HACIA LA MUERTE DE LOS MEDIOS IMPRESOS

El caso del diario Público, de Guadalajara

Los medios escritos están en crisis por temas muy peculiares, pero hay dos que no gozan de tanta popularidad: la mala paga a los empleados que desempeñan sus tareas y la estandarización que marcan los corporativos propietarios de los medios.

Es imposible responder o criticar a reporteros, editores, fotógrafos, diseñadores gráficos, caricaturistas, etcétera, cuando muchos de ellos gozan de un sueldo miserable que sólo son capaces de soportar en una etapa de su vida: cuando son muy jóvenes, la pasión por el periodismo los invade, la falta de experiencia y no hay muchos planes más que la consagración laboral (es decir, cuando el  matrimonio, los hijos o el ahorro no son una responsabilidad tal).

Un reportaje digno sería el trazar un mapa de los sueldos de los profesionales que laboran en medios, actualizado, para empezar a tener una radiografía de esta patología. Además, los corporativos o las empresas de medios siempre dirán que cargan con el lastre de la falta de recursos, aunque algunos puestos privilegiados gozan de sueldos elevadísimos, desproporcionados, que no aportan nada a la causa y que son parte del virus que carcome toda la infraestructura. Esa incongruencia es otra de sus condenas. En otro sentido, la estandarización que sufren los medios deslava la línea editorial que antes marcaba las pequeñas o grandes diferencias que había de periódico en periódico. Las plumas emigran o se ajustan a un esquema. Las voces distintivas mueren. Esa homologación (seguramente arrojada por estudios bobos de marketing y ventas) es precisamente la condena de las publicaciones. ¿Por qué? Porque la respuesta está, si se gusta ver desde un punto de vista en particular, en el mismo marketing: la gente prefiere las marcas porque tienen algo distintivo que también “distingue” a las personas que las adquieren. Al arrancarle la personalidad a un medio, por cualquier pretexto, se está matando aquello por lo que alguna vez fue buscado y lo que lo catapultó a un club de lectores específicos que se identificaban con tal o cual forma de pensar, tanto en la forma como en el fondo. Así, un ejemplo de diario que ha sufrido los estragos de estos dos problemas es Público Milenio (antes Siglo 21), de Guadalajara, un periódico que era un referente periodístico nacional (y que todavía tiene esa estampa de pensamiento, pero cada vez más diluida) y que ahora cae en errores tan básicos como las frecuentes faltas ortotipográficas, producto, seguramente, de pagas menores y de una línea editorial despersonalizada que a nadie inspira de verdad. ®

Compartir:

Publicado en: Apuntes y crónicas, Junio 2010


Te invitamos a tomar nuestro curso en línea Presencia en internet para escritores.
Conoce el programa e inscríbete.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Marcos Fuentes

    Estoy de acuerdo con que los medios impresos estan pasando por una etapa critica; sin embargo los sueldos elevados en esos puestos privilegiados, acaban con proyectos editoriales. Por ejemplo la plantilla de “Diario Monitor”, era un desperdicio de dinero, mientras no habia dinero para papel, el Director Editorial junto con otros siete directivos (Sin incluir jefes de sección) se embolsaban al menos 85 mil pesos el menor puesto de la directiva. Cuando ya no hubo dinero para sus sueldos abandonaron el barco; ironicamente se fueron a fundar otro periodico “El Centro”(que tambien fracaso). No entiendo como algunos empresarios se dejan timar por estos “iluminados” del periodismo; que cobran mas de lo que realmente producen, porque antes hay que recordar que esto tambien es un negocio.