Sin tetas no hay paraíso

Falcón y la Nueva Academia del Arte Conceptual

Después de que las “nuevas” prácticas artísticas han utilizado pelos, uñas, mierda, orines, sangre, sudor y lágrimas, tal parece que se valoran más las ocurrencias baratas del chamanismo new age que el legado espiritual y artístico de la humanidad.

“Ni Cronenberg es tan original como parece ni la Nueva Carne es tan nueva, ya que ambos hacen uso del lenguaje esotérico, de la tradición alquímica como recurso poético para metaforizar la crisis del mundo contemporáneo”, sostiene Mary B. Campell. Esta cita viene a cuento porque el 5 de enero el diario Reforma publicó en su sección cultural que el artista Héctor Falcón (1973) se hizo tres cirugías plásticas: una para insertarse en el mentón dos placas de titanio con la palabra in, la segunda para borrarse el ombligo y sustituirlo con un tatuaje con el vocablo unborn, y la tercera para hacerse una liposucción. Con la grasa obtenida hará pinturas y con los restos de su piel pretende convertirse en antropófago luego de contratar a un “chef sobresaliente” (después de que la estrella del rock Keith Richards declaró públicamente que se había “esnifado” las cenizas de su propio padre). Además, hará otra pieza sobre la cual prefiere no hablar para crear “expectación”.

La panza del artista

Muy consciente del mundo del espectáculo y del arte pop Falcón parece un mal discípulo de la artista francesa Orlan y un buen epígono de Lady Gaga, más preocupado por su apariencia física que por transgredir realmente su cuerpo.

Muy consciente del mundo del espectáculo y del arte pop Falcón parece un mal discípulo de la artista francesa Orlan y un buen epígono de Lady Gaga, más preocupado por su apariencia física que por transgredir realmente su cuerpo. No nos ofrece una propuesta de arquitectura corporal sino un refrito mal digerido, “apropiación” diríase, de lo que viene haciéndose desde los sesentas con el body art. Se le nota más bien un tanto desesperado por llamar la atención como lo hizo hace once años en Metabolismo alterado, que consistió en tomar esteroides durante siete semanas, hacer ejercicio y una “dieta militar cabronsísima”, según palabras suyas. Por lo visto nuestro héroe ha perdido con la edad la fuerza de voluntad y prefiere hacer lo que todas las amas de casa desesperadas: en vez de dejar de comer y hacer ejercicio opta por la liposucción y por las cirugías cosméticas.

Ombligo

¿Habrá leído Falcón a Martin Gardner? Ojalá que sí porque en su libro ¿Tenían ombligo Adán y Eva? nos deja ver claramente que la disputa sobre la Creación es muy antigua. Ya en 1646 sir Thomas Browne sostenía la opinión de que Adán y Eva, puesto que no fueron paridos, debieron de poseer abdómenes perfectamente lisos. ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? A estas alturas borrarse el ombligo y ponerse unborn, por mucho que nos digan que son otros los parámetros por los que se rige la Nueva Academia del arte conceptual, significa que Falcón no entendió la gran lección de Duchamp en el sentido de que mediante el artificio Duchamp cambió de sexo y se transformó en Rrose Sélavy, ni la de Vito Acconci en Conversions II, ni la de Ana Mendieta, quien no necesitó sacarse sangre para crear la escena de una violación. Falcón debería hacer uso de herramientas, insisto, como el artificio, para ahorrarnos penosas exhibiciones públicas. Aparte de todo esto, pregunto: ¿Qué beneficios genera a su cuerpo con esto? Una de las teorías de la Nueva Carne es que cuando se aplica la tecnología al cuerpo humano se crea un ser humano o mejor o monstruoso. Aquí sólo tenemos un señor pretendiendo hacernos creer que va a sufrir un conflicto de identidad.

Grasa y fieltro

Joseph Beuys no necesitó someterse a liposucciones para trabajar con grasa, así como Duchamp no necesitó mutilarse el pene para ser Rrose Sélavy. Lo que quiero decir es que esta Nueva Academia parece estar realmente enamorada del legado de los campos de exterminio: los detritus. Y cuando digo Academia es en serio, porque si Teresa Margolles está en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México exponiendo el sudor de 150 jóvenes con una gran teoría atrás en nombre de la libertad, y Falcón va a utilizar su propia grasa para pintar en nombre de la libertad también, la Nueva Academia está privilegiando más el medio de expresión que el fin. A lo mejor ésa es la búsqueda. Pero después de que las “nuevas” prácticas artísticas han utilizado pelos, uñas, mierda, orines, sangre, sudor y lágrimas, tal parece que se valoran más las ocurrencias baratas del chamanismo new age que el legado espiritual y artístico de la humanidad. ®

Compartir:

Publicado en: Arte, Febrero 2012


Te invitamos al curso Presencia en internet para (futuros) escritores el próximo lunes 14 de agosto.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Donovan Vincet

    En 1966 Joseph Kosuth habló de Arte como idea; que implica la ausencia de lo físico del objeto y establece conexiones entre el lenguaje y la percepción; repercución simbólica del mensaje y el medio en el cual este se establece. Ahora “El arte es una cuestión mental”.

