Una playlist chiquifeminista

Música para niñas con mensajes de autonomía, fuerza y libertad

Para instruirse intuitivamente en el feminismo las niñas necesitan bienes de consumo cultural de uso común en Netflix, Radio Disney y hasta Canal 5.

Scarlett.

Creo que entre las mujeres hay un grupo que no recibe suficiente atención desde el feminismo: las chiquitas, las niñas, las que están en proceso de construcción biológica y de formación intelectual y emocional.

Necesitamos chiquifeminismo ya. No creo que tengamos que esperar a que alguna Montessori o el Logos o El Madrid iluminen a las mujeres–por–ser (ya adolescentes) con reflexiones sobre autonomía, fuerza, asertividad, valentía, sororidad, compasión y solidaridad por la otra y el otro.

Evidentemente que un Butler para Dummies o Feminismo para principiantes (Rius dixit) no serán el medio para alcanzar a niñas de entre tres y diez años con un mensaje de autonomía. Para llegarles a las más pequeñas es necesario hacer uso de los medios a los que tienen acceso, los productos culturales de consumo fácil, ya que no será por la gracia divina de la mamá con doctorado en teoría legal feminista, seguramente suscrita a la página de Facebook de Goldie Blox, como habrá de conseguir los juguetes y la música más de avanzada durante sus sesudos viajes de turismo académico que habrá de instruirlas, no. Para instruirse intuitivamente en el feminismo necesitan bienes de consumo cultural de uso común en Netflix, Radio Disney y hasta Canal 5.

Ya he hecho referencia aquí a algunas caricaturas y películas que desafían los papeles tradicionales de género y procuran estos modelos, roles y mensajes que las niñas necesitan para crecer convencidas de que las mujeres no somos entes ornamentales sino sujetos libres, autónomos, fuertes e inteligentes que aspiramos a ser más que simples princesas en espera de sus príncipes, seres humanos que no se definen por la maternidad ni el matrimonio, que pueden anteponer los estudios, los viajes y el crecimiento profesional a cualquier proyecto de familia tradicional.

Ahora quisiera referirme a la música que puede abrirles a las niñas senderos de reflexión feminista sin pasar por la militancia materna o paterna en feminismo queer o marxista. Una musiquita divertida, con mensajes de autonomía, fuerza, libertad, rebeldía o simplemente diversión.

Ahora quisiera referirme a la música que puede abrirles a las niñas senderos de reflexión feminista sin pasar por la militancia materna o paterna en feminismo queer o marxista. Una musiquita divertida, con mensajes de autonomía, fuerza, libertad, rebeldía o simplemente diversión sin ser militantes pero tampoco sexistas u orientados al amor y al sexo, que se puedan bajar de Spotify o escuchar hasta en Exa FM y Radio Disney. Una música para que les guste a las niñas y la consuman sin que sientan el adoctrinamiento maternal o paternal, aunque allí estén.

El siguiente playlist es una lista de música chiquifeminista pop que logré hacer consultando a amigas y amigos que pueden ubicar mensajes positivos en la música que oyen sus hijas, tanto en inglés como en español, mayoritariamente contemporánea, pero rescatando algunos clásicos que siguen gustando a las niñas. Son diez canciones (aunque mi lista en Spotify es más grande y pueden ser muchas más: me gustaría leer el input de las lectoras/es), que incluyen desde el reggaetón de Bomba Estéreo hasta el pop ochentero de Flans y las voces masculinas de Imagine Dragons. El agrado de las niñas —y niños— por estas canciones ha sido probado en sujetos reales, es decir, mis hijos y sus amigas.

De la teoría a la práctica chiquifeminista.

1. Roar, Katy Perry

Esta canción viene caladísima. Del gusto de niñas de tres como de ocho años, Roar presenta a las niñas con la fuerza y el rugido del tigre, un animal frecuentemente erotizado para mujeres o vinculado a la masculinidad colonizadora. Una imagen poderosa y desprincesada para niñas dulces o temerarias. “Tengo el ojo de un tigre, una luchadora, bailando a través del fuego, y me vas a escuchar rugir…”.

2. Thunder, Imagine Dragons

Ésta es una canción de rebeldía, seguridad y creencia en una misma, un mensaje de que lo que se desea se puede alcanzar, piensen lo que piensen los demás. La voz es de un hombre, porque no todos los mensajes de autonomía feminista son exclusivamente de niñas, ni todos los mensajes feministas vienen de mujeres. Del gusto de niños y niñas de tres a nueve, certificado. “No un ‘sí señor’, no un seguidor, caber en la caja, encajar en el molde, siéntate en la sala de espera, toma tu número… ¡Yo estaba destellando antes del trueno!”

