EL CÓMIC EN LOS BLOGS: DOS CASOS

Kabeza y Caballo Negro

La importancia de estos dos sitios moneros es la posibilidad de publicar el trabajo de cada uno de sus autores sin la necesidad de pasar por los medios masivos típicos, dice el escritor lagunero.

Si la teoría crítica de la comunicación y uno de sus pilares, la industria cultural, tienen razón, el concepto de mito nace de una necesidad colectiva, una necesidad latente en la sociedad, ávida de alguien que pueda salvar al mundo o hacer un viaje al infierno y regresar en estado puro, sin contaminarse. Como todos tenemos esta necesidad, entonces la industria cultural, a través de la cultura de masas, entrega envuelto en cualquier medio masivo algún héroe. Sin olvidar que todos los héroes son producto de la época y la sociedad en que viven.

Según los teóricos de la escuela crítica, uno de estos medios masivos más usado, directo y eficiente, fragmento de la cultura de masas y vehículo de la ideología dominante, fue el cómic.

Siguiendo el hilo de la teoría, es lógico que Superman, quien posee las características de mito, haya nacido en una sociedad como la estadounidense y justo en la época en que lo hizo: 1938, donde la recién superada depresión económica y el miedo al ascendente comunismo, fascismo, nazismo y a todo lo que pareciera extraño fueron caldo de cultivo de este mito moderno. Y es igual de entendible que Ulises sea el mito representante de la antigua sociedad griega.

Pero, ¿que sucede cuando las ideologías han muerto y los enemigos del gobierno gringo son sus propios presidentes? En México también se habló de una invasión cultural e ideológica estadounidense desde el Capitán América hasta Batman. Y se estudió a la Familia Burrón como una crítica a ciertos sectores de la sociedad moderna.

Pero, ahora que el fantasma del socialismo se convirtió en pura ilusión y el cómic dejó de ser parte vital de la cultura de masas, ¿qué sucede cuando en el cómic mexicano han existido personajes como el Santos, la Tetona Mendoza, el Peyote Asesino, los monos de Bef o el trabajo del ya extinto Taller del Perro o de la revista igualmente desaparecida Gallito Comics? ¿Seguirán en pie los preceptos neomarxistas de la industria cultural?

El sentido del humor de Kabeza es infantil, inocente y sádico. El Oso Bipolar siempre o casi siempre terminará descuartizando a sus amigos (un pingüino y un león marino).

Otra pregunta para responder: ¿cómo encaja en este sistema el internet, primer medio masivo libre y democrático? Es bien sabido que ha sido vehículo de los diferentes caudillos contemporáneos que desean hacer la revolución. Un ejemplo: el subcomandante Marcos hace mucho devenido en triste caricatura de izquierda.

Es un hecho que el internet y sus límites sin fin ha ayudado a una generación de creadores y artistas que se han refugiado en él utilizándolo como un espacio alternativo, sobre todo desde que aparecieron los blogs.

Dentro de esta amalgama de páginas infinitas se pueden encontrar dos de moneros que han utilizado el vehículo de los blogs para publicar aquello que saben que no pasará la censura o las exigencias de un medio tradicional.

Dos ejemplos para abordar: la página del monero Kabeza y la de J_______C. autor de la tira Caballo Negro. que se mudó a una nueva dirección.

El blog de Kabeza es un aparador de todo aquello que su autor sabe que no publicará en algún periódico. Principalmente consta de tres ramos: los cartones del Oso Bipolar, los cartones sobre Los momentos cumbres de la vida de Kabeza y comentarios al azar.

El sentido del humor de Kabeza es infantil, inocente y sádico. El Oso Bipolar siempre o casi siempre terminará descuartizando a sus amigos (un pingüino y un león marino). Se sentirá gordo y si lo molestan llorará, para inmediatamente sacar sus garras y hacer pedacitos a quien lo molestó. Aunque en ocasiones se encuentra tranquilo y hasta querendón, pero, de un momento a otro, la furia y sus garras aparecerán. Pues se llama Oso Bipolar, ¿qué no era obvio?

