INDIE-O FEST 2010

Calidad y vanguardia indie

Una crónica entusiasta en la que la autora considera necesario resaltar la buena organización de este concierto… Increíble, pero cierto: ¡en México se pueden hacer bien las cosas!

A pesar de ser martes y de que esa misma noche Muse dio un concierto masivo en el Foro Sol de la Ciudad de México, alrededor de 700 personas se dieron cita en el Polyfórum Siqueiros para apoyar a las bandas nacionales y dar la bienvenida a las extranjeras, que visitaban nuestro país por primera vez.

Hay mucho que celebrar de la sexta edición del Indie-O Fest, pues además del talento y la variedad en el cartel la organización fue de primera categoría. A pesar de la infraestructura, todas las bandas se escucharon muy bien, el acceso fue rápido y sin complicaciones, no hubo que esperar media hora (o más) para poder comprar una cerveza y el espacio era suficiente para que todos los presentes pasaran un rato ameno, viendo a las bandas a una distancia decente, sin empujones.

Corazón Attack fue la agrupación encargada de dar inicio al festival, seguida de Los Amparito y Bam Bam, quienes a pesar de tocar para poca gente demostraron su talento y la versatilidad de proyectos que se están gestando en México.

Alrededor de las 9 de la noche ocupó el escenario Marnie Stern, cuyo evidente estado de ebriedad hizo más divertida la presentación. Famosa por su finger tapping, la rubia estadounidense, considerada una de las mejores guitarristas de los últimos tiempos, se presentó en sus mejores fachas, sin una pizca de maquillaje, desaliñada, y compartió con el público lo mucho que la asombraba que los hombres no tuvieran que agarrarse el pene para mear.

Los gritos de Marnie parecieron aturdir a muchos, pero hay que reconocer que la chica es auténtica y hace buen rock. El proyecto de Marnie ha sido descrito como una mezcla de Karen O y Pearl Jam, pero la señorita de 34 años no opina que esto sea del todo cierto.

(Todas las fotos de la galería pertenecen a Patricia Alpízar.)

Después de la estridencia de Stern, que duró unos 40 minutos, el pop sueco de Little Dragon fue apenas propio. Yukimi Nagano es una excelente performer: baila, se contonea, se va de este mundo y se pierde en cada nota, en cada canción. No hay que olvidar que esta mujer colaboró con Gorillaz en su reciente Plastic Beach y que además de tocar en Coachella con Little Dragon, Yukimi tuvo la dicha de acompañar a Damon Albarn y compañía en el cierre de ese festival.

A estas alturas ya había cientos de personas en el Polyfórum Siqueiros brincando y bailando; al despedirse, la señorita Nagano agradeció al público por su excelente acogida en su primera visita a México. La gente estaba tan contenta que aplaudió y pidió “otra” hasta que los suecos volvieron al escenario para complacer a los presentes.

La penúltima banda de la noche fue The Big Pink, dúo británico del cual se habló mucho durante 2009 debido a su álbum debut A Brief History of Love, que fue nombrado uno de los mejores discos del año según Spin y Pitchfork. El shoegaze y el pop hacen buena mancuerna en la música de estos ingleses que hipnotizaron a muchos con la inigualable voz de Robbie Furze y la potencia del sonido que retumbaba dentro del Polyfórum, delante de ese hermoso mural y un público receptivo y amigable.

Poco después de las 12:30 subió al escenario Deerhunter, cuarteto oriundo de Atlanta que lleva un par de años de gira por los continentes americano y el europeo. El ghost rock de estos jóvenes contrastaba con los personajes del mural, mientras que los prolíficos integrantes demostraban por qué son una de las bandas independientes más valiosas de la escena musical. Como el resto de las agrupaciones, ésta también era la primera visita de Deerhunter a México, por lo que el setlist elaborado por el frontman Bradford Cox incluyó canciones de distintos discos y EPs, llevando a la gente en un completo recorrido musical por el repertorio de la banda.

Y aunque la gente se prendió más con Little Dragon, quizá porque muchos no conocían debidamente a la banda estelar, fue una buena noche, donde la gente pudo conocer nuevas propuestas de vanguardia que difícilmente habrían venido a México si no hubiera sido por el Indie-O Fest, que continúa cumpliendo con su cometido al organizar otro tipo de conciertos con bandas talentosas y auténticas que no se han prostituido. ®

Compartir:

Publicado en: Mayo 2010, Música


Te invitamos al curso Presencia en internet para escritores el próximo sábado 2 de septiembre.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.