Tijuana ya no tolera el narco

Entrevista con Omar Millán

En Viajes al Este de la ciudad Omar Millán presenta diversos aspectos de la acción de los criminales, de las políticas del Estado en sus tres niveles de gobierno y, sobre todo, las respuestas ciudadanas ante el problema del narcotráfico en la ciudad de Tijuana.

Cae la noche en Tijuana.

Cae la noche en Tijuana.

Una de las ciudades que desde los años noventa padeció más gravemente el flagelo del narcotráfico fue Tijuana, en la que se asentó una de las más poderosas bandas delictivas del país: el cártel de los Arellano Félix, quienes impusieron su dominio durante más de una década en la zona.

Debido a ese flagelo se hizo imperioso que se adoptaran medidas dirigidas a combatirlo. Justamente esa ciudad de Baja California fue uno de los lugares escogidos por Felipe Calderón para emprender su guerra contra los cárteles de la droga. Hacia el final de su gestión en la Presidencia de la República el panista puso como ejemplo de éxito de su política contra aquellos grupos de la delincuencia organizada.

En el libro Viajes al Este de la ciudad. Una crónica de la guerra contra el narco en Tijuana (México: Trilce Ediciones / Conaculta, 2013, con fotografías de Guillermo Arias y Jorge Dueñes), Omar Millán nos presenta diversos aspectos de la acción de los criminales, de las políticas del Estado en sus tres niveles de gobierno y, sobre todo, las respuestas ciudadanas ante el problema del narcotráfico. De su relato desprende una conclusión: el éxito pregonado por Calderón sólo fue relativo.

Millán (Tijuana, 1978), con quien charló Replicante, es licenciado en Lengua y Literatura Hispanoamericana por la Universidad Autónoma de Baja California. Además de docente es periodista independiente; ha sido reportero para Associated Press (AP) y The San Diego Union Tribune. Ha colaborado en otras publicaciones, como Gatopardo, Le Courrier International y Minneapolis Star Tribune.

—¿Por qué escribir y publicar un libro como el suyo? ¿Por qué abordar el tema de la delincuencia, sus efectos y las respuestas de la sociedad en Tijuana?

—En mi caso se volvió una especie de necesidad porque yo soy reportero y trabajo para AP, y ya había laborado en The San Diego Union Tribune. Nos pedían notas de máximo 700 palabras, y el tema era el de la guerra contra el narcotráfico en Tijuana, que no se agotaba en esa extensión ni tampoco en las nueve notas que escribía para estos medios. Entonces mucha información se me estaba quedando y yo sentía que era bastante material el que tenía como para hacer un libro. De allí surgió la necesidad de publicarlo.

”Es algo muy fuerte, que cambió totalmente la frontera. Siento que únicamente se estaba hablando de la nota roja, del crimen, y se estaban dejando de lado los antecedentes y la reacción que tuvo la gente. Mi interés no era sólo hablar del fenómeno del narco sino por qué había sucedido, el efecto dañino que tuvo en la sociedad y que afectó a Tijuana, sino también la reacción de diferentes grupos artísticos, culturales, gastronómicos, empresariales, de comerciantes que cambiaron la indolencia del “no me está sucediendo a mí, esto no me afecta sino a otras personas” por la colaboración con la comunidad.

”El libro es una crónica no amarillista que muestra cómo la comunidad tiene que intervenir en estas situaciones porque esto es un problema de todos, y todos debemos estar allí, trabajar con los hijos, con los vecinos, porque no es un asunto únicamente del gobierno.

Mi interés no era sólo hablar del fenómeno del narco sino por qué había sucedido, el efecto dañino que tuvo en la sociedad y que afectó a Tijuana, sino también la reacción de diferentes grupos artísticos, culturales, gastronómicos, empresariales, de comerciantes que cambiaron la indolencia del “no me está sucediendo a mí, esto no me afecta sino a otras personas” por la colaboración con la comunidad.

