Erotismo rosa

Dorada, de David Miklos

Extraño ese twist perverso que disfruto en otros textos y que David no deseó para su alter ego en esta ensoñación cachonda.

La portada prometía otra cosa…

David Miklos (Texas, 1970), vive y publica en México, colabora en revistas como Nexos, La Tempestad, Letras Libres, y desempeña labores docentes en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Dorada es la segunda novela que le publica Tusquets [2014] en la colección de literatura erótica “La sonrisa vertical”; le antecedió Brama [Tusquets, 2012] y el cuento El perro se enciende en el volumen antológico La muerte y su erotismo [Tusquets, 2012].

Miklos tiene una relación con los textos eróticos poco común en los escritores mexicanos —mostrada desde su primera reseña a la novela de Cyril Collard Las noches salvajes, publicada en Viceversa en la década de los noventa— y que por fortuna le ha reconocido Tusquets al publicarlo —aunque sin concederle número de colección a ninguna de aquellas piezas…(esto lo anoto como reproche a la editorial, ya que desconozco cuántas y cuáles otras obras del género nos escamotean al no indexarlas al catálogo general de la colección).

En Dorada, D., su protagonista, viaja a la ciudad de La Dorada invitado por una misteriosa mujer con la que ha establecido una relación epistolar incitada por el halago, la belleza proverbial y la turgencia de las mujeres de esa ciudad: las doradas. Durante el vuelo, el aterrizaje, su tránsito por el aeropuerto y el arribo al hotel queda claro que D. está embarcado en un viaje onírico envuelto en el ominoso nublado de la ciudad. El ensueño que propone Miklos, con la narración de situaciones dislocadas a través de personajes idénticos, acciones consecutivas, frases cortas y contundentes en una ciudad inasible, deja al protagonista descolocado y a merced de su deseo —ya no sólo por su anfitriona sino por una rubia que acosa su pensamiento.

Aunque lo onírico pudiera parecer terreno muy fértil para el erotismo no es muy común dentro del género. En este caso Miklos nos invita a una ciudad borroneada, a su Hotel Singular y a sus disparatados establecimientos en donde la mujer que lo ha atraído se aparece como súcubo que lo posee y embrutece —lo pierde de tan buena y permisiva, tan dispuesta a sus deseos. Aunque dejarse llevar por la lubricidad no le acarrea nada bueno: D. termina postrado en sus avatares Adentro, que es como se llama la primera parte de la pieza.

Quizá son mis ganas de que el erotismo sea provocador e irreverente por algo más que su carnalidad la que no se satisfizo con la historia, y lo reclamo; Dorada es un texto sensual donde el virtuoso obtiene recompensa… ¿moralista?

Afuera —de la ciudad— lo espera una fuerza que reconoce su talento, el que lo ha conectado con esa tierra a través de la lúbrica dorada. Una voz lo conduce al retiro donde conoce su motivación y destino… David Miklos obsequia a D. la recompensa del paraíso sensual, la ensoñación de cualquiera de nosotros. D. es llamado a fecundar y reiniciar el círculo de la vida en placentero y loable ayuntamiento con rubitas angelicales, delgadas y primorosas.

Dorada es el viaje redentor del héroe que atraviesa aquella equívoca ciudad para perpetuar, Afuera, la existencia de Aguafuerte —mítica y bucólica. El libro no peca de llano sino de maniqueo; Miklos ha querido que D., ante su deseo por la carne prieta y maciza caiga en una alucinación salaz y descendiente, y a cambio, después de peregrinar y reconocer su talento y misión es redimido y puede completar su comunión con las vestales —prístina y amorosamente.

Quizá son mis ganas de que el erotismo sea provocador e irreverente por algo más que su carnalidad la que no se satisfizo con la historia, y lo reclamo; Dorada es un texto sensual donde el virtuoso obtiene recompensa… ¿moralista?, quizá… Lo que sí: muy rosa para mi gusto y muy a pedir de boca. Probablemente extraño ese twist perverso que disfruto en otros textos y que David no deseó para su alter ego en esta ensoñación cachonda —aunque tampoco es cosa de que a fuerza se sufra. ®

Compartir:

Publicado en: Libros y autores


Te invitamos al curso Presencia en internet para escritores el próximo sábado 2 de septiembre.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.