Cartas de Liubliana

De mandarines y mercaderes

© Andrea Posada

No sé si alguien que no tiene auto, ni una gran cuenta bancaria, ni un teléfono inteligente y que no se trepa sobre nadie para obtenerlos y que vive moderadamente feliz en un departamento de menos de treinta metros, como es mi caso, puede calificar para representar al salvaje capitalismo.

La seducción de san Juan de Patmos

nibiru collision planetx end of world 2012

Las nuevas generaciones no sólo están bien capacitadas para sucumbir a la seducción apocalíptica, sino que además cuentan con la más intensa y efectiva red para extender y perpetuar estos vicios de la conmoción. Nuestra especie pudo sobrevivir, en parte, por la habilidad de comunicar el temor, el horror y el sentido de emergencia.

Tan lejos de Dios

0203188b

Los eslovenos tienen una perfecta excusa para disculparse de cualquier falta en su dinamismo, apatía política o excesos provincianos: “¡somos una nación tan pequeña!”. En México tenemos una disculpa tanto o más efectiva y que nos funciona para muchas cosas más: “¡tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos!”.

De ofuscados, lambiscones y ofendidos

© David Alfaro Siqueiros

El discurso de victimización fue un discurso criollo, mestizo, independentista, revolucionario y hasta institucional, que en nuestros días ha devenido en autóctono-universal y contestatario.

Venecia.jpeg

veni-vidi-venecia-boating-place-background

Fotografiamos para no mirar; esa es la tangente. La realidad sin el recuadro de la foto, de la pantalla de la tele, del cine o de la computadora nos da vértigo. No queremos cargar la responsabilidad de mirar, de discernir.

Alamar o el paraíso blando

affiche_zoom

A la película Alamar, del mexicano Pedro González-Rubio, no le hizo falta ingredientes para convertirse en la sweetheart de varios festivales internacionales de cine independiente: un autor casi desconocido y de cine marginal, una relación de padre e hijo con elementos multiculturales, una naturaleza tropical deslumbrante y virgen y un acercamiento orgánico y políticamente correcto a todos estos elementos.

Los gorriones asesinos

Todo mundo sabe cómo se llama ese capitán de marras, muchos saben una o dos canciones que mencionan de forma tangencial a los gorriones, pero pocos los podrían señalar entre un grupo de tordos, grajos y jilgueros.”

Highslide for Wordpress Plugin