—Al principio menciona un asunto muy interesante: que justamente esos medios estadounidenses le encargaban hacer una base de datos de los homicidios y una geografía de los crímenes en la ciudad. Luego saltó a hacer la crónica, el reportaje y la entrevista. ¿Cómo fue ese paso de la estadística al relato de las historias?

—En ese tiempo yo estaba trabajando como free lance para The San Diego Union Tribune, y la editora para asuntos latinos me encargó un mapa virtual para localizar dónde se producían principalmente los homicidios ligados al narcotráfico en Tijuana. Ellos querían hacer una edición especial para su periódico en línea del fenómeno, y lo iban a titular “Guerra en la frontera”.

”A la par de que me encargaron ese trabajo también supe que muchos reporteros de San Diego no querían cruzar a Tijuana porque había estallado la guerra y había al menos dos homicidios diarios, e incluso hubo un día en que se registraron dieciocho asesinatos. Uno, como reportero, andaba moviéndose todo el día tratando de cubrir y explicar eso que estaba pasando, y fue cuando me encargaron cada vez más trabajo relacionado con el tema.

”De lo que me di cuenta mientras hacía el mapa es que esto estaba focalizado en la zona Este de la ciudad. A mí no se me hizo extraño; yo soy nativo de Tijuana, y desde niño conozco la zona, a la que llamaban “la zona rural”. Imaginariamente, la ciudad, para muchos nativos o residentes de la Tijuana, la ciudad terminaba en la 5 y 10, que es un crucero, y allí empezaba la zona Este.

De la 5 y 10 hacia el Oeste, hacia el Pacífico, estaba la comunidad arraigada, donde estaban los centros culturales, las escuelas, los museos, los mejores restaurantes; después estaban los desarraigados, la comunidad que llegó con la idea de cruzar a Estados Unidos o de emplearse en las maquiladoras, y se asentaron en zonas donde no había servicios públicos, situación que poco a poco el municipio trató de sortear ya que había muchas calles sin pavimentar, no había escuelas.

Una crónica de la guerra contra el narco.

Una crónica de la guerra contra el narco.

”Ese rezago hizo que entre 2008 y 2010 allí se asentara una fracción del crimen organizado que se nutría de gente que no tenía oportunidades. Allá en Tijuana, como en las grandes ciudades, está muy marcada la clase social: a veces a un fraccionamiento de un barrio popular lo único que lo divide de uno residencial adinerado es una barda. Entonces para muchos jóvenes de la zona Este el narcotráfico significó un boleto para acceder a lo que se anhelaba desde que tenían uso de razón.

”La guerra se mostraba en el mapa: abríamos la página y veíamos que los globitos rojos estaban focalizados en la zona Este. Le dije a la editora: “¿Sabes qué? Me interesa hacer la explicación de por qué eso está pasando allí: es una zona marginada, no hay escuelas, no hay centros deportivos, les faltan museos”. Todo esto se fue haciendo en los años posteriores; se aceleraron muchos proyectos a raíz de esto.

”Luego hubo cambios en el periódico, la crisis inmobiliaria, y despidieron a varios editores; total que ese trabajo se quedó en el limbo. Yo seguía trabajando con ellos y para AP, que me seguía pidiendo ese tipo de temas, pero lo hacía con este ánimo de “no estoy diciendo completamente lo que quiero decir”. Entonces planteé este proyecto a la editora de Trilce; ya habíamos trabajado otro libro, La fábrica de boxeadores en Tijuana. La convencí, aunque ella no quería entrar a este tema, que es fuerte.

”Tijuana, dentro de esta guerra, fue un modelo para el ahora ex presidente Felipe Calderón para decir que su política estaba funcionando. En una reunión en Tijuana que él tuvo con empresarios cuando todavía era candidato a la Presidencia, éstos lo convencieron de que la violencia estaba imparable, que muchos de sus familiares o ellos mismos eran extorsionados y algunos secuestrados. Él les prometió que iba a hacer algo. Poco después vino la declaración de guerra.

