VASCONCELOS: IDEÓLOGO DEL MORENAZISMO

Y los hábitos culturales de los mexicanos

José Vasconcelos es autor del peor libro que alguna vez he tratado de leer: La raza cósmica (o cómica). No pude llegar a las treinta páginas por disgusto a tanta imbecilidad. Una tras otra, en cascada, oración tras oración, con todo y su estilo culterano. Desde el primer párrafo:

Las ruinas arquitectónicas de mayas, quechuas y toltecas legendarios son testimonio de vida civilizada anterior a las más viejas fundaciones de los pueblos del Oriente y de Europa. A medida que las investigaciones progresan, se afirma la hipótesis de la Atlántida, como cuna de una civilización que hace millares de años floreció en el continente desaparecido y en parte de lo que es hoy América. El pensamiento de la Atlántida evoca el recuerdo de sus antecedentes misteriosos. El continente hiperbóreo desaparecido, sin dejar otras huellas que los rastros de vida y de cultura que a veces se descubren bajo las nieves de Groenlandia; los lemurianos o raza negra del Sur; la civilización atlántida de los hombres rojos; en seguida la aparición de los amarillos, y por último, la civilización de los blancos.

¿Qué investigaciones científicas dijeron eso poco antes de 1925 en que Vasconcelos escribió esto? Aunque haya habido una porción territorial que se hubiera hundido, la existencia de una civilización superavanzada sólo puede ser una leyenda. ¿Qué historiador o arqueólogo habrá entonces afirmado mayor antigüedad de las civilizaciones mesoamericanas a las europeas u orientales, si el Partenón ateniense es anterior a 400 a.C. y el apogeo o periodos clásicos de toltecas y mayas son cercanos al año 1000? Eso ya se sabía entonces. ¿Debe uno suponer que es ironía, vacilada, alucine? ¿O que lo dice con toda seriedad y sobriedad, si leemos lo siguiente?:

Ensayemos, pues, explicaciones, no con fantasía de novelista, pero sí con una intuición que se apoya en los datos de la historia y la ciencia. La raza que hemos convenido en llamar atlántida prosperó y decayó en América. Después de un extraordinario florecimiento, tras de cumplir su ciclo, terminó su misión particular, entró en silencio y fue decayendo hasta quedar reducida a los menguados Imperios azteca e inca, indignos totalmente de la antigua y superior cultura. Al decaer los atlantes, la civilización intensa se trasladó a otros sitios y cambió de estirpes; deslumbró en Egipto; se ensanchó en la India y en Grecia injertando en razas nuevas.

Así como Vasconcelos creía en esos mitos como verdades científicamente comprobadas, daba por cierto que el color de la piel tiene una relación causal, correspondiente, a valores intelectuales y morales, supuesto determinismo biológico como es el racismo; pero en vez de fundamentarse en pruebas correspondientes a la biología se basó en supuestos esotéricos puramente imaginarios.

Supongamos que la regó en buena onda, que le faltaba información, que la ciencia no tenía un desarrollo suficiente como para espabilarlo, aceptemos que hizo cosas buenas, muchas y más, pero…

Siendo tan crédulo, no es nada extraño que haya considerado al libro Derrota mundial, de Salvador Borrego, uno de los “más importantes que se han escrito en América”, según escribió en su prólogo a la segunda edición, puesto que en él se niega que sea un hecho histórico el genocidio de millones de judíos en campos de concentración y exterminio planeado y consumado por los nazis, a la vez que presenta a Hitler como un caudillo opositor a una gran-conspiración-judeo-sionista-marxista-comunista-capitalista-masónica-anticristiana-anticatólica-satánica-metafísica-antioccidental-antimexicana (todo eso, sí. Y más), con base en pruebas como citas de la Biblia, listas de nombres y crónicas de batallas de la Segunda Guerra mundial. Todo un WikiLeaks. En su prólogo se lee:

El curso de los sucesos ha confirmado sus predicciones, ha multiplicado los males que tan valientemente descubriera… Y el monstruo anti-cristiano sigue avanzando… En el libro de Borrego, penetrante y analítico, al mismo tiempo que iluminado y profético, se revelan los pormenores de la conjura tremenda. La difusión del libro de Borrego es del más alto interés patriótico en todos los pueblos de habla española.

