Narradora contra poeta

Casa de geishas, de Ana María Shua

Divido en tres bloques, el volumen en poco equitativo, pues el primero de ellos es el de mejor forma y hechura, entusiasma en su forma, tiene una lógica temática clara, el argumento está a su favor, es el inmueble y las aventuras que se desatan en él, invita a penetrar la puerta de esa casa enorme…

En el mapa literario de habla hispana se le reconoce más como narradora, especializándose sobre todo en el microrrelato, pero también ha incursionado en el mundo de la poesía como puede dar testimonio el volumen donde reúnen sus versos titulado El sol y yo; Ana María Shua (Argentina, 1951) ahora presenta Casa de geishas [México: Posdata Editores, col. Hormiga Iracunda, 2011].

Divido en tres bloques, el volumen en poco equitativo, pues el primero de ellos es el de mejor forma y hechura, entusiasma en su forma, tiene una lógica temática clara, el argumento está a su favor, es el inmueble y las aventuras que se desatan en él, invita a penetrar la puerta de esa casa enorme, con mucho que dar, por ejemplo lo deja claro el final del poema Multitudes: “Trabajando sin parar, el personal de maestranza separa con cuidado las fantasías cumplidas y barre rapidito los deseos frustrados”.

Y es que allí se incuban los sueños de la lujuria y el peso exacto del finiquito para lograr acercarse a su realización, todo eso al lado de la crudeza, de la realidad que resulta por ejemplo Sofisticación: “Para los sofisticados (pero admitamos que se trata de una perversión muy cara), la madama está en condiciones de contratar los servicios de su propia esposa”. Porque de eso van los versos, del amor en una casa de citas, de la carne y el pecado, de golpes de realidad.

Sin embargo, al concluir esa sección y llegar a “Versiones” empieza a una etapa de decepción, resulta fallido el salto que va de doncellas, unicornios, ermitaños y cenicientas, pues el peso de las ficciones cortas a las que está acostumbrada no la deja en libertad par explotar los versos como deben de ser, la simpleza no debe confundirse con la falta de rigor.

Se llega de esa forma a la última y más larga de las secciones “Otras posibilidades”, compendio variopinto donde se abusa del verso libre pero no deja claridad en cuanto a su armado. Hay demasiados temas entrelazados, aunque la sonoridad se nota mejor que en la sección de en medio.

Por momentos parece que se cortan las líneas no ya para hacer versos, sino por capricho puro. Pudieron ser versos en prosa muchos de ellos, pero siendo sinceros, algunos como minificciones serían geniales, no todos, algunos no pasan de una mala broma, los menos, claro.

En suma, Casa de geishas es un libro apurado y falto de rigor en cuanto a su hechura, donde el peso de la narradora le juega en contra a la poeta. Y donde hay muchas historias que pueden contarse en minificciones, pero no en versos. ®

Archivado en Agosto 2012, Libros y autores

Tal vez también te interese:

Aquí puedes replicar
Para poder comentar en este espacio lee antes nuestras Políticas de uso. Replicante se reserva el derecho de publicar los comentarios dependiendo de su seriedad y aportación a una discusión. No se publicarán comentarios desinformados, agresivos u ofensivos. Si encontraste algún error, información falsa o sesgada te agradeceremos que nos lo hagas saber. Gracias.

Replicante recomienda

  • “Hoy todos somos fotógrafos, pero con una cultura visual escasa”: Pedro Meyer: Rogelio Villarreal / revista Magis: Pedro Meyer no sólo es uno de los referentes más importantes de la fotografía en México. Es, también, uno de los pioneros de la fotografía digital y la experimentación con las nuevas plataformas. En esta entrevista habla de su trayectoria y de la necesidad de educar a las personas para consumir —y producir, por qué no— imágenes de mejor manera....
  • Gisela Kozak Rovero, Ten Questions About Venezuela / Diez interrogantes sobre Venezuela: En esta edición de Literal intentamos ofrecer dos puntos de vista sobre la situación actual de Venezuela: la de sus críticos lo mismo que la de sus simpatizantes....
  • Daniel Lezama, la pintura al servicio del imaginario: Melisa Arzate Amaro [Cultura Colectiva]: El arte de la década de los ochenta del siglo veinte estuvo marcado a nivel mundial, en buena medida, por una crisis del concepto de significado y un regreso a la pintura en una neofiguración....
  • Víctor Santana, un escritor de sacos elegantes: Daniel Herrera: Víctor Santana escribió un libro que merece más de lo que ha obtenido. Merece una mejor edición, una mejor distribución y más atención. Pienso, incluso que merece más y mejores reseñistas porque estamos ante algo inusual en la literatura nacional....
  • Esta no es una entrevista falsa con Fernanda Melchor: Óscar Alarcón Travolta: "Lo que tienen en común mis crónicas es que fueron escritas mientras Fidel Herrera —que es un priista ejemplar— estuvo en la 'plenitud del pinche poder', como él solía decir"....

Suscríbete gratis a Replicante


FacebooktwitterPinterestBoletínRSS
Asociación Internacional de Publicaciones Culturales
Highslide for Wordpress Plugin