La telebasura y el periodismo

Carta abierta a Jorge Lanata

No tire la toalla del periodismo que interroga y molesta como la mosca en la sopa. Avance en sus críticas. Profundice sus investigaciones. Y quítele la corona no sólo a los políticos oficialistas. Esperan por ese periodismo que ausculta todo el arco opositor, los sindicalistas, los jueces, la policía y los narcotraficantes. Amplifique la voz.

Jorge Lanata

Nota previa: Jorge Lanata nació en Mar del Plata, Argentina, en 1960. El periodista será siempre recordado porque en 1987, a los 26 años, cofundó el diario Página/12 y fue su director periodístico durante diez años. El diario fue un espacio opositor a las políticas neoliberales impulsadas durante las presidencias de Carlos Menem y siempre se caracterizó por reivindicar el pedido de Justicia de los organismos de derechos humanos de Argentina. Fue también el creador del programa Día D, galardonado con el Premio Martín Fierro en tres rubros. Su continuidad fue Detrás de las Noticias. En 2010 produjo y condujo el documental BRIC en el canal Infinito.

Tiene varios libros publicados, entre ellos Muertos de amor, Hora 25 y Argentinos. Actualmente conduce un ciclo televisivo llamado Periodismo para todos, que se transmite en Canal 13, canal de Grupo Clarín. Lanata fue muy cuestionado por el desembarco al grupo del multimedio que mantiene una tensa relación con el gobierno nacional luego de la sanción de la Ley Comunicación Audiovisual. Allí, Lanata redactó una carta abierta dirigida a la presidente Cristina Fernández de Kirchner.

Estimado Jorge Lanata

A lo largo de mis quince años de trabajo profesional y otros tantos como estudiante de Comunicación, mi vida, junto con la de otros miles de colegas, ha avanzado por caminos paralelos a la suya. Jamás me preguntaron cuáles tres cosas me gustan de usted. Seguramente, porque para los medios que sólo reproducen las voces de las celebridades de la prensa mi palabra es insignificante. Y, si me lo preguntaran, no sólo tengo tres cosas para mencionar sino un recorrido de vida. Son años, charlas, tapas de diarios, extensísimos editoriales quebrando los paradigmas de la tele, eternos silencios, libros y habitáculos contiguos. Son más de tres cosas las que me gustan de usted. Y, tal vez, por esa ferviente admiración, por haber sido nuestra voz en una época donde no existía la desintermediación, en un tiempo donde en las facultades ponderábamos a los líderes de opinión, su voz era más que un puñado de palabras. Era oxígeno, aire, creatividad, denuncia. Su voz era la nuestra.

Un mes antes de que su programa Periodismo para todos saliera al aire recibí una invitación. Un llamado de un productor. Nos invitaban a participar junto con un grupo de estudiantes de periodismo. “El programa contará con la participación de alumnos de las carreras de periodismo de distintas universidades”, decía la invitación. Mi entusiasmo fue inmediato. Pensé que, al fin, los micrófonos se iban a multiplicar en la TV abierta. Que las nuevas generaciones de periodistas iban a tener una oportunidad de preguntar. Porque todos queremos preguntar. Nada de eso ocurrió. Los estudiantes de periodismo que concurren al programa tienen una función decorativa. Son una especie de tribuna de lujo, especializada, que se ríe con las humoradas de una ironía desgastada.

Gracias a Página 12 conocí a Soriano. Mi hermana (la misma que me regaló el libro Argentinos para mi cumple de treinta) me guardaba los artículos. Meticulosamente los recortaba y me esperaban cada fin de semana que podía regresar a mi ciudad. En mis años de estudiante, sin internet ni dinero para comprar el diario, el Página oficiaba como un estandarte de la resistencia a la narcotizada década del noventa. Sabe, Lanata, aún recuerdo la primera vez que lo vi. Fue en 1997 en la Universidad de Palermo. Yo me acababa de recibir, tenía apenas 23 años y lo fui a escuchar en una conferencia sobre la TV basura. Ese día estuvo junto a Carlos Ullanovsky y Pablo Sirvén, dos autores que había leído en mi etapa universitaria. En la jornada se dijeron cosas como ésta: “La telebasura es la que no pone ningún límite. Ni límites verbales ni estéticos. No se plantea nada, ni siquiera la verdad como objetivo o la demostración de una determinada hipótesis. La TV normal, por así llamarla, pregunta para saber. La telebasura escenifica y puede llegar a cosas increíbles: representa escenas de tortura o pone en funcionamiento la máquina de la verdad. Todo tiene el mismo valor, el crimen de Cabezas es igual al travesti y es igual a la madre de un pibe asesinado. Todo está al mismo nivel”.

Humildemente, creo que está dejando pasar una gran oportunidad. La de erigirse como una “tercera posición periodística” lejos de los avances gubernamentales sobre la TV pública y más lejos de los intereses empresarios de un grupo. Posee recursos humanos, técnicos y económicos para hacer un periodismo de calidad. No lo abandone en pos del show.

Cuando usted se autodenomina como desaparecido banaliza el sentido de una palabra de peso histórico. Cuando se disfrazan de BlackBerry asfixian un poco al sentido de la investigación. Cuando habla del “dictador de Angola” descontextualiza la historia. Cuando investigan sobre los tuiteros K las conclusiones son verdades de Perogrullo. Diego Rottman reflexionó en su blog: “Es real que existe una red de tuiteros oficialistas, pero para que la nota fuera realmente equilibrada también debería haber mostrado las redes de tuiteros de otros partidos y políticos opositores (que existen)”. Por otra parte, destacó: “Y para que la denuncia tuviera entidad, más allá del exitoso golpe de efecto, tendríamos que saber quién le paga a quién y cuánto. Nada de esto se dijo”.

