EL SINARQUISMO

La cruzada mexicana que no fue

La Unión Nacional Sinarquista (UNS), de raigambre católica y campesina, nace a la luz en 1937, justo cuando la Procuraduría General de la República tenía informes sobre la introducción de propaganda fascista y grupos subversivos en el país.

México y el mundo empezaban a tomar un nuevo rostro durante ese lapso. Ese mismo año el eje Berlín-Tokio-Roma acuerda reforzar sus posiciones con la Segunda Guerra Mundial adivinándose en el horizonte; se da el alzamiento de Saturnino Cedillo en el estado de San Luis Potosí y se descubre un complot para asesinar al presidente Lázaro Cárdenas, cuyos implicados eran Karl Petersen, cónsul honorario alemán en Puebla, y L. Yuzinraza, agente secreto japonés en la misma ciudad. Debido a tales circunstancias el movimiento sinarquista estuvo relacionado, desde sus inicios, con el fascismo, con el nacionalsocialismo alemán y el franquismo como aderezo ideológico. No es casualidad que Malcolm Lowry los pinte como los asesinos del Cónsul en Bajo el volcán.

Pese a que en los documentos oficiales de la UNS se define al “sinarquismo” como “gobierno, con autoridad, con orden”, contrario a la anarquía, y cuyos orígenes se remontan a 1914 cuando Tomás Rosales, “teogonista”, presentó sus ideas sobre la “Sinarquía” en la Sociedad de Geografía y de Estadística y en la Convención de Aguascalientes, el Frente Revolucionario Antisinarquista —gestado en el Congreso de la Unión— le endosaba un origen oscuro:

UNS es una palabra alemana que significa nosotros y es divisa política especial de un grupo de choque nazi. Esa misma palabra acompañada de otras dos, figuraba también en la divisa militar del partido del Kaiser Guillermo II durante la primera guerra mundial. La divisa era “Got Mitt Uns” y quiere decir: “Dios está con nosotros”. Esta frase la llevaban en la hebilla del cinturón todos los soldados alemanes que invadieron a Francia en 1914. La usaban también todos los espías alemanes.

Hellmuth Oskar Shreiter, alemán, ingeniero, militar, políglota, profesor de idiomas en el Colegio del Estado de León, habría sido la pieza clave para fermentar la ideología nacionalsocialista alemana en el pueblo mexicano. Según las mismas investigaciones del Frente Antisinarquista, el alemán, junto a sus discípulos —los hermanos Trueba Olivares, Torres Bueno, Manuel Zermeño, José Antonio Urquiza Jr., todos líderes sinarquistas— planearon el nacimiento de una organización nueva y “atractiva” para el pueblo mexicano. Y se añadía:

Los sinarquistas afirman que no existe en México un movimiento más sinceramente antinazi que el Sinarquismo. Esta antipatía que dicen sentir por el nazismo es tal vez la que los llevó a copiar sus métodos, sus banderas, su uniforme con una expresiva falta de originalidad; la bandera roja de los sinarquistas lleva en el centro un círculo y dentro de él, en verde, el mapa de México (en lugar de la swástica). El uniforme se compone de pantalones y camisola verde olivo, corbata del mismo género y en la manga izquierda, el brazalete a lo nazi con la insignia sinarquista. El saludo es una variedad del de los nazis con la diferencia de que el brazo derecho extendido, se quiebra a la izquierda oblicuamente.

La UNS no niega la participación de Hellmuth Oskar Shreiter en el movimiento, pero la limita sobremanera. Siguiendo la misma tónica y siendo dirigente sinarquista en 1941, Salvador Abascal deslinda a la UNS de cualquier nexo con el nazismo o el fascismo, basándose en sus principios nacionales para evadir cualquier similitud con movimientos extranjeros:

No puede ser nuestro modelo el nazismo, revolución específicamente alemana, hija legítima de la revolución protestante de Lutero. Ni el fascismo, que es, como el nazismo, deificación de una raza y de un gobierno; soberbia que ha de ser castigada con el aniquilamiento de Mussolini y de Hitler. No hay soberbia que Dios no humille.

