EX LIBRIS

La marca del libro

Quienes hayan estudiado algo de artes gráficas seguramente escucharon esta palabra, algunos quizás se hayan encontrado cara a cara con alguno, recordándoles a quién le tienen que devolver ese libro…, o quizás hasta tengan uno en su biblioteca, para asegurarse de que si lo prestan, vaya donde vaya, ese libro tiene dueño.

qué es y para qué se usa:

Un ex libris es una estampa en pequeño formato que se adhiere en el reverso de la cubierta o tapa de un libro como marca de propiedad de la biblioteca o de su dueño.
El primer antecedente es una placa de barro cocido esmaltada en color azul con inscripciones jeroglíficas, que se conserva en el Museo Británico de Londres. Perteneció a Amenhotep III (s. XV a. C.) utilizada en los estuches de los rollos de papiro de su biblioteca.

Amenophis

Es con la introducción de la imprenta y las técnica de grabado que se puede hablar del ex-libris en el sentido que se le da actualmente. Artistas como Durero, Cranach, Holbein y Goya harían exlibris para aristócratas y bibliófilos de la época.
En una primer etapa fueron de tipo heráldico y a partir del siglo XVII prevalecen las alegorías o emblemas. Recién al finalizar el SXIX, con el auge de la bibliofilia, cuando crece el interés por el exlibrismo, es el momento más importante en cuanto a encargos y producción, apareciendo los primeros coleccionistas, asociaciones, congresos y publicaciones con estudios sobre el tema.

Las técnicas van asociadas a la evolución de la historia, antes de la imprenta fueron anotaciones manuscritas, y desde el siglo XV se usaron técnicas asociadas a la estampación, xilografía, calcografía, litografía, serigrafía, fotograbado. Luego se sumaron la fotografía y últimamente la gráfica digital. Cada técnica tiene su sigla, la lista actualizada se encuentra aquí.

Julian Jordanov - Bélgica - Aguafuerte y aguatinta

Ex libris y pseudo ex libris

Algunas personas sostienen que un ex-libris es verdadero sólo si está o fue pegado en un libro y luego removido, o que por alguna razón se haya despegado. Para otros sólo basta con haberse concebido como un ex libris aunque nunca hubiese estado cerca de un libro.
Si bien el ex libris es una estampa en miniatura o pequeño formato, no es únicamente eso. Tiene muchas pautas a seguir para que sea realmente un ex libris y no una miniatura. Estas pautas están reguladas por la Federación Internacional de Amigos de los Ex Libris (Fisae)

Son 4 las pautas principales:

1- El lado mayor de la imagen debe medir no más de 13 cm. Esto se pide en la mayoría de las bases de los concursos. La idea principal básicamente es que la estampa pueda ser pegada en cualquier tipo de libro. En cuanto al soporte, no se especifica demasiado salvo que sea de materiales que posibiliten la inclusión en un libro, si bien nada impide hacer un exlibris impreso en un ladrillo, bastante engorroso quedaría poner uno en cada libro de una biblioteca.
2- Debe figurar la palabra EX LIBRIS (significa: entre los libros de) como parte de la imagen. Se puede utilizar en cualquier idioma, this book belongs to, en Inglés, Este libro es de… en Castellano, o las variantes EX BIBLIOTHECA, SOY DE… Si pertenece a una colección temática se puede reemplazar la palabra libris por la referente al tema, si es música será EX MUSICIS, erótico EX EROTICIS…
3-También debe figurar el nombre del propietario del ex libris o al menos sus iniciales. Y el propietario/a debe ser una persona viva o institución. También debe haber implícito un encargo o relación entre el artista y el propietario del exlibris. Las estampas hechas a personas no existentes, o dedicadas a celebridades quienes nunca los recibieron ni usaron, se denominan pseudo exlibris, son mal vistas por los coleccionistas y no califican para concursos.
Entonces podemos decir, por ejemplo, que ” exlibris Pablo Picasso” entra en la categoría de pseudo exlibris, pero “exlibris in memoriam Pablo Picasso Biblioteca de las Artes” sería un ex libris ya que la Biblioteca es la propietaria del ex libris hecho en homenaje a Picasso.

