La física imposible de los dibujos animados

¿Por qué el coyote siempre falla?

La ciencia que rige el mundo de los dibujos animados —absurdos, paradojas, imposibles— nos sirve para comprender de un modo humorístico y muy práctico las leyes y los principios de la física. Resortes, poleas, catapultas, péndulos, cálculos para determinar la máxima distancia horizontal que alcanzará un proyectil, la trayectoria de un tiro parabólico o la caída libre son algunos de los temas que despliegan estas historias animadas.

Un genio incomprendido

El coyote es un luchador incansable y tiene una de las mentes más creativas del siglo XX. Predica su conocimiento en medio del desierto tratando de atrapar al correcaminos. Sin importar las veces que falle, tenemos la certeza de que se levantará nuevamente.

El talentoso Willy Coyote es un “supergenio”, como lo indica la tarjeta de presentación que nos muestra en uno de sus episodios. No podemos decir lo mismo de su eventual presa, quien jamás ha exhibido un nivel de inteligencia que rivalice con el del coyote; durante decenas de episodios lo único que hace es honrar el nombre que lleva: correcaminos. ¿Por qué, pues, el coyote no puede comerse de una buena vez a este pajarón? Porque, desafortunadamente, vive en un lugar en el que la física está en su contra.

Para frustración de todos los admiradores del coyote, las leyes que estas caricaturas siguen han sido impuestas por Chuck Jones y otros animadores y no son resultado de la investigación científica. Para todos aquellos que se preguntan cómo sería un universo en el que una mano invisible pudiera cambiar a discreción los principios físicos, existe el desierto en el que habitan el coyote y el correcaminos.

Productos ACME: no hay reintegros por fallas

El coyote es un gran conocedor de la física, ¿a quién, si no, se le ocurriría cargar una heladera en su espalda para que, con los cubitos de hielo que produce, esquiar desde la cima de una montaña y alcanzar a su presa? No es culpa del coyote que fallen todas las trampas que utiliza. Y tampoco de la compañía ACME, pues el coyote cuenta incluso con la patente de algunos inventos.

En las series animadas el coyote frecuentemente compra productos por correo. En algunos casos se lo puede ver recibiendo sus paquetes ¡apenas unos instantes después de haberlos ordenado! El arsenal de productos ACME incluye desde semillas de acero para pájaros hasta aparatos para congelar cualquier cosa.

El coyote bien podría ser mascota de ingenieros o físicos, pues continuamente diseña o emplea resortes, poleas, estructuras, catapultas, cohetes, patines, arcos, cañones, péndulos y, por supuesto, tiene que hacer cálculos para determinar la máxima distancia horizontal que, por ejemplo, alcanzará al convertirse en un proyectil animal cuyo destino es el correcaminos.

Es frustrante ver cómo la dinámica del tiro parabólico es torcida por la mano de un destino caprichoso encarnado por el guionista de turno, de manera que el tiro parabólico deja de serlo para que la piedra que sale de la catapulta caiga directamente encima del coyote, o a un lado de la catapulta, o para que, al cortar la cuerda que dispara la piedra de la catapulta, sea esta última la que salga volando y no la roca.

Para todos aquellos que se preguntan cómo sería un universo en el que una mano invisible pudiera cambiar a discreción los principios físicos, existe el desierto en el que habitan el coyote y el correcaminos.

Los productos ACME tienden a fallar de formas cómicas; incluso, en una revista ficticia se hizo una “nota” en la cual se contaba la historia de un abogado que había demandado a ACME por la baja calidad de sus productos, ya que el coyote sufría frecuentes lesiones por esta causa. (La demanda está en inglés).

El nombre de la compañía es irónico, ya que la palabra ACME deriva del griego (akun), cuyo significado es “el apogeo” o “el punto más alto al que se puede llegar”.

Para compensar, es necesario aclarar que algunos productos ACME sí funcionan bien, específicamente los cohetes, los patines hiperveloces, las pastillas para generar tornados y las vitaminas para hacer crecer las piernas. ¿Qué pastillas y vitaminas son ésas?