Pese a tajantes declaraciones no puede deslindarse al movimiento tan fácilmente de la identificación con aquellas ideologías que destacaban en el escenario mundial. Franco, en primer lugar, con quien se tiene una correspondencia religiosa trascendental desde la perspectiva de la UNS:

En cuanto a Franco, es otra cosa; siempre he considerado yo que la salvación de México está en reafirmar su espíritu católico, su tradición católica, y como ésta la recibimos de España, nuestras ligas con España deben de estrecharse con el espíritu hispanista. Y como Franco fue quien restauró la hispanidad en España [...] con España tenemos relaciones de tipo ideológico, místico.

Del fascismo sentirán admiración hasta el punto de imitarlo, debido a:

el espíritu y férrea voluntad de aquellos pueblos que lograron elevar a sus países de la postración más ignominiosa a un plano de progreso material y poderío bélico asombroso. Las meras exterioridades, como el saludo, la disciplina y todo lo bueno que había en el espíritu de aquellos pueblos, como la mística nacional, fue lo que impresionó a muchos de nosotros y nos encontró dispuestos a la imitación.

Si bien es cierto que el sinarquismo era fascista en sus márgenes, internamente seguía un ideario nacional-populista y católico, según Jean Meyer. Los miembros de la Unión Nacional Sinarquista asumían el papel de redentores del país con el catolicismo como bandera y acción. Eran los nuevos cruzados en lucha contra los males que aquejaban al mundo, pero principalmente a México: en primer lugar el comunismo, sin dejar de lado la amenaza colonialista estadounidense, el liberalismo y cualquier manifestación ajena a lo “mexicano”. Meyer lo define de esta manera:

La UNS es idealista, populista, anticapitalista, antiburguesa, como los movimientos homólogos de la Hungría y la Rumanía de los años 30, de Turquía y de los países árabes en los 50 y 60. La Legión del Arcángel San Miguel, de Codreanu, combina cristianismo social, agrarismo y tradicionales, con el odio a los “alógenos” demócratas, comunistas y judíos. El juramento de legionario dice así: “Queremos llevar una vidas dura y severa, que excluya todo lujo y todo libertinaje. Queremos reprimir toda tentativa de explotación del hombre por el hombre. Queremos sacrificarnos siempre por la patria”. La UNS puede también ser comparada a los partidos agrarios de la Europa del Este de 1919 a 1949, al Integralismo brasileño, al salazarismo, al Uomo Qualunque italiano de 1944–1946 y al peronismo argentino.

De origen místico y conservador, el sinarquismo buscaba el establecimiento de un México bajo las directrices del catolicismo donde Estado e Iglesia volvieran a establecer lazos comunicantes, mostrando una nostalgia por la Edad Media. El “orden” como piedra de toque. Esta visión no fue desatendida por grandes sectores de la sociedad y logró seducir por igual a campesinos que a obreros y población urbana en todo el territorio nacional y el sur de Estados Unidos, pues la UNS es el primer organismo en el país que arropa a los migrantes mexicanos al sur estadounidense. Intelectuales como Guiza y Acevedo, Antonio Caso y José Vasconcelos también saludan al movimiento. No es extraña la respuesta ante la UNS. Gran parte de la sociedad estaba descontenta con los gobiernos emanados de la Revolución que no habían cumplido con las consignas de la lucha armada y sólo veían a una nueva clase política pugnando por intereses personales antes que por el desarrollo nacional. El mismo reparto agrario, llevado a cabo por Cárdenas, no satisface las demandas de la población e incluso llega a generar ámpula en diversas zonas del país. Con el fin de lograr sus propósitos agrarios el gobierno crea los grupos “reservistas”, células de campesinos armados cuyas balas dejaron muerto a más de un sinarquista. Es así como la UNS va tomando cada vez más fuerza hasta constituir un verdadero peligro para los gobernantes que nunca pudieron entenderlo completamente.

En una manera hasta entonces novedosa de fuerza el sinarquismo rechaza el poder y pugna, como parte esencial de su programa, por la libertad religiosa, coartada por esos años; posteriormente acometería el problema social, debido a las enormes desigualdades en el país, y finalmente pretendía injerir en el aspecto político. Sin embargo, siempre existió un amago de golpe de Estado por parte de un sector del movimiento, el liderado por Salvador Abascal, al que nunca se llegó.

