DOS POEMAS

I

Las palabras se encienden y se apagan.

Luciérnagas en la noche,

las palabras son como el rastro de una mujer hermosa,

el poeta es ciego

y amorosamente las busca a tientas.

II

Larga borrachera con sabor a tu nombre.

Ardiente sol de hombre que se abre paso entre las playas femeninas.

Tu cuerpo es la tierra inexplorada,

tu vientre la plegaria húmeda donde la esperanza germina.

Soy el ciervo que bebe en tu laguna,

las manos del explorador.

Entre aroma a licor

desciendo.

Tu paisaje es mi ebriedad,

el delirio del viajero que ha reencontrado su destino. ®

Compartir:

Publicado en: Junio 2010, Poesía


Te invitamos al curso Presencia en internet para (futuros) escritores el próximo lunes 14 de agosto.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.