¿Qué tan altos son los edificios en Nueva York?

Una obra de teatro sobre feminicidios

Siete mujeres son asesinadas cada día en diferentes partes del país. En esta obra de teatro el autor dice las razones por las cuales debe seguirse hablando de ese monstruoso problema.

Una mujer asesinada en Jalisco. Foto © UnionJalisco.mx

Una mujer asesinada en Jalisco. Foto © UnionJalisco.mx

Una mujer de unos treinta años compra fruta en el mercado de un pueblo. La mujer está a punto de pagar cuando se acerca otra mujer de unos cuarenta años. Las dos mujeres fueron amigas hace muchos años, pero hoy ya ni siquiera se miran; la primera cree que su marido anda en amoríos con esa “zorra” y la segunda cree lo mismo de esa “putita”.

En ese momento llega una tercera mujer, que le dice al dueño del puesto que en el pueblo están matando a las mujeres. Las tres mujeres se quedan en silencio sino y se miran contrariadas. Es difícil imaginar un pueblo donde matan a las mujeres. El dueño del puesto las mira y piensa que una noticia como aquella les debe caer como un enorme pedazo de plomo en la espalda. Tampoco cree que existan pueblos donde maten a las mujeres.

El cuerpo de la primera víctima ya ha sido encontrado. En ese pueblo matan a las mujeres y a nadie parece preocuparle. Por lo tanto, si eres mujer mejor te cuidas. Salir a la calle y temer por tu vida. Entrar a un elevador donde sólo hay hombres y salir temblando. Salir de la fábrica de hilos a altas horas de la noche y preocuparte porque sabes que a lo mejor no llegarás a tu casa. Salir con falda corta y esperar a que te chiflen, y mejor te pones los audífonos aunque no tienes ganas de escuchar nada.

Si se piensa que un problema tan grave como el de los feminicidios es un tema que pasa de moda como los peinados o la música, nos queda casi nada como sociedad, al menos como sociedad sensible.

Una escena de la obra. Foto © Roberto Espinosa.

Una escena de la obra. Foto © Roberto Espinosa.

En el pueblo la desaparición de mujeres continúa ocurriendo. Las tres mujeres llegan a sus casas y guardan silencio. Ahí nadie va a hablar sobre feminicidios. Sus maridos ni siquiera conocen el significado de la palabra. Nadie hablará sobre el asesinato sistemático de mujeres. Hasta que encuentran a una, muerta luego de haber sido violada.

Hay varias hipótesis acerca de su muerte, como la del dueño del puesto de fruta: “Es que sabía demasiado”, tal y como ocurre en las películas de mafiosos. Teorías más absurdas hemos escuchado de los gobiernos del Estado de México y de Ciudad Juárez a la hora de explicar los numerosos feminicidios.

En el pueblo la desaparición de mujeres continúa ocurriendo. Las tres mujeres llegan a sus casas y guardan silencio. Ahí nadie va a hablar sobre feminicidios. Sus maridos ni siquiera conocen el significado de la palabra. Nadie hablará sobre el asesinato sistemático de mujeres. Hasta que encuentran a una, muerta luego de haber sido violada.

Cifras del Instituto Nacional de las Mujeres muestran que diariamente mueren siete mujeres por violencia extrema. Infanticidio femenino, asesinatos por honor y muertes por dote, tráfico de mujeres, violencia doméstica y de género. Incineración de los cuerpos. Cada año entre 1.5 y tres millones de mujeres de todas las edades son víctimas de esta violencia.

¿Qué tan altos son los edificios en Nueva York? es una obra de teatro que nace en ese mismo pueblo desértico donde se encuentra el mercado, el puesto de frutas y el señor que lo atiende. Es una obra donde se denuncian los feminicidios en el país, y de algo debería de servir un proceso artístico tan poderoso como el teatro. Nace del asco de las fotografías y los expedientes que uno puede encontrar en Internet. Nace de muchas lecturas. Nace de imaginar las historias de las primeras mujeres muertas y largas noches de insomnio: fantasmas shakesperianos que en esta ocasión no llegan para hacerles ver su culpa a los victimarios, quienes nos sonríen desde la impunidad.

En esta obra se presentan distintas hipótesis. Desde el tráfico de mujeres centroamericanas hasta el odio del mexicano contra el salvadoreño o el guatemalteco. De las más de diez mil mujeres que han muerto hasta la fecha. De las tantas que ni siquiera han encontrado descanso pues sus cuerpos siguen sin ser encontrados. De las mujeres que devora el desierto. De las mujeres tragadas por las maquiladoras en la frontera, ahí donde prevalece la cultura misógina y donde cualquier mujer te advierte que si abordas el transporte público tarde y vacío es mejor que te ofrezcas a darle unas chupadas al chofer antes de que se meta en una calle oscura, te viole y tal vez te mate. De esas mujeres trata ¿Qué tan altos son los edificios en Nueva York?

Desaparecida... Foto © Roberto Espinosa.

Desaparecida… Foto © Roberto Espinosa.

¿Cuesta mucho entenderlo? Fue lo que le pregunté a un amigo cuando me dijo que el tema de los feminicidios ya había pasado de moda, que ya se había escrito lo suficiente, que escribiera una obra de teatro divertida. Me señaló bibliografía y filmografía, que ya era aburrido porque de cualquier manera las mujeres iban a seguir desapareciendo tanto en el Estado de México, que encabeza la lista de los feminicidios, como en Ciudad Juárez; me propuso mejor escribir del narcotráfico. Debes entender, aseguró, que en este país las mujeres nunca han importado.

Tal vez me equivoqué. ¿Qué tan altos son los edificios en Nueva York? habla de las mujeres de las que ya no queremos acordarnos, pero también habla del asco frente a la insensibilidad; eso le contesté a mi amigo antes de contarle el final de ese pueblo donde, varios años después de la primera mujer muerta, ya todos vivían entre la zozobra de la inseguridad.

Sí, seguro que me equivoqué. Como se equivocó Diego Álvarez Robledo en su atinada dirección. Como se equivocó el gran equipo que creyó en el proyecto: Pilar Couto, América del Río, Leticia Pedrajo, Estela Rivera, Javier Sánchez, Medín Villatoro, Miriam Romero, Daniel Ruiz Primo, Raquel Portocarrero, Melanie Borgez, Roberto Espinosa, Alfonso Pinkus, Aztikeria Teatro y Principio de Investigadores Escénicos. Nos equivocamos, eso debe ser: quedamos a deber la diversión, la diversión de las muertas y de los hombres que intentan llegar a Nueva York para comprobar qué tan altos son sus edificios. ®

foroshakespeare_movLNormal

Estreno: martes 12 de enero, 21 hs.
Foro Shakespeare
Calle Zamora, núm. 7
Col. Condesa, Ciudad de México
Temporada: 12 de enero a 23 de febrero
Entrada: 250 pesos.

Publicado en: Artes escénicas

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.