ENTREVISTA CON DORIAN

Pop electrónico español

En el marco de la presentación de su nuevo disco, La ciudad subterránea, el pasado mes de septiembre los integrantes de la agrupación española de pop electrónico, Dorian, estuvieron en la República Mexicana, actuando en vivo en las ciudades de Monterrey y Guadalajara, con escala en la Ciudad de México para hacer presentaciones de medios.

La banda, tras ocho años de estar en el circuito de las agrupaciones de neotecno-pop de habla hispana, se ha consolidado de manera exitosa tanto en su natal España, como en buena parte de Europa, y ahora en México. Replicante digital estuvo con ellos durante su breve estancia citadina y esta es la conversación que mantuvo con tres de los cuatro integrantes de la agrupación.

¿Cómo comienzan? ¿Cómo se les ocurre la idea de hacer la agrupación? Es decir, imagino que ustedes tenían ciertas preferencias musicales, ciertas influencias y de ahí surge la idea de hacer una banda; o, si es que ya venían de otras agrupaciones.

Belly: Nosotros somos grandes amantes de la música desde siempre. Algunos ya venían de otras agrupaciones. Nos conocimos allá por el 2000, en Barcelona, justo cuando surgía allí todo un auge de los clubes y la música electrónica. Así comenzamos con este proyecto cuya idea era fundir dos grandes mundos: por un lado, la música pop heredada de la que en su momento se llamó la nueva ola del rock de los ochenta, de quienes somos muy fans, y por otra, la cultura de los clubes electrónicos con sonidos más actuales. Creo que el proyecto ha sido una búsqueda para obtener el sonido propio que ahora se consolida con nuestro tercer disco, La ciudad subterránea, que se edita en México en el mes de octubre [por I+D y Terrícolas Imbéciles].

Al materializar su proyecto musical, al iniciar con el grupo, con esta interesante propuesta electro-pop, ¿ustedes detectan una necesidad en el mercado, una necesidad en el público, una necesidad en ustedes para hacer este tipo de música? ¿O fue una combinación de las tres cosas?

Bart: La verdad es que al inicio no fue muy sencillo, porque en ese entonces había un cierto rechazo a los grupos que ejecutaban este tipo de música y cantaban en español. No quedaba muy clara la mezcla del español, el rock y la música electrónica. Al principio, hubo cierta dificultad, pero poco a poco fuimos conquistando al público, que fue simpatizando con nosotros, hasta llegar al día de hoy en que sentimos que sí hay un reconocimiento de nuestro trabajo, sobre todo por la personalidad de la propuesta; el esfuerzo de tamizar las influencias con el sello personal.

La premisa clara desde el inicio era tener nuestro sonido, aunque el camino para obtenerlo no fuera el más claro y el más recto.

Belly: Sí, cuando iniciamos era un momento que en Barcelona había una escena indie, en la que se cantaba en inglés, entonces nos decían que si cantábamos en castellano, no tiraríamos hacia adelante; pero eso ha cambiado a nuestro favor, ya que hoy es justamente lo contrario: cuando una banda tiene que cantar en inglés, pues la industria [española] le dice que si no canta en castellano, no va a funcionar. Entonces, sí que en su momento fue raro mezclar el castellano con el rock y la electrónica, pero el tiempo nos dio la razón, ya que hoy es una cosa muy común, hay muchísimas bandas a nivel internacional que mezclan con muchísima facilidad estos dos géneros, y quizá con el tiempo se van a acabar por fundir y ya nadie va a diferenciarlos.

Ahora, decían sobre las influencias españolas de hace una generación en su trabajo, pero también cuando se les escucha, hay ahí una fuerte influencia de lo que se hacía en el tecno de Inglaterra de hace dos décadas y media. En este sentido, hay en su música una retoma clara de la música pop de hace un cuarto de siglo en España e Inglaterra; sin embargo, hay igualmente un sonido actual y propio, ¿cómo lo logran?

Belly: Justamente esa era nuestra ambición, nuestro anhelo, y que continuaremos buscando toda nuestra vida: tener una forma de discurso que sea propio, único y tuyo, ya que eso es lo que te hace diferente, lo que hace grande a una persona, que busque dentro y que reivindique su personalidad por encima de todo. Si bien es cierto que tenemos influencias del pasado, porque todos en el grupo somos muy melómanos, en consecuencia nos nutrimos de todas esas influencias, como las que tú mencionas, aunque también hay muchas otras. Tal es el caso de grupos más oscuros como The Cure, Siouxie and the Banshees o Joy Division, porque escuchamos mucha música y nos dejamos influenciar por ella. Pero siempre pasándolo por nuestro tamiz personal.

