Ley para la Defensa, Preservación y Fomento de las Reinas

Iniciativa Ciudadana

“La verdadera riqueza (o ricura) de un pueblo no es su oro (el oro oro) ni su plata (oro blanco) ni su cocaína (el otro oro blanco) ni su petróleo (oro negro) ni sus selvas y bosques (oro verde) ni sus costas y mares (oro azul), sino sus reinas (oro nalga)”.

Exposición de motivos

Ciudadanos del Partido Consumista Mexicano (PCM) nos hemos dado una tarea revolucionaria, progresista, de avanzada… la de proponer un andamiaje legal que garantice a las reinas sus derechos, los derechos que sólo a ellas se les deben reconocer y proteger, derechos que aseguren su defensa y fomento, que a fin de cuentas son en beneficio de todo el pueblo. Si los diputados y diputadas, senadores y senadoras, gobernadores y gobernadoras, el presidente, los secretarios y secretarias de Estado, y quién sabe cuántos hijos e hijas de la chingada más gozan de fuero, ¿por qué las reinas no? Ellas lo merecen más. Si se han creado leyes para proteger y preservar mariposas, árboles, osos, ballenas, cenotes (con ce), reptiles, aves y quién sabe cuánta madre más, con mayor razón es necesaria una ley para la protección y preservación de las reinas. Si se han creado leyes para proteger y defender a grupos vulnerables y población jodida, con mayor razón necesitamos una ley que defienda a las reinas.

Por lo anterior exponemos los siguientes

Considerandos (sic)

Único.— La verdadera riqueza (o ricura) de un pueblo no es su oro (el oro oro) ni su plata (oro blanco) ni su cocaína (el otro oro blanco) ni su petróleo (oro negro) ni sus selvas y bosques (oro verde) ni sus costas y mares (oro azul), sino sus reinas (oro nalga).

Y proponemos la siguiente iniciativa con proyecto de decreto de la

Ley para la Defensa, Preservación y Fomento de las Reinas

Capítulo I. De las reinas y su fuero

Primero.— Toda reina por el hecho de ser reina gozará de los beneficios de esta ley sin discriminación alguna de nacionalidad, condición social o económica, estado civil, raza, religión, preferencia política o posición sexual favorita.

Segundo.— Las reinas son inimputables. Para eso son reinas.

Tercero.— Las reinas no cometen faltas administrativas, por lo que no podrán ser presentadas ante juez cívico ni detenidas o infraccionadas por autoridad policial preventiva.

Cuarto.— Las reinas no comenten daño patrimonial porque no tienen necesidad (a ellas les ofrecen y les regalan).

Quinto.— Las reinas no comenten delitos contra la salud porque no tienen necesidad (a ellas les ofrecen y les regalan).

Sexto.— Las reinas no participan en delitos relativos a la delincuencia organizada porque no tienen necesidad (a ellas les ofrecen matar por ellas, no las ponen a matar).

Séptimo.— Los ministerios públicos por ningún motivo, solicitud o querella podrán citar (a juicio) a reina alguna ni encomendar a autoridad judicial orden para su aprehensión.

Octavo.— Las reinas no podrán ser presentadas ante juzgado civil ni penal ni privadas de su libertad bajo prisión o arraigo.

Capítulo II. Deberes de la sociedad a las reinas

Noveno.— Son obligaciones de los caballeros a la reinas, según tengan oportunidad o así sea les sea solicitado:

a) Amarlas.

b) Satisfacerlas sexualmente.

c) Expresarles elogios.

d) Esclavitud sexual.

10.— Son deberes de las no reinas a las reinas:

a) No echarles de habladas.

b) No inventarles chismes.

c) No criticarlas en mala onda.

11.— Las no reinas podrán manifestar legítimamente sentir envidia de las reinas en general o en particular.

12.— Queda estrictamente prohibido a las no reinas referirse a cualquier reina con las siguientes expresiones:

a) Zorra.

b) Golfa.

c) Puta.

d) Hija de puta.

e) Hija de la chingada.

f) Lagartona.

g) Cualquiera otra que tenga intención de ofender o agraviar a la reina.

13.— Una reina sí podrá referirse a otra u otras reinas con las expresiones listadas en el artículo 12 de esta ley.

14.— En caso de que alguna reina se dedique a la prostitución, las no reinas deberán referirse a la profesión de la reina como acompañante, escort o call girl, porque hay de putas a putas.

15.— No queda prohibido a las no reinas referirse a cualquier reina con las siguientes expresiones:

a) Cabrona.

b) Chingona.

c) Buenota.

d) Buenona.

e) Culona (si lo es).

f) Chichona (si lo es).

g) Mamona (si lo es).

h) Mamadora (si lo es).

i) Anoréxica.

j) Operada (si lo está).

k) Flaca.

l) Pendeja (si lo es).

m) Suertuda.

