VASCONCELOS: IDEÓLOGO DEL MORENAZISMO

Y los hábitos culturales de los mexicanos

José Vasconcelos es autor del peor libro que alguna vez he tratado de leer: La raza cósmica (o cómica). No pude llegar a las treinta páginas por disgusto a tanta imbecilidad. Una tras otra, en cascada, oración tras oración, con todo y su estilo culterano. Desde el primer párrafo:

Las ruinas arquitectónicas de mayas, quechuas y toltecas legendarios son testimonio de vida civilizada anterior a las más viejas fundaciones de los pueblos del Oriente y de Europa. A medida que las investigaciones progresan, se afirma la hipótesis de la Atlántida, como cuna de una civilización que hace millares de años floreció en el continente desaparecido y en parte de lo que es hoy América. El pensamiento de la Atlántida evoca el recuerdo de sus antecedentes misteriosos. El continente hiperbóreo desaparecido, sin dejar otras huellas que los rastros de vida y de cultura que a veces se descubren bajo las nieves de Groenlandia; los lemurianos o raza negra del Sur; la civilización atlántida de los hombres rojos; en seguida la aparición de los amarillos, y por último, la civilización de los blancos.

¿Qué investigaciones científicas dijeron eso poco antes de 1925 en que Vasconcelos escribió esto? Aunque haya habido una porción territorial que se hubiera hundido, la existencia de una civilización superavanzada sólo puede ser una leyenda. ¿Qué historiador o arqueólogo habrá entonces afirmado mayor antigüedad de las civilizaciones mesoamericanas a las europeas u orientales, si el Partenón ateniense es anterior a 400 a.C. y el apogeo o periodos clásicos de toltecas y mayas son cercanos al año 1000? Eso ya se sabía entonces. ¿Debe uno suponer que es ironía, vacilada, alucine? ¿O que lo dice con toda seriedad y sobriedad, si leemos lo siguiente?:

Ensayemos, pues, explicaciones, no con fantasía de novelista, pero sí con una intuición que se apoya en los datos de la historia y la ciencia. La raza que hemos convenido en llamar atlántida prosperó y decayó en América. Después de un extraordinario florecimiento, tras de cumplir su ciclo, terminó su misión particular, entró en silencio y fue decayendo hasta quedar reducida a los menguados Imperios azteca e inca, indignos totalmente de la antigua y superior cultura. Al decaer los atlantes, la civilización intensa se trasladó a otros sitios y cambió de estirpes; deslumbró en Egipto; se ensanchó en la India y en Grecia injertando en razas nuevas.

Así como Vasconcelos creía en esos mitos como verdades científicamente comprobadas, daba por cierto que el color de la piel tiene una relación causal, correspondiente, a valores intelectuales y morales, supuesto determinismo biológico como es el racismo; pero en vez de fundamentarse en pruebas correspondientes a la biología se basó en supuestos esotéricos puramente imaginarios.

Supongamos que la regó en buena onda, que le faltaba información, que la ciencia no tenía un desarrollo suficiente como para espabilarlo, aceptemos que hizo cosas buenas, muchas y más, pero…

Siendo tan crédulo, no es nada extraño que haya considerado al libro Derrota mundial, de Salvador Borrego, uno de los “más importantes que se han escrito en América”, según escribió en su prólogo a la segunda edición, puesto que en él se niega que sea un hecho histórico el genocidio de millones de judíos en campos de concentración y exterminio planeado y consumado por los nazis, a la vez que presenta a Hitler como un caudillo opositor a una gran-conspiración-judeo-sionista-marxista-comunista-capitalista-masónica-anticristiana-anticatólica-satánica-metafísica-antioccidental-antimexicana (todo eso, sí. Y más), con base en pruebas como citas de la Biblia, listas de nombres y crónicas de batallas de la Segunda Guerra mundial. Todo un WikiLeaks. En su prólogo se lee:

El curso de los sucesos ha confirmado sus predicciones, ha multiplicado los males que tan valientemente descubriera… Y el monstruo anti-cristiano sigue avanzando… En el libro de Borrego, penetrante y analítico, al mismo tiempo que iluminado y profético, se revelan los pormenores de la conjura tremenda. La difusión del libro de Borrego es del más alto interés patriótico en todos los pueblos de habla española.

