguna medida valores y nociones que considera deben defenderse. ¿Cuáles son las del “progresista” segú tú? ¿O acaso no tiene valores? ¿Entonces como tiene el sentido de progreso?
    Creo que hay que denunciar, como bien lo haces, la frivolidad con que usan términos aparentemente positivos como es el de progreso, amor y todas esas cosas que le sirven de plataforma política. Pero no a costa del análisis social y el sentido común. Los periodos políticos están organizados en sexenios porque es el periodo actualmente aceptado y reconocido para ver los efectos de las decisiones anteriores y tomar las acciones que refuercen los logros y combatan los problemas causados por aquellas. El IEMS lleva 11 años y es efectivo pero insuficiente, no se ha revertido la tendencia del abandono escolar ni se ha propiciado la entrada a la media superior a pesar de que ahora ya la declararon obligatoria a nivel federal, tampoco ha contribuído a componer el mal llamado tejido social y los egresados de esos niveles educativos aunque se inserten en sus comunidades no han mejorado ostensiblemente la calidad de vida como para revertir la tendencia de violencia y conservadurismo que efectivamente existe.
    Estoy en contacto con personas que estudian en los planteles de la Ciudad de México y, aunque reconozco que su nivel educativo es inferior, al mismo tiempo he visto que trabajan a marchas forzadas para subirlos al nivel de educación superior. De manera que en muchas de sus aulas hay mayor preocupación por la formación del estudiante que en grupos y carreras enteras del Poli y de la UNAM.
    Desgraciadamente y a diferencia de otras partes del texto no aportas las evidencias de que la Coordinadora es peor que el Sindicato y la señora Gordillo. Tampoco dices cuáles son las propuestas económicas de un verdadero “progresista”. Y aunque dejas clara tu aversión por el poder personal tampoco señalas como proteger a la población de los abusos de los sistemas oligárquicos en que se han convertido todos los supuestos sistemas democráticos. Dudo mucho que el cooperativismo ya no sea una solución aunque coincidiría en que la economía de estado de los países socialistas puede sí ser obsoleta. Y aunque es cierto que el PT tiene de progresista lo que su estrella sigue teniendo de roja y es otro de los mounstros políticos burocráticos olvidas que es un partido político y sus problemas son inherentes hasta el momento de los sistemas de democracias partidistas. Las alianzas ocurren aquí y en España, Italia, Francia, Sudamérica, etc. por encima de los principios. En cambio los países con bipartidismos tienen bloqueadas o controladas absolutamente las posibilidades de cambios en lo que a derechos económicos y sociales corresponde. Ojalá un día de estos pueda leer de tí una crítica hacia los problemas que enfrenta el esquema democrático.
    El esquema superestructural es una forma de producción y reproducción y no un mero andamiaje justificador de los componentes físicos de la realidad como se puede leer en Benjamin o Gramsci. Si no hay una renovación de valores acorde con los cambios económicos necesarios el país no puede salir del problema en el que está. Las cosas no se solucionan mágicamente con que los empresarios, políticos y en general todo ciudadano adopten determinados valores pero si no lo hacen tampoco va a ser satisfactoria la solución, no puede sostenerse eternamente un estado policial y si este estado policial no tiene valores que lo sostengan no puede servir para mantener el orden social. La renovación ética y moral por relativa que sea sí es urgente.

  • Iraam

    “El progresismo, por definición, no puede permanecer inmutable, sino que implica renovación, actualización. Una vez que se ha logrado un avance demanda alcanzar otro y otro más.”… Paradójico que para hablar de renovación se acuda a definiciones elaboradas (y muy dichas)… no? pura retorica Sr. Villareal…
    yo pienso que el cambio se da en relación a lo que esta determinado e instaurado como práctica concreta, no como ideal de cambio solamente… y un conservador es el que quiere que nada se mueva… que se quede así… quietesito…
    hay una comentario que dice… “es incluso más que conservador, es un radical”… que difícil de digerir es esa linea de continuidad entre lo conservador y lo radical… pero bueno, haya quien se siente mas allá del bien y el mal…

  • MZ.412

    Me parece un artículo muy visceral y falto de fuentes y bases, además de que principalmente se basa en comentarios hechos por el candidato e interpretados al gusto del periodista. La editorial debería ser más cuidadosa, porque en temas políticos no se puede caer en la difamación sin fundamento. Decepcionante de Replicante que sale de su misión como proyecto cultural para entrar en discursos sesgados en época electoral.