Los momentos cumbres de la vida de Kabeza giran alrededor del amor imposible del monero por una mujer llamada Lupita. Amor que arrastra desde la niñez y que nunca se verá consumado. Es aquí cuando vemos al Kabeza más infantil y blanco, sus cartones recuerdan las bromas de primaria y los chistes bobos. Pero los dibujos y las resoluciones en tres o cuatro cuadros despiertan la risa, siempre y cuando uno se encuentre en el mood.

Quizá lo más rescatable del monero chihuahuense es que cumple con una de las características principales de la comicidad: la unión de dos elementos bajo una misma apariencia que se presta a una doble interpretación, a un doble razonamiento. Por un lado se presenta una actividad normal: el oso bipolar y el pingüino van a un table. Son dos amigos listos para divertirse. Entonces la teibolera le avienta el brassier al oso quien piensa que le está insinuando que está tan gordo que necesita un usar uno.

Por otro lado una acción absurda en el contexto: el oso descuartizando a la teibolera. Las dos acciones se contradicen y a pesar de que la creación del monero es absurda también la mente del lector corrió por el mismo camino.

De una forma sui generis Caballo Negro cumple con la misma característica. Sus monos son más parecidos a una caricatura creada por un niño, casi siempre siguen la ley de la frontalidad y sus caras no expresan muchas emociones diferentes.

Quizá lo más rescatable del monero chihuahuense es que cumple con una de las características principales de la comicidad: la unión de dos elementos bajo una misma apariencia que se presta a una doble interpretación, a un doble razonamiento.

Isabel es una niña superprecoz, versión ultravulgar de Mafalda, quien desea coger todo el tiempo, novia de Caballo Negro, un caballo que siempre va la retaguardia de ella en cuanto a experiencias sexuales se refiere. Aparecen también Poe, un ¿pájaro? que detesta a todos y los manda a la mierda constantemente. Macoy un ¿qué? a quien únicamente le interesa acostarse con todos los que se dejen. Y algunos otros personajes pasajeros que interactúan con los principales.

En esta tira cómica los dibujos minimalistas e inocentes, en especial la figura de Isabel y sus diálogos similares a los de una película porno cómica, aderezados con múltiples mentadas de madre, son las dos contradicciones. De todas maneras el pensamiento de lector sigue el mismo camino del autor y ríe, sin saber bien de qué ríe. En un contexto diferente, con otros monos tal vez Caballo Negro no sería tan gracioso. Esto es lo que hace un buen monero, su calidad no reside únicamente en su sentido del humor o sus ocurrencias sino el cartón o la tira en su totalidad.

Este blog ocupó el segundo puesto de la lista Pascual de los 75 blogs más visitados, según el sitio del Pato Pascual: Majadería o de la reconstrucción del blog. Esta lista fue creada basándose en el número de links que tiene un blog en otras páginas personales. El de Caballo Negro tuvo 386 links de 219 blogs. También el de Kabeza está incluido con 169 links de 88 blogs.

J _______ C. se burló de la lista, minimizando su importancia y definiendo a un blogstar como alguien que tiene éxito en el mundo digital pero en el mundo real nadie lo conoce. Aun así, probablemente reconozca que gracias a los blogs su personaje es medianamente famoso y vendió todo su material impreso en la Feria Internacional del Libro de Monterrey.

Quizá la importancia de estos dos sitios es la posibilidad de publicar el trabajo de cada uno de los autores sin la necesidad de pasar por los medios masivos típicos. Quizá la teoría crítica no está errada y ahora necesitemos un mito digital, que no respete aquello mal llamado decencia y buen gusto. Tal vez necesitamos un Caballo Negro, a quien se le para de inmediato en cuanto su novia le invita a participar en una orgía o en cualquier actividad sexual muy poco ortodoxa. Ese sí sería un mito actual muy agradable, espejo de la sociedad contemporánea. ®

Publicado en: Agosto 2010, Cómic

Suscríbete a Replicante

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.