3. Libre soy, Frozen soundtrack

Para feministas grandes y pequeñas. Un himno a la autonomía que lo mismo acompaña el carro sardina de camino al ballet infantil que el divorcio amargo. Esta canción que es del soundtrack de la película Frozen, de Disney, es para que las mamás la canten con sus hijas en el carro, cada una con sus propios sueños de libertad e independencia que a todas nos van bien.

4. Soy yo, Bomba Estéreo

Si sus hijas e hijos son de gusto hip–hopero o de reggaetón y quieren alejarlos del ritmo sexoso de Maluma y Fonsi, esta canción es definitivamente la onda. Con un beat que le da gusto al público infantil que gusta de los ritmos caribeños de moda, esta canción les dice a las niñas que si las critican o las señalan simplemente digan “soy yo”. Una forma lúdica y entrañable de darle el mensaje a las niñas y niños de que si a los otros no les gusta que uno use lentes, que no le haga mucho a los deportes y que no le interese ser la rubiecita guapa del grupo, que le hagan como quieran; “Así soy yo”. El video es entrañable.

5. Try everything, Shakira

Del soundtrack de Zootopia, película en la que la protagonista se convierte en policía a pesar de ser una conejita frente a un mundo de depredadores, esta canción es un mensaje de realismo, optimismo y lucha. “La regué esta noche, perdí otra pelea, todavía la riego pero empezaré otra vez. Me sigo cayendo, golpeando el suelo, pero siempre me levanto para ver qué sigue, los pájaros no sólo se levantan y vuelan, se caen y se levantan. Nadie aprende sin ganárselo”. Ok, las cosas son difíciles, así que hay que seguirle. Un mensaje de fuerza en la voz de la mismísima Shakira. Desafortunadamente la versión en español no es tan buena, y la traducción no refleja la fuerza de la original, todo lo contrario a “Libre soy”, que definitivamente es muchísimo mejor himno feminista en español.

Set it all Free…

6. Set it all Free, Scarlett Johansson

Una canción rockera y rebelde de quien se levantó para demostrar que el talento era suyo. Claro, del soundtrack de Sing, esta canción es fuerza y entereza pura. Aunque sabemos por la película que Ash la escribió en su viaje emocional frente al abandono de su pareja musical —e intuimos que también sentimental— que no pudo soportar que ella fuera más talentosa que él, este mensaje queda para muchas otras ocasiones. De la vida real de muchas mujeres esta canción es un mensaje de libertad ganada, de resurgimiento de las cenizas. El Fénix hecho canción para nuestras pequeñas.

7. No controles, Flans

Un clásico pop que les va a encantar a chavitas y chavitos, y si se hacen del video en YouTube la van a bailar también. Una melodía fácil con un mensaje que pareciera inocuo pero decir no controles tiene su poder encantador, sobre todo más adelante en la vida de cualquier chica adolescente que empieza a noviar.

8. Siempre brillarás, Tini

Una canción definitivamente para ser una estrella más del Canal de las Estrellas, y allí está su magia: un pop fácil, pegajoso, en la voz infantil de Tini. La letra es cantable y el mensaje es optimista y de perseverancia. Les encanta a las niñas más grandecitas.

9. I’m a lady, Meghan Trainor

De mis letras favoritas, esta canción del soundtrack de Smurfs 2 les dice a las niñas lo contrario de lo que escuchan la mayor parte del tiempo, que es que las niñas no hablan con la boca llena, no se sientan así y no andan enseñando los calzones. “I’m a lady” les dice que hablen con la boca llena y hagan lo que se les dé la gana, pues siguen siendo lindas y además son inteligentes, aunque no cumplan el patrón de lo que se espera sea una dama: “Hablo con la boca llena pero no puedo ser más dulce. Sip, soy linda a mi manera. No voy a jugar ‘sigan al líder’”. ¿Así o más claro?

10. The Fox, Ylvis

Esta canción es la favorita de mi hija de tres años y de mi hijo de nueve y de cada pista de baile en México y el mundo. No es una canción feminista. Simplemente es una canción pop, con la ingenuidad necesaria para convencer a una niña de tres y el doble sentido para hacer feliz a una bola de adolescentes: “El perro hace guau, el gato dice miau, el pájaro hace tuit, y el ratón dice esquic. La vaca hace muu, la rana dice croc, y el elefante hace tut. Los patos dicen cuac, y el pez hace blub. Y la foca hace ou ou ou. Pero hay un sonido que nadie conoce: ¿qué es lo que dice el zorro? (what does the fox say?) Ni ni ni ni niiii”.

¿Cómo hacen los zorros?

Es una canción divertida, traviesa, con excelente melodía y letra intencionalmente babosa que cantan un par de jóvenes guapos que no erotizan ni cosifican a nadie para lograr absolutamente todo eso. Es una muestra de que la música dance cantada por un par de galanes puede ser divertida para todos sin cosificar a las mujeres: es una canción feminista por resultado.

¡Hágale! ®

Compartir:

Publicado en: Música

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.