Mitos y mentiras sobre Israel

La crítica parcial e irracional

Al contrario de muchas de las críticas que académicos, escritores y militares israelíes enderezan contra la política de su país, las que se lanzan desde estas latitudes parecen estar moldeadas por la histeria y una información convenientemente parcial.

A los miembros de la American Studies Association debería darles vergüenza por señalar al judío entre las naciones. Vergüenza por aplicar un doble rasero a las universidades judías. Las instituciones académicas israelíes son lo suficientemente fuertes para sobrevivir a este ejercicio de fanatismo. La verdadera pregunta es: ¿Esta asociación sobrevivirá a su complicidad con el prejuicio más antiguo y más duradero?
—Alan Dershowitz

El atentado terrorista a la Asociación Mutualista Israelita Argentina de Buenos Aires, el 18 de julio de 1994, dejó un saldo de 85 personas muertas y 300 heridas.

El atentado terrorista a la Asociación Mutualista Israelita Argentina de Buenos Aires, el 18 de julio de 1994, dejó un saldo de 85 personas muertas y 300 heridas.

Se desvanecen ya los débiles ecos de la irreflexiva protesta por la presencia de Israel en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara y sus notables escritores y artistas. Con ligereza que mueve a risa los desinformados inconformes acusan al Estado israelí de genocida, neocolonialista, de practicar el apartheid y hasta de fascista. Escandalizados por la visita de Shimon Peres y por las medidas de seguridad, habría que preguntarles si les complacería la invitación a Raúl Castro —Fidel, postrado, ya no podría aceptarla—, dirigente de una dictadura de más de medio siglo, o a Bashar al-Asad, quien el 9 de diciembre envió una carta a los participantes en el XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Quito en la que el presidente sirio —y finísima persona— “se refiere a los esfuerzos de su gobierno por garantizarle cultura y educación a las nuevas generaciones y recordó la difícil situación interna que sufre Siria debido a las acciones terroristas que impulsan algunas bandas”. O quizá al retardado Nicolás Maduro, artífice implacable del desastre venezolano. (Venezuela no es solamente el país más corrupto de América Latina, sino uno de los peores calificados en el mundo, según Transparencia Internacional.)

En Estados Unidos la American Studies Association llama a un boicot académico contra Israel, uno de los países que más aporta al mundo con sus avances científicos y tecnológicos [véase este sitio, por ejemplo]. “No, no fue contra China, que encarcela a académicos disidentes. No fue contra Irán que ejecuta académicos disidentes. No fue contra Rusia cuyas universidades despiden a académicos disidentes. No fue contra Cuba cuyas universidades no tienen académicos disidentes. No fue contra Arabia Saudita, cuyas instituciones académicas se niegan a contratar mujeres, gays o académicos cristianos”, responde el jurista y académico de Harvard Alan M. Dershowitz. “Tampoco fue en contra de la Autoridad Palestina, cuyas universidades se niegan a permitir el discurso abierto en relación con el conflicto palestino-israelí. No, fue sólo en contra de instituciones académicas en el Estado de Israel, cuyas universidades tienen programas de acción afirmativa para estudiantes palestinos y que tienen un mayor nivel de libertad académica que casi cualquier país del mundo” [“Boicotear a las instituciones académicas israelíes es fanatismo personificado”].

Incluso los más pertinaces críticos israelíes, como Benny Morris y Shlomo Sand —pertenecientes a la corriente de los llamados “nuevos historiadores”—, que publican y enseñan con toda libertad en Israel, defienden el derecho a la existencia de su país; un derecho que le niegan el islamismo fundamentalista y los israelófobos de izquierda a derecha en todo el mundo.

Al contrario de muchas de las críticas que académicos, escritores y militares israelíes enderezan contra la política de su país, las que se lanzan desde estas latitudes parecen estar moldeadas por la histeria y una información convenientemente parcial. Incluso los más pertinaces críticos israelíes, como Benny Morris y Shlomo Sand —pertenecientes a la corriente de los llamados “nuevos historiadores”—, que publican y enseñan con toda libertad en Israel, defienden el derecho a la existencia de su país; un derecho que le niegan el islamismo fundamentalista y los israelófobos de izquierda a derecha en todo el mundo. Es significativo que medios árabes recojan las opiniones antisionistas de personalidades judías dentro y fuera de Israel para alimentar su odio. En un solo día, el pasado viernes 27 un columnista del Al Ayam (Los Días), de Bahrein, elogió al ex terrorista, ex diputado y pacifista Uri Avnery por su defensa del “trato bondadoso” del islam a los judíos a través de los siglos; otro columnista del Khaleej Times (Tiempos del Golfo), de Dubai, exalta las hipótesis de Shlomo Sand sobre la “invención del pueblo judío” y de la “Tierra de Israel”, y menciona con admiración a Israel Shahak, judío converso a un fiero antisemitismo, en tanto que el diario libanés Al Mustaqbal (El Futuro), alaba a la filósofa de la teoría queer Judith Butler por su postura antisionista expuesta en su reciente libro Parting Ways: Jewishness and the Critique of Zionism [Columbia University Press].

