Café Tacuba cuenta su vida

Entrevista con Enrique Blanc

Enrique Blanc, escritor y periodista musical tapatío, trae otro libro entre las manos. Ahora es uno dedicado al grupo mexicano Café Tacuba. En la entrevista realizada en los pasillos de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, edición número 30, recuerda que la primera vez que se encontró con ellos fue en Nueva York.

Mr. Blanc y su nuevo libro.

Mr. Blanc y su nuevo libro.

Él vivía en Los Ángeles y esto le permitía tener mayor acercamiento a la banda que “ni disco tenían en ese tiempo”. Conversamos con él sobre Café Tacuba, bailando por nuestra cuenta, editado por Planeta.

—¿Cómo nace la idea de un libro sobre esta banda?

—He colaborado con una revista española que se llama Zona de Obras por muchos años, que lanzó una colección de libros hace tiempo llamada Conversaciones con… y ahí publiqué dos títulos. Uno es Puro Power Mexicano con Molotov y el otro De mis pasos con Julieta Venegas. Ellos propusieron uno de Café Tacuba, me acerqué a la banda, les mostré lo que había hecho y me dijeron: “No, por el momento no nos interesa”. Pasó el tiempo y cuando se da la coyuntura de la celebración de los 25 años del grupo dijeron: “Ahí sí nos interesa, queremos hacer varios esfuerzos, varias acciones para celebrar estos veinte años. Entre ellos ese libro que nos propusiste hace tiempo”.

”Determinamos que iban a ser entrevistas individuales y comencé a entrevistarlos a cada uno por su lado. Hice alrededor de una entrevista de diez horas con cada uno de ellos. Llevaba yo mis cuestionarios, profundizaba sobre el trabajo musical de Café Tacvba, sobre sus discos, sobre sus participaciones en festivales, sus trabajos como productores, sus colaboraciones, sus giras, sobre cada uno de ellos como personas; cuatro músicos que colaboran en una dinámica muy particular para la composición.

—¿Cómo preparaste esos cuestionarios?

—Hubo una profundización sobre los créditos de los discos, ¿quiénes los habían producido?, ¿quiénes colaboraron? Había coincidido en varios lugares con ellos, por ejemplo en la Gira con el Watcha Tour.Me tocó en su primera visita a Nueva York. Me tocó estar en ese concierto en la Plaza de Toros cuando presentaban el Re y los abuchearon, porque querían que siguiera tocando Cuca.

”Había coincidido en varios momentos que me parecían importantes en su carrera. Vivía en Los Ángeles cuando ellos tocaron en Lollapalooza, en en Coachella. Había estado al pendiente de su carrera. No hice un investigación sino que he estado siguiendo el fenómeno del rock nacional desde hace mucho tiempo y tengo conocimiento de ello, sobre eso profundizaba.

—¿Cómo es el acercamiento con Café Tacvba siendo crítico musical?

—Ellos saben que yo escribo sobre música. Lo que me interesaba era indagar sobre la obra, la creación del grupo. No esas cuestiones que a veces le importan a las revistas de farándula. Me interesaba la visión de un periodista musical, de la obra y de la creación del grupo. La aproximación. También pensando en que iba a ser un libro biográfico me interesaban sus vidas ligadas a todo lo que los ha encaminado a la música.

—El libro comenzó a la par de la película Seguir siendo… ¿Fue una coincidencia?

—Ellos se habían ido a Japón. Ese momento está contado en el libro. En Japón estaba Ernesto Contreras y Rubén dijo que “tenían a este cuate cineasta, por qué no le pedimos que nos haga un registro en esta expedición al Lejano Oriente”. Luego ellos acuerdan con Contreras y Cravioto para arrancar este documental y la primera entrevista que yo hice con Meme fue en el ensayo, la filmaron toda porque pensaron que era un material que ellos iban a querer tener. No apareció nada en el documental, pero ellos ya estaban trabajando en él cuando yo arranqué el proceso del libro.

—¿Qué descubres en su perfiles a partir de las entrevistas? ¿Cómo los definirías a cada uno?

—Me parece que es un poco complicado. En realidad me sentaba con cada uno y les hacía preguntas y ellos hacía el ejercicio de memoria de recordar sobre las preguntas que yo les hacía.

