FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE STIGES

Entre el pasado y el presente del terror

El festival abre sus puertas en su 43 edición con una constante batalla, la de darle a la fantasía el lugar que se merece, subir al escaño cinematográfico considerado sólo para otros géneros según la crítica y las grandes productoras.

Una muestra que presenta el pasado y el presente del cine de terror jugando con la fragilidad del ser humano y las fibras más delicadas. Utilizando la paranoia, la sociopatía, la psicosis y la muerte para crear grandes expectativas en las cintas proyectadas en un festival que tuvo lugar del 7 al 17 de octubre en la ciudad de Sitges. Durante diez días proyectó más de doscientas películas y cortometrajes, una actividad hecha realmente para el público y que da un lugar a la fantasía antes que a la realidad.

Rompiendo con las convenciones cinematográficas, el festival se caracterizó por la combinación de diferentes géneros dentro de sus películas, como fue el caso de Serbia, el país que más controversia ocasionó al presentar un filme de violencia extrema, pornografía implícita y sadismo. Su productor, Nikola Pantelic, dice que “es un reflejo de la realidad que vive su nación”. A Serbian Film (2010) es la mezcla de un thriller con una cinta snuff en la que un director manipula a una estrella porno para que llegue hasta las consecuencias menos imaginables, al filo de agredir a su propia familia y con un final sumamente auténtico —ocasionando en el público diferentes reacciones, algunos escapando de la sala, otros luchando por aceptar lo que veían y algunos simplemente disfrutándola.

Reflejos de varias naciones, no sólo de Serbia, acercaban a la audiencia a una verdad más allá de zombies y vampiros. Cintas que eran el espejo de una sociedad en descomposición, que destruía los estereotipos creados por ellos mismos, como la cinta sueca Easy Money (Snabba Cash, 2010), donde la avaricia de un joven estudiante por pertenecer al mundo de los ricos lo lleva a infiltrarse en una banda de narcotraficantes de los bajos fondos de Estocolmo. Dos cárteles dispuestos a tener el control de la droga se declaran la guerra. Las decisiones de este personaje le hacen llegar a una encrucijada acerca de qué es lo que debe elegir y a cuál bando debe pertenecer. Una cinta basada en la novela homónima del escritor sueco Jens Lapidus, que marca la paradoja de que no es tan fácil dedicarse al narcotráfico y concluye con el desengaño más común sobre el dinero que nunca es fluido, rápido y veloz. La codicia siempre lleva a la traición.

En la selección de películas participaron Francia, Reino Unido, Croacia, Eslovenia y Finlandia, país que presentó la película ganadora del Festival al mejor largometraje, Rare Exports: A Christmas Tale (2010) del director Jalmari Helander (Helsinky, 1976), cinta que rompe la ilusión de Santa Claus y lo revela como un demonio.

Rare Exports: A Christmas Tale

Oriente sigue dejando huella. Samurais, artes marciales y folklore. En 13 Assasins (Japón, 2010), la nueva cinta del virtuoso director Takashi Mike (Osaka, 1960), donde el pasado oriental, el honor y sus grandes tradiciones son parte de la trama. Con una impecable calidad de imagen, un contenido filosófico sobre el sacrificio y la importancia de ser un samurai, la película maneja todos los recursos del cine de acción evitando caer en los súper efectos especiales que utilizan otras cintas con la misma temática presentadas aquí, como 14 Blades, de Daniel Lee, o el tributo al maestro Dragón, Bruce Lee, en Legend on the Fist: The Return of Chen Zen (China, 2010), de Andrew Lau, que abusan de este recurso en el proceso de la narración. Una masacre total, lealtad y un fiel retrato del Japón de la época del shogunato, que aluden a otras grandes películas, la hongkonesa Outrage, de Takeshi Kitano, y A woman, a Gun and a Noodleshop, de Zhang Yimou, remake de Simple Blood (1984) de los hermanos Coen. Estas cintas y otras atrajeron a un público en busca de un cine distinto, ya que éstas no se encuentran en las carteleras comerciales; quizá por eso el festival contabilizó 105 mil espectadores y más de 62 mil entradas vendidas.