    Alex Grey en su libro “la misión del arte” establece un conducto sensorial desde su propia esencia humana dentro de una civilización creada en símbolos e imagenes, misma que detecta desde las representaciones de sus primeros actos a través de los cuales construyó y comunicó un eje de reflexiones visuales que aportaron no a su pintura el sentido, sino al sentido de su acto pintórico, desde una mentalidad esencial y cósmica que especula desde los lazos más tribales su estrecha comprensión con el linaje humano, este autor demarca una conexión directa con la esencia interpretativa de una visión que aporta sentido y significado a cada uno de sus actos, tanto en el aparato cultural simbólico de la pintura como en sus primeros performances en los 70´s. Donde cada acto refleja una fusión mental en estrecha conexión con la idea del cosmos y su manera de mentalizarlo a través de su visión adquirida en el proceso de comprensión que le condujo al arte.

    La sociedad es manifestada en el caracter simbólico del arte, el cual es una conducción subjetiva que refiere al sujeto desde la reflexión del objeto. El objeto se descontextualiza con Duchamp, antes con Magrite se perfiló y se desmaterializa con Joseph Kosuth, quedando asi un signo caracteristico e inefable de la noción arte como idea. En este estado la imagen que se construye es mental, por lo que el soporte es el signo y este conduce la significación de un mensaje hacía el mundo intelectual del interprete, a quien la aportación refiere un comunicado especificamente sensible, imaginativo y visual. El mensaje en este caso es un medio a través del cual el artista manifiesta la vulnerabilidad del acto reproducido cualquier cantidad de veces en diversos medios, cualesquiera que determine hoy día, y es un lugar caracteristico de la expresión humana donde no solo se manifiesta activamente la incongruencia de una sociedad de consumo radical sino que representa aquello que nos hace ser estrictamente banales en el encantamiento de la imagen y desde una metafora viva que hace no necesariamente hace escarnio de la poética que nace tras el acto de contemplación al que conlleva la obra.

    Sobre las propuestas culturales devengadas en el requisito de autonomías de revista. Es tal el caso de la sola poética del iletrado que sucumbe ante la vanagloria del exhague docto se exime la banalidad del tiempo actual en un chasquido de papeles en las oficinas tutelares del sistema de apartado para el arte en México y sus propuestas de actualidad devengada, de no ser así o de otra forma se sucumbe con la obra en el vacio retorico y el pleonasmo disforme del decalogo mesianico: No mataras, no robaras, no diras falsos testimonios, ni mentiras dentro de la obra.

    Saturación falsificada que de la misma carga significativa los silogismos de retorica dibujados acontecen hoy día, no obstante en el Dadaismo si es permisible la nefasta locura que revierte y revienta en misma ruptura del sentido, acción suversiva, que rebatió los embates mundiales del comunicado Nacional Socialista en la Europa de la nueva era de la publicidad política y de los medios masivos, en ese; el llamado a la destrucción del hombre por el hombre mismo, nociones que estipulan la recarga continua de los estereotipos y paradigmas arquetípicamente concensados por la tradición actual del genocidio visual humano, ahora el artista se puede sumar en el enfrentamiento contra natura y automutilarse frente a las ordas intelectuales de la sociedad en estado permanente de ociosidad y vacio, ante las grandes y caóticas crisis sociales mundiales, vistas sin poder aportar un grano de propuesta en la arena que abraza el mar.

    Frente a la decadencia de las propuestas culturales plateadas actualemente en el D.F. prodría resumir que son el aborto de un sistema virreynal tardío de buracracia sistematizada cultural impuesta en las oficinas centrales del FONCA, que aun establece patrones cunductuales de propuestas post-inovadoras que maten a todo costa el aburrimiento excesivo de una “sociedad elite” iletrada que se enfrenta a los cimacios Neoyorquinos sin poder opinar en lengua inglesa; asi desde la esencia misma del cartilago en la oreja de Vangogh que dibujado el primer acto suversivo de la descepción mundial en un solo hombre que pintaba girasoles disformes, sin saber que Sothebys sería su justiciero, en el cardinal pero reiterativo estigma del arte actual, en donde hoy es la acción del denominado “jet set nacional” y su imbricación nula en el ámbito humanistico sensorial, asi para muestra, un botón, un pelo de valentía en el dibujo a manos libres de la representación de los ejes perimetrales de la sociedad que sucumbe en el abando de otras posibles acciones que no suelen ser propuestas para un cambio de dirección del pensamiento contempóraneo mexicano, si se le puede denominar así o si bien Ricardo Gomez Bolaños pudiera ayudarnos trayendo al Chapulin Colorado, nuestro único Salvador Morales, desde el eje del poder intelectual las juventudes se nutren en los actos que cada uno de nosotros representamos, asi continuan nuestra linea consecutiva de errores, que mejor enseñanza postergada; para que llegue entoncés a subsanar una estrategia comunicativa del sentido sobre los valores humanos en supuesta decadencia y su posible pero utópica sanación.

