El momento de Ron Sexsmith

Lírica, poesía y melancolía

El cantautor canadiense de 47 años, casi desconocido para el mercado latinoamericano, busca conseguir con su nuevo disco, producido por Bob Rock, la proyección internacional que pese a su indiscutible talento no ha obtenido tras dos décadas consagradas a la música.

Ron Sexsmith

Si uno se asoma a la prensa de espectáculos en países como Canadá, Inglaterra y Estados Unidos se dará cuenta de que su nombre aparece con cierta insistencia en las páginas de algunas revistas y sitios de Internet especializados. No es casualidad. Han pasado casi veinte años desde que Ron Sexsmith debutara con discreción en la industria de la música con su Grand Opera Lane (1991), y casi quince desde que con su disco homónimo lograra llamar por primera vez la atención de la crítica. Hoy, el brillante cantautor tiene doce discos en el mercado. El último de ellos, Long Player Late Bloomer, acaba de ver la luz hace apenas unas semanas y lo ha hecho con inusitado éxito que incluso lo ha sorprendido a él, y es que antes de esta producción y pese a ser abiertamente admirado por artistas como Elton John, Paul McCartney y Elvis Costello, Ron Sexsmith había permanecido prácticamente en el anonimato además de que su música había sido catalogada dentro del género indie, hecho que si bien nunca fue en detrimento de su calidad ni de su valor artístico, sí llegó a relegarlo a ese rincón a veces oscuro y triste al que pertenecen los “artistas de nicho”; aquellos que aun conformes y satisfechos con su arte buscan de manera digna acercarse a los reflectores y conquistar la fama que a veces les resulta tan esquiva, tan inalcanzable.

Dueño de una voz que por momentos parece triste y a la que la instrumentación a veces simple y acústica que da vida a sus canciones no disfraza ni decora, Sexsmith ha decidido no darse por vencido en su afán de conquistar nuevos mercados y llevar la magia de su música a aquellos que estén ávidos de poesía lírica y acordes melódicos cargados de evocadora melancolía.

El resultado de este esfuerzo es precisamente su nuevo disco, el cual fue producido por el experimentado Bob Rock (Metallica), quien conforme a los intereses del artista dotó a las trece canciones que componen este material de arreglos más comerciales que dejan atrás aquellas grabaciones que incluso cautivaban por su sonido tan independiente y amateur, casi casero. En Long Player, Late Bloomer los instrumentos suenan fuerte y claro, sólidos, con un notable predominio de la batería y la guitarra eléctrica; quedan un poco más al margen el piano y la guitarra acústica, instrumentos que daban sustento a sus trabajos previos. Contrario a lo que podría pensarse, la esencia del artista no se pierde ni diluye, sino que se fortalece, pues la introspectiva ambigüedad de sus letras y ese sentimiento hondo que caracteriza a aquellos temas pausados y casi acústicos, que al menos yo considero sus mejores, como el maravilloso There’s Gold in Them Hills, a dúo con Chris Martin (Coldplay) —incluido en su disco Cobblestone Runway (2003)— permanecen en cada una de las nuevas canciones.

El nuevo material, que seguramente será imposible conseguir en México u otro país de América Latina, trae aparejado el documental Love Shines, que sigue al artista y al productor a las entrañas del estudio de grabación durante el proceso creativo en torno a este disco.

En Long Player, Late Bloomer los instrumentos suenan fuerte y claro, sólidos, con un notable predominio de la batería y la guitarra eléctrica; quedan un poco más al margen el piano y la guitarra acústica, instrumentos que daban sustento a sus trabajos previos.

Todo esto ha hecho que a últimas fechas el nombre de Ron Sexsmith cobre relevancia y que el aplauso a su alrededor se multiplique. Long Player, Late Bloomer ha cosechado grandes críticas y no ha decepcionado a sus seguidores, quienes a través de las redes sociales y el mismo foro de la página oficial, del cual él es miembro activo, han manifestado su contento por el tan anhelado “crossover” que por fin ha llegado al artista que han visto crecer y madurar, sin importar su suerte comercial.

En lo personal, ahora que contrasto las canciones de este último disco con algunas de sus anteriores, veo que al menos unas cuantas de estas últimas bien hubieran podido ser parte del nuevo material. Tal parece que lo único que faltaba era hacer un poco de ruido a su alrededor para despertar la atención de un público adormecido por unos gustos uniformes y globalizados.

Tras este fuerte impulso que ha recibido su carrera, ya será cosa de cada quien adentrarse en la obra del artista, y no dejar que el silencio a su alrededor vuelva a conjurarse una vez que la novedad en torno al lanzamiento encuentre su justo e inevitable reposo.

Actualmente Ron Sexmith se encuentra de gira por Estados Unidos, Canadá y algunos países de Europa. Aquí en México, algunos de sus discos pueden conseguirse en la tienda de iTunes. ®

Compartir:

Publicado en: Abril 2011, Música


Te invitamos a tomar nuestro curso en línea Presencia en internet para escritores.
Conoce el programa e inscríbete.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Angel Sánchez Borges

    Gracias por recordarnos que existe !!! Hace años que me compré varios de sus discos en 40 pesos en el botadero de Mixup y luego le perdí la pista…