Jordi: La premisa clara desde el inicio era tener nuestro sonido, aunque el camino para obtenerlo no fuera el más claro y el más recto.

¿Cómo se logra ese tamiz? Sé que para el que crea a veces es difícil determinarlo, porque simplemente las influencias están ahí y el trabajo propio también, para el creador es sólo decir “lo hago y ya, así me sale”, pero ¿cómo se da esto en su caso?

Jordi: Si bien es cierto que es difícil dar una definición de esto, en nuestro caso hay una persona que nos mantiene muy en la línea hacia donde vamos, aunado a que tenemos claro lo que queremos.

Belly: Jordi se refiere a Mark, quien es el principal compositor y letrista de la banda, quien tiene el don personal de hacer canciones; en su caso es algo muy nato, muy espontáneo, es decir, es algo que viene muy natural en él. Incluso cuando nosotros nos rompemos la cabeza para ver qué dirección le podemos dar a nuestro sonido, una dirección que sea nuestra, que no sea la trillada, la de los caminos fáciles, preconcebidos, como se suele hacer en la industria, que sería lo más fácil, nos ayuda siempre a encontrar la forma a esa canción, dar el giro que mejor le viene. A veces, tenemos que grabar una pieza varias veces, como nos pasó con el anterior disco, para dar el tratamiento que se merece la canción.

Jordi: Intentamos no forzar nada, que todo sea muy natural, pero a la vez, sí tenemos que parar y empezar a trabajarla más para encontrar eso que estamos buscando y que suene como nosotros queremos, lo hacemos; no tenemos ningún problema en ese sentido. Hemos desmontado canciones muchas veces.

Queríamos mezclar la sofisticación electrónica con la música de una banda de rock, nuestra banda; mantener el sonido que puedes generar en vivo y no caer en lo excesivamente sintético. Creo que al final lo conseguimos, estamos muy orgullosos todos de ello.

Belly: El sonido es una cuestión de investigación, es el caso de nuestro último disco hasta la fecha, en el que queríamos fundir elementos analógicos con los digitales, que son los propios de la música electrónica, de una forma muy intensa, como nadie en España había hecho antes. No teníamos, en consecuencia, ninguna fórmula preestablecida para ello, así que buscamos a dos productores de música de géneros muy distintos para que nos apoyaran a lograrlo. Uno de ellos, Dibosso, venía del hip-hop; con él grabamos guitarras, bajos, piano, todos los elementos tradicionales, y después lo llevamos al estudio de Alex Ferrer, quien es uno de los más renombrados productores de música electrónica en este momento en España. Ahí logramos un tinte más actual, con técnicas sofisticadas de producción. Encontrar esa fusión fue complicado, ya que queríamos mezclar la sofisticación electrónica con la música de una banda de rock, nuestra banda; mantener el sonido que puedes generar en vivo y no caer en lo excesivamente sintético. Creo que al final lo conseguimos, estamos muy orgullosos todos de ello.

Quiero comentar ahora sobre la ampliación de los círculos artísticos cuando inicias con un proyecto independiente que, con el tiempo, se vuelve exitoso en la recepción del público: comienzas en el circuito local, con cierta cantidad de gente, más o menos reducida, digamos a nivel de clubes, con unos cuantos cientos de asistentes; de repente empiezas a gustar, se amplía el círculo, comienzas a tocar ante más gente en lugares diversos, más grandes, y después todavía más, hasta que acabas tocando ante diez mil o veinte mil personas, ya sea, como en su caso, en otros lugares de Europa o aquí en América. ¿Esto te cambia como persona?

Belly: No, a nosotros no nos ha cambiado en lo más mínimo, porque empezamos desde abajo y el ascenso ha sido muy lento, entonces nosotros hemos sido muy conscientes de cada etapa que hemos vivido, hemos peleado mucho por un lugar y no nos daría miedo volver a empezar. Tenemos el mismo espíritu de ilusión con el que comenzamos en España hace algunos años. Quizá el que se te suba a la cabeza es más propio de los casos cuando el éxito te llega muy rápido, muy de golpe, y no comprendes bien qué es lo que te está pasando y no sigues la evolución artística de tu proyecto porque no la comprendes. Ahí puedo entender que alguien se quede un poco mareado y pierda un poco la noción del mundo, pero no ha sido nuestro caso.

