Un lobo feroz

La filosofía feroz, de Michel Onfray

Un tipo rudo en tiempos de moderación, Michel Onfray. Que escribe con furia. Y eso ya lo hace interesante. Que se diferencia, por contraste, de tanto señorito empedernido en colocarse en el justo medio, edificar la corrección política o personificar la autoridad moral.

Michel Onfray

No de izquierda light o socialdemócrata, sino izquierdista socialista marxista; no outsider cool-alternativo de aparador-bukowskiano de Bellas Artes, sino anarquista; no ateo ni agnóstico ni espiritualoide, sino ateísta; no académico, sino filósofo. Un tipo rudo en tiempos de moderación, Michel Onfray. Que escribe con furia. Y eso ya lo hace interesante. Que se diferencia, por contraste, de tanto señorito empedernido en colocarse en el justo medio, edificar la corrección política o personificar la autoridad moral.

La filosofía feroz [Buenos Aires: Libros del Zorzal, 2006] es un conjunto de 25 ensayos cortos que fueron publicados mes a mes en la revista Corsica. Subtitulado Ejercicios anarquistas, constituye un alegato contra los liberalismos, sean de derecha o de izquierda; una protesta contra la violencia del Estado por considerarla causa de todas las demás que supuestamente son ilegítimas; por lo tanto, es también confrontación al Derecho y a la Ley porque impiden la Justicia, y, por supuesto, oposición al poder del dinero y de los adinerados. “El liberalismo es una religión”, sentencia, “el euro su profeta; el planeta su territorio”.

Aferrado a clasificar ideológicamente —como derecha o izquierda— cada aspecto de la complejidad de los fenómenos políticos y económicos contemporáneos, comparte varios de los clichés del intelectualismo, como el repudio a Estados Unidos, no sólo por su belicismo —lo cual parece del todo razonable— sino también y especialmente por los corporativos de su cultura pop: Disney, McDonald’s y series de TV. Y aunque anarquista, no deja de expresar algo de orgullo nacionalista francés y normando. Por cierto, paradójicamente, a muchos intelectuales gringofóbicos se les puede ver en relación muy cordial con bienes de consumo masivo icónicos de la cultura pop estadounidense, siempre enfundados en jeans Levi’s, calzando Converse y difundiendo sus actividades e ideas con gadgets por medio de internet, invento del ejército yanqui. Además están los que abominan a la televisión, pero les encanta aparecer en ella.

Sorprendentemente, o singularmente, mantiene una preocupación intelectual que parece anticuada o pasada de moda (lo que no obsta para que sea razonable pronunciarla), que es la promoción del ateísmo, expresada de manera especial en el repudio a los monoteísmos judío, cristiano y musulmán.

Sorprendentemente, o singularmente, mantiene una preocupación intelectual que parece anticuada o pasada de moda (lo que no obsta para que sea razonable pronunciarla), que es la promoción del ateísmo, expresada de manera especial en el repudio a los monoteísmos judío, cristiano y musulmán.

El desprecio de Onfray a la clase política francesa, a la estupidez y mezquindad de presidentes, ministros y parlamentarios, no puede sino compartirse o causar simpatía por analogía. Su oposición se extiende a las reglas y los fundamentos de la democracia liberal francesa y su economía de mercado. Pero, paradójicamente, la edición original de este libro de Onfray fue auspiciada por el Ministerio de Cultura de Francia (homólogo del Conaculta mexicano). Es decir, parece que tanto allá como acá los intelectuales pueden vivir del erario por mentarle la madre a “la derecha”, al presidente y sus partidarios, y a las instituciones del Estado.

Me quedo afectuosamente con su vertiente dionisiaca, hedonista, manifiesta muy lúcidamente en el texto “Los dos Mediterráneos”. Uno es el “nocturno”, del “culto fetichista del libro” que “provee un modo cultural que impregna incluso a aquellos que quieren deshacerse de su influencia: la identidad de los dominantes se afirma a golpe de referencias cerebrales”. Del otro, el “solar” —con el que se identifica y por el cual apuesta—, del que “su identidad pasa menos por el papel que por la vida: el cuerpo sin pecado, la carne que ignora la falta, la expresión cotidiana de sí mismo vivida como una suave voluptuosidad, la pasión por el paisaje… En definitiva, un arte del cuerpo sensual y festivo”. ®

Compartir:

Publicado en: Julio 2012, Libros y autores


Te invitamos a tomar nuestro curso en línea Presencia en internet para escritores.
Conoce el programa e inscríbete.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.