Vasconcelos

Supongamos que la regó en buena onda, que le faltaba información, que la ciencia no tenía un desarrollo suficiente como para espabilarlo, aceptemos que hizo cosas buenas, muchas y más, pero de todos modos la Universidad Nacional Autónoma de México, en responsabilidad de su rector José Narro Robles y su Consejo Universitario, dejó pasar una buena oportunidad, con motivo de su centésimo aniversario, para cambiar de lema “Por mi raza hablará el espíritu” y deslindarse de José Vasconcelos, para proclamar su vínculo con la ciencia y el humanismo, y no con la ignorancia teologal, puesto que tuvo el siguiente propósito:

Había que comenzar dando a la escuela el aliento superior que le había mutilado el laicismo… Era indispensable introducir en el alma de la enseñanza el concepto de religión, que es conocimiento obligado de todo pensamiento cabal y grande… Usé de la vaga palabra espíritu, que en el lema significa la presencia de Dios… En suma, por espíritu quise indicar lo que hay en el hombre de sobrenatural y es lo único valioso por encima de todo estrecho humanismo y también, por supuesto, más allá de los problemas económicos que son irrecusables pero nunca alcanzarían a normar un criterio de vida noble y cabal,

según discurso que pronunció a la Confederación Nacional de Estudiantes (véase, p. 144).

Para más información e ideas:

La revista Timón y la colaboración nazi de José Vasconcelos”, de Itzahar Bar-Lewat;
Ese olvidado nazi mexicano de nombre José Vasconcelos”, de Héctor Orestes Aguilar; “Vasconcelos”, de Rogelio Villarreal.

* * *

En la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas (ENCUP) de 2008, respondieron sentirse “muy orgulloso” o “algo orgulloso” de su nacionalidad 98% de los mexicanos. (Con razón los políticos lucran con el patrioterismo: “pasión por México”, “la patria no se vende”…) Somos poquitos los demás. Considero que la nacionalidad es como ir en el Metro a trabajar; no tendría por qué ser motivo de orgullo, quizá ni de vergüenza. Pero no les diría a los que van en el Metro: si no están orgullosos de ir en Metro a trabajar cómprense un carro.

* * *

Cuando el altermundista despertó, TwinikieLeaks seguía ahí. Hasta ahora ninguna relación diplomática se ha modificado. Ni siquiera hay despidos o renuncias. Ha sido, como dice Alejandro Gertz Manero, “un parto de los montes”, en “WikiLeaks de chisguete”.

* * *

Le piden milagros al “Niño Dios” pensando que de chiquito es más fácil de convencer que de adulto.

* * *

Que repartan la lana del rescate del Jefe Diego entre pobres, si realmente son socialistas quienes lo secuestraron.

* * *

Con $5,000,000, 5,000 pistolas y 150,000 dosis de crack se puede montar un ejército de sicarios en el DF, con chemos y otros miserables, que a una orden desestabilicen a gobiernos federal y local. ¿Alguien se atreve a tocar a la mafia de robo de autos en esta ciudad?

Predicciones:

2011: El año en que se calienta la plaza DF.

Por cierto, ahora viene el (super)mercado de droga chino. Con el 10% como consumidores de 300 millones con el triple de PIB per cápita de Europa, va a revolucionar la geopolítica y geoeconomía de las drogas. ¿Para qué enviar cocaína a Estados Unidos cuando se puede vender la misma cantidad en China al triple de precio y con menos costos de transacción? Al menos, antes de que la produzcan allá, a un costo muchísimo menor, y la exporten al mundo entero.

* * *

El reguetton y el pasito duranguense, las novedades musicales de la década. #losdosmil.

En los noventa el “snuff” era un género clandestino que se consideraba fraudulento o mítico. Hoy son la materia prima de los noticieros. #losdosmil.