Bart: Incluso hemos trabajado muy de cerca con todo lo que rodea a la industria como el marketing y el management; igualmente seguimos tomando nuestras propias decisiones artísticas, nunca hemos dejado nuestra carrera en manos de nadie, siempre hemos ido sumando y construyendo desde el inicio del trabajo. Esa es nuestra historia y sabemos lo que nos ha costado. Por lo tanto sería algo estúpido creernos ahora algo que no somos. El cambio en nuestro caso ha sido algo muy controlado.

Jordi: El ejemplo de los círculos que tú has dicho es muy bueno, porque realmente han sido círculos que poco a poco se han ido expandiendo; es decir, no surgió de repente un súper círculo que nos ha avasallado. Hemos ido muy poco a poco, porque así lo hemos querido, ir despacito para hacerlo bien.

Belly: Asimismo, ha sido muy importante rodearnos de las personas adecuadas, y todo nuestro equipo está muy bien integrado con nosotros, tanto nuestra disquera como nuestra gente de management en España son nuestros mejores amigos, han crecido con nosotros. Lo mismo ha ocurrido ahora que hemos trabajado en México con Terrícolas Imbéciles, son un gran equipo y son muy buenos amigos. Son amantes de la música y tienen una filosofía muy parecida a la nuestra, y esto es muy importante para nosotros.

Jordi: Esto no lo sabíamos, nos han agarrado y lo hemos descubierto. Somos gente con mucha suerte porque conseguimos trabajar y conocer a gente que es muy similar a nosotros.

Bart: Sin duda hemos tenido suerte en ese sentido, pero al mismo tiempo hemos eludido a otro tipo de personas que también se nos han acercado.

Eso se refleja también en el mantenimiento de una propuesta musical con sello propio. En este orden de ideas, ¿podríamos decir que son punteros de este estilo de electro-pop del nuevo milenio en España? ¿Están creando una nueva generación de grupos que impactará como lo hizo la legendaria generación del pop español de hace veinticinco años?

Belly: Quizá tenemos que esperar, porque hemos sido una rara avis en nuestro entorno. Cuando nosotros aparecimos había un entorno más roquero, identificado con el grupo Los Planetas, y justo ellos han tenido su repercusión un poco más tarde. Recuerdo que cuando empezamos a tocar todas las bandas copiaban a Los Planetas, y esto no ocurre todavía con la tendencia que nosotros manejamos. No lo veo ahora con ninguna banda, sobre todo porque todas ellas son nuestras compañeras de generación y cada una tiene su estilo. Tendremos que esperar a ver qué pasa con nuestros “hermanos pequeños”.

Bart: Es prematuro, no somos nosotros quienes tomamos esa decisión, esto se verá con el tiempo. En este momento estamos haciendo nuestra carrera y abriendo nuestro camino, más o menos, pero si una banda se acercara demasiado a lo que hacemos nosotros, sería muy obvio. Pero con el tiempo nuestras ideas y la influencia de algún tipo que podamos tener en otros, pues sí que se van dando, pero por ahora es muy pronto para saberlo.

Jordi: Sin duda hacemos algo personal, si eso vale como puntero, pues quizá sí, estamos haciendo algo que es nuestro sonido específico, y en ese sentido tal vez sí: no hay muchas bandas que hagan algo que se parezca a lo que hacemos nosotros, aunque en nosotros pueden distinguirse las influencias de otras generaciones musicales en nuestras creaciones.

Pasemos ahora a su visión desde Europa: ¿cómo ven la escena del pop en México en general? De repente uno siente que cuesta trabajo aquí; que hay gente que está haciendo cosas de calidad, pero hay que estar arando en el desierto. En la medida que han tenido cierto conocimiento de lo que pasa aquí, ya que han trabajado con algunas bandas mexicanas y han estado en algunos festivales acá, desde esa perspectiva, ¿qué es lo que perciben?