Anatoly B. Kalashnikov

4- La alegoría debe relacionarse a la personalidad del propietario o a la temática de la biblioteca o colección de libros. Una persona puede tener varios ex libris con diferentes motivos para cada colección de su biblioteca (infantil, histórica, culinaria…)

En cuanto a la técnica, cualquiera que permita una serie de impresiones idénticas vale. Ya que la función del ex libris es de identificar a los libros de una biblioteca y éstos son varios…no uno solo. En general quienes se dedican a hacerlos les asignan un número de OPUS (que a veces se incluye en la imagen), y se firman y numeran todos los ejemplares tal como se lo hace con un grabado, indicando en lápiz el número de la estampa, el número de la tirada y la firma. El numero de ejemplares de una edición depende de muchos factores, en general de la costumbre del artista o las técnicas y en general van de 50 a 100 estampas.

LeonidSchetnev

Stanielewicz Malgorzata, xilografia, Polonia

Vlastimil Herold, xilografia, Eslovaquia

V. Lipetskj, Rusia

Aquí y ahora

En la actualidad, el ex libris sobrevive gracias a los coleccionistas y los concursos y bienales.
Concursos hay en casi todos lados y basta darse una vuelta por el sitio de FISAE para tener un amplio panorama. Casi todos tienen una temática específica y quedan luego como colección de la institución que la realice. Así varias bibliotecas o asociaciones generalmente relacionadas con los libros pudieron armar una hermosa colección internacional de ex libris ya que en general una o dos estampas se dejan como donación.
Si bien en muchos lugares de Europa se privilegian las técnicas tradicionales (xilografía, calcografía y litografía) , los ex libris generados por medios digitales van ingresando de a poco como opción válida. Al ser concursos internacionales , la mezcla de culturas y tradiciones se reflejan en la producción artística de los participantes, por lo tanto una imagen concebida en photoshop y un grabado en buril pueden competir en el mismo nivel, cosa que todavía genera confusión.
Para los ex libristas argentinos fue una opción de seguir participando en las épocas de crisis económica, ya que los concursos son gratuitos, y enviar por correo un sobre pequeño no resulta demasiado caro, teniendo en cuenta que el catálogo impreso que se recibía, con la obra de artistas de todos lados era un enorme tesoro en las épocas anteriores a internet. Se podía saber qué estaban haciendo en Romania, en Lituania, México, China, Italia etc. artistas contemporáneos. Ultimamente son cada vez menos los que editan catálogos impresos y, habiendo pasado por una etapa de reemplazo por uno en CD, soncada vez más los que suben una lista de participantes en un sitio y reciben el impreso sólo los premiados y expuestos (por supuesto que se pueden comprar si es que uno quiere). La ventaja de este sistema es la posibilidad de entrar a esos sitios en cualquier momento, no ocupan lugar y forman parte de bases de datos de concursos así que estar actualizado es bastante más fácil que hace un par de años.

Zuev Vladimir, Rusia

Damyanov Veselin

Denisenko Oleg, Ucrania

Fu Hua Kun, mixta, China

Murasawa Ryoichi, serigafia, Japón

En Argentina contamos con GADEL. Gente Amiga Del Ex Libris. desde el año 2000 en su link.

se pueden ver tanto las actividades que desarrollan, quienes son sus miembros y una lista de links internacionales.

Mauricio Schwarzman - Argentina

Elena Davicino - Argentina

Claudio Lara- Argentina

Pablo Delfini, Argentina

De colección

Para los artistas, una forma de coleccionar es a través del intercambio. Es muy fácil ponerse en contacto con otros artistas exlibristas: en los sitios hay pilas de links y listas de direcciones, también en los catálogos se imprimen las direcciones y correos de los artistas participantes.
Algunos coleccionistas intercambian sus piezas de colección por la edición de un exlibris. Mario de Filippis, de Arezzo, Italia, lo hizo desde los años 90. Bastaba dedicarle una edición de 25 / 50 ejemplares para meses mas tarde recibir un paquete con la misma cantidad de exlibris originales de diversos artistas de todo el mundo.

Frank Ivo

R. Kopylov Rulfia, xilografía


Kapuk Kiev

Otros, coleccionan sobre temas específicos y en vez de intercambiar, editan publicaciones. Michel Froidevaux de Lausanne, Suiza, editó en el 2007 “Women Bookplates and Eros”, una publicación editada para la inauguración de la muestra en la Galería Humus de Lausanne dentro del marco del XXXI Congreso de FISAE.