* * *

No me consterna tanto el analfabetismo absoluto y funcional ni el desinterés generalizado por la alta cultura, como la persistencia de la superstición entre los letrados más escolarizados.

* * *

¿Que no me interesa “la cultura”, señor intelectual? ¿Usted qué sabe de lo que es tener una pasión futbolística? No es que no me importe “la cultura”, señor intelectual. Es sólo que no me importan sus libros ni los resultados de sus encuestas. Conaculta, esa secretaría de homenajes y pompas fúnebres.

¿Que no he visitado zonas arqueológicas durante un año? Pónganles un Wal-Mart encima y dejen de joder. Las zonas arqueológicas tienen un valor histórico, de patrimonio cultural y de identidad (forzada) nacional. Pero de eso a poner en una encuesta si uno ha visitado alguna en determinado periodo… como indicador cultural, no es un dato útil. Es como preguntar: ¿Usted ha leído los Sentimientos de la Nación durante el último año?

* * *

Lose your illusion

Nota:

No confundan artículo con columna. Son géneros periodísticos distintos. Es como la diferencia entre un deporte y otro; las reglas de uno no son para el otro. ®

Compartir:

Publicado en: Enero 2011, Letras libertinas


Te invitamos a tomar nuestro curso en línea Presencia en internet para escritores.
Conoce el programa e inscríbete.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Julio Lemaitre

    Hector, tu comentario sobre la credulidad de Vasconcelos debido a su prologo en “Derrota Mundial”, me recordó lo que escribí en los “Blogs de Spectator”, por una cuestión similar.

    Transcribo mi comentario:

    Vasconcelos tergiversado.

    “Es difícil resistirnos a la conclusión de que los autores de tesis conspirativas proyectan en los sospechosos de éstas sus deseos más ocultos, que ven en ellos lo que les gustaría ser, lo que podrían ser sin las pesadas ataduras de la moral y la tradición. Quizá por eso todos los que crean o aspiran a crear contraconspiraciones, para detener las conspiraciones en marcha, acaban imitando bien sus métodos, bien su carácter, e incluso sus rituales”.

    Juan Carlos Castillón, de su libro “Amos del Mundo”.

    En la entrada “EL MAESTRO DE AMERICA” aparece un inusual trabajo de desmitificación de la figura de José Vasconcelos, a quien se exhibe como uno de los primeros propagandistas de “la extrema derecha”.

    Al examinar el prólogo del libro Derrota Mundial de Salvador Borrego, Spectator, el colérico autor de las bitácoras, hace las siguientes aclaraciones y advertencias a sus lectores:

    “El autor del prólogo en el inicio del mismo hablará de “los enemigos del poderío alemán”. Esta debe ser tomada como una referencia directa a todos los judíos, masones y comunistas que supuestamente forman parte de “la gran conspiración judía masónica comunista mundial”.

    No explica Spectator por qué Vasconcelos escribió su prólogo de manera cabalística, ocultando el verdadero sentido del mensaje, sobre todo en una etapa de su vida en la que el filósofo no mostraba remilgos para decir lo que pensaba.

    Esta previa “reinterpretación” de algunos términos y conceptos de Vasconcelos no puede tener otro fin que distorsionar el verdadero sentido del texto.

    Spectator “aclara” también que Vasconcelos:

    “Hablará también del “bando que controla las comunicaciones mundiales”, porque desde que el fraude literario Los Protocolos de los Sabios de Sión fue publicado en Rusia, la tesis de “la gran conspiración judía masónica comunista” se apoya en la enclenque y burda teoría de que todas las comunicaciones mundiales están controladas por judíos.”

    Pero para explicar lo del “bando que controla las comunicaciones mundiales” no era necesario que Spectator aludiese a los “Protocolos”, pues en dicha época el alcance de las comunicaciones lo determinaba la extensión territorial de las naciones y las de sus imperios y colonias. Y es de sobra sabido que por el territorio abarcado y el número de sus integrantes, el bando aliado dominaba las comunicaciones mundiales.

