Muchachas tomadas de la mano

Ha valido la pena

No relataré las confusiones, angustias, abusos, burlas, ataques, suspicacias, descréditos, insidias o limitaciones que un homosexual tiene que enfrentar. ¿Por qué tendrían que estar orgullosos un gay o una lesbiana?, suelen preguntar los críticos del orgullo ajeno.

El sueño © Courbet

El sueño © Courbet

Iba cruzando la avenida Insurgentes cuando de la estación del Metrobús salieron dos muchachas. Había un no sé qué en su lenguaje corporal. Tal vez los demás transeúntes no percibieran algo extraño: yo lo supe desde antes de ver las manos de una revoloteando sobre la cintura de la otra y luego enlazando los dedos con los de su compañera. “Qué lindas las muchachas que se toman de las manos”, pensé y tuve un impulso de decírselo a ellas.

Quienes no son homosexuales, por muy cercanos y solidarios que fueren, sólo tienen una idea pequeñita de lo que es vivir contraviniendo una norma moral tan primaria y estricta. Desde que nacemos somos clasificados como mujeres u hombres según nuestros órganos genitales; desde ese mismo primer respiro queda definido cuál debe ser nuestro comportamiento sexual. Y aunque hoy sepamos y aseveremos que la genitalidad no necesariamente determina las inclinaciones y atracciones, el peso de esa marca es inconmensurable.

No relataré las confusiones, angustias, abusos, burlas, ataques, suspicacias, descréditos, insidias o limitaciones que un homosexual tiene que enfrentar. ¿Por qué tendrían que estar orgullosos un gay o una lesbiana?, suelen preguntar los críticos del orgullo ajeno, como si no pudiéramos estar orgullosos de lo que nos dé la regalada gana. Por ejemplo, de la valentía para asumir públicamente la especificidad “diferente” de una sexualidad que nos fue dada de manera natural —como a los heterosexuales la suya— y para desafiar el ojo del vecino y la espada flamígera de las autoridades y de las convenciones sociales, o de los esfuerzos para que el ejercicio de esta sexualidad no mengüe la dignidad como personas y como profesionales, o de las contribuciones para que otros niños y niñas, para que otros jóvenes, sepan que no es torcido ni perverso ni enfermo ni condenable no ser heterosexual.

En cierta ocasión coincidía con una compatriota —ahora residente en Nueva York— en que lo que menos extrañamos de Cuba, lo que más celebramos haber dejado en el pasado, son los piropos de aquellos tipos que “susurraban”, a un volumen que lo oía todo el barrio, cualquier cantidad de linduras, seguidas del menú de cómo te meterían todo lo metible y te chuparían todo lo chupable; los mismos que se regodeaban gritándonos “tortilleeeeera”, a veces por el simple hecho de que no les hiciéramos caso.

Aparto ese recuerdo nefasto mientras veo caminar a las muchachas con tanta naturalidad, tan tranquilas y seguras. Y pienso que si para eso sirvió que nos gritaran, que nos acosaran, que nos agredieran hasta nuestros propios parientes, que nos sometieran a juicios y nos expulsaran de familias, escuelas y universidades; si para ello sirvió que tantos crímenes de odio se ensañaran con nuestros hermanos (y recuerdo especialmente aquella terrible película sobre la vida de Teena Brandon, Boys don’t cry); si sirvió para que dos muchachas o dos muchachos puedan ir por la calle tomados de la mano, enamorados y sin miedo… entonces valió la pena. ¡Que no se suelten! ®

Compartir:

Publicado en: Diciembre 2013, Racismo y discriminación

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Pepe

    Yo soy bien macho… bueno, más o menos; la verdad es que nunca he golpeado a mi mujer, ni cumplo con otros menesteres inherentes al cargo, con el agravante de ser un mandilón; pero, eso de agasajarme con los atributos sexuales de seres semejantes no va conmigo… yo, me siento rey entre las féminas y perro entre los perros…
    Pero, ¿saben qué?; después de tantos abriles a las espaldas aun no entiendo por qué tenemos que minimizarlo todo en la sexualidad, cuando lo verdaderamente importante en las relaciones con el o la que amas nada tiene que ver con la cama o sus genitales…
    Reconocer debo, que tengo un par de amigos, que si no hubieran nacidos tan “machos” como yo, uno fuera mi esposa y el otro mi amante… sí, ya sé que eso me hace ver algo… “confuso”…; pero, después de todo, ¿no se han dado cuenta que todos los “machos” tenemos algo de maricón?…
    Así, la próxima vez que los discriminen por sus “preferencias sexuales” solo díganle al incircunciso: “chále, ya sal del closet y sé feliz, ¡por favor!”

  • Es un relato muy alentador alguna vez de alguna u otra forma sufrimos discriminacion pero ya es hora derompercon esos tabu mucha fuerza y adelante

  • Que relato tan conmovedor y alentador a la vez. Todos de algún modo hemos sufrido el discrimen, pero ciertamente en los últimos tiempos estamos viendo finalmente un cambio. Sigamos adelante!!!!

  • Gloria

    Un emotivo relato de las peripecias que lesbianas, homosexuales y trans tenemos que elaborar para evitar ser discriminados, agredidos, ultrajados. Pero sobre todo la descripción de la alegría que se experimenta el mirar que eso puede quedar atrás.