Los norteños no son tan machos

Funerales de hombres raros, de Wenceslao Bruciaga

Muchos de esos sucesos son disparatados, en parte por lo reventado del narrador y una prima alocada de éste, y sirven para mostrar los prejuicios de la clase media de esa ciudad norteña, homofóbica y clasista y, como suele suceder, aglutinada en torno a unos valores morales basados en la hipocresía y el cinismo.

Wences

Funerales de hombres raros [México: Jus, 2012] es un novela desinhibida y escrita con mucho coraje, como si las palabras hubieran sido mascadas y escupidas sobre el teclado. Wenceslao Bruciaga es un escritor que se ha sumergido con un clavado de cabeza en la vida. Siendo gay, ha llevado esa preferencia hasta sus últimas consecuencias, y en vez de esconder esa todavía ignominiosa categoría a ojos de la mayoría de la sociedad, hace de ella bandera en sus escritos autobiográficos. La columna que publica semanalmente en el diario Milenio de Monterrey es una prueba de ello. Ahí ventila sin tapujos los avatares de la vida gay, amantes, peleas, gustos musicales y enredos típicos de la tendencia a la promiscuidad que caracteriza a ese colectivo. Por lo menos así lo vive y describe Wenceslao, porque es sabido que hay muchas maneras de ser gay y algunas parejas homosexuales viven de una manera muy conservadora, se casan, compran departamentos a medias y quieren adoptar hijos.

funerales

La novela está dividida en dos partes y en las dos hay una muerte como eje narrativo. La primera está situada en la Ciudad de México y narra episodios de relaciones entre un grupo de amigos gays, con el suicidio de uno de ellos como suceso central.

En esa parte el escritor nos instruye sobre el tipo de relaciones que se establecen alrededor del sexo, ciertas poses y salpicado todo ello con abundantes notas sobre gustos musicales, la pasión del narrador por las rolas de New Order queda patente a lo largo del relato. El narrador es implacable y desnuda a los homosexuales con los que convive mostrando sus mezquindades, insaciabilidad sexual y un marujeo sibilino que no deja títere con cabeza.

Muchos de esos sucesos son disparatados, en parte por lo reventado del narrador y una prima alocada de éste, y sirven para mostrar los prejuicios de la clase media de esa ciudad norteña, homofóbica y clasista y, como suele suceder, aglutinada en torno a unos valores morales basados en la hipocresía y el cinismo.

La segunda parte está ambientada en Torreón, de donde es originario este escritor transplantado en la Ciudad de México, y gira en torno a sucesos familiares, la enfermedad y muerte de la matriarca prolífica y tirana que fue la abuela en vida. Muchos de esos sucesos son disparatados, en parte por lo reventado del narrador y una prima alocada de éste, y sirven para mostrar los prejuicios de la clase media de esa ciudad norteña, homofóbica y clasista y, como suele suceder, aglutinada en torno a unos valores morales basados en la hipocresía y el cinismo. Y de paso, Funerales de hombres raros apunta a que no todos los machos norteños son tan machos y también les gusta el chile, a pesar de ser íconos masculinos de la sociedad torreonense y estar en puertas del matrimonio heterosexual.

Hay tres personajes principales en la trama de esta segunda parte. El narrador, una prima muy afín en sus gustos y excesos al narrador y el hermano de ésta, que ejemplifica el estándar del joven torreonense. Estos tres personajes alternan las voces por capítulos. Así el punto de vista sobre la sucesión de hechos y pensamientos íntimos amplía inusitadamente la perspectiva de la percepción que cada uno de ellos tiene sobre la realidad y los sentimientos que se generan respecto de los otros dos y el resto de la familia. Un interesante juego de perspectiva.

Funerales de hombres raros es un libro valiente, divertido y escrito de manera veloz, con un lenguaje conciso y al mismo tiempo revelador, sin ambigüedades. Con actitud. Wenceslao Bruciaga en esta novela nos muestra un poco de sí mismo y de un mundo que generalmente permanece en el género de lo tabú. ®

Publicado en: Febrero 2013, Libros y autores

Suscríbete a Replicante

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.