El cártel de las frituras

Niños traficantes

Hace unos días me encontré a mi vecinito en la tienda, llenaba el mostrador de bolsas de botanas y chocolates de todos los tipos. Le pregunté si tenía una fiesta y le pedí bromeando que me invitara. Me imaginé cualquier tipo de respuesta menos la que obtuve: “Es que en mi escuela ya no venden ni papas ni chocolates. Entonces yo me llevo y las vendo en las canchas”. No supe qué decir, lo único que se me ocurrió fue preguntar si estaban enterados sus papás. “Sí”. Luego salió de la tienda dando un brinco. Lo seguí.

—Oye, Santiago, pero ¿sí sabes que ya no venden papas porque les hacen daño a los niños? —la verdad es que no se me ocurrió preguntarle otra cosa.

—No, las papas no hacen daño, bueno, sólo si comes muchas te pones gordo.

—¿Ah sí? Entonces, ¿por qué crees que las quitaron de la tienda de tu escuela?

—Porque los obligó la directora.

—¿Y no te da miedo que te cache?

—La directora no, me da más miedo que me cachen los otros niños que venden porque ellos empezaron primero y se van a enojar. Pero ellos no les hablan a los de mi salón y yo sólo les vendo a ellos porque… —se interrumpió, probablemente preguntándose si había hablado de más.

—Ya me voy —dijo, y echó a correr.

Santiago, el nieto de la portera, el niño más ñoño que he conocido en la vida, la única criatura de ocho años que prefiere jugar ajedrez o armar un rompecabezas que ver la televisión, convertido en un traficante de frituras, en un mini Chapo.

Bueno, supuse que era de esperarse. Nada alienta más el consumo de un producto que su prohibición, sobre todo tratándose de niños. La verdad es que la medida me pareció un tanto exagerada. No me imagino qué hubiera sido de mis recreos si me hubieran prohibido las frituras. Después de investigar un poco me enteré de que la muy discutida Reforma alimentaria al fin entró en vigor en las escuelas de nivel básico el pasado 11 de enero. Supuestamente, esta reforma regula el consumo de alimentos con alto contenido calórico y bajo aporte nutrimental. Lo curioso del asunto es que los alimentos considerados chatarra no fueron totalmente eliminados de las escuelas. Únicamente algunas instituciones sacaron por completo estos productos de la venta, por desgracia (que después supo convertir en fortuna) para Santiago, su primaria entre ellas. Las demás escuelas si acaso modificaron un poco los criterios a la hora de elegir cuáles alimentos serán ofrecidos a los niños. Por ejemplo, quedaron prohibidos terminantemente los tacos de chicharrón, pero no los chicharrones manufacturados, siempre y cuando cumplan con los estándares nutricionales.

Para cumplir con los nuevos lineamientos, los productos que ocasionaron todo este revuelo no, claro que no modificaron su contenido nutrimental, por favor. Lo que modificaron fue su contenido neto y ahora salen al mercado en porciones más pequeñas. Y, por supuesto, no faltaron las empresas que supieron aprovechar la situación para añadir el apelativo de “escolar” a sus productos y volverlos inmediatamente inofensivos para los consumidores infantiles.

Santiago, el nieto de la portera, el niño más ñoño que he conocido en la vida, la única criatura de ocho años que prefiere jugar ajedrez o armar un rompecabezas que ver la televisión, convertido en un traficante de frituras, en un mini Chapo.

Así, después de meses y meses de planteamientos inertes y de bombardeos mediáticos con alarmantes cifras sobre el índice de obesidad infantil en el país, al fin se logra poner en marcha una reforma que no reforma nada. Bueno, este cuento ya me lo sé.

Por otro lado, en los pocos planteles en los que se tomó con seriedad el asunto y se adoptaron medidas contundentes en contra de los alimentos industrializados ¿qué ocurrió? Uno o dos niños se pusieron listos y acapararon un mercado que en respuesta automática a la prohibición incrementó su demanda.

Al final, las buenas intenciones de la Secretaría de Educación Pública y de la Secretaría de Salud se vieron tristemente burladas. Los empresarios jamás permitirán que se les imponga normatividad alguna que afecte sus intereses y mucho menos estarán dispuestos a perder a sus mejores consumidores. Así que sacar la chatarra de la mayoría de las escuelas es prácticamente imposible, pero sobre todo no es ninguna solución en absoluto. La estricta prohibición solamente trae como consecuencia una alarmante parodia de la vida nacional por estos días, tráfico de frituras. Habráse visto… ®

Compartir:

Publicado en: (Paréntesis), Febrero 2011


Te invitamos a tomar nuestro curso en línea Presencia en internet para escritores.
Conoce el programa e inscríbete.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Michel

    Es patético que prácticamente nadie repara en el hecho que estos niños están siguiendo un patrón erróneo de lo que es ser emprendedores y ambiciosos. Señores, por eso un joven de 18, 20 años está dispuesto a degollar a otro por 1,000 pesos, pues le dicen que si tiene huevos será exitoso en el negocio. Aqui en Puerto Vallarta sobran “tiradores” de esquina que no pasan de 15 años. Les dan moto, unos paquetes y una esquina. Si, son jovenes emprendedores.

  • Miriam, estamos haciendo que mediante alternativas faciles, y la ilegalidad, se fomente eso, creo que eso realmente no es tomar una iniciativa… Es intentar decir, soy mas listo que los demás por que me paso las normas por mi arco del triunfo…

  • juan

    El problema es la falta de valores, si los papás saben que esta prohibido y todavía alientan al niño… Ese tipo de padres son los que nos tienen envueltos en una ola de inseguridad y causan la decadencia de la sociedad.

  • miriam

    No me parece mal que un estudiante tome como iniciativa el aprovechar un mercado, eso habla del espiritu emprendedor que tiene este nino, bien por el, ojala y sus padres sepan guiarlo y darle una educaion que le permita en un futuro ser un empresario que genere empleon para este pais.

  • Josue

    En estados unidos esta pasando exactamente lo mismo, gente latina esta comprando frituras y vendiendolas en las escuelas con chamoi y chile por 1 dolar, no solo es problema de Mexico.

    Eso si quieren papas Mexicanas es lo que se me hace curioso.