—Hay una parte del libro donde señala que Tijuana, desde los años noventa, era una urbe muy destacada por su actividad económica, industrial, cultural y migratoria. Y hay otra parte donde afirma que la economía del narco está muy imbricada con la economía local. ¿Cuáles son los efectos del narco en el desarrollo económico de Tijuana?

—Sabemos que el narcotráfico ha permeado a toda la sociedad. Una de las cosas que plantea el libro es que precisamente no se ha atacado su poder financiero no solamente en Tijuana sino tampoco en todo el país.

”La DEA estuvo no solamente revelando nexos entre casas de cambio y narcotraficantes, sino también con farmacias, como las Vida, con más de veinte sucursales en la frontera y que eran de las más conocidas. También había hoteles, algunos de ellos ya decomisados; el más conocido era uno de lujo pegado al Pacífico, el Oasis.

”Además, hay empresarios que seguramente se asociaron con los narcotraficantes o conocían todo esto. También estos estaban empleando gente; Carlos Monsiváis, que era muy asiduo a visitar la frontera y hasta decía que era fan de la frontera de Tijuana, decía que había que aplaudir a algunos narcotraficantes que daban, aun en tiempo de crisis, trabajo a los mexicanos. Lo decía con ironía porque esto es algo triste.

”Sabemos que el narcotráfico no es únicamente problema de demanda sino también económico y educativo. Si no hay oportunidades de empleo, alguien te las puede dar; lo vimos ahora en la detención de el Chapo Guzmán: cómo la gente salió a marchar ya que él les había dado empleo, oportunidades de desarrollo e incluso la posibilidad de sentirse seguros, algo que el gobierno está obligado a proporcionar y no lo ha hecho. Eso es una paradoja y es muy triste: que un criminal esté dando ese beneficio.

”Es difícil decir qué beneficios trae el narcotráfico en la economía, pero sí que, tristemente, está dando empleo, ya que el Estado no ha dado las condiciones para que la población se desarrolle.

Otro punto que me llamó la atención es el de cuáles han sido las reacciones de la sociedad civil ante la violencia, los narcos y la guerra. En algunas partes menciona que en un principio a los narcotraficantes los recibió bien, que los toleraron mientras no se metieran en sus negocios…

—Hasta simpatizaron, había una empatía con ellos.

—Un caso muy sintomático de esto es que ante un hecho tan aterrador como el descubrimiento del cementerio clandestino de La Gallera hubo indiferencia. Pero también recuerda que la clase media recurrió a las marchas, lo cual fue muy inusual. ¿Cuáles han sido las principales reacciones de la ciudadanía tijuanense en este escenario de violencia y delincuencia?

—Hubo varias reacciones, curiosamente de grupos que no se pusieron de acuerdo y que definieron la identidad del fronterizo, del tijuanense. Sí, es cierto: la cultura de Tijuana toleró el narco, y en algunos casos hasta simpatizó con él. Lo veía lejano, como “mientras el crimen no me toque a mí, mientras no me secuestren a mí o a un familiar, está bien”. Pero, seguramente, a alguien ligado a ellos le va a tocar o le tocó. Es algo que cambió drásticamente Javier Sicilia con su movimiento: el discurso oficial de criminalizar a las víctimas, ya que demostró que éstas tenían familia, que muchas no estaban relacionadas con la delincuencia.

Sí, es cierto: la cultura de Tijuana toleró el narco, y en algunos casos hasta simpatizó con él. Lo veía lejano, como “mientras el crimen no me toque a mí, mientras no me secuestren a mí o a un familiar, está bien”. Pero, seguramente, a alguien ligado a ellos le va a tocar o le tocó.