Nazi

Dos batallas fueron imprescindibles para el movimiento. La primera se libró en el Tabasco garridista en 1938. Con un halo de ateísmo iniciado precisamente por Tomás Garrido Canabal —“Enemigo de dios y del alcohol”—, quien derrumbó iglesias, sometió al silencio a la religión y exigió que los ministros de culto fueran casados y educados en escuelas públicas para poder oficializar misas, en Tabasco sólo había un solo cura. Graham Green retrata a la perfecciónn este panorama en El poder y la gloria. Después de haber llegado a la entidad, Abascal organiza a los campesinos, llegan a Villahermosa sin previo aviso y una mañana la plaza principal está tapizada de católicos. La consigna: Libertad religiosa. Luego de mantener el paro por varios días se desata la represión. Cuatro muertos. Abascal sale de Tabasco, pero alcanzan el cometido. Se relajan las normas para permitir la libre práctica religiosa. La manera en que accionaron en Tabasco los sinarquistas la repetirán en gran parte del país, subrayando su poderío incluso frente a las propias autoridades federales. De un momento a otro, una ciudad podía ser tomada por el movimiento. El gobierno palidecía ante la marea, principalmente compuesta por campesinos, que llegaba a tren, caminado, a caballo, con el fin de participar en las manifestaciones de la UNS.

La segunda batalla fue totalmente utópica. En 1942 Salvador Abascal emprende la colonización de Baja California. Familias sinarquistas llegan a una región mortecina, con suelo árido, falta de agua y sin ayuda de la propia UNS que abandona el proyecto. Paradójicamente los colonizadores reciben apoyo de sus enemigos políticos: Lázaro Cárdenas y el entonces gobernador del estado Francisco Mújica, con tendencia comunista. Para 1944 el sueño se ha desmoronado. Robos, enfermedad y desilusión calan en los sinarquistas. Abascal regresa a la Ciudad de México y rompe con el movimiento, como presagio de la caída del sinarquismo.

El germen del problema de la propia UNS se halla en sus orígenes que pueden rastrearse desde 1925, cuando se erige la Liga Nacional de Defensa de la Libertad Religiosa, la cual buscaba básicamente arribar al poder mediante la revuelta cristera. Esta agrupación se disuelve entre 1930 y 1938, pero durante ese lapso no cesa su actividad en diversas partes del país.

Una de las razones por las cuales se apoya a Salvador Abascal en el sueño de colonización era precisamente el coqueteo que Santa Cruz mantenía con el gobierno federal y Estados Unidos en el contexto de la Segunda Guerra Mundial.

Con la sombra de Plutarco Elías Calles tras la silla presidencial hasta 1934 y como una manera de realizar su labor con una mayor libertad, la organización se guarece imitando el andamiaje de las sociedades secretas, como la masonería, y a las células del partido comunista, cuya definición son “legiones”. Estas legiones también se conocen como “La Base” u Organización, Cooperación, Acción (OCA) que estuvo formada por once secciones: 1) patrones, dirigida por Antonio Santa Cruz; 2) Obreros; 3 y 4) no existieron nunca; 5) enlace; 6) propaganda; 7, 8, 9 y 10) fueron fantasmas; 11) Unión Nacional Sinarquista (UNS). Cuando nace oficialmente el movimiento sinarquista —el 23 de mayo de 1937, en la ciudad de León, en una vivienda ubicada en la simbólica calle de Libertad— se establecen dos mandos. El primero era el visible, el líder de la UNS; el segundo, un organismo a la sombra y verdadero dirigente del movimiento: La Base, comandada por Santa Cruz.

Una de las razones por las cuales se apoya a Salvador Abascal en el sueño de colonización era precisamente el coqueteo que Santa Cruz mantenía con el gobierno federal y Estados Unidos en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. Existieron voces que denunciaban que los sinarquistas buscaban en realidad la construcción de una base área para las tropas japonesas en Baja California, pero el proyecto tan sólo sirvió para diluir el brazo más radical de la UNS comandado por Abascal, cuya fuerza, infiltración social e ideología eran vistos con recelo tanto por el gobierno mexicano como por los organismos de inteligencia estadounidense.

Ellos pretendían la salvación del país y para esa salvación no hacía falta el andamiaje administrativo y político propicio de la “redención”, del establecimiento de un Estado acorde con lo que exigía el momento histórico.

