Crónicas antiturísticas

Turismo fúnebre en París

© Francesca Phillips

“París es la ciudad de los crímenes en la calle Morgue, del spleen, de las Quimeras de Nerval, Bola de Sebo, Céline y el vértigo, la crueldad de Villiers de l’Isle-Adam, pero, sobre todo, de los cantos de Maldoror”, dice el autor, y dice más: “París es un enorme cadáver. Para adentrarse en él hace falta el lúgubre ceremonial del médico forense: seccionar, extirpar, pesar, coser, con ayuda de cuchillos, sierras, pinzas”, y eso es lo que hace aquí.

El Gran Agujero de Galicia

cidade cultura1 (3)

A los gallegos nos conocen bien en todo el mundo. O no. Nos soban en tópicos, pues sobran estereotipos. Lo que está claro es que algunos gallegos no se conocen bien a sí mismos y se buscan en profundos agujeros. Por ejemplo, los políticos que nos dirigen, que viven en una realidad paralela, en un universo de fantasía donde todos sus sueños locos, pero sobre todo caros y megalómanos, son posibles.

Las calles de Puerto Príncipe

© Pepe Mateos

Haití es el contraste del Caribe, en medio de los paraísos artificiales que la industria turística internacional ha sobreexplotado en sitios como Cuba, Nassau, Jamaica y el resto de las Antillas, se exhibe como el último lugar al que quisieras ir.

Los últimos pueblos yaquis

Atalaya del cuartel

Un largo viaje del norte de Nayarit a la frontera de Sonora con Arizona, entre yonques, paisajes desérticos, montañas que parecen moverse y tumbas de chinos asesinados en los tiempos de la revolución.

La construcción de la patria

© Charles C. Ebbets

No hay mejor manera de conocer el México profundo que hacerlo en calidad de constructor de puentes y pozos en zonas apartadas, donde rige la ley del revólver y se detesta al chilango. El autor recuerda sus años de arquitecto al servicio de una constructora y algunos de sus viajes memorables.

La Joya

Popoca, Veracruz

El costo por ingresar al país de las maravillas implica monstruos, peligros y frío. Pero para algunos vale la pena. A continuación una crónica de uno de tantos paraísos olvidados, descuidados, que resguarda nuestro país.

Turismo paria

Barcelona

La humanidad es una maquinaria sorprendente. Una verdadera cajita de sorpresas diabólica. En verano hace calor. Para eso están las sombras. Siglos de sabiduría contemplativa estival, propia de los pueblos mediterráneos, están siendo aniquilados por la compulsión desenfrenada del turista.

La Venezuela que Sean Penn no vio

caracas

Si preguntas a los venezolanos por qué ir a Venezuela es casi seguro que la mayoría te hablará de sus bellezas naturales. Con una gran sonrisa hablarán de Canaima, la Gran Sabana, Los Roques, la isla de Margarita… Claro que puedes hacerte a la idea de que Venezuela es un paraíso tropical, hasta que comienzas a notar que ese paraíso está poblado y, además, en crisis.

La ribera occidental del lago Como

Isola Comacina

El autor emprendió un viaje no solamente por las márgenes del famoso y evocativo lago italiano, sino que se sumergió en la historia y la leyenda para ofrecernos un par de espléndidas crónicas de viaje.

Anecdotario de una occidental en Jordania

© Claudia Piña

La distancia que tuvo que recorrer esta joven historiadora de Ciudad Juárez a Jordania fue larga. ¿Será de esas mismas proporciones la diferencia entre el trato que recibe una mujer en el norte de México y en los territorios del Islam?

Highslide for Wordpress Plugin