    Líneas adelante, asienta que:

    “El prologista habla también de “el monstruo anti-cristiano” en alusión a todos los judíos del orbe cuyo único interés supuestamente es desaparecer al cristianismo, ignorando el hecho brutal de que el mismo Hitler terminó enviando a varios sacerdotes católicos a los campos de exterminio de donde ya no regresaron con vida”

    Con esta última “aclaración”, Spectator termina de redefinir algunos términos del prólogo de Vasconcelos, lo cual le es necesario para distorsionar el mensaje original del autor y presentarlo como mejor le conviene.
    Al señalársele esta distorsión del escrito vasconceliano, Spectator replica que:

    “Si la intención (…) hubiese sido torcer el sentido de algún texto, no habría metido íntegro el texto de dicho prólogo.”

    Pero esta explicación es parcialmente cierta, pues quien conozca un poco sobre técnicas de manipulación, sabe que para tergiversar el sentido de un escrito no es necesario mutilarlo, basta con cambiar el significado de los conceptos o términos expresados, como lo hace disimuladamente el autor.

    Para probar que efectivamente Spectator tergiversa el prólogo de Vasconcelos falseando los términos, inserto el comentario publicado de un lector en el post “EL MAESTRO DE AMERICA”:

    “…En el librito titulado: “En el ocaso de mi vida”, edición de Populibros La Prensa de 1957, una recopilación de sus últimos artículos, José Vasconcelos menciona sobre el Nazismo y el anticristianismo de Hitler, lo siguiente:

    Citando un texto de la escritora Dorothy Thompson, dice:

    “Los nazis tenían una respuesta para redimir al mundo por medio de la sangre germánica. Los comunistas tienen una respuesta para redimir al mundo por medio del leninismo estalinista.

    La única resistencia al nazismo, que llegó hasta el martirio voluntario, provino de los católicos y protestantes alemanes, para quienes el nazismo constituía una patente blasfemia.”

    Y aludiendo al entonces reciente régimen germano de la posguerra, menciona:

    “Entre los funcionarios de ocupación ha habido muchos que son adoradores del Estado, o anticristianos activos, que consideran que el cristianismo es algo reaccionario.”

    Y enseguida añade:

    “Desde luego que eso era lo mismo que pensaba Hitler.”

    Spectator: Yo no veo aquí ninguna profesión de fe nazi, como tampoco la veo en el prólogo que citas.

    Y otra cosa son las afirmaciones del dicho prólogo, de las que tuerces su sentido.

    José Antonio.

    Del comentario anterior se desprende que, según testimonio de Vasconcelos en los artículos publicados en 1957, el filósofo no profesaba la ideología nazi, y que además reprochaba el anticristianismo del régimen hitleriano.

    Pero Spectator pretende a toda costa hacer creer lo contrario. Para él, Vasconcelos siempre fue un endurecido nazi hasta el final de sus días. Y qué mejor prueba de ello que haber escrito dicho prólogo.

    Replicando a ésto y “precisando” aun más, arguye que:

    “En el prólogo (…), al hablar acerca del monstruo anti-cristiano José Vasconcelos no se está refiriendo al Nazismo. Se está refiriendo claramente a la desacreditada fantasía de la “gran conspiración judía-masónica-comunista”, la justificante favorita de Hitler para dar inicio a la invasión Nazi de Europa, la creación de los campos de concentración y el exterminio sistematizado de millares de seres humanos sin el beneficio de una defensa ante un tribunal de justicia.

    Ignoro si por “erudito” o quizás por su probada honestidad, Spectator atribuyó al término “monstruo anticristiano” una referencia al Nazismo.

    Y para despejar cualquier duda de que José Vasconcelos profesó el más irredento Nazismo hasta su muerte, Spectator exhorta al comentarista a verificar su aserto en el blog de un neonazi llamado “ursus” , donde aparecen el citado prólogo y, como si fuese la huella digital del propio filósofo en el texto, una fotografía de Vasconcelos anexada por el neonazi.

    Desviarse del asunto en cuestión aludiendo al blog del tal ursus y a su “revelación” sobre el Che Guevara, es sólo otra táctica manipuladora de Spectator para eludir la acusación de distorsión perdiéndose en vaguedades.