”Hubo varios grupos que no se pusieron de acuerdo, por ejemplo el de empresarios que creó una convención llamada Tijuana Innovadora, con la que ellos trataron de mostrar el trabajo tanto de maquiladoras como el artesanal que se ha estado haciendo por años en Tijuana y que era único en la frontera; era lo que produce Tijuana y que se exporta a Japón, a Estados Unidos, a Europa. Este grupo trató de darle un orgullo a la ciudad, e hizo que participaran diversos medios de comunicación. Lo que hicieron, a final de cuentas y sin sonar peyorativo, fue una gran agencia de publicidad para mostrarle al mundo que la ciudad no es únicamente Narcotijuana.

”Fue un gran aporte, pero hubo otros grupos que reaccionaron con labores que venían haciendo de mucho tiempo atrás, como un grupo de más de veinte cocineros que venían trabajando un producto que únicamente se cultiva o se pesca en la Baja, y que tiene gran demanda en Estados Unidos, en Japón. Ellos lo comenzaron a difundir, a ponerle una “marca ciudad”: la Baja Med, un tipo de cocina que ellos estaban promocionando. Tenían veinte años aprovechando la langosta, ciertos mariscos, y la forma de hacer ciertos platillos con mucho arraigo, pero no era una marca ciudad, y ellos la hicieron. Primero la promocionaron entre la comunidad de Tijuana, porque el turismo los abandonó a raíz de todos estos fenómenos, de la crisis de Estados Unidos y de que se puso cada vez más difícil el cruce fronterizo a raíz del atentado en las Torres Gemelas.

”Entonces, ellos miraron primero hacia la comunidad, algo que no habían hecho porque siempre su mirada era hacia el estadounidense, y después volvieron la mirada hacia el país para invitar y difundir lo que venían haciendo hace tiempo. Posteriormente trajeron a gente de las grandes capitales de Estados Unidos y se creó un turismo gastronómico, que es uno de sus mayores aportes.

”Por otra parte, hay una comunidad artística que también tiene mucho arraigo; quizá lo más emblemático de ella son la Orquesta de Baja California y el colectivo Nortec. También hay personas en las artes plásticas, la poesía y la ópera, que comenzaron a salir a las calles para invitar a la gente para que no abandonara las calles —porque entre los años 2000 y 2010 el mismo gobierno aconsejaba a las personas que no salieran a las calles porque había tiroteos y que les podía tocar una bala.

Omar Millán y sus vástagos.

Omar Millán y sus vástagos.

”Esos artistas trataron de hacer sus propios eventos, como Entijuanarte, que ya tenía varias ediciones y que extendieron a otras calles; hicieron murales y rehabilitaron zonas que habían sido abandonadas a raíz de que el turismo las dejó por la violencia. Hay un evento que se llama Ópera en la Calle, que se hace en la zona popular de Tijuana con cantantes de gran nivel y que convoca a miles de personas.

”Esos grupos culturales lograron que la gente saliera de sus casas. Esto no es trabajo únicamente de ellos: paralelamente, los gobiernos local, estatal y federal estaban haciendo lo suyo: trabajando, combatiendo al narcotráfico.

”No podemos decir que se resolvió el problema, porque la estrategia está equivocada: mientras siga habiendo una alta demanda de drogas se van a seguir vendiendo cruzando la frontera. Pero sí se logró una sensibilización en la gente, en la comunidad: ya no tolerar al narcotráfico, ya no empatizar con él porque sus efectos se vieron con toda crudeza en las calles.

—Otra presencia que noto en el libro es la de la religión, que se aprecia desde organizaciones de la sociedad civil —como las abuelas que convocaban a orar para que bajaran los niveles de violencia—, hasta cultos como el de Juan Soldado e incluso de Al Capone. Los propios delincuentes son muy creyentes, lo mismo que el policía Leyzaola, por ejemplo. ¿Qué papel ha desempeñado la religión en esta guerra en Tijuana?

