El cine sigue siendo el mismo

Entrevista con Ernesto Diezmartínez

El imperativo de los cineastas mexicanos contemporáneos es que se vea su cine. En cualquier lado, incluso en salas de cine. Pero no deben renunciar a que se vea legalmente en internet, en televisión abierta o de paga y, por supuesto, en DVD o BD.

Ernesto Diezmartínez

—A más de cien años de la creación del cine y en medio de grandes transformaciones, ¿cuál es el cine que se hace hoy en México y el mundo más allá de las convenciones de la gran industria y del star system?

—En el caso del cine mexicano, hay una enorme variedad. Por desgracia la industria no logra asentarse y el cine que se lleva a festivales, aunque puede resultar exitoso en aquellos rumbos, nadie lo ve en México. En contraste, el cine documental es el más sólido de la última década. El problema es que, de todas formas, casi no se le ve fuera del circuito festivalero o cultural. Con todo, hay que aplaudir que la televisión cultural mexicana ha ido ofreciendo espacios al cine documental mexicano para que sea visto, conocido y reconocido.

”El imperativo de los cineastas mexicanos contemporáneos es que se vea su cine. En cualquier lado, incluso en salas de cine. Pero no deben renunciar a que se vea legalmente en internet, en televisión abierta o de paga y, por supuesto, en DVD o BD.

—¿El cine, ahora, es un divertimento o continúa siendo un vehículo de ideas?

—Sigue siendo las dos cosas y así seguirá siendo siempre. Y, por cierto, puede ser las dos cosas: un divertimento y también un vehículo de ideas.

—¿Hay otros públicos y por ende otras historias o todos en realidad añoramos la fábrica de los sueños y menos realidad en el cine?

—Creo que hay una enorme diversidad en el público consumidor y no sólo de cine. Hay de todo: los que buscan un cine escapista y los que buscan un cine más arriesgado y menos convencional. Y estamos los que no hacemos diferencias y podemos disfrutar de los dos tipos de cine. Creo que así debería ser: gozar de Cantando bajo la lluvia o El caballo de Turín.

—¿Otro cine es posible a partir del documental, el cine independiente del gobierno o las empresas, el cine en soportes digitales o son un producto más devorado por el mercado?

—Como lo comenté antes, éste debe ser un imperativo para el cineasta mexicano contemporáneo. Su cine debe de verse, independientemente del medio. Estamos en una transición tecnológica monumental y más vale que la aceptemos porque no hay marcha atrás. El cine seguirá siendo el mismo; la forma de consumirlo, no necesariamente.

Creo que hay una enorme diversidad en el público consumidor y no sólo de cine. Hay de todo: los que buscan un cine escapista y los que buscan un cine más arriesgado y menos convencional. Y estamos los que no hacemos diferencias y podemos disfrutar de los dos tipos de cine. Creo que así debería ser: gozar de Cantando bajo la lluvia o El caballo de Turín.

—¿El cinéfilo, el otro cinéfilo, se irá consumiendo en el rincón de un pequeño monitor y dentro de su casa o tendrá otros espacios alternativos, como festivales o cinetecas, para mirar películas independientes frente a las grandes exhibidoras, o por el contrario, éstas serán las grandes integradoras del otro espectador, crítico o cinéfilo?

—Creo que incluso los festivales tendrán que ir evolucionando. Ya lo están haciendo, de hecho. Tribeca, por ejemplo, ofreció el año pasado parte de su programación en línea, dentro de Estados Unidos. Supongo que dentro de poco muchos otros festivales seguirán el ejemplo. Claro que seguirá habiendo festivales, muestras, ciclos. Es un espacio para socializar, platicar, discutir. Pero los nuevos medios han llegado para cambiar el panorama para siempre. Y creo, además, que para bien.

—¿Otro cine es posible si hay otro espectador?

—Claro que es posible. Ahí está, para ser consumido. Es más dificil de encontrar, pero se puede. La diversidad de consumidores tiene que ver con la diversidad de los tipos de cine existentes.

—¿El cine logrará su transformación o está cerca de su extinción?

—Nada de extinción. El cine llegó para quedarse. Los medios y la tecnología es lo que han cambiado. Y hay que aceptar ese cambio: vivimos el mejor momento, estoy convencido de ello, de la cinefilia. ®

Publicado en: Destacados, Marzo 2012, Otro cine es posible

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.