  • NAYELY SEGUNDO

    ME ES MUY SIGNIFICATIVO QUE ESCRIBAS SOBRE EL MODELO EDUCATIVO QUE PROPONE AMLO, YA QUE ES MUY RESPETABLE TU PERSPECTIVA SOBRE ESTA PROPUESTA, PERO TE DEBO DE DECIR QUE SOY ESTUDIANTE DE LA UNIVERSIDAD AUTONOMA DE LA CIUDAD DE MEXICO EL CUAL ES UN PROYECTO QUE PROPONE SER CRITICO, AUTONOMO, INCUYENTE, INTERDISCIPLINARIO, PERO SOBRETODO QUE CORRESPONDE A LAS NECESIDADES DE DESARROLLO HUMANO-COLECTIVO Y TECNOLOGICO DENTRO DE LA CIUDAD DE MEXICO. AL IGUAL QUE LOS IEMS QUE SON MUESTRAS ESCUELAS HERMANAS QUE DIA A DIA ESTAMOS EN LUCHA POR DEFENDERNOS FRENTE A UNA EDUCACION CAPITALISTA…

    EN EL MOMENTO QUE TU LO DECIDAS ESTAMOS AMPLIAMENTE A DEBATIR TU ARTICULO Y TUS ARGUMENTOS.. E EL MOMENTO QUE TU LO PROPONGAS EN EL CUAL PODREMOS DEMPOSTRARTE AMPLIAMENTE QUE NO SOMOS UN PROYECTO PELELE Y TAMBIEN EXPLICARTE E INFORMARTE CUAL ES PROYECTO DE LA UACM!!!!

    SIN MAS POR EL MOMENTO

    ESPERAMOS TU PRONTA RESPUESTA!!!

    ATT: NAYELY SEGUNDO CALTZONTZIN

    ESTUDIANTE DE ARTE Y PATRIMONIO CULTURAL DE LA UACM

    POR QUE NADA HUMANO ME ES AJENO!!

  • tienes fuentes, referencias? Me gustarìa verlas…O solo tengo la opciòn de quedarme con tu extenso artìculo? Gracias…y saludos.! =)

  • Hugo

    Tienes razón. Ahora lo cool es ser liberal: luchar por un mundo donde tienes toda la libertad de meterte el puño por el ano, pero no de disentir de una “ética empresarial” sin correr el riesgo de morirte de hambre. ¡Parece que no queda claro que 500 años de liberalismo tienen al mundo en el callejón si salida en que se encuentra! Por cierto, que de la teología nadie se libra: examina sino el discurso de fundadores del liberalismo: Anselmo y su teología del “cobro de la deuda” en la proto historia del capitalismo, Adam Smith y la “mano invisible” del mercado, o las épicas del Bien contra el Mal de esos paladines del mercado total, que al parecer tú entiendes como libertad total, que son Reagan y los Bush. ¡O de los mismos Foucault y Deleuze, para los cuales la ontología de la diferencia, que funciona como perfecto suplemento ideológico del capitalismo tardío, empieza ni más ni menos que con la nietzscheana “muerte de Dios”! según esto Dios es tan real que puede morir…Tú mismo en algún lugar haz dicho que “la realidad es de derechas”. Una afirmación así no sólo es ideológica del modo más vulgar, sino también teológica (del modo más vulgar). Lo que pasa es que le crees mucho a Onfray, ese pensador de segunda con la suficiente falta de rigor como para erigir una marxismo-nietzscheano… En cuanto a AMLO, te lo dejo pa’ que te luzcas y te des gusto rasgándote las vestiduras ante los “enemigos de la libertad” (del mercado, claro ) como persona pseudo-radical y políticamente correcta que eres. Después de todo, uno nunca puede confiar en esos politicastros. Para mí, la cuestión es que tu sigues argumentando desde el liberalismo, lo cual no me parece no sólo de una insuficiencia teórica radical, sino de lo más miserable, de lo más conformista… ¡Muy comodino, muy posmoderno! Por cierto, que la TDL no es cosa de un momento como pudo serlo para los yuppies del ITESO. Tanto es así que se adelantó con mucho a los temas que hoy piensa un Agamben, un Badieu o un Zizek…. ¡Los los del ITESO, la Ibero y demás hoy son denis-dresseristas, enrique-kraucistas, hector-villarrealistas! ¡Pura corrección política! San Pablo y el problema intempestivo de la universalidad no están in…

