Siete hábitos del crítico altamente eficaz

¡Usted puede ser el mejor!

“Para ser un crítico de éxito primero tiene que identificar a qué o a quiénes va a criticar. No busque un nicho, vaya por todas las canicas y seleccione un objetivo ampliamente conocido.”

I. Benchmarking

Para ser un crítico de éxito primero tiene que identificar a qué o a quiénes va a criticar. No busque un nicho, vaya por todas las canicas y seleccione un objetivo ampliamente conocido. Puede ser Estados Unidos, el neoliberalismo, la globalización, Wal Mart, la derecha, el PAN, el presidente, los medios de comunicación, la televisión, el cine de Hollywood, el clero, las maquiladoras, el Banco Mundial, el gel de Peña Nieto o algo por el estilo.

No se preocupe por que sus competidores ya hayan saturado el target ni por el prestigio de sus marcas como escritores. Piense que a Big Cola no le importa que Coca Cola domine el mercado, lo que abundan son consumidores de agua gasificada sensibles a pagar menos por lo mismo y lectores ávidos de confirmar sus prejuicios o creencias.

II. Know how

Tenga cuidado de que al objeto de su crítica pueda atribuirle cualidades como la maldad, la negligencia o la estupidez y ¡hágalo! No importa si tiene esas cualidades o no, concéntrese en atribuírselas o reconocerlas. Sea como Apple contra Microsoft. Usted puede, por ejemplo, ser un crítico de El Sistema. Abundan consumidores de críticas a El Sistema dispuestos a pagar más por lo mismo.

Vuélvase el denunciante. Descubra en el Pato Donald a un agente de la CIA o en el Osito Bimbo a un juramentado del Yunque. Una y otra vez refiérase a ese objeto de su crítica, enfatice las cualidades que le caracterizan y repúdielas dramáticamente. Pronto será reconocido como un especialista en la materia, un experto en ese tema; lo buscarán para entrevistas y a que opine de todo.

III. Social responsiveness

Si ya sabe a qué o a quién critica, ahora tiene que saber a qué o a quién defiende. Abundan los grupos vulnerables y las mayorías sufrientes o agraviadas. Seleccione una causa conmovedora: pobres, indígenas, emigrantes, mujeres maltratadas, infantes en situación de calle… hay tantos. El corazón del Teletón… es usted.

A nombre de sus defendidos reciba los premios y reconocimientos que por ello le otorguen. Acéptelos con humildad, pero no niegue los elogios.

Vuélvase el caudillo cultural de sus defendidos: emprenda cruzadas o gestas literarias, artísticas e intelectuales. Firme desplegados en los que se muestre agraviado por cualquier ofensa a sus defendidos o, mejor, convoque usted a ello. En su defensa invente palabras (que le den punch en la prensa) y dramatice. (Asegúrese de que su nombre figure entre los más picudos y no vaya a quedar en “y 500 firmas más” de perdedores y segundones.)

A nombre de sus defendidos reciba los premios y reconocimientos que por ello le otorguen. Acéptelos con humildad, pero no niegue los elogios.

IV. Branding

No le eche crema a sus tacos. ¡Atásquelos! Es más, ni siquiera le ponga tacos a su crema. Ésa es la mejor manera de posicionar su nombre como una marca reconocida en el mercado. Es decir, no pierda el tiempo en argumentaciones, en esfuerzos tontos por ser congruente ni en cualquiera otra pretensión de fundamentar de manera veraz o lógica sus textos.

La objetividad no existe. El mercado de la crítica es una competencia entre subjetividades y gana el que es capaz de posicionar mejor la suya. Lo único que usted tiene que demostrar es que sabe, que es un genio, y la mejor manera de demostrarlo es parecerlo.

V. Tools: some candide suggestions

Recuerde que al editor, al jurado, al lector y a otros stakeholders se les gana con emotividad, sentimentalismo, así que propicie procesos de identificación con ellos. Sedúzcalos así:

* Adorne su retórica como si fuera un árbol de Navidad.

* No basta que use un adjetivo por cada sustantivo. Use tres, cuatro o más. Incluso omita el sustantivo.

* En el principio fue el adjetivo: adjetive sustantivos, sustantive adjetivos.

* Invente palabras que sean retorcidas, complicadas, raras o que combinen idiomas. Eso le dará un toque cosmopolita y de creatividad neologista.

* Póngale prefijos a todo: post, neo, contra, alter, etcétera.

* Salpíquelo de referencias a vacas sagradas, clásicos y celebridades internacionales para que dé la impresión de que usted ha leído y entendido mucho.

* Hable en plural (nosotros) cuando se refiera a sus defendidos y en singular (yo) cuando haya que demostrar erudición.

VI. Leadership

Nunca dude. Nunca matice sus afirmaciones. Su juicio es la medida de la verdad y su gusto la norma de lo correcto. Exprese sus sentencias en superlativos. Sea como Dios Padre y no como Dios Hijo: Él creó al mundo con nombrarlo. Usted creará la realidad etiquetándola.

Todos provienen de espermatozoides que ganaron carreras a millones de sus pares, pero del que usted proviene está dotado con el gene de la certidumbre. Usted es un triunfador y tiene la seguridad en sí mismo que no tienen seis mil millones de monitos equis. El mundo está lleno de gente que duda, que no sabe, que no confía en sí misma y necesita a quien le dé certezas.

Nunca dude. Nunca matice sus afirmaciones. Su juicio es la medida de la verdad y su gusto la norma de lo correcto. Exprese sus sentencias en superlativos. Sea como Dios Padre y no como Dios Hijo: Él creó al mundo con nombrarlo. Usted creará la realidad etiquetándola.

VII. Marketing BTL

Escribir es un requisito para ser escritor, pero no es lo más importante para lograr el éxito. Para ser una celebridad tiene que performar escénicamente su marca y usted es su principal medio de promoción. Se trata de llevar un estilo de vida que tiene que ver con estar en los lugares inn con la gente cool que promueva su carrera o por lo menos funcione como agencia publicitaria. Vuélvase uno de ellos y después su líder. El cultivo de estas amistades funcionará como un sistema que le garantice el intercambio de elogios, favores económicos y prestigio. Entonces, quien ose disentir de sus aseveraciones o dudar de su juicio será descalificado como envidioso, resentido, ardido o pendejo. Recuerde que pose mata texto y conecte mata talento.

Hágase ver explicando películas de David Lynch como si usted fuera el único que las ha entendido, pero hágalo del modo más complicado que pueda. No importa si no las ha visto. Hable mucho: de su amistad con artistas, creadores y celebridades, de sus viajes y estilo de vida. Preferentemente hágase rodear de un grupo de aplaudidores o gruppies que celebren todo lo que usted haga y diga. Es una inversión que redituará a su fama. En público, sea locuaz, parlanchín y gesticulador. Sea un showman y las masas se rendirán a sus pies. Libre como el viento y peligroso como el mar.

Por último, sea constante en la implementación de estas claves y recuerde “el hábito hace al maestro, pero el management hace al mejor”. ®

Compartir:

Publicado en: Letras libertinas, marzo 2011

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.