ESTO NO ES OTRA LISTA DE REPRODUCCIÓN

Los efectos sugerentes del rock progresivo

¿Será casualidad que muchas de mis canciones favoritas duran más de lo usual? Eso me pregunté un día y comencé a hacer una lista de reproducción con ellas. No, no es casualidad, y me retracté del término que había utilizado. Éstas no son canciones, son piezas.

(verso – estribillo – verso – estribillo)

Seguramente reconoces esta fórmula, es la de la canción popular, rockera, ranchera, punketa, balada, bolero, tango y otros tantos géneros que no se encontraban en esa lista de reproducción que terminé titulando progresivo. Me gustó tanto la colección musical que había armado que quise ponerla en manos de ustedes, que tal vez también gusten de los efectos de las obras de larga duración.

El nacimiento del rock progresivo fue en Inglaterra a fines de los años sesenta y comienzo de los setenta (en este momento estoy segura de que ya tiene el nombre de una banda en la cabeza, y está en lo correcto: Pink Floyd). No pondré “Interstellar Overdrive” (9:42) de The Piper at the Gates of Dawn; tampoco “Echoes” (23:31) de Meddle, ya que sería ingenuo de mi parte creer que puedo revelar al lector tesoros de tal magnitud, pero también lo sería “Moonchild Including the Dream and the Illusion” (12:13) del primer disco de King Crimson, pero con esta pieza comienza la lista.

King Crimson, “Moonchild Including the Dream and the Illusion”

[wpaudio url=”http://revistareplicante.com/audio/anapaula/Moonchild-Including-The-Dream-And-The-Illusion.mp3″ text=”King Crimson” dl=”0″]

In the Court of the Crimson King es un disco que me causaba miedo de niña —¿Cómo les puede gustar algo tan horrible a mis padres?—, y es que la portada es verdaderamente angustiante, y aún hoy, si la carátula de ese disco me toma de sorpresa vuelvo a sentir lo mismo.

Espero que se haya detenido en la imagen alrededor de dos minutos, ya que si usted está escuchando, podrá notar que la obra comienza como una canción de estructura común, pero cuando parece que finaliza (minuto 2:30) pasa todo lo contrario: en ese momento comienza “The Dream and the Illusion”, el espacio de experimentación que nos interesa: sin prisa, donde encontramos los instrumentos como personajes en un juego de improvisación y que nos remonta a la complejidad estructural de la música clásica, la cual tiene intenciones narrativas o teatrales.

Hay dos cualidades que comúnmente se le adjudican al rock progresivo, la primera es la improvisación y la segunda es la adición progresiva de instrumentos o texturas sonoras conforme avanza la pieza. En algunos casos, como “The Bogus Man”, de Roxy Music (9:21)…

Roxy Music, “The Bogus Man”

[wpaudio url=”http://revistareplicante.com/audio/anapaula/The-Bogus-Man.mp3″ text=”Roxy Music” dl=”0″]

…la inclusión de saxo, la voz de Brian Ferry y los sintetizadores a cargo de Brian Eno están relativamente cerca del inicio y se insertan sobre una base rítmica de percusiones que será la misma durante toda la pieza (siempre he visualizado esta imagen sonora como un tren que pasa las estaciones sin detenerse y los pasajeros corren tras él para abordarlo); con estos fotogramas imaginarios del tren imparable intento dibujar la atmósfera que se produce en las reiteraciones melódicas, la repetición usual de las piezas progresivas que incita a sentirse un poquito high.

El efecto hipnosis

El rock progresivo comúnmente está ligado al consumo de sustancias narcóticas. No sólo es su origen, que sucede con la aparición de la música electrónica y las subculturas que surgieron con ésta; hay otra apreciación que radica en la forma del progresivo y es que éste tiende a generar un ambiente sonoro apto para el viaje imaginario. El efecto hipnosis es consecuencia del empleo repetitivo de un mismo lapso de melodía, y al igual que muchas oraciones religiosas en las que se practica la repetición para lograr un estado elevado, la música progresiva alcanza grados de concentración o de trance una vez que el escucha ha entrado en el código sonoro. A manera de experimento, escuche la siguiente canción, “Visiting Friends” (12:37), de Animal Collective.

Animal Collective, “Visiting Friends”

[wpaudio url=”http://revistareplicante.com/audio/anapaula/Visiting-Friends.mp3″ text=”Animal Collective” dl=”0″]

¿Ha imaginado usted personajes o paisajes? ¿Surgieron los rostros de los amigos a los cuales visitó? Otro elemento importante en las piezas de larga duración es el título de ellas, ya que con éstos se prepara el terreno o el ambiente para dibujar sonoramente la escena que se quiere relatar. Animal Collective es una banda catalogada como alternativa experimental y no como progresiva, pero no me interesa delimitar en este texto (o lista de reproducción) una corriente musical de tal dimensión como el rock progresivo, por ello desde aquí comienzo a transitar en la obra de bandas actuales que gozan del espléndido legado de la progresión. Aquí una pieza titulada “Daphnia” (8:51) para gustos más azules de otra banda estadounidense que suele componer en tiempo extendido: Yo la Tengo.

Yo La Tengo, “Daphnia”

[wpaudio url=”http://revistareplicante.com/audio/anapaula/Daphnia.mp3″ text=”Yo La Tengo” dl=”0″]

La última característica en lo que respecta al rock progresivo es lo que llamo la detonación, que es cuando hay un repentino y poderoso cambio de tono en la melodía, llevándola hasta un momento de clímax. Una de las bandas que utiliza este recurso con frecuencia es The Notwist, específicamente en su disco Neon Golden, en piezas como “One with the freaks” o “This Room”, en las cuales se puede apreciar el cambio o “subida” de la canción a la mitad de ésta (éstas sí son canciones y por eso no están incluidas en esta lista de reproducción), y continúan en esa gradación hasta el final. Esta misma característica podemos apreciarla en la siguiente pieza de Televise titulada “Never Alone” (14: 20), la cual me dieron a conocer recientemente como una “joya musical”, con lo que estoy de acuerdo, pues esta pieza consigue ser dulce, melancólica, agresiva y sangrienta a la vez.

Televise. “Never Alone”

[wpaudio url=”http://revistareplicante.com/audio/anapaula/televise-never-alone.mp3″ text=”Televise” dl=”0″]

Cuando hay escasez uno siempre puede recurrir al placebo del rock progresivo. Escuche e imagine. ®

Compartir:

Publicado en: Julio 2010, Música


Te invitamos al curso Presencia en internet para escritores el próximo sábado 2 de septiembre.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Gerardo

    He estado escuchando progresivo desde hace menos a un año, a lo mucho que llegaba escuchar era a los maestros de Pink Floyd, ahora que he descubierto tantos subgéneros dentro del género, tantos grupos, tanto virtuosismo… he decido quedarme aquí, lo demás ya no es suficiente.

    Supongo no solamente para mi esta es la nueva música clásica y como tu bien dices, compuesta no por canciones, sino por piezas de una enorme calidad.

    Buen texto Ana Paula

  • Nepomuceno Julien

    Melodía Progresiva en Pixeles, excelente!!

  • Ana Paula

    Gracias Efraín por tu comentario y la corrección.

  • Muy buen texto. Concuerdo con la diferenciación entre canciones y piezas. Si aplica para la música clásica, también debe aplicar para el rock progresivo.
    Sólo habrá que corregir la doble ele de “Animal Collective” en el párrafo que antecede al link para escuchar la canción y en el propio link.