POLÍTICAS DE USO

Manifiesto y normas de funcionamiento para la columna.

En esta columna el autor habla de la importancia de la crítica y el humor. Asimismo, relata las normas de funcionamiento del espacio y su postura frente a la cultura pop mexicana.

1. Escribo esta columna electrónica porque sentí la urgencia de liberar dos impulsos de supervivencia: la crítica y el humor.

2. Procuraré explotar todos los recursos del blog. No ejercer un sólo género, sino una misma masa de letras que salte del aforismo al periodismo a la ficción. La idea es crear un discurso hipertextual que dialogue con las ideas de otros creadores, a través de sus propias palabras, imágenes, videos, músicas. Y, sobre todo, aprovechar la oportunidad de entablar un diálogo directo, sin concesiones, con el lector. Los columnistas de un medio impreso no tienen este privilegio. Sus lectores nunca podrán interactuar igual.

3. Este espacio pretende ser un atentado contra el consumidor. ¡Muerte al México Pop! Lo mismo es posible víctima Jorge Volpi que Germán Dehesa, Diego Luna, la Virgen de Guadalupe o El Perro Bermúdez.

4. La crítica ideal que demanda nuestro país, el arte universal, cualquier cultura, sólo podría ser escrita por alguien que no sienta ningún apego hacia nada. Afortunadamente, para mi diario ser: yo no soy esa persona. Pero en este espacio asumiré el personaje. El náufrago, tranquilo en una isla, viendo lo inaccesible y lo hermosa que resulta la ciudad desde lejos, con todos sus puentes quemados.

5. Creo que el ensayista debe escribir olvidándose de su ética. Todas las posturas, las lecturas posibles de las realidades probables, deben ser expuestas, sin importar que el autor crea en ellas o no.

6. El buen humor se constituye, en muchos casos, por el tejido semántico entre un hecho real y uno absurdo. Lo gracioso de nuestros tiempos es que ninguna posibilidad resulta ser demasiado absurda. Irónicamente, eso no perjudica al humor. Por el contrario, nunca en la historia había existido tanto de qué reírse.

7. Seguramente evitaré hablar de política, al menos de sus protagonistas simbólicos. Soy de los que creo que la sociedad es mucho más culpable de sus propias calamidades que cualquier figura de las altas burocracias. Ya habrá millones de páginas escritas sobre Elba Esther, el Peje y el Niño Verde por gente mucho más conocedora que yo. Sin embargo, eso no significa que esta columna no tenga una postura política ante el mundo y sus eventualidades.

8. Intentaré responder a tantos comentarios como pueda, sin embargo, no siempre podré hacerlo. Soy de la generación que no es un sustantivo ni un adjetivo, sino un verbo; eso estaría muy bien si no fuera porque se conjuga en inglés: procrastinate. Así que disculpen por eso de antemano. Así es uno a veces, aunque no lo elija, y ni siquiera esté seguro de querer ser distinto. El ocio purifica las ideas. ¿Pa’ qué les miento? ¿Qué gano con mentirles?

El Camote Vengador. Dibujo © Godofredo Medina.

9. A los que se pasen de culeros (y esto me incluye), es decir, que se olviden de discutir la idea, por mentarle su tatarabuela a un pobre emo escuchando Radiohead en Querétaro, serán castigados con el rigor del camote.

10. Soy más del bando de Bolaño que de García Márquez, de Pet Sounds que del Sergeant Pepper, de Pumas que de Chivas, de Fellini que de Kurosawa, de Dylan que de Silvio, de Calvino que de Baricco, de Sábato que de Cortázar. Al contrario de la narrativa fría y calculadora que algún día aspiro a escribir, entiendo el periodismo como un género del yo, casi tanto como el ensayo. Es decir, este espacio funcionará mejor si comparto cierta intimidad, si me conocen un poco. Prefiero a los dadaístas que a los existencialistas, el chile habanero al jalapeño, la acampada a un todo incluido, las carreteras a los aviones, el riesgo a la comodidad.

11. La crítica siempre exorciza al egocentrismo, la indiferencia y la vanidad. ®

Compartir:

Publicado en: Abril 2010, Todos los puentes quemados

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.