Poesía

Demonios

20060428092400-amanecer-ojo

Homicidio en silencio, mentiras que desgarran,/ sinceridad perdida que se quiebra y fallece…

Mamá

Una madre, como cualquiera, mira la televisión…

El viaje y la última fantasía

Cristian Aliaga

Los hay quienes viajan y van dejando pedazos de sí al paso, convencidos de que habrán de hacerse con ello menos perennes. Algunos más levantan del piso y se embolsan piedras o toman todo aquello que pueda ser un pequeño fetiche para recordar el sitio visitado.

Quise soñar

cielo

En la tierra caminan, silenciosos, pequeños,
alegres habitantes, no conocen sus culpas,
juegan, acechan, cazan sin penas ni torturas;
las palmeras los cuidan, vigilan sus esfuerzos.

Cuatro poetas neozelandeses

Paisaje de Nueva Zelanda.

Los cuatro poetas que se presentan pertenecen a generaciones distintas. Son distintos, pero no distantes. Los une el interés por la naturaleza, el diálogo entre culturas y la reflexión sobre el oficio poético. Son apenas una muestra de la diversidad de vertientes que ramifican la poesía neozelandesa contemporánea.

Voy a fingir mi muerte en prosa

espectro

Voy a fingir que el final de mi vida fue como en el poema de Amado Nervo: que me retiro despacio, con la conciencia tranquila y el alma llena, y al cerrar los ojos y entregarme al abismo me voy con mi sonrisa de diario. “Vida, estamos en paz.”

Historia natural

Historia natural.

y seguirán pasando muchas cosas

seguirán las moléculas juntándose

y el tiempo cantará sus rudas tómbolas

trotarán los planetas en sus órbitas

y soles arderán tras otros soles

y así.

Espera

2010

Mis letras no tienen alas, no vuelan / pequeñas piezas de tinta volcada, / fue mi pluma, mi coraje; son piedras / viven estáticas, están sentadas / sin moverse…

Dos poemas no coleccionados de Kyn Taniya

Luis Quintanilla pinta el retrato de Pablo Casals.

Llevando a la literalidad y al extremo imaginativo las imágenes de la poesía modernista, Quintanilla logra un poemario que sorprende por sus imágenes y sobre todo por su incisivo humor, rasgo poco practicado en la poesía mexicana y que no suele asociarse a la vanguardia poética.

Lo que no te pude responder

Franz von Stuck, "Di Sünde", 1893, detalle.

Cuando me preguntaron qué era la vida, no pude responder: una perversa rotación omnipotente, fuerza, o tal vez sólo la belleza de una metáfora inexacta. Es la seducción del incontable deslizar del mundo: el tiempo. Cuando me preguntaron qué era la vida, me hubiera gustado responder que es todo lo anterior y al final corregir: […]

Highslide for Wordpress Plugin