Ándeme yo caliente

Para mi departamento, de Isela Vega

6/9: una revolución por minuto. Woodstock se destapó como hito musical. Al amanecer se leía en los muros del mundo la consigna “Amaos los unos sobre los otros”, y quien se convirtiera en la primera pin-up latina en aparecer en una Playboy de Estados Unidos grababa el LP Para mi departamento, una joya del oye-ur que Hugh Hefner debería conservar en su audioteca; un material donde los adeptos a la audiolagnia encontramos placeres de tiza: gemidos y diálogos en salto, una recepción en semicueros para húmedos shhh. ¿De veras?

Voces y risas incidentales se antojan para el orgasmo del escuchismo, al toque seductor de la invocación de los temas “¿Sabes de qué tengo ganas?” y “Esta noche la paso contigo”. Mi amor, ¡qué cara pones! Así… más. ¡Claro que más! Ay, espera… El diálogo nos calienta las orejas. Es la voz de Isela Vega desenfundada cual música del split cuando se comparte el lecho del erotismo, o las parafilias. Ella interpreta “Amanecí otra vez entre tus brazos” mientras la banda sonora se encabalga con un espontáneo “yo te amo”, que finiquita con la inocentada del “yo tampoco”. Se trata del cover de “Je t’aime… moi non plus”, canción que Serge Gainsbourg interpretó con su pareja Jane Birkin, y también con Brigitte Bardot. En la versión castellanizada se refuerza con un misterioso “mi vida”, provocador sobrenombre que arropa a la Isela que, en portada —y pijama—, cubre sus senos con una larga cabellera. ¿Será acaso que Jorge Luke encarna este éxito softcore del sexo sin amor?

Este tema también fue incorporado en el repertorio del Chico del Suéter, César Costa, magistralmente adaptado a bossa nova por el Sexteto Electrónico Moderno y actualizado en una versión lésbica por Cat Power y Karen Elson (“I Love You, Me Either”); por demás, constituye un clásico del 68, coetáneo del nasty-jazz psicodélico de agrupaciones como The Vampires of Dartmoore, que jugaron con el gore implícito en el cine y la literatura gótica (oh, Lilith), quizá inspirados en las pornochanchadas de José Mojica Marins, un concepto que entre el funk de favela y el kuduro angoleño —música para mover los culos— la banda Deiseal ha convertido en un boom del dancefloor, a través de “Sadomasoquista 2”, incluido en la compilación Baile Rio Funk.

Después de la inmersión en la audioteca calentorra podemos sentirnos con la confianza de respirar con profundidad e intercambiar lados A y B. Y mientras ándeme yo caliente… en la cortina del baño, un Casanova, ceniciento de celuloide, quiere rock. En mi departamento.

“Ándeme yo caliente, y ríase la gente”, recitó Luis de Góngora en un poema indeleble para los conectores de las emociones placenteras, al ritmo de sonidos que evocan aromas de manos mojadas, fetiches de larga noche para elongar los sonidos de los “juegos de amor”. En la atmósfera del en celo, a la Earth, Fire & Wire y su evocativo calor carioca, se posiciona “Beijo (Brazilian Rhyme)” con el que las gatitas de Porcel desenfundaron las sábanas, que también el infalible Barry White lograra apretujar con su “Never, Never Gonna Give You Up”, al igual que A. C. Reed con “She’s Fine”, y Scotty And The Rib Tips con la prohibida “Careless With Our Love”.

Con dedicatoria al movimiento de la aguja —la rajita de canela—, en el preámbulo de un “Prix nobel du cunnilingus”, la canción del sexo oral, de los quebequenses Ouanani, declara besos de alcoba. De esas alcobas en las que ciertos hombres con aspecto de lobo feroz confiesan su predilección por los “senos bien hinchados y muslos apretados”; lo ha cantado Javier Gurruchaga, de la Orquesta Mondragón: “Ellos las prefieren gordas”. Salvador Novo lo vaticinó.*

Después de la inmersión en la audioteca calentorra podemos sentirnos con la confianza de respirar con profundidad e intercambiar lados A y B. Y mientras ándeme yo caliente… en la cortina del baño, un Casanova, ceniciento de celuloide, quiere rock. En mi departamento. ®

¿Sabes de qué tengo ganas?
· Sexteto Electrónico Moderno, Sounds From The Elegant World (Vampi Soul, 2006).
· Isela Vega, Para mi departamento (Peerless,1969).
· Barry White, Just for You (Island/Mercury, 1992).
· Varios, Living Chicago Blues 3 (Alligator Records, 1991).
· Ouanani, Vote etnik (Independiente, 2008).
· Serge Gainsbourg, I Love Serge (Mercury, 2001).
· Earth, Fire & Wire, All ’N All (Sony, 1997).
· The Vampires of Dartmoore, Dracula’s Music Cabinet (b-music, 2009).
· Varios, Baile Rio Funk (Essay Recordings, 2006).
· Desconocido, Stimulation Music and Sounds for Couples (Sounds of Love and Relaxation Music, 2009).

* Salvador Novo, “Los mexicanos las prefieren gordas”, en Sus mejores obras, México: Promexa, 1979, pp. 42-47.

Compartir:

Publicado en: Julio 2011, Música


Te invitamos a tomar nuestro curso en línea Presencia en internet para escritores.
Conoce el programa e inscríbete.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.