Belly: Nosotros conocemos bien a Zoé. Ellos han venido a tocar con nosotros a España y nosotros hemos tocado con ellos aquí. Es una banda que creemos que tiene un gran nivel y que puede llegar a ser muy importante en lo internacional. Al margen de eso, lamentablemente no hay mucha comunicación en materia artística entre los dos países. Lo que nos llega a España es muy poco. Es hasta esta visita que nos hemos dado cuenta de que hay una escena importante, con muchas bandas, y un cambio de cultura importante. Así que hemos escuchado un poco más de lo que se hace aquí, pero tampoco es mucho lo que hemos podido conocer. Cosa que es una lástima, porque a pesar de que compartimos idioma, a veces en España conocemos más lo que se hace en Estados Unidos y Gran Bretaña, no obstante que tenemos más que ver con vosotros que con ellos. Sería algo muy positivo tener más conocimiento de lo que se hace en español. Además, en España son bien valoradas las bandas que cantan es castellano, por lo que estaría muy bien que pudiéramos tender un puente con México y el resto de América Latina, como se hizo en los ochenta.

Jordi: En relación con el puente que menciona Belly, hay grupos para hacerlo, hay mucha gente haciendo cosas interesantes, sólo falta la voluntad.

Lamentablemente no hay mucha comunicación en materia artística entre los dos países. Lo que nos llega a España es muy poco.

Bart: Si hay grupos que han ido subiendo sin ayuda de nadie, se puede hacer también de esa manera. Como me decía Quique, de Café Tacuba: lo que tenemos que hacer es ayudarnos entre las bandas de México y España, es la única manera de conseguirlo; como lo que hemos estado haciendo con Zoé, ése es el camino por ahora. Porque somos nosotros los que creemos más que nadie en nuestros respectivos proyectos. Es el momento en que cada vez puede haber más lazos, es la oportunidad de iniciar esto.

Belly: Además hoy contamos con recursos como la Red para conocer a más bandas, ya no tenemos que hacer tantas cosas como antes para poder conocer lo que se estaba haciendo en América, como era el caso en los ochenta que sólo por algún fanzine, alguna revista, por ahí algún medio de comunicación que pasaba algo, pero sin poder palparlo tú mismo. Ahora con cualquier blog puedes acceder al trabajo de los demás. Por eso es que nosotros también queremos informar lo que se hace aquí, porque la gente allá no sabe prácticamente nada de ello.

Jordi: En este sentido, todos los grupos que estamos viniendo, vamos a tener que volver a España y decir: escucha tal, escucha este otro, de las bandas que hemos conocido o que nos han recomendado acá. Así podemos aprovechar las redes, ya que de lo contrario no se tendría la opción de darlo a conocer.

En efecto, deberíamos aprovechar ese amplio espectro cultural y lingüístico del español, ya que lo que conocemos de sobra es lo que ocurre en el medio anglosajón, puesto que poseen un inmenso engranaje de difusión planetaria de sus productos y, además, en muchas ocasiones lo que se difunde incesantemente no es necesariamente lo mejor…

Belly: Es verdad, aunque me parece que en el medio hispano hablante todavía tenemos cierto complejo de inferioridad injustificado, ya que deberíamos estar completamente seguros de nosotros mismos. Somos excesivamente críticos con nosotros mismos, y en cambio lo que viene de allá es muy bienvenido.

Jordi: Se acepta casi cualquier cosa que se haga en el mundo anglosajón como algo fantástico sin darse la oportunidad de pensarlo por segunda vez.

Bart: En España y en México hay bandas que pueden compartir sin ningún problema escenarios internacionales. Las bandas se están esforzando cada vez más por ser mejores y no hay tanta diferencia a la hora de compartir escenario, en cuanto a espectáculo, con las bandas internacionales. Eso produce más confianza en nosotros mismos y lleva a creer en el potencial de cada país y a mirarnos directamente por la similitud cultural y temática.

Finalmente, ¿tendremos banda para rato? ¿Habrá Dorian para tiempo más?

Belly: Sí, por supuesto. Es parte de nuestro desarrollo como músicos y aquí seguiremos.

Bart: Visiten la página mexicana de Dorian: www.dorian.com.mx. Ahí pueden ver nuestra serie de tres videos que contarán una historia y que son parte de la promoción de nuestro más reciente disco.

Jordi: Está ensamblado como un cortometraje en tres capítulos. Les va a gustar, ya lo verán. Ha habido mucha expectación en España por la historia que cuentan estos videos.

Dorian es: Mark Gili: voz, guitarra y programaciones; Belly Hernández: piano, teclados y programaciones; Bart Sanz: bajo; Jordi Gorro: batería. Su discografía la componen los álbumes 10,000 metrópolis (2004), El futuro no es de nadie (2006) y La ciudad subterránea (2010). ®

Compartir:

Publicado en: Música, Octubre 2010

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.