EL RELAX Y LA NOSTALGIA

Esquivel! Remixed

Reconocido como The King of Spacial Pop en Estados Unidos, García Esquivel pasó casi sin pena ni gloria durante sus mejores años en el espectro musical mexicano dejando más que un legado de buena música, un estilo, una definición y hasta un sonido nuevo.

Para quienes rondan entre los treinta y unas décadas más es inevitable pasar de la nostalgia a la risa del “no lo puedo creer”: “Odisea Burbujas” suena en el reproductor de CDs. Es la última pieza de un trabajo de compilación y esfuerzo loable por rescatar una vez más del inconsciente colectivo —que recuerda los bailes de un grupo antropomorfo de animales encabezados por un científico pelirrojo en constante batalla con un apologista de la mugre— a uno de los genios de la experimentación musical que ha tenido este país, pero que cayó en el territorio de los ignorados por una industria y una masa de escuchas que no supo apreciar ni captar su creación. Esquivel! Remixed es el título del trabajo que Steven Brown (Tuxedomoon) y Carlos Becerra con base en Independent Recordings se dieron a la tarea de llevar a cabo durante los últimos años para revalorar y sentar definitivamente en su lugar en la historia musical de este país al indiscutible padre del movimiento lounge, Juan García Esquivel.

Una labor fina de remasterización que acentúa el trabajo experimental del músico mexicano fallecido el 3 de enero de 2002 redondea a la perfección la investigación y búsqueda acuciosa de Brown y Becerra en el universo esquiveliano, de tal amplitud que no deja de sorprender si seguimos escuchando la música que bailaban el sagaz Pistachón, la extraña Mafafa, el flemático Patas Verdes y el insoportable de su ahijado, único ratón amarillo, Mimoso. Un universo por el que pasa la sonorización de series estadounidenses como Lassie, Kojac, El Llanero Solitario o de programas de la XEW como Cri-Cri y Panzón Panseco junto a Gonzalo Gaviria —autor, con un peine, de nuestro estremecimiento al imaginar el tronar del cuello de Linda Blair girando 360 grados como efecto de sonido en El exorcista. Un espacio tan vasto en el que se plantea el dilema que resuelve Esquivel! Remixed (2006): prácticamente todos hemos oído el trabajo de Juan García Esquivel, pero pocos lo hemos escuchado. La memoria individual y colectiva de los últimos cuarenta años se enciende con las referencias anteriores y sin embargo sigue sin tener registro de lo mejor, al menos en una mayoría.

Reconocido como The King of Spacial Pop en Estados Unidos, García Esquivel pasó casi sin pena ni gloria durante sus mejores años en el espectro musical mexicano, dejando más que un legado de buena música, un estilo, una definición y hasta un sonido nuevo: el estéreo o que él llamaba con más gusto “sonorama”.

Reconocido como The King of Spacial Pop en Estados Unidos, García Esquivel pasó casi sin pena ni gloria durante sus mejores años en el espectro musical mexicano —cuya proclividad a lo facilón en la creación + producción = mercado no es nueva— dejando más que un legado de buena música, un estilo, una definición y hasta un sonido nuevo: el estéreo o que él llamaba con más gusto “sonorama”: la posibilidad de hacer que el sonido dé un giro de 360 grados y termine por envolver al escucha. Hoy figura de culto —y si no, habrá que preguntarle a Stereolab de dónde tomaron su nombre—, Esquivel recoge desde donde esté las mieles de un revival apenas llegado en los noventa y luego un poco apagado poco más allá de los círculos más clavados en el lounge para resurgir por desgracia sólo con su muerte, que movió un poco al reconocimiento de este músico completo. Piezas como “Mucha muchacha”, “Óyeme Chachita”, “Carioca” o su versión de “Bésame mucho” forman parte de este trabajo de recopilación de una parte de la historia musical de la humanidad que un mexicano aportó y que hoy son reanimadas a través de la participación en un segundo disco incluido en el set del Kronos Quartet (Estados Unidos), Terrestre (Nortec), Buscemi (Bélgica), Gak Sato (Japón), entre otros que asumen el reconocimiento de sus orígenes y rinden de esta manera tributo al creador musical.

En síntesis, un disco infaltable en la lista del ambiente lounge, una recopilación imprescindible para cualquier fonoteca o colección personal de música, un material ideal para la diversión, el cotorreo, el cachondeo, el relax y por qué no, para la nostalgia de algunos. ®

Aquí se puede bajar Esquivel! Remixed.

Compartir:

Publicado en: Agosto 2010, Música


Te invitamos al siguiente evento de la dibujante Diana Martín en Guadalajara.
Confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.