El fuego anarquista

Información y noticias recientes

Frente a la avanzada internacional del antagonismo ácrata y el papel destacado de las minorías anarquistas en México durante los últimos años, hemos decidido iniciar una profunda investigación con el objetivo de analizar el fenómeno, más allá del amarillismo de los medios de alienación masiva y de la autocensura —deliberadamente impuesta— de un sector del denominado “movimiento libertario”. Con tal propósito, comenzamos publicando este primer trabajo de una serie de entregas que dará cuerpo a este proyecto de investigación, particularmente interesados en el proceso de actualización de las ideas anarquistas y en el desarrollo de sus luchas a lo largo y ancho de la geografía mexicana.

Revive la anarquía en las ciudades de Portland y Seattle, cuna del movimiento internacional antagonista de comienzos de siglo.

En las primeras horas del 9 de noviembre se reportó el incendio de una sucursal del Bank of América, con domicilio en el número 4112 de East Madison Park, en plena ciudad de Seattle. La Policía de Seattle y el Departamento de Bomberos de la ciudad investigan el “sospechoso fuego” ocurrido alrededor de las 2 a.m. en el banco. Según el parte de prensa emitido por ambas corporaciones, se localizó “un par de objetos, gracias a las pesquisas de un perro entrenado, los que fueron enviados al laboratorio de investigaciones criminales para determinar la presencia de combustibles aceleradores”. Kyle Moore, vocero del Departamento de Bomberos de Seattle, añadió que “el fuego que comenzó en el techo del edificio tardó cerca de 45 minutos en ser extinguido”. Moore también comentó a la prensa que el Escuadrón Antibombas del Departamento de Policía de la ciudad de Seattle está tratando de obtener los videos de vigilancia del Bank of America y de los negocios vecinos en busca de “actividad sospechosa”. Uno de los investigadores del Escuadrón Antibombas reveló que “aunque hasta el momento no se han encontrado señales que apunten a una entrada forzosa a las instalaciones no se ha podido determinar aún si el sistema de alarma no se había activado”.

El mismo día (9 de noviembre) pero en horas de la noche, se registró un ataque incendiario contra el edificio del World Trade Center de la ciudad de Portland, Oregón. Según la información proporcionada a la prensa por el vocero del Departamento de Policía de Portland, teniente Robert King, el fuego se inició al activarse un artefacto incendiario colocado en una de las escaleras de acceso a las instalaciones. Dijo: “Somos muy afortunados de que este incendio no se haya extendido y que nadie resultara herido, pero el fuego causó algunos daños en el área de escaleras del edificio”, asimismo señaló como “presuntos responsables a los manifestantes de Occupy Portland”. King comentó a la prensa que investigan información confidencial que reportó el 31 de octubre pasado que un grupo de personas involucradas en la acampada Occupy Portland “estaban preparando o almacenando cocteles Molotov”, insistiendo en que no podía revelar más detalles para no poner en riesgo la investigación, pero que, “Obviamente, nos estamos tomando esto muy en serio”.

King comentó a la prensa que investigan información confidencial que reportó el 31 de octubre pasado que un grupo de personas involucradas en la acampada Occupy Portland “estaban preparando o almacenando cocteles Molotov”, insistiendo en que no podía revelar más detalles para no poner en riesgo la investigación, pero que, “Obviamente, nos estamos tomando esto muy en serio”.

Los señalamientos del vocero de los uniformados contra Occupy Portland parten evidentemente de un comunicado anónimo en solidaridad con “l@s manifestantes arrestados en la Plaza Jameson y en la Terry Shrunk”, en apoyo al compañero David Anthony Burgess y a “otras ocupaciones que han decidido luchar contra nuestros enemigos, especialmente en Okland y Roma”, donde “una minoría de ese 99%” decidida a enfrentar a las instituciones que consideran responsables de la violencia y la inequidad global se responsabilizaba por los ataques a las sucursales bancarias del Chase Bank y el Wells Fargo Bank del Boulevard Sandy en el centro de la ciudad de Portland, en las primeras horas del 5 de noviembre pasado. Tras los ataques quedaron destrozados los ventanales de ambos bancos y resultaron severamente dañadas las alfombras y el mobiliario de esas instituciones como consecuencia de las “bombas” de pintura que fueron arrojadas en su interior. En la misma declaración pública por el “Día de Acción contra los bancos” dejaban bien claro su repudio “contra tod@s aquell@s que creen que representan al resto de l@s participantes en Occupy Portland y condenan a David Burgess”, subrayando que cuando la Asamblea General de Occupy Portland “ostenta sus críticas a tácticas efectivas de lucha favoreciendo tácticas ineficientes de no confrontación, queremos aclarar que el movimiento Ocupa no está representado en estas declaraciones”. Por último, reafirmaban su contundente apoyo a las tácticas de lucha destinadas a incrementar la confrontación y el ataque contra los responsables directos de la actual situación mundial.

Aunque hasta el momento ningún grupo o persona se ha responsabilizado con los presuntos ataques incendiarios en las ciudades de Portland y Seattle, algunos comentaristas señalan similitudes con la ola de atentados incendiarios y explosivos reivindicados en fechas recientes por grupos antiautoritarios alrededor del mundo. Curiosamente, el 5 de noviembre, también en horas de la mañana, se reportaba el “incendio accidental” de otra1 camioneta de transporte de valores, esta vez en la Delegación Cuajimalpa del Distrito Federal, en México, donde quedaron calcinados más de tres millones de pesos, según reportes de prensa. Estos hechos “accidentales” serían reivindicados ese mismo día por una célula de la Federación Anarquista Informal que asegura haber realizado el ataque con “fuego anarquista convirtiendo en cenizas su puerco dinero en plena luz del día”. En las primeras horas de la madrugada del 6 de noviembre otra célula de la Federación Anarquista Informal “Capítulo Norte” reivindicaba el ataque incendiario a la estación de policía de la ciudad de Kerava, llamando a organizarse en Grupos de Afinidad para “tomar acción”, solidarizándose “con tod@s l@s que luchan por la liberación total y con tod@s aquell@s a quienes el Estado les ha robado sus vidas”, en alusión a los anarquistas presos.2 ®

Notas
1 Según un comunicado emitido por la “Célula Insurreccional Mariano Sánchez Añón, fracción de la Federación Anarquista Informal de México —agrupación que reivindica este ataque—, “El día 13 de octubre a las 3 de la mañana atacamos al capital quemando las camionetas blindadas de transporte de dinero de la compañía de Servicio Panamericano en la calle Olimpo esquina con San Francisco en la colonia La Martinica destrozando su sucia propiedad”. Esta información se corrobora por una nota tomada de la prensa que da cuenta del incendio de varias camionetas de transporte de valores el día 13 de octubre pasado en la colonia La Martinica de la ciudad de León, Guanajuato, así como de los hechos ocurridos el 5 de noviembre en la Delegación Cuajimalpa del Distrito Federal. Véase “Los cortocircuitos inexplicables de la prensa mexicana”.
2 Véase “Finland: Incendiary attack on Kerava police station”.

Compartir:

Publicado en: Diciembre 2011, Política y sociedad

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.