Cantar épico en homenaje a don Francisco de Quevedo

Escrito en la serenidad del retrete, altar propiciatorio de mucha sabiduría

¿Cuántas ideas que cambiaron el mundo no habrán surgido en el retrete? ¿Cuántas composiciones musicales o hallazgos científicos no habrán salido de la mente paralelamente al mojón del ano? Aquí, por ejemplo, estos versos en homenaje a Quevedo.

Para la humanidad: ¡Tantos que sufren tanto y por tanto en esta Tierra!

Órgano, cual más, divino,
en el vientre, saturado,
padecía el intestino
por tanta mierda agobiado.
Recio y firme, dicho hermano
dedicábase a empujar,
mas el constreñido ano
se resistía a cagar.
La tripa, ya encabritada,
olvidó toda piedad
y la caca ahí alojada
tornose hedionda humildad.
Fue que el ano, en su soberbia,
pensó “¡No me da la gana!”,
y al confín del intestino
germinó una almorrana.
Así, la lucha, trabada,
mas de Natura la Ley
ordenó: “¡Fluya cagada
tan grande cual la de un buey!”

El saldo de la batalla
es de triste evocación:
hemorroides de gran talla,
mierda aguada y oclusión.
Asimismo, maldiciones
del ano hecho un estropicio
de tan grandes dimensiones
que le cogió amor al vicio.
Fatal es la consecuencia
de la necia voluntad.
No es ciencia ni es conciencia:
cagar es necesidad. ®

Compartir:

Publicado en: Marzo 2012, Monte Pitón

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.