    Si es esa una misión imposible; al saber, se trata de conocer.

    Con todo esto es preciso enunciar la caracterización del símbolo en el arte actual desde una realidad especifica: Mexico D.F., situación real vivencial, cultura caracteristica, irreconocible en la propuesta cultural que los artistas y lo que hemos de manifestar y no exclusivamente recurso de auto critica devengada, no solo en el apartado de las mismas busquedas principales de cada caracter, sino en su imbricación con la misión del artista ante una sociedad totalmente diversa que le permite reconocer del arte un eje incluso de humanización para su retorno crítico y cíclico, desde la aportación del juego del adulto que dibuja la sola realidad en un pedazo de piel: transformación y conciencia, absolutamente necesarias en un estado policial y aveces terrorifico.

    Regeneración y conducta retroactiva y discimulada en el glamour norteamericano del main stream Neoyorquino o Londinense, mientras tanto el retrogrado simbolismo de la actualidad mass-terror, hace que la muerte se asuste de la degollada que interpretado con huevos a la mexicana vive diariemente trabajando sin reparo en un restaurant de turno nocturno, en la colonia Condesa.

    En favor de una utópia donde el eje social sea cultivado, se requiere la suma autoridad moral de poder sentir esa autonimía dibujada en el aparato del alma misma de la sociedad integral y en tónica el valor de tomar al arte por los cuernos mismos de la tradición europea para hacer la historia más propia y natural al ser que autentifica su procedencia cultural de arraigo y abolengo ancestral y no solo manoseadas ideas jocosas, que a la noción de del vacio responden desde una sensibilización social que nos permita pernoctar en el idilio de la sensorialidad dibujada del fauno. Asi fuera de toda realidad y dentro de todo sueño raquitico, terrorifico y ausente de amistad, se clave en la tierra el silencio de los artistas inocentes que pintan en verso a la flor, desde los labios de la mujer que entera sabe amar el azul del cielo nuevo. Asi se establece la condición perpetua de manternerse en el vacio hermético de la contemporáneidad que refleja la simplicidad que paradojicamente comienza a volver el arte en algo muy complicado, desde la complejidad del sinsentido hasta el navegar del conceptualismo en México, que no alcanzo a llegar, porque el avion se quedo en Nueva York tras las tempestad del 11 de Julio, frente a la caida de los grandes gigantes de la globalización, un performance irrepetible en el mundo contempóraneo que marco el deficit porcentual de las propuestas de una vida mejor; llegar asi a la otredad es desmantelar al derroche de personajes característicos de un manicomio o un nosocomio, que tras el desfile actoral de personajes de caricatura o de la mitología, solo nos definen el campo del hedonismo conceptual de antoño en los video de David Bowie de los 70’s. Un manicomio sin dadaistas, sin surrealistas, sin fauvistas, solo pistachon Zig-Zag, patas verdes, Mafafa Musguito, Mimoso ratón; odisea burbujas vamos a despegar, en el proximo terremoto o no? alla atrás del arcoiris donde los doctores son los críticos y las enfermeras todo el personal enterito de las esposas de funcionarios de CONACULTA, que no saben casi nada de arte, por eso no nadan nada.

    Asi el legado y la misión del futurismo algún día nos llegará por televisión, alli donde las ideas son solo polvo sobre la mesa del autor, el intelectual, el poeta y el artista que se desnudan porque le quedo chico corse a la gorda, arrojando a la esena mundial al bebe en pañales en proceso de reproducción y huella, cinismo retórico del estigma Warholiano en México.

    Aun asi no importa nada más, mientras se mantenga en pie sobre las avenidas principales el presupuesto para un nuevo Cuevas al bronce candente de su frente…Ese es el esperado arte que decora avenidas y razura las conciencias de la presencia de los holligans en México ciudad de los puentes siderales. Noche de imperdonables poetas.

  • Anonimo

    Aqui el artículo del Milenio, respuesta de Hector Falcón a la señora Magali Tercero, una respuesta inteligente y respetuosa.
    http://impreso.milenio.com/node/9099063

  • Diego

    Creo en el respeto a las opiniones, así como en el respeto a las expresiones individuales. No veo el mayor problema en publicar una opinion referente a un tema tan subjetivo como el arte (sin importar medios, fines, corrientes ni academias), pero creo que es esa subjetividad la que no esta siendo tomada en cuenta al momento de hacer referentes a otros artistas y a los fines que éstos busca(ba)n, y lo más importante, no creo que sea necesario tomar un tono despectivo (al menos no en un medio de opinión como éste supone ser) al hablar del trabajo de alguien como Falcón. Ni Orlan, ni Mendieta, ni Duchamp (¿era realmente necesario hacer éstas referencias?) estaban en el mismo canal, Falcón tampoco …¿y?

    Si no me gustan los tamales de elote, no voy a escupirle la cara a la señora que los hace, simplemente no me los como.

  • Anónimo

    Creo que ya este artículo se había publicado en Milenio y ya Falcón, respondió, deberían también publicar la respuesta de Falcón.