Según Michel ” La atracción del ex-libris y quizás sobre todo del ex-libris erótico viene ciertamente de su lado íntimo. Por la gracia de su tamano pequeño se establece como una relación intensa, personalizada entre el coleccionista y la imagen elegida. Hay como un placer de contrabandista en la búsqueda y la difusión limitada de la imagen, cargada de sensualidad y que vehicula el deseo. Y con el ex-eroticis se puede contornar a la censura, porque el grabado no tiene que someterse a autorizaciones o imperativos comerciales. Así que el ex-eroticis es como un símbolo de libertad de expresión para el artista y libertad de vida personal para el aficionado…”
Su pieza favorita es un ex-libris de Thomas Arnel , un aguafuerte hecho en 1966, para el gran coleccionista Lars C. Stolt.
“Me gusta porque es sencillo, fuerte, y con algo de poesía irreal …”

También en Suiza, Benoît Junod , coleccionista de exlibris, crítico de arte y Vice Presidente de FISAE, colecciona desde 1972 y su colección está basada en el criterio artístico y de calidad histórica más que en el deseo por la cantidad. Ah, sí, una parte de esa colección es, al igual que la de Michel, de carácter erótico.

En pocas palabras, Benoît resume:
Los ex libris son una forma de colección que reúnen una cantidad de aspectos interesantes. Como existen desde el siglo XV en forma impresa, y que casi todos los artistas de las épocas sucesivas han realizado ex-libris, son fascinantes como testigos del arte de todas las épocas, como ejemplos de la evolución de los estilos y de las técnicas, como marcas de posesión de libros de bibliófilos y bibliotecas (y así de la historia de la cultura) – y más prosaicamente como pequeñas imágenes que reflejan una relación entre artista y coleccionista, y lo que el primero crea al pedido del segundo.
En toda época, el arte erótico ha tenido una especial fascinación, y no solo para hombres. Cuando se mira una obra erótica, el espectador tiene una reacción que va más allá que la de observar una obra de arte: esta provocado en el campo de su propia sexualidad, y le da un pequeño estremecimiento de más… Pero para eso, la obra tiene que ser de una calidad perfecta, un dibujo segurísimo, y con un contenido que no sea burdo ni vulgar. Es decir que para hacer un buen ex libris erótico, el artista tiene que tener una intuición y una habilidad especial… para saber decir lo que es intimo y sexual, y a veces algo brutal y vulgar, en términos picturales poéticos. Un desafío!!!

Muriel Frega, Opus 93

Escribió artículos sobre el tema que pueden leerse (por ahora sólo en inglés) en

Ex Libris: a little advice to a novice collector, by Benoît Junod http://www.artifexlibris.com/blocknotesengarchive20011025c.htm

EX-LIBRIS OR THE MARK OF POSSESSION OF BOOKS
http://www.karaartservers.ch/prints/ex-libris/index.html

En Portugal, José colecciona ex libris y es el administrador del grupo de yahoo de exlibristas, uno de los puntos de encuentro de artistas y coleccionistas.

Aquí con sus propias palabras, José Vicente de Bragança nos cuenta algunas cosas sobre el coleccionismo:

“Las artes gráficas siempre me encantaron y recuerdo que de pequeño admiraba los grabados que ilustraban los libros antiguos de la biblioteca de mi padre que era un apasionado bibliófilo. En casa empecé a investigar a los artistas grabadores y los dueños usando diccionarios biográficos y enciclopedias. Proseguí con visitas a bibliotecas consultando publicaciones especializadas hasta obtener la información deseada que hacia luz sobre las piezas. Y así empezó mi pasión por los ex libris.
Además son fáciles de guardar y mantener y hasta hace pocos años no eran muy difíciles de obtener, por cambio o por compra.
Como en todo el coleccionismo, la búsqueda, es un trabajo de investigación, paciencia y perseverancia y uno de los encantos de este pasatiempo.

Andrew Guy Peake, JP , (Dulwich, S.A., Australia), Vice-President of the South Australian Genealogy and Heraldry Society Artist: Joan Harris (U.K.) , Year/Tech.: 1976 - P1