Tiny Toons” expandió la influencia de ACME, ya que la ciudad en la que se llevaba a cabo el programa se llamaba “ACME Acres”. Los protagonistas jóvenes del programa, además, estudiaban en la “Looniversidad ACME”. Y el Pequeño Coyote, descendiente de Willie Coyote, a menudo compraba productos de la compañía ficticia ACME para atrapar al Pequeño Correcaminos. En un episodio la compañía revela su eslogan: “Durante 50 años, los líderes en el caos creativo”. En la caricatura Pinky y Cerebro el dúo vive en el “Laboratorio ACME”.

Un mundo con la física en contra

Al coyote le pasan cosas dignas de una telenovela bizarra y, como prueba, no se requiere más que recordar cuando trata de atraer al correcaminos, quien ha comido limaduras de hierro, con un imán. ¿O, por su potencia, se trataría de un electroimán igual al que se emplea para levantar autos-chatarra? Si no son las leyes de Newton, la ley de Hooke, la ley de la gravitación universal las que rigen en el desierto del coyote, ¿cuáles son?

Henry L. Welch y Joseph T. Major, del Institute of Electrical and Electronic Engineersde Estados Unidos, resumen los principios “físicos” que se cumplen sólo en las caricaturas; entre los más utilizados por los guionistas del coyote y el correcaminos están:

Primera ley de los dibujos

—Todo cuerpo suspendido en el espacio permanecerá en el espacio hasta que se dé cuenta de su situación. De esta manera, cuando el coyote está a punto de atrapar al correcaminos, voltea hacia abajo y nota que no hay suelo alguno que pisar, por lo que cae hasta convertirse en un punto, levantando una nube de polvo al tocar tierra. Como el correcaminos no mira hacia abajo la gravedad no lo afecta.

Segunda ley de los dibujos

—Todo cuerpo sólido en movimiento permanecerá en movimiento hasta que algún material sólido interviene repentinamente. Como consecuencia, cuando el coyote hace de sí mismo un proyectil lanzado por un resorte o un cañón, su trayectoria es rectilínea y no parabólica, pues la aceleración de la gravedad no tiene efecto sobre él en este caso.

Tercera ley de los dibujos

—Todo cuerpo que atraviese materia sólida dejará una perforación de acuerdo con su perímetro. La dureza y plasticidad del material, sin importar que sea roca ígnea, sedimentaria o metamórfica, es siempre la misma e, increíblemente, la silueta de los personajes queda impresa en el material.

Cuarta ley de los dibujos

—Ciertos cuerpos pueden atravesar paredes sólidas pintadas que simulan entradas de túneles; otros no. Falta explicar por qué funciona este principio para correcaminos y camiones y no para el coyote que siempre termina estampado contra la pared.

Quinta ley de los dibujos

—Todo reordenamiento forzado de materia en el coyote es temporal. Así, el coyote puede plegarse como acordeón, estirarse como un elástico, doblarse como tabla de planchar, desintegrarse, quebrarse, cortarse en pedacitos, quemarse y todo lo que se nos ocurra, sin dañar su integridad física. Esto es un consuelo para todos aquellos que odian ver cómo, por enésima vez, el correcaminos escapa por pura suerte o, peor aún, porque todo a su alrededor cae por un acantilado excepto el suelo que él pisa, que permanece flotando en el aire.

A ver si los lectores se animan a identificar los principios de la física que aparecen representados en los videos de las caricaturas (con aciertos y errores).

Videos

—La primera descarga de cada video demora aproximadamente un minuto y requiere Quicktime.

Video presentación de los dos personajes

—Coyote, perseguidor perpetuamente hambriento.

Típicamente al inicio de cada corto, durante una secuencia de persecución, la escena es detenida para mostrar al público el aparente nombre científico o nomenclatura binomial del correcaminos y del coyote, usualmente haciendo énfasis en la velocidad del primero y en la hambruna del segundo. Estos nombres cambian de capítulo a capítulo.

Video del globo

Este clip es sumamente rico para explorar varios conceptos de la física.

—¿Cuánta potencia puede tener un ventilador?

—¿Debería responder el globo cuando se suelta el pesado yunque? ¿Por qué en la caricatura el globo sube rápidamente?