    Ignoro por qué el documentado Spectator recurre a esta clase de “pruebas” que a cualquier detractor suyo ya le hubiera restregado. Quizás creyó que sus lectores jamás notarían el embuste. Al fin que el moderador de comentarios de su blog evitaría cualquier mensaje indeseable.

    Pero esta falsedad puede ser demolida verificando en la obrita citada por el comentarista José Antonio, a qué se refería el filósofo por “monstruo anticristiano”.
    Entresacando algunos párrafos puede encontrarse la misma expresión vasconceliana que nos precisa su verdadero significado:

    “La esencia de este drama es el choque de la civilización cristiana contra las fuerzas del ateísmo, que nunca habían sido tan poderosas como ahora. El conflicto viene de muy atrás. Quizá los primeros que lo vieron fueron los alemanes cuando lanzaron la voz de alarma contra el peligro amarillo. Es éste el conflicto tradicional de Asia y Europa. La civilización asiática llegó a ser un peligro para la supervivencia europea, cuando estuvo encabezada por los turcos: raza salvaje pero organizada y guerrera.”

    “La primera guerra no bastó para abrir los ojos a la masa europea. Estadistas ciegos y perversos se empeñaron en consumar la destrucción de Alemania, aunque muchas fuentes de buena fe apuntaron hacia el peligro oriental. Estas vistas torpes armaron y engrandecieron a la cabeza del Asia, que ya era Rusia, todo con el afán de convertir a Alemania, según se dijo, en un pueblo de pastores.”

    “Nunca imaginaron (los estadistas), en su infinita ceguera, que la decisión de los occidentales marcaba el momento en que otra vez las masas asiáticas renovarían el viejo conflicto de Europa y del Asia, de la civilización y la barbarie, del cristianismo y el ateísmo.”

    “De un lado se halla, como siempre, altanero y brutal, el viejo poderío asiático que no sabe de ley ni de Dios. Enfrente nos hallamos nosotros, gobernados todavía, en gran parte, por los falsos pacifistas que (…) todavía ayer se negaban a reconocer la amenaza implícita en el poderío ruso que ellos mismos crearon.”

    “En el ocaso de mi vida”, edición de Populibros La Prensa de 1957, páginas 52-56

    Luego el tan temido “monstruo anticristiano” no es ninguna alusión a la desacreditada fantasía de la “gran conspiración judía-masónica-comunista”, como tanto restriega machaconamente Spectator, sino una referencia directa al “viejo poderío oriental”, al “viejo poderío asiático, altanero y brutal, que no sabe de ley ni de Dios”, encarnado por Rusia y otros países asiáticos.

    La “técnica de revolver datos ciertos con datos falsos” empleada por propagandistas para darle credibilidad a una ficción y denunciada por Spectator en muchas de sus entradas, es empleada aquí por éste último para falsear al “Maestro de América”.

    Quizás porque al igual que los “literatos de la ultrderecha”, Spectator también se ha dicho: “Si ellos lo hacen, ¿por qué yo no?, Si ellos infiltran, ¿por qué yo no?. Si ellos fabrican falsedades y distorsionan la realidad histórica con el fin de ganar adeptos para su causa, ¿por qué yo no?”.

  • Luis Ordinola

    Morenazismo? Estas equivocado Hector, el habla de la hispanidad, solo ve la portada de su libro la mision de Iberoamerica, es mucho de lo que los revisionistas actuales hablan de la hispanidad.

  • Antonio A.

    Héctor, es impresionante la edición que haces de el pensamiento inscrito en “La Raza cósmica” a tu conveniencia. A lo mejor no te gustan las ideas en él vertidas, pero que tiene que ver eso con exigirle al rector de la UNAM, que se deslinde de vasconcelos, menospreciando su lema. Tu frase es además de imbécil peligrosa. El lema de la UNAM, tiene reminisencias hegelianas claras; rescata la tradición, el folclor, el hispanismo en una movimiento emancipador del espíritu. Se nota que no conoces a Vasconcelos ni su obra. Se nota también que no leíste su libro. En otra nota usas un argumento falaz denominado “ad hominem “para denostarlo. Si no te “cae” bien, por haber leído sólo 30 páginas de su obra, no puedes despreciarlo completamente. Un consejo clásico para tí. Epojé, que significa “suspención de juicio” De lo que se ignora es mejor no hopinar.