Ex-Libris de Artista António Lima (P) para Marcelino Nunes Correia

Lo más difícil en una colección es decidir su objeto. Al inicio hay la tendencia para coleccionar todo, sin criterio. Pero así resulta muy difícil obtener una colección interesante. La experiencia lleva uno a la especialización: por temas, por épocas, por técnicas de grabado, por artistas o por países.
Los ex libris grabados, según las diversas técnicas de grabado calcográfico, son los más apreciados. En particular la xilografía me encanta.
Los temas son inagotables: Libro, Desnudo, Modernismo o «Art Nouveau», Figuras Célebres, Música, las Bellas Artes, Animales, el Mar y los Barcos, Vino, Don Quijote, Mitología, Heráldicos, Astronomía, etc.
En segundo lugar, lo más difícil es tratar la colección. Porque coleccionar ex libris, como otra cualquiera pieza, implica, en rigor, un afán complejo y continuo de búsqueda, localización, adquisición, organización,

catalogación, exposición, guardado y conservación de las piezas.
Y, en último lugar, decidir si uno quiere coleccionar verdaderos ex libris (en los cuales sigue existiendo una la relación con el libro) o si quiere coleccionar grabados en pequeño formato conteniendo la expresión «ex libris» y un nombre, pero sin relación verdadera con los libros. Personalmente, me gustan mucho los ex libris heráldicos, en especial anteriores al siglo XIX, que sigo coleccionando sobre todo, Portugueses, Ingleses y Franceses. No es fácil, pero así la búsqueda es más emocionante!”

Para ver algunos ejemplaresde su colección:

Desde Barcelona, Josep Manzano trasladó la idea del ex libris a lo que sería su opción digital: los ex webis. En su sitio http://www.geocities.com/exwebis/ se puede ver una gran colección de ex webis de muchísimos artistas ordenada por países, y la colección ex webis de búhos. También allí Josep nos cuenta cómo surgió la idea:”Cuando estaba pensando sobre el diseño de este sitio web, se me ocurrió que en éstos se podría incorporar un toque de arte singular para identificar a su titular. Así nació la idea de que lo que un ex libris es para un libro, un ex webis podría serlo para un sitio web. ¿Porqué no?”.

Muriel Frega

Para ver más:

Muriel Frega

Esta es una lista de links a modo de bibliografía y base para seguir leyendo sobre el tema. Desafortunadamente gran parte de los textos están en inglés, pero en cada sitio es imperdible la lista de links a sitios de artistas y las galerías, con imágenes de todo tipo y para todos los gustos. Que lo disfruten.®

Compartir:

Publicado en: Arte, Diciembre 2010


Te invitamos al curso Presencia en internet para (futuros) escritores el próximo lunes 14 de agosto.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Que página más interesante! Muchas gracias!

  • Muy lindo el artículo, completísimo. Yo tengo mi propio ex-libris, un sello de goma que uso con tinta roja, ni bien pueda les envío una imágen. Es un monje copiando un texto en el scriptorium, la imágen es de un libro medieval y la edité con corel draw para simplificar un poco el diseño y le agregué las inscripciones de rigor. Ahora que leí este art. me doy cuenta que acerté en los 4 puntos basicos para considerarse un ex libris. (a propósito, ¿como hago para enviar una imagen?.

  • Horacio Millan

    Hola, me resultó muy ilustrativo el artículo. Reciéntemente recibí mis propios ex libris, los que adquirí en Barcelona personalizándolos en una antigua imprenta, y en reemplazo de otros previos que me fueron obsequiados. Mis gustos se orientaron hacia una figura animal -una cabra-, que elegí porque me identifico con su perserverancia, aunque no sea un animal particularmente bello, y consistió en un antiguo grabado perteneciente al fondo de dicha imprenta, adquirida por nuevos dueños reciéntemente. No tengo intención de coleccionarlos, sino más bien de tener el mío propio, para mis libros. Mi inquietud se debe a que no están firmados ni numerados, si bien los personalicé con la inscripción de mi nombre; algunos de los que ilustran este artículo se encuentran igual. Mi pregunta es: los míos califican como ex-libris? Gracias por tu atención y el artículo.

  • El articulo me parece muy interesante motivo por el que me gustaria contactar con su autor

    Saludos y muchas gracias

  • De nada Mauricio!Me gusta mucho el color en los Ex-libris, por eso elegí los de ustedes.
    Gracias Albertina, que bueno que haya gustado y ampliado horizontes.

  • Albertina Tafolla R.

    Excelente artículo.
    He leído el artículo sobre Ex Libris ha ampliado mi información sobre el tema.
    Gracias

  • Mauricio Schvarzman

    He leído el artículo acerca de los Ex-libris, escrito por Muriel Frega, y deseo felicitarla por lo didáctico del texto y lo ameno de su exposición.
    Asimismo le agradezco en especial el haber publicado un ex-libris de mi autoría que demuestra su amplia generosidad también hacia otros artistas exlibristas de nuestro país, como Claudio Lara y Elena Davicino.
    ¡¡ Muchas Gracias, Muriel !!