Metralla

Hitler's limo

En 1938 Hitler paseaba por Berlín en su limusina

saludando a todos los presentes. Entre ellos a mi abuelo René, de seis años.

Inflaba la panza para presumir la bandera mexicana que tenía por camisa.

Ese día un año después la radio reventó el silencio de una cena familiar.

Alemania había invadido Polonia.

La paz al fin se había terminado.

De la mesa se levantó el tío Abel,

que había luchado en África con mi tatarabuelo.

Tomó su rifle y lo apuntó a la sien de mi bisabuelo.

“Prefiero matarte yo a que te maten los mugrosos alemanes”.

Mi bisabuelo regresó a México con su hijo y su mujer.

El tío Abel murió durante la guerra, pero no a manos de los alemanes,

fue la rabia de la guerra.

El volver a ver a Europa requemada por la metralla.

Los fantasmas atrincherados en la cocina.

El incesante sonido de los cincuenta milímetros

reventando la cabeza de algún soldado

del otro lado del alambre de púas. ®

Compartir:

Publicado en: Marzo 2013, Poesía

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.