Literatura

La mezquindad del deseo

Imanol Caneyada, un vasco avecindado en el desierto de Sonora.

Al buen hacer de las novelas de serie negra, mientras la trama va poniendo a cada uno de los personajes en el sitio que les corresponde —sin justicia poética, claro— el sexo, la droga, la apuesta y la traición son para ellos apenas juegos que también se aburren de jugar.

Miguel Capistrán

Borges y Capistrán en el edificio de San Ildefonso, poco antes de la grabación del programa Encuentros dirigido por Álvaro Gálvez y Fuentes, durante el primer viaje de Borges a México en 1971. Foto © Paulina Lavista.

Hay por lo menos dos cosas que jamás hubieran ocurrido sin la intervención discreta de Miguel Capistrán Lagunes: el descubrimiento de la obra fundamental de Jorge Cuesta y las dos visitas de Jorge Luis Borges a México.

Sólo un vagabundo conocería a Malagueta, Perus y Bacanazo

João Antonio.

Malagueta, Perus y Bacanazo son cardenales de ciudad. Cualquier ciudad porque son reflujos del margen. Rostros de la oscuridad refulgiendo en la desterritorialización urbana: viajan en bus, tranvía, subterráneo, vagoneta, taxi, ruedas sin destino, círculos sin centro. Locura de vías sin registro mental, cartografías arañadas por zapatos viejos y trapacerías de vuelo raso.

Sheridan ensayista y estudioso

Guillermo Sheridan.

Solvente resulta el estilo de los textos de variada extensión, desde dilatados ensayos de tono académico con las consabidas notas de pie de página y demás referencias bibliográficas, hasta verdaderos artículos relativamente breves y ágiles pero cuajados de frases candentes y sesudas a un tiempo.

Reventar a patadas

Ariana Harwicz.

Los días de tanta gente civilizada se han vuelto un atascamiento continuo, una punzada para el secreto con el que se arma, quisiera que su bebé dijera palabras bellas, que su marido se contagiara de ella, o que entendiera su sed que no comulga con el tabaco ni con esa impostada vida de familia establecida.

La noche que veré a R

Chica de rojo 2

Solía amarrarme desnuda a una silla, a la cama o simplemente inmovilizarme para hacerme toda clase de juegos. A veces llevaba a alguien más para que jugaran conmigo, otras para que retozaran con él. Lo amaba, por eso aceptaba acostarme con sus amigos.

Dos poemas no coleccionados de Kyn Taniya

Luis Quintanilla pinta el retrato de Pablo Casals.

Llevando a la literalidad y al extremo imaginativo las imágenes de la poesía modernista, Quintanilla logra un poemario que sorprende por sus imágenes y sobre todo por su incisivo humor, rasgo poco practicado en la poesía mexicana y que no suele asociarse a la vanguardia poética.

Lo que no te pude responder

Franz von Stuck, "Di Sünde", 1893, detalle.

Cuando me preguntaron qué era la vida, no pude responder: una perversa rotación omnipotente, fuerza, o tal vez sólo la belleza de una metáfora inexacta. Es la seducción del incontable deslizar del mundo: el tiempo. Cuando me preguntaron qué era la vida, me hubiera gustado responder que es todo lo anterior y al final corregir: […]

La barbarie admitida

Sicarios

Luego de que los sicarios cercanos a los capos desterraron a Yander y Javier y su camarilla, con el paso de los meses el Ejército y la Marina les tendieron una trampa, a pesar de que les entregaron muertos a varios Emes que durante un tiempo no pudieron atrapar.

La mujer de arena

Sus pecas...

Estábamos sentados uno al lado del otro. Hacía calor, o eso me parecía a mí, o eso creo recordar. Ella tenía puesta una pollera tableada que formaba un círculo a su alrededor, ese círculo me tocaba. En un momento yo empecé a deslizar mi mano derecha por debajo de su pollera muy lentamente…

Highslide for Wordpress Plugin