—Es muy ambiguo. Yo quería reflejar cómo una parte de la sociedad, un grupo de señoras mayores de setenta años fundaron un organismo llamado Abuelas en Acción a raíz de un tiroteo que hubo durante tres horas entre grupos criminales y autoridades. Ellas se propusieron rezar e invitar a la comunidad a hacerlo, y repartían veladoras. Era la idea de que, para algo tan fuerte para el que ya no se tenían recursos y por el que se observaba que había mucha desesperanza en la comunidad, la única alternativa que había era rezar y pedirle a los criminales que pararan la violencia.

”También el delincuente, después de asesinar, deja una veladora; él mismo trae escapularios y se entrega al rezo para ser ayudado para no ser detenido.

”Un antropólogo social que aparece en el libro explica cómo sociedades que están en crisis necesitan ver milagros donde no los hay, porque el único recurso frente a algo que es tan desesperanzador es la religión. Muchos se refugian allí.

”Yo quería presentar esta paradoja, este contraste que es muy típico de la frontera: el victimario y la víctima rezando, cada quien por su credo.

—En el libro habla de las oportunidades que el narco le ha brindado a los jóvenes pobres. Pero también hay un caso que reporta que en ese sentido es excepcional: la entrevista con la señora Palacios Hodoyán, madre de un par de jóvenes que pertenecieron al grupo de los llamados narcojuniors, jóvenes de la clase adinerada de Tijuana que entraron al servicio de los Arellano Félix. ¿Qué nos dice este caso?

—El problema de los narcojuniors lo definió muy bien Jesús Blancornelas, el codirector del semanario Zeta, al decir que tenían todo, pero lo único que les hacía falta era poder. El caso de la señora Cristina de Hodoyán me llamó mucho la atención porque sentí que era una metáfora de lo que le estaba pasando a Tijuana: que una mujer que tenía muchísimo arraigo en la ciudad, adinerada, que había sido presidenta de un colegio privado de maristas muy emblemático y que había sido también presidenta de un club campestre exclusivo, fuera madre de una víctima y un victimario. Cuando secuestraron a su hijo, perseguido por delator, ella fundó una asociación para buscar a personas desaparecidas. Poco antes del secuestro, otro de sus hijos había sido detenido acusado de ser sicario y haber atentado contra un delegado de la Procuraduría General de la República.

Cuando secuestraron a su hijo, perseguido por delator, ella fundó una asociación para buscar a personas desaparecidas. Poco antes del secuestro, otro de sus hijos había sido detenido acusado de ser sicario y haber atentado contra un delegado de la Procuraduría General de la República.

”Esto se me hacía algo muy simbólico: por una parte, la madre que tiene un hijo victimario y otro víctima; la señora seguramente se iba a cruzar —y se cruzó— con personas que le cuestionan si su hijo victimario no tuvo que ver con las personas que ellos intentan encontrar. Esta historia es algo único que encontré. El capítulo se llama “La señora Hodoyán o la metáfora de la tía Juana”, que era un caso en el que se reflejaba que el narcotráfico había permeado tanto a la sociedad que jóvenes que aparentemente no tenían nada que desear, que tenían todo, lo que anhelaban era poder. Esto me llamó mucho la atención: que el narcotráfico estaba en toda la sociedad: en la autoridad, en la clase adinerada, en la policía.

—¿Cuántas guerras hubo en esta guerra? Relata, por ejemplo, de una guerra al interior del cártel de los Arellano Félix, de el Ingeniero contra el Teo por el liderazgo, e incluso llega a decir que la mayoría de los asesinatos se derivan de ese enfrentamiento; otra era dentro de los gobiernos, que se puede ver en la carta que reproduce del general Aponte contra las autoridades estatales y municipales. Incluso parece que hubo un apoyo al cártel de Sinaloa para acabar con los Arellano porque el Teo era menos violento.

