Un libro-objeto a prueba de bisturíes

Cómo hicimos Modus Operandi

Es posible, claro que sí. Muchas veces del horror surge la belleza. Debe serlo, casi como un imperativo estético, porque necesitamos trocar el dolor por algo que —en cierto modo— sosiegue. Tal vez, por eso, hace varios años la vida nos cruzó. Me refiero a Muriel Frega, una artista plástica e ilustradora de talento extraordinario.

Promoción de Tumbada blanca en blanco.

Promoción de Tumbada blanca en blanco.

Muriel y yo nos encontramos gracias al contacto de un amigo en común y a partir de aquel momento imaginamos un proyecto que con mucho trabajo, amor y pasión hoy nos trae como retribución aquella belleza reparadora.

Un tema doloroso y complejo como el del encarnizamiento terapéutico es plausible de convertirse en arte. De manera individual venía trabajando este tópico, desplegándolo en diferentes formatos, entre otros, una novela: Doma [Alción, 2004] y posteriormente obra de teatro: Tumbada blanca en blanco [Mención Argentores, 2006; temporada teatral 2007].

Un tema doloroso y complejo como el del encarnizamiento terapéutico es plausible de convertirse en arte. De manera individual venía trabajando este tópico, desplegándolo en diferentes formatos, entre otros, una novela: Doma.

Un material tan sensible no podía dejar de ramificarse. Del encuentro con Muriel surgió un nuevo universo plástico cuyo núcleo es la cosificación del ser en la práctica tradicional de la medicina. Imágenes oníricas inextricablemente combinadas con una prosa poética dieron a luz Modus Operandi, la novela gráfica.

Antecedentes de Modus Operandi, cómo empezó todo

Hagamos un poco de historia: el puntapié inicial de esta propuesta narrativa de dispersión que —aún hoy— continúa expandiéndose es la exploración profunda de la deteriorada relación médico-paciente. Como decía, el tratamiento del tema se diversificó en diversas producciones: novela, pieza teatral, dossier fotográfico, cómics, video, performance en vivo y, ahora, la novela gráfica recién terminada.

La novela Doma aborda el problema del ensañamiento clínico y expone el costado más cruento de la práctica médica. El relato despliega la trastienda de quirófanos y terapias intensivas, centrándose en la mirada de los pacientes y su mundo interior.

Ángela, el personaje principal, al igual que otros pacientes que comparten esta experiencia, cae en las manos de aquellos médicos que rinden culto al dios positivista de la curación del cuerpo-cosa y olvidan que el ser humano tiene una trascendencia, algo que excede las posibilidades tecnológicas y económicas: lo intangible, la sensibilidad personal.

El horror de la medicalización tenía el potencial para continuar desarrollándose en otros relatos y formas. Así surgió la idea de hacer una puesta en escena teatral de ciertos núcleos conflictivos de la novela que aparecían comprimidos y resultaban lo suficientemente interesantes para expandirlos en otro dispositivo narrrativo.

En Doma, como bien lo señaló Michel Foucault, el cuerpo humano es el lento resultado de acciones artificiales y represivas que incesantemente le son impuestas por las tecnologías del poder. Para estas tecnologías, incluso las funciones vitales, la sexualidad, la enfermedad y la muerte son factibles de ser sometidas a manipulaciones médicas, económicas y políticas, es decir, a procesos de control.

En este escenario, Ángela y los demás pacientes sostienen la delgada línea que separa la vigilia de la distorsión onírica intentando evitar el exilio de sus propios cuerpos.

El horror de la medicalización tenía el potencial para continuar desarrollándose en otros relatos y formas. Así surgió la idea de hacer una puesta en escena teatral de ciertos núcleos conflictivos de la novela que aparecían comprimidos y resultaban lo suficientemente interesantes para expandirlos en otro dispositivo narrrativo. De este nuevo trabajo con un lenguaje completamente diferente comencé a esculpir una dramaturgia y a gestar un concepto escénico que le permitieron cobrar vida a la obra de teatro Tumbada blanca en blanco.