—¿Cuál de los objetos debería chocar primero contra el suelo?

Video de la roca que rueda

—El camino que sigue la roca luego de cruzar el camino ¿es realista?

—El resultado del “regreso” de la roca ¿obedece al principio de conservación de la energía?

Video de la vela sobre patines

Video del motor fuera de borda

En estos dos videos:

—¿Podría funcionar un sistema de propulsión como el propuesto en estos dos clips?

—Los esquemas de propulsión mostrados en los clips ¿respetan la tercera ley de Newton [o Ley de acción y reacción: Por cada fuerza que actúa sobre un cuerpo éste realiza una fuerza igual pero de sentido opuesto sobre el cuerpo que la produjo. Dicho de otra forma: las fuerzas siempre se presentan en pares de igual magnitud, sentido opuesto y están situadas sobre la misma recta. El enunciado más simple de esta ley es “para cada acción existe una reacción igual y contraria” siempre y cuando esté en equilibrio]?

—¿Por qué en ambos clips el coyote sigue de largo?

Video de la bandita elástica gigante

—Comparar la fuerza necesaria para estirar la bandita elástica y la que se requiere para mover las rocas. ¿Cuál es la fuente última de esta fuerza?

Video de la bala humana

—Violación absoluta de la conservación del momento, entre muchas otras contravenciones a los principios de la física.

Video del túnel

—Ésta es una buena demostración del equilibrio estático. El clip da fuertes indicios de que el correcaminos tiene mucho menos masa que el coyote.

Video del péndulo

—Aunque el coyote le aplica al péndulo un pequeño empujoncito, ésta es una clara violación del principio de conservación de la energía. ¿Cómo sabe el correcaminos dónde debe parar exactamente para que la bola no lo aplaste?

Video de la roca

—Aquí se ve una clara demostración de la importancia de saber dónde se encuentra el centro de gravedad de las cosas. Buen uso de la plomada, ¿por qué? El uso del telescopio es inútil, ¿por qué?

Video del lanzamiento por resorte

—¿Cuál podría ser la constante del resorte si el coyote es capaz de comprimirlo por presión/empuje horizontal?

Nos quedamos pensando, ¿no? ®

Compartir:

Publicado en: Existenz, marzo 2011


Te invitamos a tomar nuestro curso en línea Presencia en internet para escritores.
Conoce el programa e inscríbete.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Mario Sánchez R.

    La velocidad es el atributo que permite al Correcaminos no ser presa del hambriento Coyote. Hay un capítulo en el que el Coyote atrapa al Correcaminos.
    Esta serie es un reto a la imaginación de los guionistas y son un deleite los ejercicios de imaginación que crean.

  • Jorge Alvarez

    Es una buena metáfora del hombre y el conocimiento humano, -la ciencia- y del conocimiento divino -o sabiduría-. (Los términos utilizados no deben entenderse en su sentido religioso).

    El Coyote representa al hombre y su afán por obtener la felicidad a base del conocimiento y la inteligencia. Sin embargo, misteriosamente esta siempre falla, a pesar de que en los planes siempre funciona. Cada vez los planes del coyote pueden ser más complejos, y en su cabeza deben funcionar todos; sin embargo siempre su objetivo (el correcaminos) termina escapándose y el podre coyote con abolladuras y golpes.

    Tanto es así, que inclusive en capítulos siguientes, el coyote representa al hombre que trabaja todos los días, durante un tiempo fijo, que planea alcanzar objetivos -robar una oveja al perro ovejero) y siempre termina golpeado por este, hasta que suena el silbato, se termina la jornada hasta el día siguiente en que vuelve a la misma rutina. Es una representación moderna que nos recuerda al castigo eterno de Sísifo.

    Todos nos identificamos con el pobre coyote, que siempre lo planea todo y siempre le fallan los planes, y en tanto odiamos al correcaminos, porque siempre sabe qué hacer aunque no tiene pinta de saber nada. ¿De donde viene su inteligencia? Evidentemente en la serie, del guinista. El símil con la deidad es evidente. Por ello este serie es una buena metáfora, que explica, en términos sencillos, la concepción -propia del director- del destino y el hombre.