  • Héctor Villarreal

    Hugo: me parece de lo más cool tu comentario. Eso de la teología de la liberación es verdaderamente cool, fue la onda en la Ibero y en el Iteso, en su momento. Sin embargo, 200 años después de la Independencia la teología de la liberación no es progresista, el progresismo el liberarse de la teología.
    (Me equivoqué en el nombre del comentario anterior)

  • Héctor Villarreal

    Alfonso: gracias por tu comentario. En general todo político y partido es una combinación de principios y pragmatismo. Algunos sinvergüenzas son puro pragmatismo y algunos fanáticos son puro principio. AMLO es un político más de principios que pragmático, ciertamente, principios conservadores. Y es normal cuando se trata de una opción que pretende ganar la mayoría, las opciones progresistas difícilmente pueden contender por la mayoría con oportunidad. “Curiosamente”, varias de las propuestas de campaña de Salinas son idénticas a las de AMLO en lo social, lo de los “programas sociales” y, con todo y TLC, “autosuficiencia alimentaria”.
    Saludos.

  • Alfonso

    Concuerdo con Héctor Villareal AMLO es tan conservador como sus contricantes, al menos en los temas sociales. En temas económicos es incluso más que conservador, es un radical, que mira hacia el pasado y piensa (o repiensa) en cooperativas, sustitución de importaciones, autosuficiencia alimentaria y expropiaciones . Pero creo que eso es algo que lo hace conectar con mucha gente que ve los años recientes y los rechaza. Dudo que sea un pragmático sin principios, esta por supuesto, como todos los políticos profesionales, dispuesto a hacer campaña.

    Quiza la diferencia sea el PRD, un partido que en los hechos es más progresista y liberal que los otros. No siempre, pero si generalmente. Saludos.

  • Hugo

    Es bueno saber, de la pluma de una de sus “mayores enemigos” que AMLO no se opone al aborto de ninguna manera y, mucho menos, por principio. En efecto, Villarreal nos dice que la ambigüedad de su postura ante este tema crucial se debe a un pragmático escrúpulo político, desde nuestro punto de vista muy comprensible ante un pueblo mexicano al que se le ha inculcado el catolicismo desde hace poco más de quinientos años… Ahora bien, el catolicismo no se ha mostrado por principio reacio a las luchas progresistas. El movimiento independentista (que le costó al P. Higalgo perder la cabeza) se llevó a cabo teniendo como símbolo a la virgen de Guadalupe… En Latinoamérica, durante los ochenta, grandes intelectuales de profesión católica ( grandes de verdad, no como Villarreal, por ejemplo L. Boff o I. Ellacuría) denunciaron la criminal política intervencionista estadounidense en el tercer mundo y fueron asesinados (como Ellacuría) por el brazo paramilitar de la derecha… La oposición de Calderón respecto al aborto, a diferencia de la de AMLO, es por principio. He ahí el verdadero conservadurismo y el origen de la intransigencia en la derecha que actualmente nos gobierna. Pero a Villareal, al que le encanta hacer ostentación de un progresismo cool que no tiene en cuenta condición histórica alguna, sólo le gusta ver las cosas de un solo lado… En ausencia de otras, hace de la parcialidad su gran virtud intelectual… (Por cierto,que el señor Villarreal no se ha dignado a contestar a este humilde lector un comentario crítico sobre su artículo sobre la “república amorosa”).

  • Héctor Villarreal

    Estimado Fernando: pues yo no he quedado “profundamente abismado” por tu indilgante comentario

  • Fernando

    Estimado Hector, he leído tu artículo y me he quedado profundamnte abismado, que elocuencia, que capacidad para entrecruzar la información, que impresionante y completo tu análisishistorico sobre el “progresismo” (¿?) sobre el conservadurismo, que impesión, leer tantas palabras tan gramaticalmente bien escritas para al final enterarme que bien entiende de conservadurismo quien de el escribe y se lo indilga a otros.

    Salud.

    Fleyva.