DIVERSIDAD A LA ESPAÑOLA

La Bien Querida, Los Planetas y Triángulo de Amor Bizarro

El 2010 fue el año de España en el deporte, pero eso no debiera opacar su buen momento musical, caracterizado ante todo por la diversidad.

Durante 2010 los éxitos de España en materia deportiva fueron contundentes, desde su triunfo en el Mundial de Futbol con un estilo juguetón y agradable a la vista hasta los logros del tenista Rafael Nadal.

En el ámbito de la música, aunque no hay una figura hoy día que acapare las marquesinas, hay una oferta variada de propuestas de veteranos y jóvenes promesas que circulan tanto en el circuito independiente como desde el seno de alguna transnacional. ¿A qué sonó España en 2010? A una gran diversidad de sonidos y propuestas. Algunos elementos en común para definir el sonido español serían ritmo, drama y juego.

Uno de los ejemplos más claros es el álbum Romancero, de La Bien Querida (Elefant Records, 2009), cuyo nombre de pila es Ana Fernández-Villaverde, que ofrece pop en el sentido correcto de su significado: música popular. Una fusión entre el folklor español y guiños al flamenco que aderezan canciones simples y directas en las que se canta de extrañamiento, soledad, desamor y, ocasionalmente, de amor. Las guitarras acústicas le dan forma al sonido de Romancero, pero también los arreglos de cuerdas presentes en “De momento abril”, el piano en “A.D.N” y elementos electrónicos en gran parte del álbum le añaden otros matices a canciones que podrían ser totalmente folclóricas.

Las influencias de La Bien Querida son muy palpables: además de la música tradicional española, están Los Planetas (cuyo vocalista, J, incitó a Fernández-Villaverde a dedicarse a la música) y los escoceses Belle & Sebastian. Esto ha dado como resultado un álbum dulce, sin matores pretensiones y que puede agradar a quienes gustan del pop o de la mal llamada world music.

Otra propuesta que dio de qué hablar es la de la conocida agrupación granadina Los Planetas con Una Ópera Egipcia, su octavo álbum. Con éste los pioneros del llamado, en su momento, rock alternativo en España retoman hasta cierto punto lo que hicieron en La Leyenda del Espacio (2007), en el cual las influencias de Sonic Youth, My Bloody Valentine y la música popular española, en particular el flamenco, vuelven a fundirse.

Una Ópera Egipcia tiene un tono un poco más oscuro en comparación con sus trabajos previos, aunque no llega a los niveles de La Leyenda del Espacio. J y compañía entregan un trabajo agradable, muy pop para algunos, pero con la suficiente carga de distorsión, precisión melódica y adecuado tono melancólico y de fantasía, debido en buena parte a la integración del flamenco.

Triángulo de Amor Bizarro, un grupo de La Coruña, se aleja por completo del folclor español ya que su música se acerca más al rock crudo con fuertes influencias del noise y el punk. El shoegaze está muy presente en su trabajo y por momentos brillan destellos del rockabilly y del surf estadounidense.

Entre los momentos más intensos del álbum se encuentran la instrumental “La llave de oro”, con una arquitectura melódica que raya en lo épico, y las más cercanas al pop contemporáneo “Los siete faroles”, con un cante muy español, “No sé cómo te atreves” y “La veleta” —en conjunto con La Bien Querida—; esta última canción es su creación más cercana a la música electrónica.

Una Ópera Egipcia es un disco sólido aunque quizá no tenga ya la gran dosis de frescura de obras anteriores.

Triángulo de Amor Bizarro, un grupo de La Coruña, se aleja por completo del folclor español ya que su música se acerca más al rock crudo con fuertes influencias del noise y el punk. El shoegaze está muy presente en su trabajo y por momentos brillan destellos del rockabilly y del surf estadounidense. Año Santo, su segundo álbum lanzado en 2010, muestra que se puede pertenecer a una escena sin necesidad de sonar como todos los demás. De tal manera que la agrupación de Isabel Cea (bajo, voz), Rodrigo Caamaño (guitarra, voz), Rafael Mallo (batería) y Oscar Vilariño (guitarra, teclado) está en otra escala, más subterránea y cruda, que se aleja del clásico jugueteo que hay en las bandas españolas.

Tres propuestas diversas. Una parte de la escena española se ha alejado del pop de los años ochenta y ha sabido mutar sin perder su identidad. Si en el futbol se retomaron los aprendizajes de la escuela holandesa y se le imprimió su sello, en la música se parte de la cultura regional para adaptarse a diferentes sonoridades. Todo esto con un sello propio, marcado por la actitud y no tanto por el acento. ®

Video de “De momento abril” de La Bien Querida

Myspace de Triángulo de Amor Bizarro

Sitio oficial de Los Planetas

Compartir:

Publicado en: Enero 2011, Música

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.