Tumbada blanca en blanco se hizo carne, con una mención especial de Argentores en 2006 bajo el brazo, y tuvo su temporada teatral durante 2007 en el teatro Espacio Abierto, protagonizada por María Marta Guitart.

Una secuencia de "Los espantapájaros".

Una secuencia de “Los espantapájaros”.

En 2008 nació, del trabajo conjunto con Muriel, la historieta “Los espantapájaros”. Como cómic unitario, “Los espantapájaros” obtuvo una mención especial en el Concurso Nacional de Historietas Roberto Fontanarrosa 2008, fue publicado en la antología de ese concurso y en diversos medios: en las revistas Nómada, de la Universidad Nacional de San Martín, Replicante, de México, en Blanco Experimental de Chile y RAWR, de México, entre otros.

Ese mismo año, con Muriel —y la realizadora Gabriela Waisman— realizamos un registro audiovisual del making off de “Los espantapájaros” en video, disponible en Youtube:

En 2009 quisimos testear la interacción con el público a través de una performance en vivo realizada en la Casa de la Lectura de la Ciudad de Buenos Aires, que se llamó “Tumbada Work in Progress”, con actriz, música y proyección de dibujos.

A la par seguimos trabajando con Muriel en otro cómic que profundizara aún más la apuesta. La historieta “El rey francés” obtuvo una mención especial en el Concurso Nacional Crack Bang Boom, Edición 2011, Rosario, Argentina, y fue publicada en Replicante.

Escena de Tumbada Work in Progress.

Escena de Tumbada Work in Progress.

Lo interesante de este crecimiento multiformato es que todos los productos son independientes entre sí y tienen su propio lenguaje. No es necesario leer la novela Doma ni ver la obra de teatro Tumbada blanca en blanco o la performance para comprender las historietas “Los espantapájaros” y “El rey francés”. Es un universo cuya mitología se ramifica en diversos terrenos.

La representación de este universo nos conduce a replantearnos qué significa verdaderamente “calidad de vida”. A reformular el derecho que toda persona tiene a decidir por su cuerpo, por sus tratamientos, por elegirlos o rechazarlos y dejar establecido cuándo y en qué momento no quiere continuarlos.

Doma, Tumbada, “Los espantapájaros” y “El rey francés” están atravesados por las preguntas y cuestiones fundamentales sobre el derecho a decidir, el abuso de poder de la medicina y la crisis del sistema de salud que reclaman un debate urgente.

La continuación del proyecto siguió, como anticipé en el primer párrafo, junto a Muriel, y esta vez floreció en Modus Operandi, la novela gráfica, de la cual “Los espantapájaros” y “El rey francés” son dos capítulos de un total de diez.

Tanto Muriel como yo tenemos la convicción de que Modus Operandi es, sin duda, la novela gráfica de la épica del cuerpo. Por eso esperamos encontrar un sello editorial que publique la obra y nos ayude a acercarle a los lectores esta apuesta estética y ética.

El libro-objeto

Como aún no hallamos sello editorial o editor independiente que se la juegue con el tema, con dos autoras mujeres y con una edición bella y cuidada como los lectores lo merecen, Muriel y yo no nos cruzamos de brazos. Por el contrario, nos propusimos la producción de la primera edición de treinta ejemplares numerados y firmados del libro-objeto basado en la novela gráfica. Completamente diseñado, impreso y encuadernado a mano por la detallista (y llena de paciencia) Muriel.

En el comienzo...

En el comienzo…

Sí, un librito hecho con amor en tiempos de vértigo digital. Chiquito porque lo imaginábamos portable, para que acompañe fácilmente a los lectores y para que además de leído pudiese ser también un objeto bello. Bello porque sí, porque nos gustan los libros y el papel y las historias. Más cuando esas historias nos tocan a todos de una u otra manera.

Abrimos blog y, sobre todo, página de Facebook con todo el proceso, paso por paso de la cocina del librito, el making off fotografía por fotografía, desde la elección del papel hasta los tips del encuadernado, los secretillos de las tintas, la gestación, el parto y el encuentro con los lectores que se está produciendo en este preciso momento.