  • David Aguilar

    Yo creo que, en muchos casos, los autores de las réplicas se revuelven convulsos y ofendidos- en diversas ocasiones los textos son insultantes – porque, al tocar al gurú o teólogo de la máxima casa de estudios, se toca el alma máter, su universidad; esa que les inocularon en las entrañas y que les impide hacer un análisis de resultados y que no les permite dejarse de mirar en un espejo que contiene una imagen deformada, obesa de ego y carente de sustancia. Buen articulo y muy original.

  • “hizo cosas buenas, muchas y más”, octavo párrafo.
    Cada quien selecciona las citas que quiere o sean pertinentes para lo que le interese afirmar o argumentar.

  • Saul Calles

    Que cosas curiosas eso que afirmas del morenazismo, en todo caso sería hispanonacionalismo y cito a Vasconcelos:” es Cortés el cruzado en quien se juntan el guerrero con el estadista y con el predicador” “falleció Moctezuma muy honrado por los españoles que hasta el fin le mostraron consideraciones” ” don Hernando es sentimental en la manera mas grande, con el sentimiento colocado en un proposito rebasando su naturaleza ya de por si generosa y levantada” “la elevación del vencido por la adopción de los valores espirituales del vencedor era preocupacion fundamental de Hernan Cortes”.
    Y que curioso Vasconcelos ve en el indigenismo un peligro que se propone destruir y denostar la obra de España. Las ruinas de Yucatán le parecen despectivas: “todo es barbaro, cruel, grotesco, ningún sentido de belleza”.
    Para el la Universidad de México debe ser la Universidad de Hispanoamerica.
    Como rector dijo” vengo a pedir a la Universidad que trabaje con el pueblo”
    Como secretario de educacion pública diseña la figura de maestro misionero, impulsa el arte nacional en todas sus manifestaciones: artesanías, bailables, orfeones, teatro popular.
    Contrata a los muralistas para que enseñen al pueblo.
    Se preocupó por la cultura “superior” de la mujer, creó la escuela industrial femenina en 1924.

  • Josúe: “¿Qué hacer?” No convoco a una cruzada en contra de ni a un repudio generalizado ni a quema de libros ni a prohibiciones. Reconozco su derecho a existir y mi deber de tolerarlos. A quien tengo que exigir es a la Secretaría de Educación Pública a que cumpla eficazmente con sus objetivos.
    Respecto a tu otra pregunta, pues creo que cumplió con una chamba que era entonces muy necesaria para el poder político y pocos podían hacer: la construcción del discurso, la reinvención de lo nacional en lo revolucionario, el proyecto del Estado mexicanoo a largo plazo.

  • Pablo: “la raza vasca”. Esa no me la sabía. Reconozco el contexto y el desfase. Lo que digo es que Vasconcelos fue creyendo en más y más patrañas conforme pasaron los años, llegado así a la segunda mitad del siglo XX a la apología del nazismo.

  • Gregorio: mis condolencias por esos malos momentos.

  • Manuel:
    No necesitas ninguna autorización para critiar una libro que no hayas acabado de leer, especialmente si es de narrativa, poesía o ensayo y no un tratado.Házlo con la Biblia, por ejemplo. Con leer el pentateuco puedes criticarla sin tener que llegar al apocalipsis. Y eso cualquier científico te lo puede confirmar.

  • Ilse: no me gustó tu comentario.