13 assasins

Manipulación de imágenes

En esta edición la programación dio un lugar especial a cintas cuyas temáticas eran de orden social como I Want to Be a Soldier (España/Italia, 2010), del director español Christian Molina, un drama que critica e intenta alertar sobre el abuso de los medios; el documental Machete Maidens Unleashed (Estados Unidos, 2010), que narra la explotación que hubo en los años sesenta y setenta en Filipinas, país que fue utilizado por la industria cinematográfica estadounidense como sede de producciones de películas de serie B, un emporio para inversionistas y productores. El director Mark Hartley explica cómo sucedió esto, la influencia que tuvo en la sociedad y en los nuevos directores de estos filmes.

Joe Dante

“La serie B es parte fundamental del cine y de la cultura”, dice Joe Dante, invitado al festival, conocido por ser el director de Gremlins (1984), quien presentó su primer largometraje The Movie Orgy (1968), su último proyecto Trailers from Hell, una colección de tráilers de los años treinta hasta 1980, año en que los derechos de éstos pasaron a ser propiedad privada, y la sátira The Second Civil War (1977), una burla de las decisiones políticas de Estados Unidos “por la paz mundial” y cómo los medios pueden ser capaces de trastocar toda imagen y todo mensaje de acuerdo con su conveniencia. La comedia es muy verosímil al mostrar un presidente inculto e ignorante; una cadena de televisión que es capaz de controlar cualquier suceso con tal de tenerlo dentro del primetime y un gobernador encaprichado con una periodista que ha tomado la decisión de independizar el estado y separarse de Estados Unidos.

También asistió Jan Harlan, productor y asistente de varias películas de Stanley Kubrick, como Naranja Mecánica (1971), Barry Lyndon (1975) y El resplandor (1980), entre otras. A esta última se le hizo un homenaje especial por su treinta aniversario, reeditada con imágenes nunca antes vistas y que por ese motivo fue la imagen del festival. Mick Garris, popular por sus adaptaciones cinematográficas de las novelas de Stephen King, y Richard Kelly, director de Donnie Darko, entre otros directores también estuvieron presentes.

Brigadoon 2010

Las comunidades adolescentes, coleccionistas y fanáticos se dieron cita en el “Brigadoon 2010”, un festival en el que se presentan cortos experimentales, óperas primas, películas undergrounds y especiales de culto. En su sede del edificio Miramar hay un pequeño mercado con cintas, libros, revistas, camisas y una colección de fanzines, rúbricas con noticias sobre películas que se exhiben en un circuito ajeno al del festival. Como parte de sus actividades, organizaron la famosa Zombie Walk, caminata nocturna en la que los participantes se maquillan y disfrazan como seres de ultratumba y recorren la ciudad de Sitges.

Universal, FOX, Warner, productoras y distribuidorasque proyectan sus películas en un horario especial y con atención especial de los medios, no lograron compararse con las grandes firmas y el cine de autor; aunque la programación y el festival necesitan del apoyo económico de las majors, la mirada del público está dirigida a otras producciones. El cine y su pasado son más estables que las gigantescas producciones actuales. El festival cerró actividades con la película ganadora de la Palma de Oro en Cannes, Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives (Apichatpong Weerasethakul, Tailandia, 2010). Horas antes se habían proyectado Dreams (1990), de Akira Kurosawa, y Metrópolis (1927) de Fritz Lang, dos clásicos del cine que remontan y alimentan el imaginario fantástico y la inventiva de los nuevos directores, así como de una audiencia ávida del género Méliès. ®

Compartir:

Publicado en: Cine, Noviembre 2010


Te invitamos al curso Presencia en internet para escritores el próximo sábado 2 de septiembre.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.