”Una de las primeras preguntas cuando hacía entrevistas particulares fue: ¿Qué recuerdas de tu infancia? Hasta allá tenían que remontarse y escarbar en su memoria. Lo que llama mucho la atención es la gran elocuencia que muestran los cuatro. El libro tiene mucha información que prácticamente casi nadie conocía sobre la vida y la obra de Café Tacvba.

—¿Como qué cosas?

—Son un montón de anécdotas que están en el libro, una de ellas fue cuando tocaron en el Lollapalooza.Yo les iba a preguntar si conocieron a alguien en ese festival. “Teníamos que tocar justo cuando abrían las puertas, veinte minutos de las puertas al escenario, la gente caminaba veinte minutos. Nos vieron los que estaban barriendo el sitio, sus amigos y nada más. Tocaron en Lollapalooza pero no los vio nadie.

”Otra, en ese viaje a Nueva York, recuerdo que dijeron que nada más fueron como seis personas a verlos, pero entre esas seis personas estaba David Byrne. Hay muchas anécdotas así que hablan de los azares de la vida artística.

—El libro dice “La historia oficial”, ¿te agrada que sea así?

—Esa es una decisión de la editorial, y hay un involucramiento muy claro del grupo en hacer el libro. Es un libro que está hecho con el consentimiento del grupo. Hay por ahí el libro de Víctor Bockris, sobre Patti Smith que es la biografía no oficial porque él la hizo sin entrevistarla, buscando testimonios en otras fuentes sin ir a la fuente original.

—¿Eso podría limitar la parte crítica a ciertos temas?

—No es una revisión crítica del trabajo del grupo. Es el grupo contando su trabajo. Uno como periodista en general tiene muchas maneras de llegar a un objeto, a una realidad. A lo mejor si yo hubiera propuesto hacer un libro crítico sobre Café Tacvba pues no habría recurrido a ellos, hubiera sido mi opinión. No hubiera sido una larga entrevista, habría tenido que optar por otro género periodístico para esa idea. Es el grupo contando su vida tal cual.

”Si hay autocrítica es la que hace el grupo de sí mismo. ¡Y sí la hay! Hay algún momento en que Quique dice que hay cosas que grabó en Re que no le hubiera gustado grabarlas así. Si pudiera hacerlo, las hubiera hecho de otra manera. ¿Qué cosas? No sé, porque no especifica pero me perece que es un grupo en el que también funciona la autocrítica.

—El prólogo es de Rogelio Villarreal. En una canción de Café Tacuba ironizan sobre él y el escritor Naief Yehya (“La Pinta”).

—Yo lo platiqué con ellos. Hay una relación muy clara que ha pasado por distintas etapas en las cuales Rogelio fue en un principio un impulsor. Programaba grupos en el bar Nueve o en el LUCC y él estuvo muy ligado al grupo. Vino a Guadalajara en alguna gira con ellos, y también el Mongo. Y cuando Café Tacuba tiene acercamiento a los medios, dice Meme: “Hubo momentos en que salimos en todos”. También ahí ellos hacen una reflexión al respecto: “No debimos de salir en todos pero también hay experiencias muy claras en el rock mexicano de cómo incursionar a los medios en general”. Contaba Meme en la presentación: “Salimos hasta con Chabelo”. Ahí hubo una reacción por parte de Rogelio y La Pus moderna haciendo un reclamo de por qué van a ese tipo de programas, y Café Tacuba regresa ese reclamo en una canción. El prólogo es una especie de reconciliación, y yo sé que la segunda parte del prologo de Rogelio en la que vierte lo que él piensa actualmente de Café Tacuba, no está hablando de un momento en particular sino de una grupo que está por cumplir tres décadas.

—¿En qué momento decides terminar el libro?

—Cuando ellos van a grabar El objeto llamado disco. Ahí hice las tres últimas entrevistas con Meme, con Rubén y con Joselo. Esto lo cuento en la presentación. Un día antes de que se grabara el disco en el Auditorio Blackberry, ese disco lo hicieron en cuatro conciertos en vivo; en Santiago de Chile, Los Ángeles, en la Ciudad de México y en Buenos Aires. Antes de que se grabara, que creo era la tercera sesión, yo hice dos entrevistas y me faltó Quique, a quien vine a encontrarme en una FIL, donde cerramos con la última entrevista. Ya, posteriormente, a que había salido El objeto antes llamado disco al mercado. El libro aparece simultáneamente a la salida del nuevo sencillo de Café Tacuba.