—Eran luchas por el poder; en el caso de las autoridades, para ver quién tenía el control. Yo creo que nunca habían tenido este reclamo por parte de todos los sectores de la sociedad; era algo insólito lo que estaba pasando por los tiroteos, por la corrupción, porque el mismo jefe antisecuestros de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California fuera secuestrador, y de que hubiera comandos ligados a él y estuvieran haciendo su trabajo. Esa pugna la resolvieron; sí era una lucha interna por la autoridad, como lo dijo el entonces procurador del estado, Rommel Moreno, quien lo explicó bien al decir que tanto la Procuraduría como otras corporaciones (la Secretaría de Seguridad Pública y la misma policía municipal) en una parte estaban corrompidas. También muchos miembros de esas instituciones trabajaban en ellas sin ningún examen; además, tampoco tenían la preparación ni las condiciones para desempeñar sus obligaciones.

”Asimismo, al teniente coronel Julián Leyzaola se le criticaba cómo estaba combatiendo directamente al narco cuando la función de la policía municipal es hacer labores preventivas.

”Parecía que cada quien estaba trabajando de forma aislada, y eso lo resolvió el gobierno federal al poner al mando al Ejército, primero al general Aponte, un señor de carácter fuerte, muy directo, nada político. No tenía este carácter de tratar al procurador en ese entonces (Rommel Moreno), y a otras autoridades les decía públicamente lo que estaban haciendo mal; éstas se sentían ofendidas, y cuando le pedían pruebas se las daba, y más agraviadas se ponían.

Tijuana nocturna. Foto © Colegio de la Frontera Norte.

Tijuana nocturna. Foto © Colegio de la Frontera Norte.

”Lo anterior fue resuelto al cambiar de mando en la Segunda Región Militar: llegó el comandante Alfonso Duarte Múgica, quien hizo la labor de ser el mariscal de guerra. Hacía reuniones mensuales con los secretarios de Seguridad Pública, con el procurador, con el gobernador, con el secretario de Gobierno y con todos los presidentes municipales, y se acordaba algo. Cada mes planeaban, y eso fue lo que al final rindió frutos.

”Duarte era el jefe, y todos le rendían cuentas a él y él también lo estaba haciendo. Por una parte estaba trabajando esto, y por otra lo que ellos llamaban depuración, que no se logró del todo.

”Vinieron las elecciones, llegaron otros mandos y en lo que se pusieron de acuerdo hubo espacios que se dejaron inconclusos en la depuración policiaca; por ejemplo, en Tijuana no se llega a los dos mil policías, y para una ciudad de 1.6 millones de habitantes lo ideal son cinco mil. Corrieron a 700 policías a los que no se les tuvo confianza y están en la calle.

”Sobre esa depuración explicó muy bien el procurador: es muy difícil comprobarle a un funcionario una corruptela, pese a que todos solicitemos que sea despedido. Hay factores legales, no nada más es despedirlo, sino que hay que comprobarle que es un corrupto, llevarlo a juicio y encerrarlo. Esto es algo muy complicado de hacer.

”Más que guerras, había varias pugnas: en el caso de los narcotraficantes estaba que a raíz de la detención de el Tigrillo hubo un vacío de poder que intentó llenar el sobrino de ellos. Pero no estuvo de acuerdo con ello una fracción, por lo cual empezó una serie de homicidios para mandarse mensajes entre ellos. La autoridad interpretó que esto iba a crecer y se iba a tornar más violento, e intentó calmarlos pero el enemigo estaba dentro.

—En otro capítulo hay una entrevista con el polémico Julián Leyzaola, quien decía que odiaba a los narcotraficantes y que la sociedad también debía odiarlos. ¿Cómo materializó esto Leyazola? ¿Qué le parece esta idea?

—En ese aspecto él fue íntegro. Primero tuvo que dejar a su familia, se instaló en el cuartel militar y comenzó su campaña de ataque contra los narcotraficantes. Siguió la idea, que inicialmente fue del general Aponte, de poner no mandos policiacos sino a exmilitares o a gente que había estado trabajando con el Ejército. Esto también ayudó bastante.