Vasconcelos

Supongamos que la regó en buena onda, que le faltaba información, que la ciencia no tenía un desarrollo suficiente como para espabilarlo, aceptemos que hizo cosas buenas, muchas y más, pero de todos modos la Universidad Nacional Autónoma de México, en responsabilidad de su rector José Narro Robles y su Consejo Universitario, dejó pasar una buena oportunidad, con motivo de su centésimo aniversario, para cambiar de lema “Por mi raza hablará el espíritu” y deslindarse de José Vasconcelos, para proclamar su vínculo con la ciencia y el humanismo, y no con la ignorancia teologal, puesto que tuvo el siguiente propósito:

Había que comenzar dando a la escuela el aliento superior que le había mutilado el laicismo… Era indispensable introducir en el alma de la enseñanza el concepto de religión, que es conocimiento obligado de todo pensamiento cabal y grande… Usé de la vaga palabra espíritu, que en el lema significa la presencia de Dios… En suma, por espíritu quise indicar lo que hay en el hombre de sobrenatural y es lo único valioso por encima de todo estrecho humanismo y también, por supuesto, más allá de los problemas económicos que son irrecusables pero nunca alcanzarían a normar un criterio de vida noble y cabal,

según discurso que pronunció a la Confederación Nacional de Estudiantes (véase, p. 144).

Para más información e ideas:

La revista Timón y la colaboración nazi de José Vasconcelos”, de Itzahar Bar-Lewat;
Ese olvidado nazi mexicano de nombre José Vasconcelos”, de Héctor Orestes Aguilar; “Vasconcelos”, de Rogelio Villarreal.

* * *

En la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas (ENCUP) de 2008, respondieron sentirse “muy orgulloso” o “algo orgulloso” de su nacionalidad 98% de los mexicanos. (Con razón los políticos lucran con el patrioterismo: “pasión por México”, “la patria no se vende”…) Somos poquitos los demás. Considero que la nacionalidad es como ir en el Metro a trabajar; no tendría por qué ser motivo de orgullo, quizá ni de vergüenza. Pero no les diría a los que van en el Metro: si no están orgullosos de ir en Metro a trabajar cómprense un carro.

* * *

Cuando el altermundista despertó, TwinikieLeaks seguía ahí. Hasta ahora ninguna relación diplomática se ha modificado. Ni siquiera hay despidos o renuncias. Ha sido, como dice Alejandro Gertz Manero, “un parto de los montes”, en “WikiLeaks de chisguete”.

* * *

Le piden milagros al “Niño Dios” pensando que de chiquito es más fácil de convencer que de adulto.

* * *

Que repartan la lana del rescate del Jefe Diego entre pobres, si realmente son socialistas quienes lo secuestraron.

* * *

Con $5,000,000, 5,000 pistolas y 150,000 dosis de crack se puede montar un ejército de sicarios en el DF, con chemos y otros miserables, que a una orden desestabilicen a gobiernos federal y local. ¿Alguien se atreve a tocar a la mafia de robo de autos en esta ciudad?

Predicciones:

2011: El año en que se calienta la plaza DF.

Por cierto, ahora viene el (super)mercado de droga chino. Con el 10% como consumidores de 300 millones con el triple de PIB per cápita de Europa, va a revolucionar la geopolítica y geoeconomía de las drogas. ¿Para qué enviar cocaína a Estados Unidos cuando se puede vender la misma cantidad en China al triple de precio y con menos costos de transacción? Al menos, antes de que la produzcan allá, a un costo muchísimo menor, y la exporten al mundo entero.

* * *

El reguetton y el pasito duranguense, las novedades musicales de la década. #losdosmil.

En los noventa el “snuff” era un género clandestino que se consideraba fraudulento o mítico. Hoy son la materia prima de los noticieros. #losdosmil.

* * *

No me consterna tanto el analfabetismo absoluto y funcional ni el desinterés generalizado por la alta cultura, como la persistencia de la superstición entre los letrados más escolarizados.

* * *

¿Que no me interesa “la cultura”, señor intelectual? ¿Usted qué sabe de lo que es tener una pasión futbolística? No es que no me importe “la cultura”, señor intelectual. Es sólo que no me importan sus libros ni los resultados de sus encuestas. Conaculta, esa secretaría de homenajes y pompas fúnebres.

¿Que no he visitado zonas arqueológicas durante un año? Pónganles un Wal-Mart encima y dejen de joder. Las zonas arqueológicas tienen un valor histórico, de patrimonio cultural y de identidad (forzada) nacional. Pero de eso a poner en una encuesta si uno ha visitado alguna en determinado periodo… como indicador cultural, no es un dato útil. Es como preguntar: ¿Usted ha leído los Sentimientos de la Nación durante el último año?

* * *

Lose your illusion

Nota:

No confundan artículo con columna. Son géneros periodísticos distintos. Es como la diferencia entre un deporte y otro; las reglas de uno no son para el otro. ®

Compartir:

Publicado en: Enero 2011, Letras libertinas

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.