—¿Qué encuentras de nuevo en el grupo al hacer esta revisión?

—Más bien sobre la marcha me fui dando cuenta de que había muchas cosas que no sabía. Llegó un momento que en cuanto vi el libro dije: “¡Aquí hay una historia de gran dimensión!” Hay muchas cosas que sé que los fans no conocen, sobre todo muchas reflexiones. Si bien el libro también hace ejercicio de memoria, también es como una especie de reflexión de cómo trabaja un grupo de este calibre.

—¿Qué descubres en cuanto a su música una vez terminado este trabajo?

—Que me gusta mucho ese espíritu lúdico que tiene el grupo. El de estar trabajando cada disco de maneras distintas. De estar trabajando su proceso de creación. Decía Meme que él se explica la perdurabilidad del grupo y la vigencia de sus propuestas por el amor que hay entre ellos. Esta relación sobretodo funciona en el hecho creativo, en el momento que se ponen a componer. Llegan y se vuelven a juntar y componen música nueva. Eso explica en gran medida por qué esa agrupación, a casi treinta años de haber surgido, sigue sorprendiendo disco a disco. Siempre encontramos cosas nuevas de lo que ellos hacen.

—¿Cómo ves ahora a Café Tacuba?

—Comenzaron como una banda muy divertida que incorporaba cosas de la tradición musical mexicana al rock. Posteriormente hacen el disco Re, que es un disco que se ha vuelto a valorar cuando hicieron esta gira de veinte años, me parece que es uno de los discos más logrados de la historia de la música mexicana contemporánea, además una investigación sobre los estilos musicales de una tradición nacional muy diversa. Canciones que aluden a la música de banda, música norteña o que aluden al son jarocho, y después empiezan a meterse al rock con el disco Cuatro caminos, con rock mucho más directo, 4×4, y ahora están volviendo a querer incorporar elementos de la tradición mexicana o latinoamericana. Lo dice Meme en la presentación: “Sus discos también son reflejo de sus viajes y de sus descubrimientos”.

—¿Para ti qué significa el libro en tu trabajo como escritor?

—Son dos cosas. Antes, cerca de publicarlo, significaba un gran logro en el entendido de que había hecho un trabajo importante, largo, muchas horas de entrevista, transcribirlas. Había un trabajo ahí importante. Además profundizaba en una de las agrupaciones más relevantes que hay en la música contemporánea universal. Ahora que se ha publicado he visto que no estaba tan equivocado, el libro ha entrado muy bien, mucha gente me pregunta por qué en ese formato de entrevista, porque después de haber escuchado esos testimonios me parecían que eran mucho más ricos en primera persona, donde tú estás de alguna manera dialogando o escuchando a Meme, a Joselo, a Rubén, a Quique, contando un poco sus reflexiones, sus recuerdos sobre su vida, sobre su procesos creativos.

”He recibido muy buenos comentarios tanto de los fans como de los colegas periodistas, les ha gustado mucho cómo quedó el libro y eso se ve reflejado en que a las tres semanas de haberse publicado se tuvo que hacer una segunda reimpresión.

—¿Serías el biógrafo oficial de Café Tacuba?

—No es una aspiración, es un hecho. En el diario El Mercurio, de Chile, así lo titularon. No es que sea una pretensión mía, es un hecho que se da. A lo mejor habrá más libros sobre Café Tacuba, más biografías; sobre Cerati se han hecho tres a la fecha. Yo también he hecho un libro sobre Julieta Venegas, sobre Molotov y tampoco me considero el biógrafo de estos grupos.

Enrique Blanc trabaja ahora en un nuevo libro sobre crónicas que tienen que ver con otros episodios de su trabajo como periodista, sobretodo historias ligadas a grupos. Me dice que son algunas andanzas que le tocó hacer con Los Babasónicos, Los Planetas, de algunas expediciones que hizo a Brasil, a la Barcelona delos tiempos de Manú Chao y la Barcelona bastarda deLos Ojos de Brujo y otros grupos. ®

Publicado en: FIL

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.