Mostró su integridad en que no era sólo una persecución policiaca sino también contra todo lo que significaba la cultura del narco. Fue cuando fue prohibido que los grupos norteños (el caso más emblemático es el de Los Tucanes de Tijuana) tocaran en la ciudad y mandaran mensajes —porque mandaban mensajes a los líderes del narcotráfico que apoyaban o que les mandaban hacer canciones.

”Vino una serie de denuncias de derechos humanos diciendo que él había torturado a policías presuntamente corrompidos y que él creía que eran parte de las mafias; pero finalmente fueron absueltos y pidieron regresar. Allí también fue cuestionado el trabajo de Leyzaola, que no era quizá tan íntegro en el aspecto de respetar los derechos de estos policías.

”Había muchos mitos en torno a él, como cuando se dijo que en un tiroteo golpeó a un narcotraficante que estaba herido.

“También en declaraciones llamó “puercos” a los narcotraficantes, e incluso por su nombre, lo cual ningún director de la Policía ni ningún secretario de Seguridad Pública había hecho.

”Él daba nombres, y eso forma parte de su integridad. Era muy claro que iba contra los delincuentes y que no les tenía miedo. Parte del buen trabajo que hizo fue apreciado: después se lo llevaron al gobierno del estado, a la subsecretaría de Seguridad Pública, y después se lo llevaron a Ciudad Juárez.

—Leyzaola hablaba de una hipocresía: la gente se quejaba de las actividades delictivas, de la violencia, y al mismo tiempo iba al concierto de grupos norteños y compraba discos de narcocorridos. ¿Qué piensa al respecto?

—Estoy en contra de la censura; la gente debe escuchar lo que quiera, pero también entiendo esa postura que tomaba él como un líder de la seguridad y que debe estar ligada a la educación. No basta con una declaración de él, no basta con decir “esto es malo”.

”Todo esto debe estar ligado con campañas que no se han hecho, ya que este problema es económico, de demanda, educativo. Hace falta muchísima educación, invertirle mucho a las escuelas, al deporte.

”Así, aunque yo no estaba de acuerdo con él entendía su postura en el contexto en el que él lo estaba diciendo. Además, algo que nos estaba ocurriendo a los reporteros cuando lo que estaba pasando era un asesinato tras otro, era que decíamos “ya no lo quiero escuchar”. No es que esta música te lleve a agarrar un arma y matar a alguien, pero era muy agobiante todo lo que estaba sucediendo.

Sigue habiendo más de 400 homicidios anuales ligados al narcotráfico. La violencia sí se volvió más silente; había un eufemismo que manejaban, que era “violencia de alto impacto”, con el que se referían a tiroteos en sitios públicos, al tipo de armas que se manejaban (rifles de guerra: AK47 o R15), la cual ha disminuido.

—Tijuana ha sido puesta como un ejemplo del éxito de la guerra contra el narcotráfico. Fue uno de los primeros lugares en donde se instrumentó la estrategia militar de Felipe Calderón. Le asigna un éxito relativo, pero también dice al final: “Esta decisión de Calderón sólo delató una rotunda renuncia a la responsabilidad política”. ¿Cuál es su balance de la estrategia militar? ¿Hoy es más vivible Tijuana que en 2007?

—Sí, está mejor. A lo que me refería de la responsabilidad política, y lo vemos más ahora, es que muchos gobernadores no quisieron colaborar; lo que había era un partidismo.

”Cada región es muy diferente: es distinto lo que ocurre en Michoacán que en Chihuahua, en Nuevo León o Sonora que en el Estado de México. ¿Quién más que los gobernadores que conocen a su gente y a su región? Debieron haber colaborado.