En el informe sobre Twitter se percibió un cierto desprecio por otorgarle lugar a esas “otras voces” y subrayó el buen uso de Twitter: “Dar noticias en tiempo real”. ¿Quién es quién para decir cuál es un buen uso y cuál un mal uso? Los medios están para usarlos. Neruda, con la palabra, hacía poesía. Un hincha de fútbol desaforado puede insultar o desafinar o amenazar. Hace una década entrevisté a Rocambole, el dibujante de los Redonditos de Ricota, y hablamos sobre la tecnología. “No es ni buena ni mala, depende para qué se la use. Un revólver puede adornar una pared. Incluso, esa misma arma pudo haber matado tiempo atrás. O pudo ser usada en una revolución”. Twitter no construyó la Revolución Árabe ni tampoco es un insulto perdido en un baño público. O es ambas cosas a la vez.

En fin, en su programa parece que todo está al mismo nivel. Disfraces sin contexto, investigaciones sin profundidad. A la telebasura le importa demasiado el rating. Humildemente, creo que está dejando pasar una gran oportunidad. La de erigirse como una “tercera posición periodística” lejos de los avances gubernamentales sobre la TV pública y más lejos de los intereses empresarios de un grupo. Posee recursos humanos, técnicos y económicos para hacer un periodismo de calidad. No lo abandone en pos del show. No tire la toalla del periodismo que interroga y molesta como la mosca en la sopa. Avance en sus críticas. Profundice sus investigaciones. Y quítele la corona no sólo a los políticos oficialistas. Esperan por ese periodismo que ausculta todo el arco opositor, los sindicalistas, los jueces, la policía y los narcotraficantes. Amplifique la voz.

Usted dice: “No necesito a Página/12 para ser quien soy, pero Página/12 sí me necesita para haber sido lo que fue”. Creo que usted puede no necesitar el presente de Página pero no puede abandonar ese pasado, porque ese pasado es colectivo. Yo no creo, señor Lanata, que usted sea patético. No tape el viento del periodismo que no es K ni anti K con la mano. No nos estigmatice. No nos representa. Simplemente porque decididamente la telebasura le está ganando al periodismo. ®

Lanata contra tuiteros apócrifos, un análisis acotado

Compartir:

Publicado en: Medios, Septiembre 2012

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Sí, francamente acuerdo contigo Juan. En particular la escena del domingo pasado de CFK “robándose” la cartera Luis Vuitton, me pareció de un mal gusto supino y absolutamente lejana a cualquier lectura seria de la realidad. Una sutil manera de manipular. Como cuando se les “escapó” en la edición, el comentario de una señora que vivía en una villa del conurbano bonaerense, diciendo que ella gastaba 400 pesos por semana solamente para comer y que no le alcanzaba con eso. Dejar pasar esos detalles, esas imprecisiones también es una manera de operar la info, para que sea más dramática. En el fondo, no se apartan del paradigma de la izquierda setentista: cuanto peor, mejor para nosotros.

  • Juan Mascardi

    Francisco Calvo, decir que el oficialismo ‘es la raíz del problema’ es simplista. Y justamente eso es lo que le reclamo a Lanata y creo tener derecho a hacerlo. Basta de periodismo simplista, liso, sin matices y sin contexto. Hablo de periodismo (ese que dice que es para todos)

    Como diría mi amiga Irene Vesna (con quien hemos debatido horas de política): “Si esperás leer algo k o anti-k, no la leas: es un artículo sobre la esencia del periodismo”

  • Francisco Calvo

    Si bien coincido en pocas cosas, desacuerdo en muchas.

    Esta fea la etiqueta que le ponen los peronistas K a quienes no estan de acuerdo con el “modelo”. Cuando digo esto de etiqueta, me refiero a “gorila”, “golpista” o “clarinista”.

    Jamas, en mi vida, leí Clarin, ni cuando le chupaba las medias al MISMO gobierno que hoy odia, ni ahora, porque me parece basura porteña, antes y después.

    Mi posición frente al gobierno de turno es propia, leo, investigo, estudio y baso mis opiniones conforme a mis vivencias y conocimientos.

    Un pais que solo deja que se quejen los “pobres”, carece de libertad
    Un pais que habla de redisribuicion de la riqueza, pero su familia presidencial es la mas rica del pais.
    Un pais que se autodivide, ante el fanatismo de muchos.
    Un pais que corta las libertades de sus ciudadanos acotando sus derechos, pero a la vez modifica la constitucion para el beneficio de unos pocos mandatarios, es hipocrita.
    Un pais que miente en números, de forma increible, indiscriminada y casi estupida.
    Un pais que denuncia la monopolizacion de los medios, mientras que él mismo es el que tiene la mayoria de los medios
    Un pais en donde la gente tiene miedo de expresarse libremente por miedo a, por ejemplo, perder su empleo (palabras de Quique Pesoa)

    Podria extenderme mucho mas, pero prefiero cortar aca.

    Jorge Lanata cambio su formato, pero su forma de ser sigue siendo la misma, Periodismo Para Todos (y todas) me remite al show que montaba Tato Bores, quien, aunque tenia un programa televisivo vistoso, humorístico, no era menos denunciante ni serio.

    Denuncia cosas del oficialismo porque es la raíz del problema. No se hablara de la pobreza de forma aislada, sin decir PORQUE esa gente muere de hambre.