Historia de las cosas

Pintura en transformación

El proyecto de Alfonso Mena titulado Historia de las cosas nace de la inquietud del artista por la investigación y la búsqueda por acceder y organizar el conocimiento. Tomando como inspiración y modelo ejercicios de clasificación que se han realizado a través de la historia como la enciclopedia Historia General de las Cosas, de Bernardino de Sahagún, Mena logra construir una propuesta en la que replantea conceptos estética y visualmente a partir de contextos culturales específicos y de su experiencia personal.

Historia de las cosas, desde su concepción, replantea las posibilidades de la práctica pictórica, pues si bien se trata de una propuesta multimedia en la que el artista combina dibujos, collages, obra gráfica, animación y pintura en diversos materiales y soportes, todas las piezas reflexionan sobre el acto de pintar.

Historia de las cosas se construye como espacio, no sólo de goce estético, por la depurada técnica del artista, también logra constituirse como una experiencia retadora y desafiante de los conceptos preestablecidos. El proyecto principalmente problematiza la tradición en dos sentidos, por un lado las nociones compartidas de los conceptos del lenguaje y, por el otro, los referentes del acto pictórico.

En estas obras forma y concepto conviven de manera integral. En cada una de las piezas ambos aspectos, trabajados con gran rigurosidad por el artista, dialogan y conviven hasta generar tensiones que llevan a romper las zonas de confort del espectador.

Por un lado y desde una perspectiva conceptual, responden a la reenunciación, a través de un ejercicio estético, de conceptos y palabras. Así, las piezas logran producir, conducir, desafiar y por tanto replantear las nociones preconcebidas del espectador en una gama de nociones como son el género, la sensualidad, la razón y la historia.

Por otro lado, las piezas plantean un cuestionamiento en torno a las nociones tradicionales de lo que es la pintura. La propuesta plástica de la obra y la interrelación de géneros desafían las nociones tradicionales del acto pictórico con lo que Mena logra afirmar que la pintura es un género en constante transformación. El artista se muestra como un pintor orgulloso y convencido de serlo, pues está interesado y se demuestra capaz de explotar las posibilidades matéricas, conceptuales y estéticas de la pintura, reentendiéndola y redefiniéndola al preguntarle sobre sus fronteras, posibilidades de integración y de montaje. Historia de las cosas es pues un proyecto artístico conceptual cuyo producto final es obra de distintos soportes que refiere irremediablemente al acto pictórico.

La experiencia de ver Historia de las cosas nos lleva a afirmar que queda mucho que proponer con la pintura y que lejos estamos de asistir al tan recurrentemente mencionado “funeral de la pintura”. Al contrario, nos permite afirmar que se trata de un género con potenciales aún no explorados y que gracias a investigaciones sólidas como ésta la pintura es y seguirá siendo uno de los principales medios de expresión artística.

La comprobación de esta afirmación resulta evidente, a partir de la construcción matérica y tridimensional de la obra de Mena, así como del multifacético juego de soportes, técnicas, formatos y gamas a las que recurre el artista. Así, entre las piezas existen ejemplos que ofrecen pintura extendida y expandida de su límite tradicional que es el marco, así como integraciones matéricas y objetuales al lienzo que sitúan a la obra en una frontera indeterminada entre collage, pintura y arte objetual.

Historia de las cosas nos permite afirmar que la buena pintura está necesariamente vinculada con una disciplina de investigación conceptual sólida, en la que se hacen patentes conceptos complejos de la cultura contemporánea con referencias a algunos de los principales pensadores contemporáneos como Gilles Deleuze y George Bataille.

Historia de las cosas fue concebido por Alfonso Mena como un proyecto integral, aunque se encuentra dividido desde su creación en tres bloques en torno a conceptos fundamentales dentro de la realidad contemporánea.

Historia de las cosas. En este apartado Mena deconstruye los vínculos del lenguaje con la cultura y las ideas, replanteando estéticamente el contenido de las palabras.

Seducción. El cuerpo de obras desarrollado bajo este concepto tiene una fuerte relación con los intercambios y relaciones simbólicas de nociones como lo masculino, lo femenino y la sexualidad.

Razón. Mena concibe la razón como elemento autocuestionador y por lo tanto en constante transformación, que lejos de ofrecer certidumbres se constituye como motor de su propia historia.

Estos tres conceptos son esenciales en la vida actual, en donde los sujetos estamos inmersos en permanente tensión pues debemos debatirnos entre el hedonismo —representado en este caso por la seducción—, la zona de seguridad y reflexión calculada —que puede estar representada en la razón— y la comunicación e interacción con los otros —que se vale de un lenguaje, que es el que se replantea en Historia de las cosas.

Así, el proyecto logra constituirse como planteamiento contemporáneo de una impecable solidez conceptual y técnica, que no sólo promueve la fruición estética, sino también la reflexión conceptual en cualquier sujeto que tenga la oportunidad de establecer una relación honesta con las obras. ®

Cortesía Artbaena

[Texto de Josefa Ortega]

Compartir:

Publicado en: Abril 2011, Plástica


Te invitamos al curso Presencia en internet para escritores el próximo sábado 2 de septiembre.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.