  • Juan:
    Está de hueva tu “crítica” a mi columna (no artículo), que es como la de cualquier hijo de vecino que me viene aquí a decir sandeces, creyéndote con “aura” de conocedor, carente de cualquier valor. Esta columna no se trata de algo novedoso.Es tan conocido el tema que precisamente estoy citando las referencias. Ese trabajo ya se hizo y no lo hiciste tú. Precisamente, por lo que tú reconoces: “la relación apasionada de Vasconcelos con el nazismo” y su “espiritualismo religioso”, me refiero a la coyuntura del centenario de la UNAM como una ocasión idónea para haber cambiado su lema, que es la originalidad o particularidad de esta columna.
    ¿Qué es eso de “religión del método”?
    Así que bájale a tu argüende. Uy, uf, puf.

  • GREGORIO RUIZ

    Definitivamente coincido en los comentarios del autor de este articulo y me traslada a los tiempos remotos cuando un profe de literatura nos obligó a leer este mamotreto de “La Raza Cósmica”.

  • No hace falta ser científico para entender que alguien que no termina un libro no está autorizado para criticarlo. ¿O en alguna revista arbitrada dicen que sí?

  • Ilse

    No me gustó tú texto. No puedes criticar a un autor por un libro el cuál ni leiste (completo), además ni reflexionaste, ni te informaste.
    Coincido con el comentario de arriba.

  • Juan Apolinar

    Tu “crítica” no es más que un ejemplo del ensayo en la red que aparentemente da derecho a cualquier hijo de vecino de decir sus sandeces con tono racional y reflexivo…. de aquellos que negando a una autoridad se crean ilusamente su “aura” de conocedores… la verdad está de hueva… y es ya también un carácter constante en la “industria académica” de publicaciones sin valor… mucho murmullo
    y poca sustancia… mero arg[uende
    La verdad que esa crítica ni siquiera es novedosa: la relación apasionada de Vasconcelos con el nazismo está bien documentada como etapa tardía tras perder la presidencia, y su espiritualismo religioso también. Ambos requieren un análisis riguroso que en lo absoluto emprendes en tu “artículo”
    En el “sentido común” capitalista de “democracia” versus “totalitarismo” (nazismo) y laicismo versus “religión” se inflama el ego en “terreno seguro”… no sin olvidar sus neologismos (¿cómo decía? morenazismo?, que es eso….uf)
    La raza cósmica es un mito fundador, no lo son igualmente la “democracia” y la ciencia como religión del método?
    la cientificidad….
    Bajale… “mucho ruido, pocas nueces”

  • Estoy asombrado de que, siendo éste un asunto que claramente aborda la controversia de la existencia o no de razas superiores, aún no haya cumplido ninguno de los comentaristas la ley de Godwin.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_Godwin

    ¡No seré yo el primero!

    Fuera bromas: en España, por la misma época (un poco antes de 1.900, el personaje murió en 1903) teníamos a un vasco que profesaba tesis parecidas.
    “El elemento étnico tiene una gran importancia identitaria y diferenciadora respecto a la raza española, a la que, negando su catolicidad, ve como corrupta, inmoral y degenerada, siendo por lo tanto ésta inferior a la raza vasca.Su pensamiento étnico y diferenciador está basado fundamentalmente en el euskera que era materia de estudio por su singularidad entre los lingüístas de la época. Sus seguidores consideran que el pensamiento inicial aranista sobre este particular, que consideraba que la raza vasca es superior en todo a la raza española, construyendo un signo de identidad nacional, se encontraba en consonancia con la ideología de la época fundiendo los conceptos de nación y de raza; por otra parte sus detractores consideran que Arana profesaba ideas racistas y xenófobas, siendo éste aspecto objetivo principal de sus críticas a su ideología”, se resume en la Wikipedia, en http://es.wikipedia.org/wiki/Sabino_Arana

    Es cierto el contexto, Héctor. Lo que no quita que hoy esté totalmente desfasado. Más que el psicoanálisis, que ya es decir…

    En cuanto a la Atlántida: Platón hizo mucho daño. En mi país también la están buscando, ahora con Google Maps (y no es broma).