Yasser Arafat, líder de la OLP, en 1968. Foto © CNN.

Yasser Arafat, líder de la OLP, en 1968. Foto © CNN.

No solamente los fanáticos desean “arrojar al mar” a los judíos, como lo expresa Jaled Meshaal, líder de Hamas, sino que mienten, distorsionan y exageran la información relacionada con el largo y penoso conflicto. Apenas unos ejemplos lo demuestran. La enriquecida viuda de Yasser Arafat acusó a Israel de haberlo envenenado con polonio-210 e insiste en esa versión —con la complicidad de Al Jazeera y medios afines— a pesar de que los recientes análisis de tres laboratorios de Rusia, Francia y Suiza practicados a los restos del líder palestino probaron que murió de una infección generalizada: Ahmad Jibril, fundador del Frente Popular por la Liberación de Palestina, en una entrevista al canal Al-Manar (El Faro) del Hezbollah libanés, en 2004, contó que cuando interrogó a Mahmud Abbas sobre la investigación del posible envenenamiento de Arafat éste le contestó que había que callar: “Para serle honesto, el informe oficial de los franceses es muy claro. El sida fue lo que se lo llevó”. Esto, y la homosexualidad de Arafat, que éste, vergonzante, siempre ocultó, es lo que ahora quieren borrar, no obstante los testimonios de amigos y colaboradores del corrupto líder de la Organización para la Liberación de Palestina (la acusación la hizo el mismo ex tesorero de la OLP, Jueid al Ghossein; véase “Arafat acusado de corrupto por ex tesorero de la OLP”, La Red 21, 19 de agosto de 2002; sobre la malversación de fondos del administrador financiero de Arafat y la corrupción de la Autoridad Nacional Palestina véase “¿Adónde va el dinero palestino?”).

Jóvenes palestinos arrojan piedras a autos de civiles israelíes.

Los críticos de Israel hacen aspavientos cada vez que el Ejército de Defensa Israelí ataca enclaves terroristas en Gaza y Cisjordania —territorios regidos, por cierto, por las organizaciones palestinas rivales Hamas y Fatah, respectivamente—, con pérdidas lamentables de civiles inocentes, pero no ven, extrañamente, los frecuentes atentados, lanzamientos de misiles, piedras y bombas molotov contra objetivos civiles israelíes, que incluyen hospitales, escuelas y jardines de niños. No solamente los terroristas usan cobardemente a los civiles palestinos como escudos humanos, sino que inculcan a los niños el desprecio a los judíos y el deber sagrado de exterminarlos, aun si para esto deben convertirse en mártires suicidas —mil vírgenes los esperan en el paraíso—. Curiosamente, en esas críticas nunca se hace referencia a organizaciones terroristas como Hamas, Hezbollah, Fatah, Al Qaeda…

integrantes de la ASA en la campaña internacional de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra las universidades israelíes. Foto © Palestinalibre.org

integrantes de la ASA en la campaña internacional de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra las universidades israelíes. Foto © Palestinalibre.org

En una visita a San Francisco, el congresista sudafricano negro Kenneth Meshoe se sorprendió al ver carteles que acusaban a Israel de practicar el apartheid. En un artículo del 15 de mayo de este año en el SF Examiner escribió: “Israel no puede ser comparado con el apartheid en Sudáfrica. Los que hacen la acusación exponen su ignorancia de lo que realmente es el apartheid. Judíos negros, morenos y blancos y la minoría árabe se mezclan libremente en todos los lugares públicos, universidades, restaurantes, centros de votación y en el transporte público. Todas las personas tienen derecho a voto. La minoría árabe tiene partidos políticos, cumplen funciones en el parlamento israelí y ocupan posiciones en los ministerios del gobierno, la policía y los servicios de seguridad. En los hospitales, los pacientes palestinos se recuperan en camas junto a judíos israelíes, atendidos por médicos y enfermeras israelíes árabes y judíos. Esa ridícula acusación trivializa el significado de la palabra apartheid”. ®

