Arquitectura y diseño

La invención cotidiana de la arquitectura

Juan Palomar, arquitecto.

“Si hubiera más arquitectos con iniciativas inteligentes y socialmente responsables, que formularan correctamente los problemas y plantearan soluciones pertinentes, para después gestionarlas, creo que podríamos cambiar entre todos la ciudad de manera radical”, dice Palomar.

La calle y la arquitectura vernácula

Paraderos junto al Metro Universidad, Ciudad de México, 2008. Fotografía Jorge Suro.

El espacio urbano, la calle, surge y varía constantemente de acuerdo con las configuraciones que los individuos hacen del medio, volviéndolo un espacio de oscilación, sin diseño posible, y susceptible de ser leído sólo en un momento dado y esto por una vez, sin posibilidad de hacer una lectura definitiva.

La casa sin fin

Frederick Kiesler

Kiesler visualizaba la casa como un hábitat que “cargaría” las fuerzas del individuo, para que cuando el habitante abandonara la casa la energía almacenada fuera liberada una vez que el usuario se encontrara en el exterior, trabajando y realizando sus labores cotidianas.

Utopía y distopía

Piero della Francesca, “Ciudad Ideal”. Galleria Nazionale de Urbino, tomado de Wikimedia Commons

En la historia de la arquitectura no han faltado quienes, ya sea por escapar de los confinamientos intelectuales de su época, de las restricciones físico-espaciales o por experimentar ideas y pensamientos en torno a la profesión misma, recurren al papel como medio de expresión único y último. El que hayan recurrido a las dos dimensiones para recrear espacios arquitectónicos completamente imaginarios, a veces oscuros, a veces luminosos, nos ha dejado con un legado de visiones alternativas sobre el mundo, la sociedad y sobre la arquitectura misma que vale la pena analizar con un poco de detenimiento.

Crítica a la arquitectura contemporánea

© Filip Dujardin

Solicitar que las ciudades en México sean planeadas con los intereses populares por arriba de los intereses de la especulación inmobiliaria sea tal vez tachado también de ingenuo.

Tobias Wong: entre el arte y el diseño

Cokespoon

“Cuando vine de Canadá a Nueva York estaba fascinado por cuán obsesionados estaban los americanos con los bienes materiales. Era una barbaridad lo desechables que eran los bienes de lujo. Quería explorar y exponer la locura detrás de todo ello”.

Asociación Internacional de Publicaciones Culturales
Highslide for Wordpress Plugin