Libros y autores

La vida que yo quiero escribir

Ave Barrera. Foto © Elyzabet.

Mi abuela luchó como maestra rural para ganar un par de libros y tenerlos en su estantería a pesar de que mi abuelo los tiraba a la basura. Sin embargo, esa iniciativa, ese granito de arena, algo tuvo que haber contribuido, pues como mi abuela seguramente existieron millones de mujeres que abrieron espacio a las mujeres.

Historia del México revolucionario

Dr. Luis Barrón.

En la medida en que los historiadores profesionales estemos dispuestos a mantener una conversación con el público en general, estaremos en una mejor posición para escribir libros que las editoriales comerciales quieran publicar y que los lectores quieran leer.

Política y pensamiento

Cornelius Castoriadis.

Castoriadis no es precisamente un autor cómodo para todos aquellos que pretenden navegar bajo la bandera de la democracia pero cuyos verdaderos principios sólo velan por el interés de unos pocos, los oligoi, caracterizándose a sí mismos como los mejores, los aristoi.

Devoción por el infierno

Carlos Velázquez

¿De qué va El karma de vivir al norte? Es una compilación irregular de crónicas. Un libro cuya edición fue mal sopesada pero que ha recibido críticas favorables tanto nacionales como internacionales: “Destroyer de la literatura mexicana actual”, publicó el periódico español El País para referirse a Velázquez.

Traducciones imposibles

Abigael Bohórquez

No todos los poetas ni todos los poemas deberían traducirse. No es purismo. No es, mucho menos, el establecimiento de un canon literario que señale los márgenes y las posibilidades de traslado del fonema, la idea o el discurso en otra lengua; una especie de categorización de “traducibles” y “no traducibles”.

Los norteños también lloran

Daniel-Herrera

Melamina narra las vicisitudes de un pequeño truhán que no tiene los pantalones suficientes para hacerse cargo de la situación, y ante la falta de arrestos e ingenio, dilapida su tiempo matando las cucarachas que aparecen por las grietas de la barra de melamina de su cocina y soñando una redención en forma de un futuro como escritor.<

La nave de Luis

Luis González de Alba

La lectura del reciente libro de Luis González de Alba, No hubo barco para mí, es como la prolongación de las placenteras conversaciones de sobremesa con el autor de una vasta obra literaria y ensayística que comenzó con la reclusión en Lecumberri, donde escribió Los días y los años, testimonio imprescindible sobre el movimiento estudiantil de 1968, un acontecimiento sobre el cual aún se sigue debatiendo con pasión y desde perspectivas encontradas.

La vanguardia perdurable

Martín_Adán

Con excepción de Trilce, de César Vallejo, ésta, la única novela del poeta limeño Martín Adán (seudónimo de Rafael de la Fuente Benavides), escrita a sus diecinueve años y publicada en 1928, tal vez sea el libro más relevante de la vanguardia peruana.

Más allá de banderas y fronteras

ari

Desde el título Jet lag, de Ari Volovich, nos sugiere ese estado de confusión mental en el que se mezclan diferencias horarias, desarreglos corporales y una percepción de la realidad bañada por altas dosis de irrealidad. No hay mejor metáfora para un malestar tan ambiguo como generalizado, transcontinental.

En el nombre del daiquirí

Escribir sin beber.

Hemingway era la figura perfecta del macho cabrío, el garañón cuyas extravagantes aventuras tenían su sello persona. Las titánicas francachelas y litros de alcohol ayudaron a afianzar esa imagen de rudo macho alfa que supo bien publicitar y comercializar.

Highslide for Wordpress Plugin