Luego de la segunda mitad de los años cuarenta el sinarquismo sigue la línea cívico-política, encabezada por Manuel Torres Bueno y Juan Ignacio Padilla, teniendo como perspectiva la injerencia en las tomas de las decisiones oficiales desde el poder. Plantearon la necesidad de formar un partido político; propósito que se llevó acabo con Fuerza Popular, en 1946, y el Partido Demócrata Mexicano (PDM), registrado legalmente en 1979 y perdiendo el registro temporalmente en 1994 cuando se presentó como Unión Nacional Opositora (UNO), y perdiendo finalmente el registro luego de las elecciones en 1997. En la década de los noventa muchos simpatizantes del sinarquismo se adhieren a las filas del Partido Acción Nacional.

La pretendida Cruzada Sinarquista, que llegó a ser el movimiento social más importante de Latinoamérica en los años cuarenta del siglo XX, carecía de la exposición de políticas públicas ad hoc a los nuevos tiempos vividos en México y en el mundo, pero posiblemente esas justificaciones estaban de más para los propios miembros de la UNS. Ellos pretendían la salvación del país y para esa salvación no hacía falta el andamiaje administrativo y político propicio de la “redención”, del establecimiento de un Estado acorde con lo que exigía el momento histórico. Era simplemente un acto de fe. Reconocerse sinarquista no se trataba de ser miembro de algún partido político. El ingreso a la UNS, a la cofradía que en ese momento estaba ofreciendo las respuestas negadas por el régimen revolucionario, era un renacimiento, un verdadero cambio en la manera de percibir la realidad. Como lo dice el propio Meyer: “Se entraba, pues, en la Unión como en la religión: el que lo hace se convertía en un hombre nuevo, se moviliza como soldado, se pone en marcha. La vida adquiría un sentido”. ®

Bibliografía propuesta

Salvador Abascal, La reconquista espiritual de Tabasco en 1938, México: Tradición, 1972.

_____, Mis recuerdos. Sinarquismo y colonia María Auxiliadora, México: Tradición, 1980.

_____, Tomás Garrido Canabal. Sin Dios, sin curas, sin iglesias, 1919-1935, México: Tradición, 1987.

Rubén Aguilar V. y Guillermo Zermeño P., Religión, política y sociedad: el sinarquismo y la iglesia en México (nueve ensayos), México: Universidad Iberoamericana (Departamento de Historia) 1992.

_____, “De movimiento social a partido político: de la UNS al PDM”, Jorge Alonso (comp.), El PDM, movimiento regional, Guadalajara: Universidad de Guadalajara, 1989, pp. 65-176.

Juan Aguilera Azpeitia (dir.), Historia gráfica del Sinarquismo, México: Comité Nacional de la UNS.

Fernando Amilpa, La maquinación sinarco-fascista al desnudo, México, 1946.

José Rogelio Álvarez, “El orden social cristiano: un nuevo fascismo”, Tiempo, julio de 1947.

Carlos Alvear Acevedo, La Iglesia en la historia de México, México: Jus, 1975.

Juan Jerónimo Beltrán, El PAN y la UNS, dos caras de la misma falsa moneda, México: Asociación Leandro Valle, 1964.

Hugh Campbell, La derecha radical en México, 1929-1949, México: Sep-Setentas, México, 1976.

Anne Marie de la Vega Leinert, Histoire du mouvement sinarquiste, 1934 1944: contribution à l’histoire du Mexique contemporain, París: Tesis/disertación, Universite de Paris, 1975.

Alfredo Félix Díaz Escobar, Yo se los dije… el peligro sinarquista, México, 1948.

René Garza Capistrán, “El movimiento cristero y el sinarquismo”, en Mañana, 7 de abril de 1950.

_____, La Iglesia Católica y la Revolución Mexicana, México: Atisbos, 1964.

Édgar González Ruiz, Los Abascal: conservadores a ultranza, México: Grijalbo, 2002.

Mario Gill, Sinarquismo, su origen, su esencia, su misión, México:Club del Libro “México”, 1944.

Héctor Hernández García de León, Historia política del Sinarquismo 1934-1944, México: Universidad Iberoamericana.

Héctor Hernández, The Sinarquista movement: with special reference to the period 1934-1944, Londres: Minerva, 1999.