Una versión más breve de este artículo se publicó en Milenio Jalisco el 30 de diciembre de 2013. Lea también “El odio más antiguo”.
Compartir:

Publicado en: Diciembre 2013, Insolencia


Te invitamos al curso Presencia en internet para escritores el próximo sábado 2 de septiembre.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Mario Martínez

    Difiero palmariamente del artículo y expondré de manera sucinta en que fundamento mi desacuerdo. Primero, de la lectura del texto se desprende un yerro de cara data a la hora de valorar con escrúpulo las críticas a las políticas del gobierno israelí: confundir antisionismo con antisemitismo. Suponer que porque uno se halla en contra de la manera en que se fundó el estado de Israel implica una posición antisemita, es confundir gravemente las tintas. El movimiento antisionista es abrazado por muchos intelectuales de Israel, profesores descendientes de judíos y asociaciones judías (i. e. Uri Avnery, Yakov M. Rabkin, la Red Internacional de Judíos contra el Sionismo -IJAN, por sus siglas en inglés-, etc.). No es, por mucho -salvo las versiones más burdas-, ni racista ni antisemita. Pero además, tampoco puede esgrimirse con pulcritud la falta de solidez en las acusaciones contra miembros prominentes de la polítca israelí (v. g. Shimon Peres). Baste citar que como consecuencia de la invasión de Tel Aviv a Gaza, el Informe Gladstone de la ONU (2009) acusó a Shimon Peres de crímenes de guerra y limpieza étnica. Hay más. Pocos recuerdan a estas alturas a qué se debió la airada respuesta, de parte del gobierno israelí y los ortodoxos, a unas publicaciones de Günter Grass. Pues bien, entre otras cosas, se debió al ensalzamiento que el escritor alemán realizó a un personaje denostado por la historia israelí: Vanunu Mordejái. ¿Qué hizo el “traidor a su patria”? Simplemente hacer pública la información, por medio del periódico británico “The Sunday Times”, acerca de la capacidad atómica de Israel. Ni más ni menos que probó lo que el gobierno israelí siempre ha negado cínicamente: que están armados hasta los dientes (y con una cantidad enorme de arsenal nuclear). Por esta imperdonable delación, el científico fue detenido en Italia en una maniobra del Mossad que me trae a las mientes el empaquetamiento desde Argentina del criminal nazi Eichmann –no recargaré las tintas sobre las flagrantes violaciones al derecho internacional en esta maniobra, ni de su infame reaprehensión y desaparición del escenario-. En torno a las deplorables condiciones en Gaza, éstas han sido puntualmente documentadas por Amnistía Internacional (¿será también tildada de antisemita por la alerta que arrojaron?). En resumidas: el diálogo y la discusión exigen una minucia académica y de investigación mayor a la que este artículo muestra. Y para que todos actualicemos nuestras referecias, te dejo este link: http://www.es.amnesty.org/temas/armas/casos-de-paises/conflicto-israel-gaza/?sword_list%5B%5D=gaza&no_cache=1

  • Creo, Alberto, que podrías actualizar tus referencias y quizá elaborar un comentario propio. Saludos.

    http://ecodiario.eleconomista.es/oriente-medio/noticias/983177/01/09/El-Ejercito-israeli-completa-su-retirada-de-la-Franja-de-Gaza.html

  • Alberto Mora
  • Muchas gracias, Sergio. No sabes cuántos insultos he borrado en esta sección. Un abrazo.

  • Estimado Rogelio: Me gustó mucho tu texto. Creo que en México lo que predomina es ese asquerosillo racismo que ya ni siquiera tratan de disimular los “morenazis” y compañía. A lo largo de varios meses me he dado cuenta que el “antisemitismo” en México cala duro en amas de casa de clase media, en profesionistas mal informados y malintencionados y en púberes a los que se les ofrece ese fiero odio como una válvula de escape a las frustraciones de su edad. Estoy sorprendido como permanece y se fortalece esa estupidez del dominio global que los perversos judíos intentan llevar a cabo. Personas preparadas, doctores en derecho, egresados de Harvard repiten esa tontería como Hitler repitió lo del judeobolchevismo. Una pena.