El estudio de la ciencia política

Cartas a los estudiantes de ciencia política (vol. 1), de Jorge David Cortés Moreno y José Ramón López Rubí Calderón

Cartas a los estudiantes de ciencia política (volumen 1) [México: Miguel Ángel Porrúa/BUAP, 2010] es un conjunto de quince textos, contando la presentación y la introducción, que como es evidente buscan ayudar a los estudiantes, pudiendo ser desde aquellos preparatorianos indecisos que tienen alguna licenciatura en ciencia política como opción de carrera hasta aquellos casi graduados o graduados que quieren acceder a un doctorado en Ciencia política en el extranjero.

Presentación del libro en la BUAP

Cartas… es un proyecto coordinado pensando en la mejor formación de los estudiantes de ciencia política. Con ese objetivo los coordinadores lograron conjuntar textos elaborados por destacados académicos de distintos países, edades y disciplinas. Manuel Alcántara Sáez (Salamanca), Dinorah Azpuru (Wichita State, Kansas), Luis Barrón (CIDE), Roberto Gargarella (Buenos Aires-Di Tella), Gerardo Munck (Universidad del Sur de California) con Richard Snyder (Brown), Patricio Navia (Nueva York-Diego Portales, Chile), Dieter Nohlen (Heidelberg), Enrique Ochoa Reza (UNAM), Jacqueline Peschard (UNAM), Octavio Rodríguez Araujo (UNAM), Armando Román Zozaya (Anáhuac del Norte) y Claudia Zilla (Berlín), conscientes de la problemática que viven los estudiantes fuera de Estados Unidos y Europa y asumiendo una responsabilidad frente a ellos y la disciplina, dibujan el panorama para nosotros y nos dan consejos basados en su trabajo y amplia experiencia.

Algo me parece muy importante en el libro y es que motivan a los estudiantes de ciencia política a adentrarse en ella, a desapegarse de la rutina de niños de primaria que nada más “cumplen” con sus “deberes y tareas” y a desarrollar sus talentos, pocos o muchos, en actividades verdaderamente académicas. Hacen lo anterior manteniendo una relación de respeto con el lector estudiante, tratándolo como “politólogo en formación”, “futuro colega” o “aspirante”, que me parece más propio de nuestra realidad. Eso debemos verlo también como motivación y exigencia. No están diciendo que todo esté bien con nosotros.

El libro parte de diagnósticos críticos de la educación en ciencia política. Existe, creo que en especial en los coordinadores, una visión no conformista de la enseñanza, que se particulariza en México y lugares como México. La idea es que mejore. Pero también una de las características novedosas del libro es ubicar a los alumnos como parte del problema. Las soluciones se ponen en los que estudian y en los que enseñan; los dos tienen que actuar.

Desde el principio del libro se deja claro que no basta con estar matriculado en un programa de estudios dedicado (o que se dice dedicado) a la ciencia política para realmente estar estudiándola o haciéndola. Resulta esclarecedor que buena parte de los textos hagan énfasis en distinguir la profesión del politólogo de la del político. El libro le muestra a aquellos que se encuentran inscritos en alguno de los programas de ciencia política pero solamente buscan vivir de la política, sea desde la política partidista o desde la “ciencia comprometida”, a qué se dedica la ciencia política. Para aquellos alumnos que lo que buscan es ser políticos y vivir de la política y no para la política (como en su momento distinguió Max Weber) o que buscan repetir ideología y no crear conocimiento, el libro les delimita el área de trabajo del politólogo. Leyéndolo se puede evitar que se formen falsas expectativas sobre la carrera.

Por las cartas y sus redacciones, por su utilidad tanto para la elaboración del proyecto de vida del estudiante de ciencia política como para su vida diaria, por el renombre de los diversos autores y por la nobleza del proyecto, invito a todo aquel que lea esta reseña a leer Cartas a los estudiantes de ciencia política.

A pesar de su tamaño, el libro aborda una buena cantidad de temas, aclara varias dudas y da una considerable cantidad de consejos. No pretendo hacer un resumen exacto, que me parece innecesario dada la reducida extensión del libro y porque los estudiantes tendrían que leer toda la obra, me limito a enlistar sin orden cuatro aspectos que encuentro muy importantes: 1) nos sugieren temas viejos y nuevos a ser estudiados politológicamente, como las tribus urbanas o el Estado y el poder en tiempos de la globalización. 2) Se aborda la importancia de la multidisciplinariedad, de la relación que se necesita entre la ciencia política, la cual es una disciplina, y la historia, el derecho y la economía, y otras disciplinas. 3) Dan una serie de consejos diversos que van desde el valor de la humildad, de las actividades extraescolares, del trabajo arduo, hasta otros aplicables a casos como el ingreso a estudios en el extranjero. 4) Mención aparte merece la carta de Dieter Nohlen (con esto no demerito ninguna de las otras) porque a los estudiantes nos ofrece un mapa en el cual basarnos para saber si vamos por el camino correcto, qué nos falta aprender, si lo que se nos enseña sirve a nuestra formación, etcétera.

El único “pero” que le pondría a las Cartas… es que el orden de los textos es alfabético, por lo que salté de un tema a otro conforme avanzaba en el libro. Creo que la comprensión de los textos sería más fácil si guardaran un orden temático, pero no deja de ser una impresión y una preferencia personal. Cartas a los estudiantes de ciencia política (volumen 1) es un libro bien coordinado (diferente a libros de otros autores que son un conjunto de pegotes desordenados) cuyos textos obedecen al objetivo original de los coordinadores, ayudar a los estudiantes.

Agradezco, sobre todo, la claridad en la redacción de todos los que escriben en este libro. Ninguno busca presumirnos su sabiduría, no usan palabras rimbombantes sin necesidad ni son de ésos cuya escritura se complica (para el que no es experto) no porque sea profunda, sino porque está mal. Es claro que los colaboradores comparten el objetivo de los coordinadores. Están conscientes siempre de hacia quiénes, mayoritariamente, está dirigido el proyecto. Me parece que la claridad denota las calidades de los colaboradores y los coordinadores.

Por las cartas y sus redacciones, por su utilidad tanto para la elaboración del proyecto de vida del estudiante de ciencia política como para su vida diaria, por el renombre de los diversos autores y por la nobleza del proyecto, invito a todo aquel que lea esta reseña a leer Cartas a los estudiantes de ciencia política, en su volumen 1. Por mi parte, espero el volumen 2. ®

Compartir:

Publicado en: Junio 2012, Libros y autores


Te invitamos a tomar nuestro curso en línea Presencia en internet para escritores.
Conoce el programa e inscríbete.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.