  • Y agrego un comentario que había olvidado hacer pero que me parece interesante:

    ¿Qué hacer ahora que estos discursos, como el de la raza cósmica, que proponen recetan infalibles para la “superación nacional” están regresando? Es necesario establecer una barricada crítica contra esta clase de discursos que cobijan -bajo discursos nacionalistas, populistas y trascendentalistas- una peste a fascismo metafísico, una “yo bien, tu mal”.

    No digo que no haya que pensar una forma de superar una tal situación (llámese crisis, llámese como sea). Lo que digo es que se necesita de un saber comprometido y no de buenas intenciones+retórica.

  • “Tu comentario es muy superficial”. Bueno, en realidad no pero quería entrar en este deporte de “pégale al columnista”.

    Le copio pego un comentario que puse en facebook sobre su nota.

    ——————inicia pegado—————-
    ‎:/ El Maestro de las américas? ¿El que escribía en la Revista Timón y estaba en la nómina de la embajada de Alemania?¿El que convirtió el arte popular en panfleto político? ¡No! Ya sé, te refieres al que fue rechazada por sus amigos, entre ellos Cosío Villegas, por ser un trepa puestos en el gobierno.

    Con Vasconcelos inicia, también, el star-system de la cultura en México. Él le enseñó al régimen que un intelectual con hueso es un intelectual útil.

    Ahora, vamos con su parte teórica: Tiene la consistencia de una gelatina. ¿Qué es ese monstruo? Sólo metió a Hegel, elementos del hinduísmo, esoterismo del mercado y un discurso nacionalista en una licuadora.

    Vamos en el nacionalismo. ¿Sabes de dónde salió? Lee a Brading. Pero sobre el nacionalismo vasconceliano es necesario leer a De Maeztu (que era un criollo hegeliano, de esos recalcitrantes).

    Bueno, después de tomar esto en cuenta (y son sólo algunas de tantas objeciones) ya puedes elaborar una defensa del “Maestro de las américas”.

    P.D. Otra cosa a tomar en cuenta: Como primer estrella del star-system cultura (o vedette intelectual como se les dice ahora) hay una duda: ¿Era hábil como intelectual o sólo se infló su renombre desde la política?
    ———————–termina pegado—————

    Bueno, verá, quiero saber qué opinión el tema de mi última pregunta (¿Era Vasconcelos realmente un intelectual hábil o sólo fue inflado por los que se aprovecharon de su oportunismo y su shameless self-promotion?).

    Quiero felicitarle por su artículo. Replicante es una revista que me causa conflictos de vez en cuando (a veces me decepciona de manera terrible pero al siguiente momento me encuentro cautivado por excelentes artículos) y, por lo mismo, me encuentro incapaz de leerla. Sobre todo amo esto, la controversia.
    Saludos.

  • Tu comentario es muy superificial. Quieres que tome en cuenta el contexto del autor y tú no tomas en cuenta su texto. “Se apoya en los datos de la historia y de la ciencia”, dice él. Tú dices: “para nada se basa en sustentos científicos, lo cual es muy válido”. Y no, no es válido. Antes dices que respondía a la eugenesia, que se basa en la biología. ¿Y qué tiene que ver la eugenesia con “el pensamiento de la Atlántida”? Nada. ¿Cuál es el “pensamiento de la Atlántida”? ¿Cuáles son los nombres de esos autores, de sus obras escritas (si supuestamente fueron tan avanzados?) No lo hay y no existen. Dime en que revista arbitrada de esa época o en qué congreso científico se expuso evidencia o hallazgos de ese pensamiento. Si “es muy válido”, entonces da igual citar a la Biblia o a extraterrestres para explicar “la mezcla cultural”. Así de superficial y contradictorio es tu comentario

  • Ana María

    Tu crítica es muy superficial, no tomas en cuenta el contexto en el que el autor escribió la obra. Única en todo latinoamérica ya que respondía al movimiento científico de la eugenesía en Europa, que pretendía la perfección de la raza humana. En su tesis sobre la existencia de la Atlántida y su influencia en la civilizaciones antiguas pretende dar una explicación a la mezcla cultural y las características similares entre una y otra. Para nada se basa en sustentos científicos, lo cual es muy válido.