”Aunque Tijuana cambió, el problema no se ha resuelto: sigue habiendo más de 400 homicidios anuales ligados al narcotráfico. La violencia sí se volvió más silente; había un eufemismo que manejaban, que era “violencia de alto impacto”, con el que se referían a tiroteos en sitios públicos, al tipo de armas que se manejaban (rifles de guerra: AK47 o R15), la cual ha disminuido.

”Tampoco hay los viajes impunes que por diversas avenidas hacían la caravanas de Suburban de los narcotraficantes porque los estuvieron persiguiendo y presionando.

”Ahora se usa otro tipo de armas, y el problema del narcomenudeo está muy fuerte. A mí me sorprendió mucho una declaración del secretario de Seguridad Pública, Daniel de la Rosa —quien estuvo durante el periodo del anterior gobernador, José Guadalupe Osuna Millán, y que fue ratificado por el nuevo mandatario, Francisco Vega de Lamadrid—, diciendo que a muchos narcotraficantes que habían detenido no les encontraron pruebas y entonces los soltaron; al salir de prisión volvieron a las zonas donde habían tenido cierto control, y entonces comenzaron a disputárselas a las personas que habían tomado el dominio en su ausencia. Esto viene de una autoridad que lo sabe y que lo está dejando.

”El problema allí está; la mayor parte de las víctimas que hay ahora son narcomenudistas.

”La violencia de alto impacto se detuvo, y hubo esta reacción de la gente que parece decirnos que ya no va a volver a tolerar más el narcotráfico. Ya sabe toda la crudeza, ya vivió toda esta violencia que hubo (los colgados, los decapitados), que fue muy impactante para todos. Siento que eso ya no se va a volver a repetir.

—¿Cuál fue el peso de la sociedad en esta mejoría? ¿Qué tanto la apoyó el gobierno? En el libro podemos ver varias iniciativas de la sociedad civil.

Welcome to Tijuana.

Welcome to Tijuana.

—El gobierno participó en crear centros de arte, museos, en rehabilitar y crear nuevos centros deportivos, en abrir nuevas preparatorias en la zona Este. Esto último era una necesidad por la dinámica de la población: esa zona era ocupada en su mayoría por parejas que llegaron hace poco más de veinte años, y que se asentaron allí con hijos pequeños. Antes ir hasta la preparatoria implicaba tomar dos autobuses, para los cuales no hay dinero (el transporte en Tijuana es de los más caros y más chafas que hay en el país).

”Pero eso no basta, hacen falta muchas cosas más. Pero también ese es el aporte de la sociedad, y otra vez volvemos al tema educativo, al cultural, al arte para contribuir para terminar con la violencia.

—¿Qué riesgos corrió al hacer este tipo de trabajos? ¿Lo han amenazado, lo han agredido?

—He corrido con mucha fortuna, pero tengo compañeros que no la han tenido. Te platicaba del semanario Zeta, que es el caso más emblemático, el medio de comunicación que más ha sufrido la represión, tanto la muerte del codirector, Héctor el Gato Félix, como el atentado contra Jesús Blancornelas, en el cual murió su guardaespaldas, y después el asesinato de Francisco Ortiz Franco.

”Afortunadamente no he corrido ningún peligro. Pero durante el curso de la investigación para el libro y para reportajes procuré no decir que era reportero. Tengo otro trabajo, que es el de profesor, que es como me manejaba. Si tenía que desplazarme a ciertas zonas, siempre decía a dónde iba y más o menos a qué hora regresaría, porque sí ha habido temor, más durante estos años, cuando muchos teníamos la sensación de que en cualquier momento te podían disparar. Pero afortunadamente me ha ido bien; nunca me han amenazado y los medios para los que he trabajado me han dado toda la libertad para trabajar, para no autocensurarme. ®

Compartir:

Publicado en: Libros y autores


Te invitamos a tomar nuestro curso en línea Presencia en internet para escritores.
Conoce el programa e inscríbete.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.