16.— No queda prohibido a las no reinas:

a) Bajarles galanes a las reinas o tratar de hacerlo.

b) Cogerse a los maridos, novios o pretendientes de las reinas o tratar de hacerlo.

c) Ponerse buenas o tratar de hacerlo en plan de competencia con las reinas.

d) Adelgazar o tratar de hacerlo en plan de competencia con las reinas.

Capítulo III. Deberes del Estado a las reinas

17.— Los ministerios de Salud, Comercio, Agricultura y demás relativos pondrán a disposición de las reinas que así lo soliciten los medios para producir, distribuir o consumir cualquier droga conocida o por conocerse, publicitarla, promoverla o atascarse con ella.

18.— El Sistema de Salud Pública pondrá a disposición de las reinas, tal como a las no reinas, los servicios relativos a la provisión que garantice los derechos a la equidad mamaria y de talle para que en cualquier centro hospitalario pueda realizarse las cirugías de implante, renovación o sustitución de prótesis mamaria así como de lipo, rino y cualquiera otra relativa a su conservación o aumento de características físicas que fortalezcan su autoestima a partir de una mejor autoapreciación de su imagen.

Capítulo IV. De las prohibiciones a las reinas

19.— Queda estrictamente prohibido a las reinas:

a) Engordar. Entiéndase por ello: echar panza, lonja, llanta, cachete y papada.

b) Reducir de talla de busto con procedimientos quirúrgicos.

c) Llevar el cabello recortado a la altura de la nuca.

d) Traer las uñas (de las manos) recortadas al ras o mordidas.

e) Ser de un solo hombre. O pretender serlo.

f) Andar de feminista (en el remoto caso).

20.— Se consideran graves faltas las infracciones referidas en el artículo 19. Es especialmente grave la violación al inciso a), por lo que a consideración de la autoridad en la materia la reina que persista en ella podrá dejar de ser considerada reina para pasar a ser una vieja equis o naca cualquiera, con la consiguiente pérdida de los derechos inherentes a la condición de reina que ampara esta ley.

Capítulo V. De las sanciones a las reinas

21.— Si bien las reinas son inimputables, gozan de fuero e impunidad, cuando sean halladas culpables de algún delito o de violación a las prohibiciones inherentes a su condición de reinas, su pena de prisión o pago de multa deberá ser conmutado por servicio comunitario acorde con los criterios de justicia social debidos, consistente en la atención de tipo convivencia íntima y simulación afectiva o de complacencia con caballeros de escasos recursos que así lo soliciten.

22.— La compurgación de la pena sentenciada en servicio comunitario tendrá las siguientes modalidades:

a) El tiempo de compañía a los caballeros se descontará a su sentencia en la equivalencia de veinticuatro horas de servicio comunitario igual a un día de sentencia de su pena pendiente por compurgar.

b) Por cada palenque con que se mochen se le descontarán dos días a su sentencia.

23.— La autoridad dispondrá de los programas sociales necesarios para el mejor cumplimiento de los artículos correspondientes a este capítulo.

Transitorios

Único.— Este decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación. ®

Compartir:

Publicado en: Enero 2012, Monte Pitón

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • María de los Ángeles Magdaleno Cárdenas

    Újule, que en serio se toman. El texto es divertídisimo.

  • Nataly

    Que poco profundo es este articulo además de machista; al iniciar su lectura pensé que podría hablar de la manera en que se hace la publicidad con Reinas y Modelos hoy en día, ya que se está convirtiendo en un acto casi que pornográfico, en donde se deja a un lado los principios e INTEGRIDAD de una mujer para “vender”, teniendo el pleno conocimiento que en los medios televisivos, periodísticos, y publicitarios, una gran parte de espectadores son niños, y gracias a esto crecen con una mentalidad errónea y pervertida, como la del autor.
    AHORA NO ENTIENDO EL BAJO PROFESIONALISMO SE MANEJA HOY EN DÍA PARA QUE UN ARTICULO TAN POBRE COMO ESTE, HAYA SIDO PUBLICADO.

    PARA EL AUTOR: ¡oro nalga! me sorprende el grado de ignorancia, al utilizar un término tan deplorable y poco profesional, ya que es una expresión sin sentido. ¿Qué clase de pensamiento maneja su cabeza?
    Por consiguiente no voy a malgastar más tiempo con palabras que probable mente el autor no entienda, un consejo querido amigo debería dedicarse a otra actividad en donde le exijan pensar menos si desea quedarse con ese tipo de pensamientos.

  • Miriam

    Y que hay para las mujeres no tan agraciadas, que artículo tan pendejo, no vuelvo a leer de este autor