Malcolm Lowry, Bajo el volcán, Tr. Raúl Ortiz y Ortiz, México: Era 1997.

Jean Meyer, El sinarquismo, el cardenismo y la iglesia: 1937-1947, Méxco: Tusquets Editores, 2003.

_____, Le sinarquisme: un fascisme mexicain? 1937-1947, París: Hachette, 1977.

_____, La fiebre aftosa y la Unión Nacional Sinarquista (1947), artículo.

José Guadalupe Muñoz Ramos, Lo que México debe saber del sinarquismo, México: UNS, 1998.

Eva Nohemí Orozco García, Salvador Abascal y la colonia Sinarquista María Auxiliadora: sociedad utópica en Baja California Sur, 1942-1944, Tesis/disertación, Hermosillo: El Colegio de Sonora, 2005.

Juan Ignacio Padilla, Sinarquismo: contrarrevolución, México: Editorial Polis, 1948.

Partido Demócrata Mexicano / Unión Nacional Sinarquista, El Demócrata: Órgano oficial del Partido Demócrata Mexicano, publicación periódica, México.

Luis Rivero del Val, Entre las patas de los caballos, México: Porrúa, 2002.

Flavio Rocha, La Unión Nacional Sinarquista, en letargo, está en espera de su líder, México: UNS.

Pablo Serrano Álvarez, La batalla del espíritu: el movimiento sinarquista en El Bajío, 1932-1951, México: Conaculta, 1992.

Unión Nacional Sinarquista (México), Pedro Sinarquista: novela popular histórica de la Unión Nacional Sinarquista, México: Editorial SPES, 1951.

_____, El sinarquismo: su ruta histórica, ideario y postulados, documentos, México: UNS, 1953.

Carlos Zapata Vela, Alfredo Félix Díaz Escobar, Comité Nacional Antisinarquista (México), La colonización de la Baja California, México: Imprenta de la Cámara de Diputados, 1941.

Comentarios

3 Respuestas a “EL SINARQUISMO”
  1. Salvador García dice:

    Ante las críticas sólo puedo remitirme a dos fuentes. La primera de ellas, lo que escribía el líder sinarquista Salvador Abascal en los cuarenta, y la segunda la extraodrinaria investigación de Juan Alberto Castilo. Como para otros intelectuales y grupos mexicanos, el nazismo fue una vía que no se soslayó en los primeros años de la UNS:

    1) “Los acontecimientos internacionales me hacen imaginar que las Democracias van a perder la guerra, que los Estados Unidos se verán impedidos, como en el periodo de 1860 a 1865, para intervenir en México y que la Alemania triunfante dejaría que el mundo hispánico se reconstituya conforme a su tradición católica y corporativa” (“Mis recuerdos, Sinarquismo y Colonia Maria Auxiliadora (1935/1944)”, prólogo de Salvador Borrego, Tradición, Mexico, 1980, p.530).

    2) Juan Alberto Cedillo, Los nazis en México, Random House Mondadori, México, 2010.

  2. Demasiadas contradicciones, demasiada credulidad a “fuentes” que en realidad eran instrucciones de la Secretaría de Gobernacion o de los destacados lideres de la CTM.

    El Fascismo es un Estado que niega la posibilidad de oposicion y disidencia,que controla estrictamente la Vida Sindical, empresarial, los MEdios de Comunicacion, y todo lo que ALthauser llama Aparatos Ideologicos del Estado.

    Un régimen así, en México, ha existido desde que el “Jefe Máximo”, Calles, impusiera su régimen y sus “presidentes” controlados por él mismo.

    Sin embargo, su discurso, anticlerical, hizo creer a la izquierda ingenua, fanaticona y poco crítica, que Elias Calles era el Caudillo Proletario.

    El articulista no toma en cuenta,que Cedillo se alzó contra Cárdenas, obedeciendo a Elias Calles. Igual que Garrido Canabal tratará de hacerlo (incluso creyendo que engañaba a Cárdenas).

    El Sinarquismo jamás dió la mínima importancia a Alemania, a la “Raza Aria”, se declara un movimiento “queremos una autoridad legítima, emanada de la LIBRE ACTIVIDAD DEMOCRÁTICA DEL PUEBLO”.

