TODOS SOMOS EL PANDA SHOW

Y otras sofisticadas maneras de ser

La vinculación entre cultura de masas, representación y teoría, resultante del cruce entre filosofía, ciencias sociales y ciencias humanas provocó que reflexionemos acerca de quiénes somos en un presente marcado por una cultura electrónica profundamente mediatizada.

“¡Tu esposa es una prostituta!”, vocifera un furioso personaje por las bocinas del radio, “¡Una prostituta barata!” La llamada telefónica entre el Panda Zambrano y un inocente continúa en este tono en lo que supone ser una broma para la que el Panda y la esposa del inocente son cómplices. Así, cada noche a partir de las seis de la tarde, el Panda Show Internacional hace “Bromas (y) arrastradas (para) tarimapendécuaros, nacos, fresas, fans de clóset (y) chancludas” a lo largo y ancho de la República Mexicana y en el 75% de los Estados Unidos.

Las fantasías de las “chancludas” que piden los favores del programa “líder de audiencias en Radio Fórmula durante ocho años” casi siempre consisten en encuentros sexuales prohibidos, descubiertos in fraganti por policías, quienes, en voz del Panda, informan a los novios o esposos acerca de las indiscreciones de sus amadas. La situación deriva rápidamente en mentadas de madre, maldiciones y revelaciones acerca de los verdaderos problemas que estas parejas viven; por ejemplo, verdaderas infidelidades, abandono y abusos.

¿Cuál es la maldita atracción que ejerce sobre nosotros el Panda Show? ¿Será que todos somos el Panda Show? ¿El Panda Show es un gran síntoma de nuestro momento histórico? ¿Por qué no hay un ejército de antropólogos, sociólogos y filósofos mexicanos investigando al respecto?

Durante los años sesenta, en la Universidad de Birmingham, nacieron los estudios culturales al buscar la aplicación de modelos de análisis literarios sofisticados a fenómenos de masas como la publicación y el éxito de ciertos cómics, el cine, la música popular, la televisión y la moda. En esta década el saber académico se conectó con la sociedad, cambiando radicalmente la forma de saber y entender la realidad al crear un cruce entre cultura de masas y cultura universitaria.

En esta década el saber académico se conectó con la sociedad, cambiando radicalmente la forma de saber y entender la realidad al crear un cruce entre cultura de masas y cultura universitaria.

La vinculación entre cultura de masas, representación y teoría, resultante del cruce entre filosofía, ciencias sociales y ciencias humanas provocó que reflexionemos acerca de quiénes somos en un presente marcado por una cultura electrónica profundamente mediatizada. ¿Qué y quiénes somos nosotros en este momento de la historia?

Si bien no basta hacerlo, vale la pena observar, por ejemplo, los productos de un puesto de periódicos para intuir hacia dónde deberían dirigirse los casi inexistentes estudios culturales que en México se hacen de los fenómenos mediáticos que nos definen.

Duele aceptar que somos el Panda Show, y que somos el Libro Vaquero y el Gráfico y el Óooorale! y el Alarma!, pero eso es lo que somos, ahora estudiémoslo y entendamos de qué forma estos productos construyen discurso y significado, cómo estas superficies pueden abrirnos la puerta, a través de la filosofía y las ciencias sociales y humanas, a los contenidos latentes en las apariencias. ®

Compartir:

Publicado en: Agosto 2010, Sinecdoquier

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Ariel Ruiz

    Perdón, pero creo que el Panda Show Internacional empieza a las ocho de la noche en Radio Fórmula.