Los pedidos son muchos más de los que nos imaginamos y, tal vez, haya segunda edición. Aunque todavía no prometemos nada.

De todas formas nos encantaría llamar la atención de alguna editorial para publicar lanovela gráfica “madre” que tiene noventa páginas.

Primera edición a la venta: Modus Operandi, libro/objeto, Textos de Carina Maguregui, ilustraciones de Muriel Frega. Primera edición de treinta ejemplares numerados y firmados. Impreso sobre opalina lisa de 200 grs. 32 páginas. Formato: 14.5 x 14.5 cm. Encuadernado en cartoné.

Primera edición a la venta: Modus Operandi, libro/objeto, Textos de Carina Maguregui, ilustraciones de Muriel Frega. Primera edición de treinta ejemplares numerados y firmados. Impreso sobre opalina lisa de 200 grs. 32 páginas. Formato: 14.5 x 14.5 cm. Encuadernado en cartoné.

Mientras los libros se encuentran con sus lectores, queremos hacer público nuestro agradecimiento a quienes colaboraron con nosotras todo este tiempo.

Son muchas las personas que aportaron de una u otra forma: el diseño de la tapa está basado en una idea de Marian Cullen, el interior fue diseñado por Luciana Frega. Llegamos al producto final porque el señor Rodolfo Fucile asesoró a Muriel en todo lo referente a la autoedición. Sí, hubo intercambios de cientos de e-mails ¡con más texto que Don Quijote de la Mancha! Fucile también puso en contacto a Muriel con Lisandro De Marchi, quien en tres e-mails cargadísimos de información y datos valiosos reveló todos los secretos de la impresión con tintas permanentes y los vericuetos de la encuadernación.

Una de nuestras lectoras: la escritora Verónica Ruscio.

Una de nuestras lectoras: la escritora Verónica Ruscio.

Viviana Bilotti aportó más detalles jugosos y orientó a Muriel en el uso de materiales: una clase de encuadernación en veinte minutos, uno más rico que el otro.

Suzy y Daniel Pignataro tradujeron los textos al inglés para hacer posible la edición bilingüe. Zaida Frega es nuestro correo privado: lleva y trae materiales de Capital a la costa. Laly Baliner colaboró con los sellos de tapa e interior.

Paso a paso, creación del libro

Tomando forma.

Tomando forma.

Primer paso: Hicimos una prueba de papel, encuadernado y cajita.

Segundo paso: Ya elegido el papel y corregidos algunos errores de impresión, tipeo, etc., hicimos una tirada de cuatro ejemplares para probar distintas formas de encuadernado (cuadernillo, pegado, cosido).

No hay nada más lindo para un impresor que ver la multiplicación de imágenes en el papel.

¡Las cajas!

¡Las cajas!

Tercer paso: Decidimos descartar la caja e incorporar la ventana en la tapa. Con las tapas pegadas y forradas, probamos los sellos. La idea es que sea 100% hecho a mano, así, a pesar de ser todos iguales, cada cual conservará sus rasgos únicos.

Los tres primeros prototipos terminados. Sólo resta un paso más: el cuarto prototipo y final, reuniendo la mejor opción resultante de las tres pruebas.

Los tres prototipos.

Los tres prototipos.

L@s invitamos a sumergirse en el mundo de Modus Operandi en estos links:

Modus Operandi en Facebook.

Blog de Modus Operandi.

¡Gracias por acompañarnos! ®

Muriel Frega (Buenos Aires, 1972) es egresada de las escuelas Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano y Prilidiano Pueyrredón como profesora de Dibujo y Grabado. Participó en salones y exhibiciones nacionales e internacionales, obteniendo diversos premios. Actualmente trabaja como ilustradora freelance, realizando ilustraciones en libros y manuales para chicos y revistas para adultos. está aquí y aquí.

Compartir:

Publicado en: Existenz, Julio 2013


Te invitamos al siguiente evento de la dibujante Diana Martín en Guadalajara.
Confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.