    Jean Meyer quiso hallar catolicos fanáticos y buscó hasta que encontró alguno.

    La CTM declaró que el profesor Schreiter (que enseñaba contabilidad y era bastante mayor de edad, además de vivir en México desde la época de la Revolucion) era el “cerebro nazi” que fundara el Sinarquismo.

    Cosa rara, pues el Movimiento jamás lo tuvo ni de “asesor” ni de nada. Lo unico que hubo, fue un boleto de una rifa que el aceptó comprarle a su alumno JOsé Trueba, por cierto, estudiante de derecho que organizara a artesanos en cooperativas.

    En fin… Demasiadas fantasías para encontrar nazismo donde no lo hay.

    En esa lógica, esperaríamos entonces una explicación de porqué marxistas mexicanos usaron durante décadas, el mismo simbolo y principios que los Pol Potianos y los de Sendero Luminoso. Ahi si, la misma simbologia.

    Queda claro, que hay de socialismos a socialismos. Eso es claro para quien tiene criterio y entiende los tiempos históricos.

    ¿Porque pues insistir,contra toda razon, que el Sinarquismo es fascista si el fasicsmo estaba instalado en Palacio Nacional mientras los Sinarquistas eran masacrados, torturados, encarcelados, persguidos por querer esa “libertad Democrática” que pregonan en su Manifiesto y sus Documentos, desde 1937 a la Fecha?

    Posd. Los Sinarquistas de Jalisco fueron los que comenzaron a denunciar a Emilio Gonzalez Márques ANTES que los Medios. Fueron ellos los que acuñaron el término de “Etilio” pues ya lo conocian como un aficionado inmoderado a la bebida.

  3. Jesús A. Castañeda dice:

    Entre los ex miembros del sinarquista PDM que en los noventas se anexaron al PAN se encuentra el actual gobernador de Jalisco, Emilio González, el famoso “Etilio”. “Etilio”, además, no fue cualquier miembro del PDM: fue su presidente entre 1988 y 1989.

Aquí puedes replicar
Para poder comentar en este espacio lee antes nuestras Políticas de uso. Replicante se reserva el derecho de publicar los comentarios dependiendo de su seriedad y aportación a una discusión. No se publicarán comentarios desinformados, agresivos u ofensivos. Si encontraste algún error, información falsa o sesgada te agradeceremos que nos lo hagas saber. Gracias.

Replicante recomienda

  • Segunda edición de Desafío #Cuentuitero: Con el Centro de Cultura Digital como sede, Desafío #Cuentuitero llega a su segunda edición, con nuevos lineamientos y un jurado electrizante....
  • Desafío en red: las revistas culturales digitales: Violeta Serrano / Perfil: Desde el siglo XIX, el periodismo no había sufrido un cambio tan drástico como ahora, en tiempos de internet. Junto con las retóricas del hipervínculo y el fin de la propaganda, la pregunta sobre cómo hacer periodismo —y sobre todo, cómo financiarlo— resulta un interrogante capital y conflictivo....
  • Paco Gruexxo y su imperio en Tlatelolco: Georgina Hidalgo Vivas: Irónicamente, cuando la represión a la juventud estaba en su apogeo, políticos priistas se posicionaron gracias al rock que se tocaba en los gimnasios, teatros y deportivos de la Unidad Habitacional Tlatelolco. Detrás de esas tocadas que no había en el resto del DF estaba un personaje sin igual en la historia del rock mexicano....
  • Oportunidad histórica para hacer exigibles los derechos de la población con discapacidad en México: Emma González: El Comité de expertos de Naciones Unidas en materia de discapacidad evaluará por primera vez en septiembre de este año al Estado mexicano y éste tendrá que rendir cuentas sobre su actuación en la protección, promoción y garantía de los derechos de las personas con discapacidad en el país....
  • Cuba: más de 800 detenciones políticas en marzo, más de 2.900 en el primer trimestre: Durante el recién concluido mes de marzo hemos podido verificar al menos 813 detenciones arbitrarias por motivos políticos, sin poder esperar por nuevos reportes que seguramente nos llegarán después del cierre de esta información....

Suscríbete gratis a Replicante


FacebooktwitterPinterestBoletínRSS
Highslide for Wordpress Plugin