En el aniversario del Che

Bienaventurados los que se aman a lo largo de sus noches;
Dulce canción los ata: la voluptuosidad que parece infinita.
Para ellos crece en silencio el verde pasto, la primavera adorna
sus jardines
Y la brisa del mar, la fresquísima, acaricia la frente,
Besa el fulgor de una mirada oscura, se extasía y se pierde
En la curva perfecta de unos labios…

Digo: quienes agonizan junto al cuerpo amado
Y se dieron tiempo, antes del responso,
De limpiar atuendos, de escoger pecados,
No son los que murieron en barrancas nocturnas,
Embriagados de gozo al verse malheridos…

Unos intuían que en las profundidades
imperaba la ley
Y se dispusieron, serenos, a esperar su llegada.
Hubo otros, ávidos de impaciencia; se asieron a la vida
Como a una brasa; dicen que sin amor, pero amorosos
en su delirio extremo;

Alguien los vio pasar, sucios, desencajados,
acaso perseguidos,
Mascullando “por siempre”, “jamás”, “regresaremos”…

Embriagados de olvido cuentan sus cicatrices
Con los dedos, y en cada aniversario celosamente
Inclinan sus desvaídos, vandálicos recuerdos,
ante el que armó su voluntad con frenesí de arquero,
Sólo para caer desde lo más alto
En medio de los gritos
ligeramente histéricos
De los que hicieron de la premonición
Balido de batalla y, farsantes,
se llamaron “epígonos”…

No fueron días de gloria, Baudelaire, de acuerdo;
Mas qué decir del maltratado orgullo
De los que combatieron, y con qué irónica sonrisa
Agradecer las esquelas hipócritas, los mentirosos duelos
“En honor” del tropel de errantes-insurrectos: cese el
Viscoso humor del arrepentimiento…

Levantemos mejor los espumosos tarros,
No para celebrar los larguísimos días
de humo y guerra,
De una tripulación violenta y lúdica que es
Ahora nada: polvo en el viento…

No para recordar la patética prisa de quienes,
Antes de caer,
Escribían su epitafio: “Los que estábamos vivos
nos estamos muriendo”…

Mejor, sin amargura, brindemos por los vivos
Y también por los muertos,
Y al final, ¿por qué no?,
Un brindis por nosotros, por el tropel hirsuto
De los que aún ahora
Nos imaginamos correr contra el viento… ®

Compartir:

Publicado en: Octubre 2012, Poesía


Te invitamos al curso Presencia en internet para escritores el próximo sábado 2 de septiembre.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Don Calixto

    Se le puede hacer critica a un poema? Seria como dinamitar la mina con sus mineros.